AGLI Recortes de Prensa   Martes 25  Mayo  2021

Aguanten, españoles
EDITORIAL https://gaceta.es/  25 Mayo 2021

Comienza una nueva semana en España y tras dos años de Gobierno errático, imprevisible, mentiroso y confuso de Pedro Sánchez, ni el vidente Rappel podría decir qué es lo que va a ocurrir los próximos días. A estas horas nadie puede prever, ni el propio Gobierno, qué nuevo globo sonda tributario se lanzará, o qué nuevo mecanismo absurdo de subvenciones a la nada ecosostenible se nos anunciará, qué nación extranjera mostrará nuestras debilidades, qué nuevo guiño hacia el separatismo catalán se escenificará en el Charlamento, qué medida descabellada se colará de tapadillo en el BOE o cómo será España en el año 3768 d.L.C. (después de Largo Caballero).

Quizá, por todo lo vivido en las últimas dos semanas, sea una semana propicia para distraer a los tertulianos adictos con un nuevo e irresponsable ataque a la Corona, o puede que algún comité de expertos gubernamental, clandestino y secreto, asombre al mundo con una combinación absurda de vacunas. Podría dimitir alguien más del equipo económico sin dar ninguna explicación, o incluso podría darse la maravillosa sorpresa de que la ministra portavoz diga algo inteligible.

Quizá, y sólo quizá, un ministro, uno cualquiera, incluso un cualquiera, anuncie un peaje sanitario para los millonarios insolidarios que cobren más de 40.000 euros brutos en 14 pagas, o un IVA superreducido para las hamburguesas sostenibles derivadas del gusano amarillo. ¿Qué abyecto enemigo capitalista estará los próximos días en el centro de la ira gubernamental? ¿El mercado del alquiler que ha soportado el desastre de la pandemia? ¿Los automóviles que nadie compra? ¿Amancio Ortega por retirar las tiendas Zara del Estado fallido de Venezuela? Chi lo sá lo que luego ocurrirá.

No lo sabemos. Nadie lo sabe. Ni siquiera sabemos si nuestra Política Exterior se volcará en el apoyo a un candidato hispanófobo de Sendero Luminoso en Perú o si habrá vida inteligente en el Palacio de Santa Cruz. Hasta ese extremo llegamos. La experiencia acumulada durante estos dos años sólo nos ofrece para la próxima semana una certeza: la de que el Gobierno no va a decir ni una sola verdad.

En cualquier caso, la única buena noticia es que, si los españoles resisten, al término de esta semana quedará una menos para que Pedro Sánchez, quizá doctor en Economía y seguro presidente del Gobierno de la nación que peor ha gestionado la pandemia en dura pelea con la Argentina del kirchnerismo, no tenga más remedio que convocar elecciones.

Aguanten, españoles. Hagan lo imposible por aguantar. Aunque lo parezca, no hay Sánchez que mil años dure.

El Supremo deja solo a Sánchez en su ignominiosa pretensión de indultar a los golpistas
OKDIARIO  25 Mayo 2021

No habrá sorpresas y el Tribunal Supremo se mostrará en contra del indulto a los golpistas catalanes. Antes del fin de semana, el alto tribunal hará público su informe, no vinculante, considerando «prematuro» el perdón del Gobierno socialcomunista a los sediciosos condenados por el referéndum ilegal de octubre de 2017. El Tribunal Supremo retiró en diciembre los permisos de los que disfrutaban los políticos presos por subvertir el orden constitucional, al considerar que «es preciso que transcurra un periodo de tiempo mayor para evaluar adecuadamente la evolución del interno y el tratamiento penitenciario, máxime cuando se trata de condenadas elevadas de las que ninguno ha cumplido la mitad». Así que, según fuentes consultadas por OKDIARIO, el TS insistirá en su tesis de que no es procedente la medida de gracia, si bien lo hará, en términos formales, de forma menos contundente que la Fiscalía, que se mostró tajantemente en contra «por la enorme gravedad de los hechos» y porque una de las condiciones mínimamente exigibles para la concesión del indulto es «la constatación de una aceptación manifiesta de la responsabilidad por el delito cometido y el decidido propósito de no reincidir como muestras de acatamiento a la legalidad conculcada», algo que no ha ocurrido.

Parece evidente, pues, que el Tribunal Supremo dejará solo a Pedro Sánchez ante una decisión de vital trascendencia. No hay razones jurídicas que avalen el perdón, por lo que si Sánchez concede el indulto será sólo por mantenerse en el poder. No hay tampoco razones de Estado, así que el presidente del Gobierno tendrá que optar entre la dignidad o la vergüenza. Si elige la vergüenza y los golpistas salen de prisión podrá seguir aferrado al poder durante algún tiempo, pero quedará marcado para siempre con el marchamo de la indecencia y la traición. El Supremo le dejará sin cobertura, sin más margen que el de imponer su propio interés personal a costa de verter toneladas de oprobio sobre el Estado de Derecho.

Sánchez y el indulto de los golpistas que le auparon al poder
EDITORIAL. Libertad Digital 25 Mayo 2021

Los indultos a los separatistas catalanes presos por sedición son uno de los ejes sobre los que gira la legislatura y un elemento que determinará la duración de la misma. Los partidos separatistas cifraron en la remisión de las condenas a los golpistas el factor determinante de su voto ya en la sesión de investidura de Pedro Sánchez, que sin ellos estaría acabado y tendría que adelantar las elecciones. Avanzado el procedimiento reglado para la concesión de los indultos, y a punto de finalizar la instrucción de los expedientes por parte del Tribunal Supremo (TS), el Gobierno ha decidido pisar el acelerador para preparar a la opinión pública y minimizar el escándalo en caso de que finalmente decida sacar de prisión a esos peligrosos delincuentes.

El primero en apuntar la posibilidad del indulto ha sido el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, responsable de solicitar ante sus colegas del Consejo de Ministros la concesión de los indultos una vez el TS haya devuelto los expedientes a su ministerio. Campo ya ha avanzado indirectamente el sentido de su voto al pedir que los eventuales indultos sean vistos con "naturalidad"".

No es de extrañar que las palabras del ministro hayan sido recibidas con entusiasmo en los partidos separatistas y muy especialmente en ERC, actualmente al frente de la Generalidad y socio preferente de Sánchez en Madrid. El partido de Junqueras, de hecho, ha pasado del desprecio humillante a los indultos a mirar con optimismo una medida de gracia que pondría en la calle a ese delincuente y a sus conmilitones.

Es inadmisible que el Gobierno esté valorando siquiera la posibilidad de indultar a unos golpistas. No solo por la gravedad del delito cometido, sino porque ninguno ha mostrado arrepentimiento o voluntad de no reincidir. Todo lo contrario: los golpistas cuyo indulto se tramita aseguran que lo volverían a hacer y, de hecho, lo intentarán una vez en la calle a poco que se den las circunstancias.

Pero el Gobierno y el Partido Socialista no están para defender a la Nación y su régimen de libertades, sino para apuntalar a Sánchez en la Moncloa el mayor tiempo posible, sobre todo en unos momentos en que las encuestas vaticinan un cambio de ciclo. La falta de escrúpulos de Sánchez y la ausencia de dignidad de la mayoría de los dirigentes del PSOE aseguran un terremoto político cuando se produzcan unos indultos que el Gobierno sanchista anda pergeñando.

Frente al oscurantismo fiscal, pedagogía
Jesús Banegas. vozpopuli.es 25 Mayo 2021

Resiliencia y sablazo
La ansiedad recaudatoria del Gobierno es compañera de viaje de su mala conciencia, al ocultar sus propósitos, que cuando salen a relucir pueden dar lugar a todo tipo de contradictorias valoraciones sin que al final la sociedad española sepa a qué atenerse. Merece la pena recordar al respecto que la discusión pública sobre el establecimiento o alza de los impuestos ocupa un lugar central en la historia del Estado moderno; desde sus albores allá en la España del siglo XVI en delante hasta su apoteosis democrática a finales del siglo XVIII en EEUU.

Los escolásticos españoles, fundadores de la teoría de la economía de mercado, con el padre Mariana a la cabeza, definieron con claridad el principio rector de una sana política fiscal: “Debe ante todo procurar el príncipe que, eliminados todos las gastos superfluos, sean moderados los tributos”, a lo que añadiría que “el excesivo gasto público es la causa esencial de la depreciación de la moneda”. Para Pedro Fernández de Navarrete, “la moderación de gastos es el mejor medio para engrandecer el Reino”.

Para no violar la justicia distributiva, nuestros escolásticos establecieron que los impuestos deben cumplir cinco condiciones:

Que vengan impuestos por una autoridad legítima.
Que la causa final del tributo sea justa.
Que sean proporcionados a la causa final.
Que la materia sobre la que se imponen sea justa y decente.
Que guarden proporción con las haciendas particulares.

Hacia la segunda mitad del siglo XVIII y como preámbulo de la Revolución Americana, los colonos asumieron el luego famoso lema: No taxation without representation; una reivindicación que acabó cuajando como un principio esencial de los sistemas democráticos liberales desde la Constitución de EEUU hasta nuestros días.

Marco de referencia obligatorio
En las circunstancias descritas, un gobierno serio y responsable no andaría escondiendo y hurtando a los ciudadanos una discusión pública sobre la imposición fiscal. Para que el debate fuera útil y provechoso, sería absolutamente necesario fijar un marco de referencia que incluyera al menos los siguientes conceptos:

La eficiencia del gasto público: cuanto se despilfarra en subvenciones que solo benefician a sus receptores mientras perjudican a la inmensa mayoría de contribuyentes, y cómo se podría gastar mejor, haciendo más con menos, como hacen las familias y las empresas.

El esfuerzo fiscal, o presión fiscal ajustada por la renta per cápita; para compararlo con nuestros países vecinos, teniendo en cuenta que el salario medio español es muy inferior al europeo.

La estructura de la recaudación; según el tipo de impuestos, para adecuarla a las mejores prácticas internacionales.

La competitividad fiscal comparada con los demás países.

¿Alguien ha escuchado al Gobierno hablar de alguno de estos conceptos? ¿Sabrán muchos de los políticos que nos gobiernan que existen?

Veamos que da de sí un análisis de los mismos:

Eficiencia: los políticos socialistas -de todos los partidos- jamás utilizan la palabra eficiencia –para ellos es como la cruz para el demonio- pues solo saben hablar de gasto, que en sus manos se convierte en despilfarro. Sin presupuestos base cero, que cuestionen todos los gastos preexistentes, y el cultivo a rajatabla de la eficiencia del gasto público, el actual estado de bienestar será imposible de sostener.

Esfuerzo fiscal: la presión fiscal efectiva que descuenta la economía sumergida –recaudación como % del PIB- que tanto gusta a nuestros progresistas, se sitúa en la media de la UE, según Taxation trends in EU 2020 y Shadow Economies Around the World del FMI.

Estructura de la recaudación: revela grandes discrepancias con los países de referencia que nunca salen a relucir en los debates al uso, cuando debe ser la base de partida para cualquier política fiscal. En España, según los datos de la UE, los impuestos de la renta de las personas físicas y sociedades, así como los del ahorro y el patrimonio, están muy por encima de la media, mientras que la imposición indirecta –el IVA–, los impuestos medioambientales y las tasas fiscales están muy por debajo.

Competitividad fiscal: a nivel europeo, España ocupa el lugar 17º entre 23 países con Suecia en el 5º y Alemania en el 10º; estando muy por debajo de la Tax Competitiveness Index 2020, España se sitúa en la posición 27 entre 36 países del mundo.

Necesidades sencillas y urgentes
Por todo lo visto, resulta evidente que lo que necesita España es tan simple como:

Practicar la técnica del presupuesto base cero, para reducir el gasto público a lo realmente imprescindible, eliminando todos los despilfarros acumulados y sin control.

Establecer políticas de eficiencia del gasto, incluyendo su externalización privada, para hacer más cosas con menos recursos.

Definir un nivel de ingresos fiscales que maximice el crecimiento económico y del empleo y esté acorde con los países de referencia de nuestro entorno:
Disminuyendo los impuestos al trabajo y al ahorro, que penalizan la actividad económica y la creación de empleo. Justo lo que hacen los países serios y lo contrario que propone el gobierno con: el IRPF, impuesto de sociedades, seguridad social empresarial, plusvalías e impuesto al patrimonio –una tercermundista excentricidad española-.

Aumentando los impuestos indirectos –el IVA–, las tasas fiscales –uso de autovías- y la fiscalidad medioambiental, que están a la cola de la UE.
Generalizando el copago de los servicios públicos, fundamentalmente en sanidad, como en los demás países de referencia.

Aplicando la inspección fiscal a los que no pagan –la economía sumergida– en vez de a los que cumplen sus obligaciones.
Estableciendo simetría de plazos entre Hacienda y los contribuyentes y convirtiendo en una institución independiente el Tribunal Económico Administrativo.

Todo lo dicho es relevante si lo que importa es propiciar la prosperidad económica y social de España, medida en mayor nivel de empleo y de renta per cápita. Si por lo contario lo que interesa es cultivar la envidia igualitaria y con ella una economía excluyente de empleo en la que los contribuyentes fiscales sean cada vez menos en relación con los beneficiarios de las subvenciones públicas, entonces el Gobierno ha elegido regresar al subdesarrollo y a una sociedad dual, que hace más de medio siglo habíamos abandonado.

El cuento de nunca acabar
Fernando Sánchez Dragó https://gaceta.es  25 Mayo 2021

Habla ese cuento de España, aunque su fórmula es universal y puede aplicarse a otros países, y empezó…

Cualquiera sabe. Quizá cuando la Atlántida se fue a pique, o cuando Gárgoris y Habis, nuestros héroes genesíacos, fundaron Iberia y, con ella, la Iberosfera, o cuando Hércules, en Tartessos, corrió el encierro de los toros coloraos de Gerión, o cuando los cartagineses convirtieron la Península en secular escenario de su enfrentamiento a Roma, o cuando el caudillo Aníbal cruzó los Pirineos con una caballería de elefantes, o cuando Sertorio se apoyó en las tribus ibéricas para oponerse a Sila, o cuando Roland, el de la Chanson, la emprendió a mandobles y a resoplidos de olifante con la morisma en Roncesvalles, o cuando Carlos Martel frenó en Poitiers con el facsímil del lábaro de Constantino el belicoso subidón de los sarracenos…

Dimmi quando e quando e quando, rezaba el estribillo de la copla que fue partitura de la película Il sorpasso. Es, más o menos, lo mismo que yo me estoy preguntando, perplejo (o no), a cuento del origen de ese cuento de nunca acabar al que en el título de esta columna hago referencia. Hace una semana asistimos, de ahí mi relativa perplejidad, a la enésima escenificación en la españolísima ciudad de Ceuta de algo que venía sucediendo aledaños de esa zona desde mucho antes de que las tribus rifeñas invadiesen España, pero que alcanzó su primer punto culminante cuando el conde don Julián, alcaide del enclave, que entonces se llamaba Septa, permitió ‒era, avant la lettre, un buenista‒ que los taimados vecinos de allende la frontera buscaran techo, lecho, pan y alminares en la ciudad que regentaba y brindó luego una cabeza de puente para que un puñado de yihadistas capitaneados por Abd el-Krim, digo, Tariq, alcanzaran la orilla de la futura Al-Ándalus por el coladero del Estrecho.

Fue entonces cuando echó raíces el dictum de que África empieza en los Pirineos. Nadie, que yo sepa, sabe cuando esa certera y malévola definición cuajó en palabras, pero su evidencia, apabullante, venía, como ya he dicho, de la noche de los tiempos. El maestro Curro Romero la remachó, cargando la suerte, como solía, cuando dijo que Europa empieza en Despeñaperros… Tanto monta. Palmo más o palmo menos de tierra, el espíritu del dictum se mantiene.

Don Rodrigo no supo defender sus fronteras. El Gobierno de Sánchez tampoco sabe. Peor aún: no quiere y, seguramente, no puede

África siempre ha sido, y sigue siendo, especialmente en lo que a la zona subsahariana se refiere, un continente tribal. Tribal es, así mismo, por su pedigrí africano, nuestra nación. Para comprobarlo, si eso fuera menester, basta con echar un vistazo a lo que ha dado en llamarse España Vaciada. Yo la conozco bien. Berlanga tenía razón: Villanueva de Arriba frente a Villanueva de Abajo, por así decir. «Aquí pasó lo de siempre», versificó Lorca: «murieron cuatro romanos y cinco cartagineses». Lo hacía en el contexto de una reyerta entre gitanos y payos, pero da igual, pues españoles eran los unos y los otros. La España de las Autonomías es fruto tardío del mismo Árbol del Mal: el del tribalismo, el de los Taifas, el de las razias…

¿Cuento de nunca acabar? Lo que está sucediendo en Ceuta y pronto sucederá en Melilla y acaso en las Canarias, es una secuela de lo que pasó en el Guadalete, o en Barbate, o en los esteros de la Janda, allá por el 718. Don Rodrigo no supo defender sus fronteras. El Gobierno de Sánchez tampoco sabe. Peor aún: no quiere y, seguramente, no puede. Alfonso XIII quería, pero no sabía ni podía, y llegó, hace exactamente cien años, Annual, y pasó lo que pasó. Veintitrés años antes, en 1898, se produjo otro Desastre: el de Cuba y Filipinas. Así andamos: de oca en oca, de desastre en desastre, escritos con mayúscula… El cuento de nunca acabar. Una maldición de vitola bíblica: la que se transmite de generación en generación. ¿Nunca podremos, ni querremos, ni sabremos conjurarla? Sólo Vox alza la voz. Álcela también en el dictáfono de las urnas el resto del país. La historia, dijo Heródoto, es maestra de la vida. Lo es, sí, pero también de la historia venidera, mordiéndose la cola como el uróboros de los alquimistas, pues los pueblos que no recuerdan la que ya pasó, dijo el filósofo español y profesor de Harvard Santayana, tendrán que repetirla.

Era, cierto, una obviedad, pero ¿es acaso menos obvio lo que pasa ahora? Del Estado de Alarma hemos pasado al Estado de Emergencia. Mal asunto. Para hacer frente al primero se necesitaba un comité de expertos sanitarios que nunca existió. Para plantar cara al segundo se necesita un comité de historiadores no sujetos a la infame Ley de Memoria Histórica.

¿Los hay?

Santiago Abascal acusa al Tribunal Superior de Justicia de utilizar una excusa para prohibir la manifestación en Ceuta
Libertad Digital 25 Mayo 2021

El presidente de Vox ha contado en Es la Mañana de Federico lo sucedido este lunes en Ceuta donde se les impidió primero una concentración y luego dar una rueda de prensa en la calle. Santiago Abascal ha dicho que "hace un par de días tuvimos conocimiento de la prohibición del acto por parte de la Delegación del Gobierno en Ceuta que está encabezada por la madre de la jefa de Comunicación de Pedro Sánchez y con un argumento delirante. Nosotros comunicamos que íbamos a manifestarnos en un acto público, a través de las redes sociales distintos grupúsculos respondiendo a una planificación política de alguna agencia decidieron que iban a amenazar la celebración del acto. Con lo cual la Delegación ya tenía lo que quería, nos mandó a los sicarios que querían amenazarla y con eso prohibió el acto con excusas de seguridad", por lo que no ha dudado en culpar a la Delegación del Gobierno en Ceuta y al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que alegó la incomparecencia de Vox en el recurso de la prohibición del acto cuando, según ha contado, se lo comunicaron por teléfono pero ellos no recibieron nada.

De dicha prohibición ha asegurado que al principio no le dieron demasiada importancia "porque estábamos convencidos de que íbamos a ser amparados por el Tribunal Superior de Justicia y recurrimos. Lo sorprendente es que el TSJA ha mantenido la decisión diciendo que Vox no compareció y lo cierto es que Vox no ha recibido ningún tipo de comunicación para comparecer". Aún así, "decidimos dar una rueda de prensa, pero la empresa que instalaba la megafonía también fue amenazada por la policía que cumplía órdenes y fue programada una contramanifestación que impidió la realización de la rueda de prensa con gritos de Alá es grande y Sánchez, presidente".

Sobre el documento firmado por el PP junto al PSOE y "otros dos partidos de simpatía marroquí", como ha dicho Abascal, ha asegurado que "es un documento que pone trabas a la alternativa política que necesita España. El PP, en vez de pactar con Vox, lo hace con el PSOE y dos partidos de simpatía marroquí". "Que se atrevan a firmar un documento para que un partido se manifieste para protestar deja de relieve el miedo del PP hacia Vox", ha añadido. Y ha avisado que "vamos a ir hasta el final y reivindicando el derecho que tenemos para manifestarnos y vamos a ir contra quien sea el responsable: el Ministerio, la delegada del Gobierno, el TSJ o quien haya prohibido el acto".

También ha mostrado su sorpresa porque "los que gritaban Sánchez presidente tiraran adoquines contra la policía" y lo ha achacado "al orgullo de Sánchez, que no podía tolerar que se nos recibiera en Ceuta como la semana pasada agradeciéndonos lo que estamos haciendo allí".

El presidente de Vox ha reconocido que no se atreve a mojarse sobre si habrá o no un adelanto electoral en Andalucía. Lo que sí ha dicho es que cree "que debe de haber elecciones en Andalucía y estamos presionando al Gobierno de manera leal porque creemos que el Gobierno está en riesgo porque no te puedes fiar de Ciudadanos. Hay que garantizar el cambio y no tengo ninguna duda de que los andaluces volverían a votar por el cambio y no depender de un partido que está en descomposición y que puede salir por peteneras".

Cientos de radicales rodean el hotel de Abascal en Ceuta al grito de "racista" e impiden que Vox celebre su acto
El líder de Vox había convocado una declaración a los medios después de que el TSJA prohibiera la concentración del partido.
Maite Loureiro. Libertad Digital 25 Mayo 2021

Cientos de radicales se han concentrado a las puertas del hotel en el que se hospeda Santiago Abascal en Ceuta para protestar por su visita a la ciudad, a pesar de que decenas de policías custodiaban la zona.

Al grito de "fuera de Ceuta", "racista" o "hijo de puta", han logrado acceder a las inmediaciones del edificio, impidiendo que el líder de Vox pudiera dirigirse a los medios de comunicación desde la plaza de África, donde habían convocado a la prensa a las ocho de la tarde, después de que Delegación de Gobierno les denegara el permiso para celebrar una concentración en la Plaza de los Reyes, que fue también prohibida por el TSJA alegando que no se podía garantizar la seguridad del mismo por haber convocados actos de boicot.

Fuentes del partido explican que los extremistas han llegado a las inmediaciones del hotel en torno a las siete y media de la tarde, es decir, media hora antes de la comparecencia que tenía previsto hacer Abascal, sin que en ningún momento se haya producido su desalojo. Una vez los radicales han intentado traspasar el acceso al parking del hotel, lanzando incluso objetos como una silla de camping, la policía ha cargado con pelotas de goma para disolverles.

La protesta contra Vox, por tanto, sí ha podido llevarse a cabo con la presencia de unos 200 radicales que han impedido a Abascal salir del hotel, obligándole a hacer una declaración improvisada a la prensa desde el hall del edificio. "Se está celebrando una manifestación ilegal que en ningún momento se ha disuelto", ha denunciado Abascal, que se ha quejado de la protesta mientras él no ha podido llevar a cabo ni una rueda de prensa.

"Han impedido de manera fraudulenta nuestra posibilidad de manifestarnos a la vez que han tolerado una manifestación ilegal", ha criticado, calificando lo ocurrido como "operación planificada, probablemente por agentes de distintos servicios secretos". Según explican fuentes del partido, los agentes han permitido el acceso a los radicales pero no a los simpatizantes de Vox, que aguardaban la llegada del líder del partido al que no han podido escuchar.

Ya a primera hora de la tarde Abascal era increpado en el hotel por varias personas que han logrado acceder al hall al grito de "sinvergüenza", entre otros insultos, y han tenido que ser desalojados por los guardaespaldas y el equipo que acompaña al líder de Vox. Una vez fuera, la policía ha identificado a cinco de ellos sin que se hayan producido detenciones.

Críticas a PSOE y PP
Abascal ha arremetido duramente contra Pedro Sánchez y el Gobierno, al que ha acusado de "actuar como una mafia" y no "tolerar" que se repita lo ocurrido la semana pasada cuando el presidente fue abucheado por varios ciudadanos durante su visita a Ceuta, mientras el líder de Vox fue recibido entre aplausos y vítores en la ciudad autónoma.

"No quieren escuchar a los que dicen la verdad hablando de invasión y denunciamos el secuestro de menores", ha criticado el líder de Vox, señalando al PSOE pero, también, al PP por firmar una declaración en la Asamblea de Ceuta, en la que ambos partidos critican la convocatoria de actos como el de Vox.

En el texto aseguran que "se abstienen de promover o participar en actos públicos, concentraciones o manifestaciones que por su naturaleza distraigan a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de su prioritario cometido de preservar la seguridad y tranquilidad de los ceutíes y que además pueden contribuir a una innecesaria y preocupante excitación del ánimo de la población en general".

El antecedente de Sevilla
Delegación de Gobierno también había prohibido el acto de Vox en Sevilla del pasado fin de semana al rechazar que pudiera ser convocado con carácter de urgencia como exige la Ley para no tener que avisar con 15 días de antelación.

El partido presentó un recurso y, al no recibir respuesta negativa, mantuvo la convocatoria en la que reunieron a más de 2.000 personas para protestar por la llegada de inmigrantes ilegales a las fronteras españoles y pedir elecciones anticipadas en Andalucía.

ESPAÑA
Cientos de radicales se concentran ante el hotel de Ceuta donde estaba Abascal y boicotean el acto de Vox
FERNANDO LÁZARO. Madrid. El Mundo 25 Mayo 2021

La delegación del Gobierno había prohibido la convocatoria aduciendo problemas de seguridad, pero los manifestantes sí lograron concentrarse contra Vox

Finalmente el mitin de Vox no se ha celebrado en Ceuta. La convocatoria de esta formación se ha limitado, ante la prohibición de la Delegación del Gobierno, a una cita de su presidente, Santiago Abascal, con los medios de comunicación ante el hotel donde se alojaba en la que ha denunciado los intentos del Gobierno de amordazarles. Denunció "la mafia corrupta del PSOE, que ha utilizado las instituciones" para impedir el acto de VOX: "Han permitido una manifestación ilegal al grito de 'Allahu akbar' y 'Sánchez presidente''".

Previamente, cientos de radicales rodearon el hotel donde se alojaba Abascal para tratar de impedir la comparecencia del líder de Vox. Tenía previsto acudir a un parque público para realizar unas declaraciones ante los medios. Pero la presencia de los radicales le obligó a hablar con los medios en el hotel donde se hospedaba. La concentración contra Vox no fue disuelta por la delegación y los radicales casi logran acceder al mismo hotel donde se alojaba Abascal.

Los incidentes se saldaron con al menos un detenido y siete heridos, según informa Europa Press.

La convocatoria de Vox en Ceuta había roto todos los esquemas. El líder de esta formación convocó un acto para denunciar la política fronteriza del Ejecutivo y apoyar tanto a Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y a la ciudadanía ceutí después del último asalto a la frontera.

Frente a su hotel se reunieron varios cientos de radicales que con gritos, insultos y empujones lograron boicotear la presencia en la calle de Abascal. La Policía tuvo que desplegar un dispositivo para controlarlos al tratarse de una concentración no autorizada. Cinco de los asistentes fueron identificados por los agentes.

Abascal ya se desplazó a la ciudad autónoma cuando se produjo la avalancha con más de 8.000 marroquíes. Hoy tenía previsto celebrar otro acto y allí se desplazó. Pero la delegación del Gobierno, exponiendo motivos de seguridad, prohibió el acto. Vox acudió a la Justica. Entendía Vox que no había motivos claros para limitar su acto político en Ceuta.

Abascal mostró su disposición a mantener la convocatoria, que finalmente ha quedado en una comparecencia ante los medios de comunicación en la que ha denunciado los intentos del Gobierno y de los partidos para poner una 'mordaza' a Vox y no pueda dirigirse directamente a los ceutíes para explicarles que están siendo víctimas de una invasión.

Ya denunció haber sufrido "mil y una zancadillas en Andalucía" por parte del PP para mantener su acto público el pasado domingo en Sevilla, donde, pese a que se difundió que el acto había sido prohibido por la delegación del Gobierno (hecho negado hasta por esta instancia) congregó a más de un millar de simpatizantes.

Desde Vox, el propio Abascal denunció en su cuenta de Twitter que el Gobierno autonómico, a través de la consejería de Sanidad, pretendía que se identificaran con todos sus datos aquellos que pretendieran acudir al acto, "cosa inaudita en un acto político".

Vox considera que lo que se produjo en Sevilla y ahora en Ceuta es un "atropello político". Abascal ha mostrado su disposición a mantener el acto de Ceuta y a realizar declaraciones ante los medios.

Los grupos políticos de la Asamblea de Ceuta (PP, PSOE, MDyC, y Caballas) firmaron un escrito arropando la prohibición del acto de Vox en aras a que no se produjeran situaciones de tensión en Ceuta. Consideraban "actitudes provocativas" que Vox hubiera convocado una manifestación en la ciudad autónoma. "PP, PSOE y los islamistas firman un documento en contra del derecho de manifestación de VOX en Ceuta", respondió Vox a la firma de este documento.

Ceuta: La izquierda vuelve a utilizar la violencia contra Abascal e intenta asaltar su hotel
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 25 Mayo 2021

Al menos un detenido y numerosos daños materiales, entre ellos en el hotel donde está alojado Santiago Abascal, ha sido el resultado de las cargas policiales que la Policía Nacional ha tenido que efectuar esta noche en Ceuta contra las cientos de violentos que quisieron asaltar el hotel donde se alojaba el líder de Vox.

Los incidentes se han iniciado sobre las 21.30 horas cuando un grupo de unas 50 personas ha intentado acceder a la fuerza al hotel de Ceuta donde se encuentra alojado el presidente de Vox, Santiago Abascal, algo que ha sido impedido por la Policía Nacional.

Los concentrados se han dirigido hacia el aparcamiento del Hotel Parador La Muralla y han intentado acceder a su interior, por lo que han tenido que ser desalojados a la fuerza por los agentes de la Policía Nacional.

Algunos de los que han intentado entrar al hotel han lanzado huevos, palos, sillas y otros objetos contra la fachada, que no ha llegado a dar a ninguna persona.

La Policía ha tenido que lanzar salvas al aire y cargar contra los concentrados, después de que estos hubieran dañado la puerta de entrada al Parador, donde Abascal había dado una rueda de prensa después de suspender el acto público que tenía previsto en la ciudad tras la prohibición por parte de la Delegación de Gobierno del acto convocado por Vox.

Los enfrentamientos han continuado posteriormente en la Plaza de África -situada frente al hotel-, después de que la policía optara por efectuar varias cargas policiales para disolver a los concentrados.

Los violentos han lanzado piedras contra los agentes así como provocado desperfectos en el mobiliario urbano de la ciudad, con rotura de papeleras, contenedores, cristales, señales de tráfico etc.

Igualmente, han roto las lunas de varios vehículos policiales, una de ellas a patadas, mientras la Policía Nacional intervenía para detener a una de estos violentos, justo antes de que lanzara una piedra contra ellos.

El Parador La Muralla también ha sufrido daños materiales ya que los concentrados han roto la puerta de entrada al aparcamiento, lo que ha provocado que la Policía Nacional mantenga un dispositivo policial en la zona.

Los agentes han solicitado las cámaras de seguridad del hotel con la intención de identificar a los violentos que han intentado acceder por el garaje así como han lanzado huevos y palos contra los efectivos policiales.

Los asaltantes han empezado a disolverse sobre las 22.10 horas, sin que tenga constancia de que se hayan producido heridos.

Marroquíes e izquierdistas acosan al grito de ‘Allahu Akbar’ a VOX en Ceuta ante la complicidad del Gobierno y del PP
ABASCAL DENUNCIA UNA 'OPERACIÓN ORQUESTADA' PARA ACALLAR A SU PARTIDO
https://gaceta.es/ 25 Mayo 2021

Marroquíes e izquierdistas han amenazado este lunes al grito de ‘Allahu Akbar’ y “Pedro Sánchez presidente” a VOX en Ceuta ante la complicidad del Gobierno socialcomunista que ha prohibido el acto programado por la formación liderada por Santiago Abascal y la rueda de prensa por la que la sustituyó.

El propio Abascal ha denunciado haber sido víctima de una “operación planificada” por la “mafia” del PSOE para conseguir “acallar” a su partido con “la colaboración criminal y corrupta de la Delegación del Gobierno”.

En declaraciones a los medios en el interior del Parador La Muralla, Abascal ha asegurado no obstante irse “satisfecho” por haber logrado “que los extremistas se retraten en Ceuta y que el PSOE, que actúa como una mafia corrupta, también”. “Ha utilizado a la Delegación del Gobierno que encabeza la madre de la jefa de Comunicación de Pedro Sánchez para impedir derechos fundamentales de los españoles como los de reunión y manifestación, y, al mismo tiempo, ha consentido una concentración completamente ilegal que no ha sido disuelta y que nos ha impedido incluso dar una rueda de prensa”, ha dicho.

El líder de VOX también ha cargado contra la complicidad del PP de Ceuta, que ha firmado junto al PSOE y a lso islamistas de MDyC y Caballas una declaración contra el derecho de manifestación de los ceutíes.

“No quieren que sus votantes escuchen a los que decimos la verdad hablando de invasión, que denunciamos el secuestro y reparto por todo el territorio nacional de menores a los que buscan sus padres en Marruecos, que queremos unas fronteras seguras y militarizadas, unas fuerzas de seguridad y un Ejército con medios materiales y jurídicos. Nos quieren acallar“, ha asegurado Abascal, al tiempo que ha denunciado que “hay un plan para traer a España a 250.000 inmigrantes al año hasta 2050, ocho millones de personas que acabarán recibiendo las ayudas sociales que no llegan a los españoles y condenando a los jóvenes españoles sin futuro ni empleo ni vivienda”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sánchez se paga el alquiler de Moncloa con indultos humillantes para España
La Justicia debe frenar el enésimo abuso del Gobierno, que se paga su supervivencia pasando la factura a los ya dañados intereses nacionales.
Editorial ESdiario  25 Mayo 2021

Con una lamentable escena que lo dice todo, el primer presidente de Cataluña de ERC en 80 años, Pere Aragonés, tomó posesión como presidente en presencia de Oriol Junqueras y del Mayor Trapero, dos de los nombres más relevantes del llamado “procés” y de su clímax, el referéndum ilegal del 1-O.

Esa inusual imagen resume las intenciones de la Generalitat y la respuesta del Gobierno de España: la primera mantiene su objetivo (independencia, referéndum y amnistía). El segundo replica al desafío aceptando la celebración de una “Mesa de Diálogo” ajena al Congreso y al Parlament y ultima la concesión de indultos.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, dio ayer por hecho el indulto de los nueve políticos catalanes condenados por sedición y malversación, con el previsible rechazo del Tribunal Supremo, cuyo dictamen se conocerá a finales de semana y será, con casi total seguridad, contrario a una medida de gracia inmerecida por completo.

A Sánchez se le pone cara de Zapatero y solo Robles ve la viga en el ojo propio

El Gobierno hará uso de su prerrogativa legal de conceder el indulto sin que lo pida el beneficiario y al margen de los informes preceptivos del Tribunal Supremo y del Consejo de Estado, ambos obligatorios pero no vinculantes.

Si está en manos del Supremo no ejecutar los espurios indultos de Sánchez, debe hacerlo sin duda

La falta de arrepentimiento, la ausencia de perdón a la parte ofendida y la previsible reincidencia retratan la inaceptable treta de Sánchez, que no atiende ni al interés de España ni a la letra o el espíritu de la ley de indultos: simplemente es un peligroso peaje que el presidente se paga, a costa de todo, para proseguir en el puesto con la respiración asistida del separatismo.

Lo único que puede frenar este despropósito, deudor del pecado de origen que supuso lograr la investidura desde el chantaje nacionalista y no desde el sincero acuerdo, es la negativa del Supremo a ejecutar la cacicada del Gobierno.

Porque si la ley faculta a Sánchez a saltarse el fallo condenatorio y proceder a la liberación de los reos; también lo hace para el Alto Tribunal se niegue a ejecutar esa resolución si la considera contraria a la norma. Ésa es ya la única esperanza.

El ministerio de sustos e indultos
Cristina Losada. Libertad Digital 25 Mayo 2021

Qué teme más el Gobierno: ¿el posible precio político de indultar a quienes quisieron romper la nación y el orden constitucional o la seguridad de quedarse sin socios parlamentarios?

El 22 de octubre de 2019, una semana después de que el Supremo diera a conocer la sentencia por el golpe separatista de dos años antes, el condenado Oriol Junqueras dijo que era un "orgullo estar aquí [en la cárcel] por poner unas urnas", y expuso su posición ante un posible futuro indulto. "Se lo pueden meter por donde les quepa", declaró con su habitual finezza. Sin embargo, fuese cual fuese la posición de Junqueras, la cuestión, y tanto entonces como ahora, era si al Gobierno le cabría por alguna parte el indulto a los dirigentes separatistas condenados, dado que es el Consejo de Ministros el que puede concederlo o no.

Pieza clave en el proceso es el Ministerio de Justicia, cuyo titular acaba de decir que "no hay asustarse" con los indultos a los separatistas, sino verlos "con naturalidad", ya que el indulto está en la normativa, y nada menos que desde 1870. Llama la atención que el ministro Campo dé como argumento para "no asustarse" que la norma esté ahí desde tan lejana fecha. En cualquier otra circunstancia, un ministro socialista hubiera dicho que una norma del siglo XIX es una norma que hay que cambiar, por eso de la adaptación y la modernización. Es más, es exactamente lo que hizo el propio Campo cuando, en enero de 2020, sostuvo que había que cambiar los delitos de sedición y rebelión, también para favorecer a los separatistas condenados.

Campo dijo entonces que esas figuras penales eran "más propias de ataques a la soberanía en el siglo XIX", cuando se pensaba en ataques "con tanques en la calle". Bien. Pasemos de largo sobre el hecho de que Campo ponga tanques en el XIX, cuando aparecieron en el siglo XX. Pero hay que hacer notar que utilizó el mismo truco del almendruco para proponer aquella reforma que para preparar ahora el terreno del indulto. Dijo que había que hacerla "sin asustarse". El caso es que aquella reforma no la ha hecho, lo cual parece significar que se asustó. Y ahora que ha vuelto con lo del susto, ¿se va a asustar el Gobierno o no?

Tras el informe desfavorable de la Fiscalía, y una vez que emita el Supremo el suyo, que se prevé igualmente contrario, la cuestión queda más que nunca circunscrita al ámbito del Consejo de Ministros, que no tendrá nada sólido en que apoyarse si quiere introducir forzosamente el indulto al separatismo en su agenda política y electoral. De hacerlo, lo hará sin la compañía de ningún informe favorable, situación inusual, pero con el apoyo de su socio de coalición y sus aliados parlamentarios separatistas, y con la satisfacción de la propia Esquerra, a la que no le importará ahora aplicarse el dicho de su líder y meter aquellas palabras desafiantes allí donde buenamente puedan caber.

La pregunta es qué teme más el Gobierno. Descartemos que le asuste dar alas al separatismo, desdeñar el criterio de la Fiscalía y del Supremo y darle una patada al Estado de Derecho. Si temiera todo eso, hace tiempo que hubiera dicho que no concedería ese indulto. El dilema, por lo tanto, se reduce. Qué teme más el Gobierno: ¿el posible precio político de indultar a quienes quisieron romper la nación y el orden constitucional o la seguridad de quedarse sin socios parlamentarios para terminar, como pretende, la legislatura? Formulado así, parece clara la respuesta. Habrá indultos.

La ‘naturalidad’ del golpe de Estado
Pablo Sebastián. republica 25 Mayo 2021

El ministro de Justicia Juan Carlos Campo ha declarado que los indultos a los golpistas catalanes que prepara el presidente Pedro Sánchez ‘hay que mirarlos con naturalidad’. Como si el golpe de estado catalán del 27-O de 2017 fuese algo ‘natural’ en un país democrático y no la violación del orden constitucional, del Estatuto y la legalidad vigente en España, como ocurrió y así mismo lo confirmó y sentenció el Tribunal Supremo.

Lo que no es ‘natural’ es que el presidente Sánchez conceda indultos para pagar el precio de su investidura a los golpistas catalanes. Los que además: no se arrepienten de sus delitos de ‘malversación y sedición’; amenazan con un nuevo golpe de Estado -‘lo volveremos a hacer’, declaró el condenado Jordi Cuixart; y desprecian los indultos de Sánchez, llegando a decir cómo dijo Oriol Junqueras: ‘que se metan los indultos por donde les quepan’.

Como tampoco es ‘natural’ que el ministro Campo pretenda la reforma del delito de ‘sedición’ del Código Penal, solo para favorecer a los golpistas, reducir el efecto disuasorio de las penas por sedición y facilitar una nueva ‘declaración unilateral de la independencia de Cataluña’ (DUI), como la que anuncian Pere Aragonés desde la presidencia de la Generalitat y el prófugo Carles Puigdemont desde Waterloo.

Del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se puede esperar cualquier cosa desde que, para justificar el veto del Presidente Sánchez a la presencia del Rey Felipe VI en un acto de la Escuela Judicial de Barcelona, dijo sobre ese inaudito e inconstitucional veto al Jefe del Estado diciendo, que se hizo ‘por razones de convivencia’.

Un disparate mayúsculo e inconstitucional porque el Rey, como cualquier otro ciudadano y máxime siendo el Jefe del Estado, tiene todo el derecho constitucional de visitar e ir a cualquier parte del territorio nacional.

Y lo que daña la convivencia en Cataluña no es la presencia en Barcelona del Jefe del Estado sino el golpismo, la corrupción, las mentiras de sus gobernantes y la permanente violación de la legalidad, el Estatuto y la Constitución, violaciones sobre las que el ministro de Justicia y la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, hacen la vista gorda.

Lo que nos lleva a la conclusión de que este ministro de Justicia llamado Juan Carlos Campo no debería de estar sentado en el Consejo de Ministros, desde donde con el mayor de los cinismos nos dice que hay que contemplar los indultos de Sánchez a los golpistas con ‘naturalidad’.

Preparando los indultos
Pablo Planas. Libertad Digital 25 Mayo 2021

A la mínima ocasión y en cuanto se den unas ciertas circunstancias, el separatismo volverá a la carga. Ellos mismos lo dicen.

Cunde una corriente de opinión que sostiene que el proceso separatista catalán es historia, que no habrá un nuevo golpe de Estado ni a medio ni a largo plazo y que los pronunciamientos independentistas de los principales protagonistas de la política catalana son pura retórica sin fuste ni fundamento. Atisban esos intérpretes de la realidad toda clase de signos de distensión, de fatiga independentista, de sutiles variaciones de tono y partitura, de cambios perceptibles para olfatos exquisitos que evidencian una nueva fase en Cataluña.

Son los mismos analistas que describen a Pere Aragonès, el nuevo presidente de la Generalidad, como un joven tecnócrata muy alejado de los arrebatos sentimentales de un Torra o un Puigdemont y ajeno también al impostado misticismo de su jefe, Oriol Junqueras. Entienden además que la designación de un exdirectivo de la Caixa, Jaume Giró, como consejero de Economía y Finanzas es una demostración axiomática del volantazo de las elites, al igual que el despido de Pilar Rahola de La Vanguardia tras catorce años de matraca separatista en el diario del tercer conde de Godó y todavía grande de España, Javier Godó.

Aprecian incluso cambios en el paisaje. Cada vez hay menos banderas separatistas en los balcones y en los campanarios. Los lazos amarillos van a la baja, se han caído de casi todas las solapas. Octubre del 17, alegan, es ya un vago recuerdo del que han pasado página hasta sus promotores. Urge, apuntan, un indulto para los golpistas que acabe de cerrar el capítulo y una reforma del delito de sedición que facilite el retorno de Puigdemont.

La aplicación de la medida de gracia es el fin de la creación de ese estado de opinión despreocupado y feliz en el que Cataluña ya no es un problema político sino un destino turístico. El PSOE ya maneja incluso la variable de un referéndum, pero sobre un nuevo Estatut, dicen sus impulsores, para resolver de una vez por todas esa cosa que llaman "encaje de Cataluña en España".

Esos interpretes y sus interpretaciones pasan por alto que Artur Mas no era un radical, sino un tecnócrata de igual corte y confección que Aragonès, al que apodan el pollo pera de Pineda de Mar. Obvian también que Giró se batió el cobre para evitar que la Caixa trasladara su sede cuando el golpe de Estado y que recientemente formó parte de la candidatura barcelonista de Laporta (otro moderado precisamente). Omiten el hecho de que la cabeza de Rahola en La Vanguardia la pedían con insistencia ERC y la CUP, no Vox, Ciudadanos, el PP o el PSC. En el cuadro que pintan tampoco aparecen las soflamas de los golpistas presos en contra de los indultos, ni el eslogan "Ho tornarem a fer" ("Lo volveremos a hacer"), ni la machacona insistencia del pragmático Aragonès en la amnistía y la autodeterminación.

A la mínima ocasión y en cuanto se den unas ciertas circunstancias, el separatismo volverá a la carga. Ellos mismos lo dicen cuando dan un plazo al Estado de dos años para negociar un referéndum. Si no hay resultados en la mesa de diálogo, activarán lo que llaman "embate democrático", una excrecencia dialéctica igual que aquel "derecho a decidir" que impulsó la primera fase del procés. Esperar que los Pujol, Mas, Puigdemont, Junqueras y demás golpistas dejen de odiar a España con todas sus fuerzas es de ese tipo de esperanzas o creencias que conducen directamente a la melancolía. Sólo la amenaza de consecuencias económicas, duras penas de prisión y un 155 de verdad aplacaría la amenaza ahora latente. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez está más por la labor de conceder indultos a quienes escupen sobre ellos.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial