AGLI Recortes de Prensa   Sábado 29  Mayo  2021

VOX apoya la concentración en Colón impulsada por la plataforma de Rosa Díez y María San Gil contra el indulto a los golpistas
ESTE DOMINGO, 13 DE JUNIO
https://gaceta.es/ 29 Mayo 2021

El líder de VOX, Santiago Abascal, ha manifestado este viernes su apoyo a la concentración convocada por la plataforma ‘Unión 78’ el próximo domingo 13 de junio en la plaza de Colón de Madrid en contra del indulto a los golpistas catalanes.

La protesta ha sido anunciada este viernes por parte de la plataforma cívica y política Unión 78, impulsada por personas como Rosa Díez, María San Gil o Fernando Savater.

“Apoyamos sin matices esta convocatoria”, ha anunciado poco después el líder de VOX en su cuenta personal de Twitter. Abascal ha llamado a la unidad de los españoles “más allá de las siglas de los partidos”, contra “este atropello a la legalidad, a la justicia, a la democracia y a la unidad de España”.

VOX ya había asegurado que se opondría a los indultos tanto por la vía judicial como con movilizaciones en la calle, aunque aún no había realizado ninguna convocatoria concreta.

2050 chapuzas del sanchismo
Jimmy Giménez-Arnau. okdiario 29 Mayo 2021

Los crímenes más aterradores no son los que cometen los asesinos, sino los de los incapacitados para gobernar. Un criminal satisface su locura quitándole la vida a una o equis personas, pero un déspota sin luces ni soluciones, sacrifica las vidas de una nación entera. Estamos en manos de un zumbado que quiere convertir España en un país inhabitable. Cuadrado Bausela define el sanchismo: “es un negocio electoral que utiliza un imaginario nostálgico de la izquierda como mercancía y trata a los electores como vegetales”. Sánchez y el sanchismo pertenecen a la misma almeja. Cuanto hacen y deshacen, vulnera el código penal y conculca la Constitución. El mindundi desprecia al Rey, se mofa del TS y del Estado de Derecho. 2050 chapuzas y otras indecencias forzadas con decreto ley, prueban que alguien debe dimitir. El maniquí ya no sirve ni de espantapájaros. Por eso se le colaron ocho mil hijos de Alá en Ceuta y Melilla.

Tras fracasar con sus ficticios-expertos en pandemia y ser humillado por la brava Ayuso en Madrid, nadie cree en él y allá donde asoma, le abuchean. Atraviesa horas bajas, afortunadamente está en declive. Pero el gachó se agarra, como un náufrago a su balsa, a los corruptos que lo sostienen a cambio de millones de € e indultos, que le exigen, para dar otro golpe de Estado. Al desaprensivo y siempre gafe, le da igual jugarse España a los dados, que al mus. Mientras él siga en palacio, lo demás se la sopla: pensionistas, vacunas, la UE, que suba la crispación, que bajen los salarios, crujirnos a impuestos, el campo, la pesca, autónomos, policías, militares, sanitarios, parados, taxistas, los sin techo, que se hunda la economía o que Biden no le coja el teléfono… Su ego es lo único que importa.

Pronto se largará de veraneo, agotado por haber mentido tanto. Todo enredó y nada arregló. El estío excita su vena poética… “Hay un tiempo para el castigo y otro para la concordia”, pensamiento de un Premio Nobel bengalí que justifica el perdón (o el indulto), copiado por los amanuenses de Moncloa, al que dio voz este sátrapa inculto, creyéndose Rabindranath Tagore. Quizá quiso y debió decir: “Hay un tiempo para la impunidad y otro para la ignominia”. Él no se entera de lo que dice, se limita a leer lo que plagian sus gregarios.

Sobre indultar a los golpistas. Arrimadas: “Sánchez debe hacer caso al Supremo y no cometer esa “indignidad”, sólo para mantenerse en Moncloa”. Boadella: “Cataluña está en un estado de degradación absoluta y me importa un comino lo que haga Sánchez”. Rosa Díez: “Está en nuestras manos no indultar a Sánchez, el más corrupto de la democracia”. Guerra: “Es políticamente indeseable y jurídicamente no es legal, algunos han confesado que lo harán otra vez”. Pedro J: “Si sigue adelante con los indultos, Sánchez cavará su propia tumba política”. Y Raúl del Pozo: “Supongo que a su majestad no le hará puñetera gracia firmar los indultos”. Bastan seis voces sabias para poner en su sitio al mindundi. Los esbirros del zumbado alegan que: “Los indultos son necesarios, pues la democracia española no puede ser comparada con el régimen autoritario de Turquía”. ¡Chúpate esa! Sánchez es un personaje que se rodea de idiotas. Así le va. Su barco hace aguas, el sanchismo se va a pique.

…y cierra Europa
EDITORIAL. https://gaceta.es  29 Mayo 2021

La Unión Europea actual, por desgracia, no se parece en nada a aquella idea primigenia que podría haber supuesto la salvación de las naciones europeas dominadas por ese mecanismo artificial, esa superestructura oligárquica que las ahoga y que se llama ‘el Estado’. Se nos vendió la idea de una Unión de Naciones Soberanas y cuando se le dio una forma definitiva, nos encontramos una Unión de Estados Dependientes que avanzó a toda prisa hacia lo que hoy padecemos: una sovietización burocrática que camina, inexorable, hacia la destrucción del concepto de nación como cementerio de nuestros antepasados y patio de recreo de nuestros hijos que merece ser defendido.

En realidad, en Europa, nada parece que merezca la pena ser defendido, salvo tasas, regulaciones y mecanismos centralizados de ineficacia. La Unión Europea abomina de su pasado cultural, civilizador y cristiano y sus burócratas desdeñan la integridad de las fronteras de Occidente, que no sólo son físicas, sino sobre todo morales.

Nada esperamos de aquellos Estados europeos rendidos al consenso socialdemócrata, burócrata y nihilista cuyos gobernantes abrazan la idea genérica del gran reinicio y la liquidación de Occidente como fuerza civilizadora. Al mismo tiempo, lo esperamos todo de las naciones periféricas que por su pasado forzoso comunista conocen a la perfección el mal y la forma de combatirlo. Sólo una acción decidida de unidad de naciones y nacionales, de europeos libres, conseguirá frenar la deriva hacia la ruina de Europa.

En este sentido, celebramos la iniciativa política del líder de VOX, Santiago Abascal, que cuando las fronteras españolas, que son las fronteras europeas, son atacadas y las ciudades, invadidas, ha viajado a Hungría y a Polonia para reunirse con el primer ministro Viktor Orbán y el líder del partido polaco Ley y Justicia, Jarosław Kaczyński, para unir las voluntades de resistencia de dos de las naciones que con más determinación —y al coste que sea, como ya hemos comprobado— se niegan a que su identidad sea sepultada por una avalancha de políticas identitarias globalistas.

«Humanidad», para Sánchez, significa aferrarse al poder
OKDIARIO  29 Mayo 2021

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene decidido conceder el indulto a los golpistas catalanes, en contra del criterio del Tribunal Supremo. Hasta ahora, los argumentos de Pedro Sánchez han rozado el delirio -lo de la concordia como contraposición a la venganza ha sido un disparate, reconocido incluso por el mismo PSOE-, una justificación tan carente de hondura que ha provocado la reacción en contra de los sectores más moderados del socialismo.

Si finalmente otorga la medida de gracia y ésta es recurrida ante el Supremo -como parece evidente-, el Gobierno de Sánchez tendrá que detallar los motivos de los indultos. Uno de los argumentos contemplados será que los indultos son una «expresión de humanidad», según una respuesta del Gobierno en el Senado: «El Gobierno valora las razones de justicia, equidad y utilidad pública» que, en cada caso y a la vista de sus circunstancias concretas, le llevan a otorgar el indulto, siendo su «finalidad» la de «atenuar la excesiva dureza de las penas»en casos concretos». «Se fundamenta, de este modo, como mecanismo de equidad y expresión del principio de humanidad». No parece, en todo caso, un argumento jurídico solvente para defender la libertad de quienes ni han asumido la responsabilidad de sus actos, ni han expresado arrepentimiento alguno. La «humanidad» tras la que quiere parapetarse el Ejecutivo socialcomunista es una razón sin fundamento, un mero instrumento retórico para inflar un indulto que tiene que motivarse con más peso, según expertos consultados por OKDIARIO.

La concordia frente a la venganza, o la humanidad, son meras expresiones que tienen que llevar aparejadas motivaciones jurídicas, que es algo que el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez va a tener complicado defender. En realidad, la gran cuestión de fondo -no nos engañemos- es que Pedro Sánchez no puede motivar sus argumentos verdaderos para conceder el indulto, porque en ese caso tendría que asumir que la única razón para el perdón a los golpistas catalanes se debe a que los golpistas catalanes son quienes le mantienen en el poder. De ahí que apele a la «humanidad». Pura hipocresía.

El Falcon bien vale un indultazo
Eduardo Inda. larazon 29 Mayo 2021

Enrique IV pasó de ser un humilde rey de la Navarra francesa a convertirse en el monarca de todos los franceses. Pero para ello hubo de abjurar del protestantismo y abrazar la fe católica. No se lo pensó ni medio segundo. Suya es una de las frases más célebres de todos los tiempos: «París bien vale una misa». El epítome universal del pragmatismo. Sántxez no será Enrique IV ni en setenta reencarnaciones porque para eso debería ser más culto y, sobre todo, mejor gobernante. A lo que sí gana al hugonote y a todo dios es a desahogo. Lo del indultazo a los golpistas catalanes lo adelantamos hace tiempo pero nunca pensamos que la justificación y la plasmación fuera tan obscena.

Lo del presidente parafraseando al delincuente Junqueras, que en el juicio en el Supremo declaró que la condena representaba «una venganza», es vomitivo. Significa tanto como poner en tela de juicio todo el ordenamiento, desde el Código Penal hasta el Civil, pasando por el Mercantil, el Administrativo, la Constitución o cualquier norma de rango menor. Por esa regla de tres es una vendetta meter cadena perpetua al malnacido que asesinó a sus dos hijos con una motosierra, enviar 12 años a la cárcel a un pederasta y encerrar 54 a uno de los islamistas que participaron en el asesinato de 16 ciudadanos en La Rambla. Lo mismo cabría colegir de la ejemplar condena de 30 años decretada en 1982 a los ejecutores, que no cerebros, del 23-F: Milans y Tejero. Lo de Armada, el militar más próximo a Juan Carlos I, quedó en una broma: seis años. El a la sazón presidente, Calvo-Sotelo, expresó su pesar por «la benevolencia» de la sentencia, recurrió y en 1983 el Supremo igualó a los tres. Les impuso tres décadas de reclusión, entre el doble y el triple de la sanción recaída sobre los tejeritos catalanes. O más porque ahí no hubo malversación. Contrasta la lógica dureza de aquella sentencia por rebelión con la impuesta por sedición a gentuza que hizo lo mismo: perpetrar un «putsch» para acabar con el orden constitucional. Por cierto: ni en uno ni en otro caso hubo víctimas mortales. La decencia del superlativo Calvo-Sotelo es inversamente proporcional a la de un Sántxez que no sólo se cisca en el Supremo, en el Estado de Derecho y en la separación de poderes, sino que, además, nos toma por gilipollas.

Su indulto por conveniencia, «autoindulto» en brillante acepción de Marchena, constituye un acto de prevaricación como la copa de un pino. Otorgar una medida de gracia para beneficiarte tú está expresamente prohibido en el artículo 102 de la Constitución. La gravedad de la decisión que va a tomar el peor presidente de la historia es tanto mayor cuanto supone un golpe de Estado sobre el golpe de Estado. Por el Falcon, el Airbus 310, el SúperPuma, el Palacio de La Moncloa, Quintos de Mora y Doñana no puedes cargarte la democracia. En el pecado llevará la penitencia. Tamaña traición no le saldrá gratis electoralmente y espero que tampoco legalmente. A la Sala de lo Contencioso y a su presidente, César Tolosa, nos encomendamos. De su resolución depende que España continúe siendo una democracia de calidad o degenere en «banana republic». No es ninguna broma.

No la fastidies de nuevo, PP
Carlos Dávila. okdiario 29 Mayo 2021

Parece mentira, pero los síntomas no son buenos: cuando todo apunta a que el Partido Popular, tras el triunfo inconmensurable de Ayuso el 4 de mayo, está recuperando el resuello y, según apuntan todas las encuestas sin excepción, aparece como candidato firme a ganar las próximas elecciones regionales en muchos territorios y, desde luego, las generales en España entera, empiezan a percibirse signos inequívocos de celos y recelos, de “peros” y “sin embargos”, de “¡qué se ha creído éste o ésta!”, de “en el PP no toleramos los virreyes”, y de otras tantas lindezas que, encima, expandidas por los medios afectos al Gobierno social leninista (que son casi todos), caminan en la dirección de abrir grietas en un partido que ahora mismo goza de las mejores expectativas de voto desde los tiempos de Rajoy.

Por un lado, están, muy visibles, los que intentan restar mérito a la victoria de Ayuso presentándola como coral, fruto únicamente de un trabajo compacto, generoso y extraordinariamente hábil de todo el partido en común. Es una comprensible reivindicación de los que, por lo demás, recuerdan que fue Pablo Casado en persona quien eligió a Diaz Ayuso como ‘su’ candidata a la Comunidad de Madrid. Esta facción, muy revoltosa en estos momentos, no quiere acordarse sin embargo de otra constancia igualmente relevante: cuando Ayuso aceptó el desafío que le planteaba su, entonces, mecenas político, los mejores sondeos otorgaban al PP apenas veinte escaños en la Asamblea regional, muy lejos desde luego, de los sesenta y cinco que ha obtenido hace veinte días.

Por otro lado, e igualmente agitados, se mueven los que depositan en Ayuso la gran, casi única, responsabilidad del memorable triunfo. Aducen, como prueba evidente, la escasa presencia de los dirigentes nacionales del PP en la campaña electoral pasada y, además, exhiben algunas medidas diferenciales con las propuestas regionales y nacionales del PP. Reclaman además para Ayuso una independencia, por lo menos una amplia autonomía, en la gestión y desarrollo de la victoria, y niegan absolutamente que la elección de algunos cargos ejecutivos del Gobierno de Madrid (por ejemplo, el de Enrique López como consejero de Justicia) haya sido promovida desde la sede central de Génova. Es decir, pequeños matices que, de engordar como está comenzando a verse, pueden abrir grietas irreparables en las relaciones entre el PP nacional y el PP madrileño.

De ser inteligentes, como sin duda lo son, los líderes de una y otra parte, deberían empeñarse en clausurar estas discrepancias, de criterio y de acción, antes de que se conviertan en insalvables. La historia del centroderecha en el país está trufada de episodios o de egocentrismos que, a la postre, fueron perjudiciales para el éxito de sus apuestas electorales. ¿Qué ocurrió entre Suárez y Landelino Lavilla? ¿Qué pasó entre Fraga y Miguel Roca? ¿Quién denostó más a Aznar que la propia derecha?¿Quién, o quiénes en el IBEX se inventaron a Rivera para zarandear a Rajoy? A estos ejemplos relevantes podrían añadirse muchos otros de más corto relieve territorial. En todo, caso, son el ejemplo de cómo el centro derecha español se tirotea el tafanario con fuego amigo mientras en la otra trinchera la izquierda más procaz se solaza e intenta aprovecharse de las pendencias rivales. O sea, un pan como unas tortas.

Claro está que las victorias siempre gozan de muchos padres y las derrotas no hay quiera adjudicárselas. Escribimos en estas crónicas mucho antes del 4 de mayo, que si los pronósticos de hecatombe para el PSOE se cumplían al pie de la letra, el fiasco sólo tendría un padre, un responsable: el cobarde ‘patricida’ Pedro Sánchez, el mismo que apartó al infortunado Gabilondo con un manotazo, y el mismo que, una vez conocidos los resultados de su personal fracaso, lo depositó en los brazos de los que apenas habían tenido protagonismo alguno en la articulación del fiasco. Ahora, con su enorme desfachatez, Sánchez utiliza a los más torpes de su clase para volcar sobre la ganadora Díaz Ayuso, las especies más tabernarias (cañas, berberechos…) que, al parecer de estos tontos del haba han sido las culpables del clamor electoral de la otra vez presidenta de Madrid.

Todo esto es cierto, como lo es que, en ocasiones, y cuando se trata de festejar una victoria, el balcón de Génova, se asemeja al camarote de los hermanos Marx. Tal es la aglomeración que allí se junta. Es humana esa figura como también que en esta racha cada quien se quiera apuntar su particular tanto. Por eso, hay que depurar también los triunfos. Antaño, muy cercano aún en el tiempo, eran los desastres y ahora la atribución de la gloria. Quizá está de más regresar sobre lo evidente: sin la apuesta de Casado, hoy Ayuso no sería probablemente la dirigente más popular de toda Europa (“y de parte del extranjero”, me añadiría un castizo) y Casado, sin la apoteosis de su candidata, no estaría en condiciones de disputar con ventaja la Presidencia del Gobierno al tipo más rechazado entre los mandatarios de la Unión, a Pedro Sánchez.

Por lo menos, nos debemos poner de acuerdo en esto. ¿Y después? Pues en tratar de convertir lo que ha hecho Ayuso en Madrid en lo que tiene que hacer Casado en toda España. Este no es un deseo partidista; es la decantación de la imperiosa necesidad que tiene España de librarse de un individuo que ya ni siquiera puede salir a la calle porque le arrasan los pitos, los abucheos y los incómodos insultos. Es tal la perversión a que nos ha llevado este gañán de la política que ahora pretende disputar a Pfizer, Moderna o AstraZeneca la invención de la vacuna, que urge un movimiento de contestación general expresado en todas las urnas que se vayan abriendo. Este es el menester que debe ocupar al centro derecha. Está en juego la supervivencia de la propia Nación. La que Sánchez ha vendido a la peor ralea que se pueda conocer: terroristas, independentistas, bobos de Teruel o Ávila, y caraduras que ceden sus apoyos a cambio de dádivas sin cuento, lo próximo el indulto a los carteristas de la sedición. Frente a todo esto: ¿qué cuentan los “peros…” o los “sin embargos…”? ¿Va a dejar otra vez la derecha que la izquierda barrenera se aproveche de sus miserias? ¿Sois tontos o qué? No la c…..s otra vez más please. ¡Ah! Y perdón por el escatológico casticismo.

¿ Otra vez el PP ?, no gracias
Nota del Editor  29 Mayo 2021

Hay mucha gente que aún no se ha enterado de que el problema de España es el PP y el PSOE. Ambos grupos mafiosos (en grados distintos) deben desaparecer.

El PSOE por su acción destructora y el PP por su inacción destructora.

¿Bipartidismo? ¿Qué bipartidismo?
Enrique Domínguez Martínez Campos. https://rebelionenlagranja.com 29 Mayo 2021

El PP, desde que se refundó Alianza Popular (AP) de Fraga para convertirse en el Partido Popular en 1990, ha venido predicando el bipartidismo como fórmula ideal para gobernar España.

Algo así como el que iniciaron Cánovas y Sagasta en 1885 con el Pacto de El Pardo. Por eso, a partir de 1990 ese bipartidismo debía ser el representado por PSOE y PP. Pero este último no pareció tener en cuenta que las mayorías absolutas podían hacer crisis y ese bipartidismo podía desaparecer. Mejor dicho, podía no estar representado sólo por PSOE y PP.

Eso sucedió bien pronto, en 1979, cuando se celebraron las elecciones municipales y el PSOE no tuvo inconveniente alguno para aliarse con comunistas y separatistas para gobernar en las principales capitales de España.

Y volvió a suceder en 1993 a nivel nacional, cuando el PSOE de González no alcanzó la mayoría absoluta y se echó en brazos de Pujol para gobernar. Lo mismo que le sucedió a Aznar en 1996. Y así, los nacional separtistas fueron, durante años, los árbitros de la política española con un poder desproporcionado en relación con los votos obtenidos en las elecciones.

Ahora, después del triunfo arrasador en la Autonomía de Madrid de Isabel Díaz Ayuso (que no del PP), he oído al presidente del partido, Pablo Casado, que lo que pretende es “volver al bipartidismo”, se supone que con PSOE. Eso sí, con la idea de que sea el único partido de España que ocupe todo el espacio político desde el centro a la derecha, todo. Con mucha gestión y pocas ideas.

No me cabe duda de que este hombre, como todos los que fueron máximos dirigentes de PP, ha sido y sigue siendo un utópico, o bien tiene alma de cántaro.

Señor Casado, el PSOE ya ha demostrado desde que se creó en 1879, que es capaz de aliarse con quien sea para hacerse con el poder. Incluso a base de golpes de Estado. Se ha aliado con comunistas, republicanos, anarquistas, separatistas, antisistema y con los herederos de los terroristas de ETA. Es decir, con todo lo que pueda estar mucho más a la izquierda que su izquierda.

Desde que se aprobó la Constitución en el 78, en la que caben interpretaciones y cualquier partido por muy de extrema izquierda que sea y que se rebele contra la unidad de España, el PSOE siempre ha podido aliarse con algunos para gobernar. Incluso formando un bloque frentepopulista. Aunque nos haya costado a los españoles esfuerzo, sudor y lágrimas y normalmente la ruina.

Pero dígame, señor Casado, con quién se ha aliado el PP para gobernar cuando no ha logrado mayorías absolutas. Pues con los separatistas, ¿o no es verdad? Porque, desde que tomó la batuta Aznar para dirigir al PP, no admitió que nadie se colocara a su derecha, no permitió que nadie le hiciera sombra. Él, y parece que usted, creen que, como Gary Cooper, pueden quedarse solos ante el peligro. Y, al final, se han aliado con los separatistas, vascos o catalanes, para que fueran éstos los que impongan sus condiciones.

Son tan inteligentes que, diciendo una y otra vez que el PP es un partido de centroderecha, ha actuado políticamente como de centro pero olvidándose de la derecha. Por eso compadrean, se avienen, asumen, acuerdan o se arrugan cuando el PSOE les pide o exige que, para que ustedes puedan lograr esto, tienen que darles a ellos mucho más, es decir, lo otro multiplicado por diez.

Un error desde el principio
Éste ha sido, desde 1978, el error monumental primero de AP y luego del PP. Creer en el bipartidismo limpio y puro. Cuando el PSOE, que no tiene escrúpulos políticos, se alía con quien haga falta para hacerse con el poder.

Hace ya muchos años, casi 45, que el bipartidismo que usted desea ha sido parasitado por partidos que, o bien desean acabar con la Constitución o destrozar la unidad de España. Por eso hoy estamos como estamos a nivel nacional. Por eso “hemos llegado hasta aquí”. Por un bipartidismo enfermizo, falso, no homologable al de otras naciones, o bien por los complejos de su partido.

De ahí que el PP, señor Casado, ha sido tan culpable como el PSOE de “haber llegado hasta aquí”. En lugar de enfrentarse a base de ideas y sin miedo al PSOE, a los comunistas que deben ser condenados y combatidos como exige el Parlamento europeo, o ilegalizar a todos aquellos partidos que buscan, simple y llanamente, la destrucción de España, ha contemporizado con todos ellos. Eso sí, a base de muchas condenas y pocas realidades.

No sólo ha admitido las leyes de ingeniería social elaboradas por el PSOE, sino que comparte con él el mantenimiento de las dichosas Autonomías, focos de corrupción con pérdidas de miles de millones de euros y gasto descomunal para pagar a miles de políticos, asesores, observatorios, chiringuitos, etc. Es decir, facilitando que muchos se hagan millonarios mientras que los españoles de a pie soportan la mayor presión fiscal de toda Europa. ¡El gasto público, señor Casado! ¡Basta ya de tanto despilfarro para beneficio de unos y el sacrificio de muchos!

Por eso, llegados aquí, la pregunta es obvia: ¿prefiere mantener el bipartidismo parasitario que ya conocemos, o tener a su derecha un partido constitucionalista, sin miedos ni complejos, diciendo verdades como puños, decidido a acabar con ese despilfarro, con las leyes de ingeniería social de las izquierdas, que defienda a la Corona y, sobre todo, la unidad de España? ¿Cree usted que ese partido, como dicen el PSOE y todos sus socios, es de extrema derecha? Naturalmente, me refiero a VOX.

O esto último o tendrá usted que volver al compadreo, al acuerdo con este PSOE o con cualquier PSOE, a echarse en brazos de los separatistas o vaya usted a saber con quién. De verdad, en España, con el PSOE de por medio, ¿cree usted en el bipartidismo?

Usted mismo, señor Casado.

Enrique Domínguez Martínez Campos
Coronel de Infantería DEM (R)

El pulpo Sánchez
Rafael Bardají. https://gaceta.es  29 Mayo 2021

¿Se acuerdan ustedes de Paul, aquel pulpo alemán que clavaba con precisión el siguiente campeón en el Mundial de fútbol? Pues bien, esta semana hemos sabido que nuestro flamante y siempre sonriente presidente, D. Pedro Sánchez, quiere asemejarse a la inteligencia del cefalópodo, no ya averiguando quién ganará el Mundial, sino, nada más y nada menos, que cómo será España (y el mundo) en 2050.

Hay quien atribuye la frase a Mark Twain o a Albert Einstein, yo, más humilde en mi intelectualidad, prefiero otorgarle la paternidad al jugador de béisbol americano Yogi Berra: “Hacer predicciones es muy difícil, particularmente sobre el futuro”. Quiero creer que Sánchez ya se habrá dado cuenta. No sólo se enteró de la dimisión de su vicepresidente primero por YouTube, sino que su flamante teatralización del informe España 02050 (que escribe con un cero a la izquierda), quedó apenas en nada porque en ese justo momento el Rey de Marruecos se la estaba jugando, impulsando a que miles de sus ciudadanos entraran por las buenas y por las malas en Ceuta. Un presidente que no ve lo que le va a suceder en unas pocas horas, pretende hacernos creer que tiene una infalible bola de cristal para saber qué va a ocurrir dentro de 30 años. Ahí es nada.

En su descargo, nos cuenta con que su informe ha sido redactado por los mejores expertos del momento. Pero pasa que los españoles estamos ya un poco hartos de sus expertos, cuando en verdad existen. Ahí quedó la historia del comité sobre la pandemia del que no se podía saber quién lo formaba porque no lo integraba nadie, siendo todo otra de sus mentiras. Aún más, sobre la capacidad de los expertos de ver el futuro se me viene a la cabeza una anécdota que alguien le debería haber contado ya a nuestro fatuo presidente: al comienzo de la década de los 80, el todavía correcto semanario The Economist llevó a cabo un sano ejercicio de futurología. Preguntó primero a relevantes expertos, luego a periodistas y políticos y, por último, al sindicato de basureros de Manchester, sobre cómo sería el mundo 10 años después. La revista guardó una década las respuestas y cuando finalmente las leyó, su sorpresa fue mayúscula: quien más se desvió fueron los expertos y quienes más acertaron, por su sentido común, fueron los basureros. Y quien todavía siga creyendo el sabio juicio de los expertos, por favor, que repase las ruedas de prensa de nuestro experto favorito, Fernando Simón, y sus cosas como “no va a habrá más de uno o dos casos, a lo sumo” y “no va a haber tercera ola”, entre otras muchas lindezas.

Es verdad que hay algunas profecías que se autocumplen. Me viene a la cabeza el caso del emperador romano Caracalla (Marco Antonio Severo en su nombre oficial). Consultando a alguno de sus augures predilectos, éste le dijo que iba a ser sucedido por el general Macrinus (no confundir con el senador Marcos Aurelio Macrino). Cuando el general supo de esa profecía, no tuvo más remedio que asesinar al César antes de que éste le matara a él. Y, de esa forma, cerró el círculo haciendo realidad algo que no tenía por qué haber sucedido. Pero la mayoría de los augurios, se quedan en mera palabrería. O son muy vagos como para sacar conclusión alguna, o se refieren a acontecimientos muy remotos y lejanos en el tiempo y, por tanto, inverificables. Nadie sabe a ciencia cierta qué predicciones concretas hizo Nostradamus, por ejemplo.

Lo bueno del informe España 02050, no obstante, es que sabemos, con casi certeza, que su contenido no se va a cumplir. Pero lo mejor, es que podemos impedir que se cumpla. La solución es verdaderamente simple: echar a Sánchez cuanto antes. No dentro de dos décadas, sino ya. Y para eso, créanme, no hace falta ninguna bola de cristal.

El asedio del parador de Ceuta
Iván Vélez. https://gaceta.es 29 Mayo 2021

El pasado 24 de mayo estaba prevista la celebración de un mitin protagonizado por Santiago Abascal en la ciudad de Ceuta. A las 20 horas, el acto, que debía celebrarse en la Plaza de los Reyes, se desplazó a la Plaza de Nuestra Señora de África, vacío urbano flanqueado por la catedral ceutí, la iglesia del mismo nombre y el Parador de Ceuta, edificio construido hace medio siglo sobre las murallas -de hecho, antes de ser parador, fue el Gran Hotel La Muralla- del antiguo Parque de Artillería que hace las delicias de los amantes de la arquitectura del turismo desarrollista que tan honda impronta dejó en cierto cine de la época. Para completar la escena, es obligado señalar que en el centro de la plaza se alza un monolito neogótico en recuerdo a los soldados españoles caídos en la Guerra de África de 1859-1860, inaugurado el 4 de mayo de 1895, en cuya base se conservan bajorrelieves de bronce alusivos al general Prim y sus voluntarios catalanes.

Como antecedente inmediato de esta jornada, ha de señalarse Abascal se había desplazado a Ceuta la semana anterior, en medio de la invasión orquestada por el régimen marroquí como represalia al acogimiento, por parte del Gobierno español, del líder del Frente Polisario, Brahim Gali. El enorme éxito cosechado por el presidente de VOX, contrastó con desprecio e incluso los graves insultos que recibió Pedro Sánchez durante su visita a la ciudad. Era, pues, previsible, que toda la maquinaria manejada por quienes gobiernan la ciudad, es decir, el PSOE y el PP, se pusiera en funcionamiento para evitar la repetición de semejantes imágenes. El primer paso se dio en los tribunales, donde se interpusieron todas las trabas posibles para evitar la celebración del acto. El segundo pude presenciarlo en primera fila.

A eso de las seis de la tarde, con todo el colectivo de VOX desplazado a la ciudad, es decir, con representantes de Andalucía, Canarias, Melilla y la propia Ceuta, además de Abascal y sus acompañantes, alojados en el parador, dio comienzo a una concentración en la plaza, fuertemente vigilada por efectivos policiales y antidisturbios. Según avanzaba la tarde, el número de asistentes fue en aumento, al tiempo que comenzaban a aparecer algunas banderas nacionales recién estrenadas, dada su pulcritud. Banderas a las cuales se unió posteriormente la de Palestina, cuyos colores se pueden ver en algunas tapias del barrio del Príncipe, lugar desde el que se jaleó, la semana anterior, a quienes entraban en España en avalancha. Un tenue cordón policial, siempre en retroceso, apenas contenía a una turba que llegó a superar el medio millar de personas y que comenzó a proferir una serie de gritos. Dos de ellos me llamaron la atención particularmente.

El primero fue el de «¡Pedro Sánchez, presidente!», tras el cual se oculta algo más que el antagonismo entre dos rivales políticos. El grito no sólo recuerda a quien lo escuche, particularmente a Abascal, la victoria política de Sánchez, sino también la reivindicación de la tan cacareada España plural, antesala de su disolución nacional en favor de una estructura confederal, cuando no en la renuncia a parte del territorio nacional en favor de otras potencias, basada en telúricas y metafísicas identidades. El segundo de ellos fue el célebre Allahu Akbar, esto es, «Alá es grande», que los oídos más pánfilos interpretan ingenuamente como un simple canto al poder del dios del Corán, pero que los más afinados entienden como una amenaza en toda regla, toda vez que la fe mahomética divide a los hombres entre sometidos y cafres.

Según caía la tarde, el gentío, del cual formaban parte, en distinto grado de agresividad, elementos vinculados al narcotráfico, alguno de ellos con crímenes a sus espaldas, personal ebrio de, entre otras sustancias, multiculturalismo e, incluso, algún que otro afecto al PP y, naturalmente, al PSOE y a otras formaciones políticas más promarroquíes, fue creciendo y cercando el parador, a cuyo vestíbulo llegaban el rumor exterior y algún impacto de guijarros. Confiado en la disolución de la concentración, el máximo mando policial, no frenó el avance de la masa voxfóbica, que llegó a plantarse en las mismas puertas del hotel, hasta el punto de estar a punto de entrar en él por la puerta de aparcamiento, en el que fue el momento de máxima tensión, finalizado por una serie de detonaciones disuasorias.

Quedaba, no obstante, un tercer acto, el protagonizado por los representantes de PP, PSOE, MDyC y Caballas en la Asamblea de Ceuta, que firmaron una declaración institucional para arrojar sobre VOX la responsabilidad de lo ocurrido durante la mentada tarde, empleando el habitual argumento de las bondades de una convivencia cada día más desmentida por la realidad.

‘Congreso de la Nación Cubana’: la reacción de la sociedad civil frente a la represión del régimen castrista
supone el primer paso del plan de rescate de cuba
https://gaceta.es/ 29 Mayo 2021

Líderes del exilio cubano en Miami han decidido reaccionar a la falta de representación de los ciudadanos en Cuba como consecuencia del régimen castrista que, desde hace 61 años, controla todas las instancias de poder y han puesto en marcha el “Congreso de la Nación Cubana”, anunciado esta semana.

El nuevo Congreso se ha originado como respuesta de la sociedad civil cubana que no tuvo el espacio requerido para exponer sus denuncias y aportes durante el octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba, celebrado en el pasado mes de abril. Asimismo, es el primer paso del denominado Plan de Rescate de la República de Cuba, una propuesta de los cubanos contra el régimen de Díaz Canel que se lanzó el pasado 20 de mayo, con motivo del 119 aniversario de la Independencia de la nación insular.

El “Congreso de la Nación Cubana” ya ha iniciado su actividad con 63 reuniones en 12 provincias, que se celebraron entre el 13 y el 25 de mayo. “Este es un primer paso dentro del plan que se llevará a cabo hasta que conmemoremos el 120 aniversario de la República de Cuba, en 2022, y ha servido para confirmar el grado de compromiso que tienen los cubanos de adentro y fuera de la isla por la libertad de nuestra nación”, comentó Orlando Gutiérrez-Boronat, directivo de la Asamblea de la Resistencia Cubana.

La necesidad de organizar al pueblo para la lucha por la libertad, lograr una mayor conciencia democrática, ratificar el Acuerdo por la Democracia de 1998, la unidad de los cubanos, trabajar por las necesidades urgentes de la población y la recuperación de la historia nacional son algunos de los temas que se abordaron durante los encuentros del citado Congreso.

Bertha Antúnez, activista cubana por los derechos humanos, explicó que “fueron reuniones que se hicieron sin alertar al régimen, para evitar más represión, en donde se dijo lo que no pudieron decir los cubanos en el Congreso del Partido Comunista, en el que, a su vez, no se reflejaron los verdaderos problemas del pueblo”.

Los próximos pasos del grupo, según aseguró Gutiérrez-Boronat, consistirán en la creación de “comisiones conjuntas para la transición hacia la libertad”, que trabajarán de manera articulada entre activistas cubanos en la isla y otros del exilio para afianzar las funciones del “Congreso de la Nación Cubana”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Colón, el barranco de Sánchez
Javier Somalo. Libertad Digital 29 Mayo 2021

Dice Iván Redondo que él pertenece a la especie de los asesores políticos, que debe de ser como una variante absurda del homo sapiens, y que eso tiene sus consecuencias. Según la tesis del jefe de gabinete superstar de Pedro Sánchez, si cae el asesorado cae el asesor, cosa que sabemos falsa porque no lo hizo con Basagoiti ni con Monago, antaño clientes del magnífico.

Durante una comparecencia ante la Comisión Mixta de Seguridad Nacional y en respuesta a las críticas del PP, Iván el asesor, dijo:

Lo primero que tiene que hacer un asesor es tirarse por el barranco por su presidente y yo lo hago aquí, ahora y mañana y se lo voy a dejar clarito: ahí voy a estar con él hasta el final, con el presidente Pedro Sánchez (…) Para mí es un orgullo trabajar con el presidente de España, pero no sólo un orgullo como ciudadano español… un orgullo por su determinación. Y le diré algo: en estos tres años… usted habla de elecciones pero no sé si quiere que le dé un consejo…, una moción de censura, cinco elecciones ganadas, una pandemia, una crisis económica, Cataluña, Madrid… [exclamaciones lógicas de asombro cuando hace referencia a Madrid] Así está corriendo España. ¿España sabe lo que necesita? Un poquito de estabilidad desde hace muchísimos años, y el presidente se la va a dar porque será bueno para España y bueno para todos, también para ustedes, créame…".

Suponemos que es mejor asesor que orador, o que necesitaría un asesor en oratoria, pero lo que realmente importa ahora es el barranco. Ya se atisba. Está cerca. Si cae Pedro, ya no nos quedaremos a mirar si le acompaña Iván como presume. Pero si cae primero Iván, que todo puede ser con esto de los indultos, habrá que coger sitio en tribuna. Hay barranco, profundísimo barranco y los miembros del Gobierno y el PSOE ya miden los pasos que faltan mirándose de reojo por si hay que soltar la cuerda y dejar que la sujete solo Iván o solo Sánchez. Eso sí que es una desescalada.

Pedro Sánchez va a indultar, contra el criterio del Tribunal Supremo, a unos delincuentes que todavía no han terminado la faena y que presumen de que la acabarán en cuanto puedan. Dijimos que el juicio por el golpe acabó antes que el propio golpe, que no se contuvo como es debido para llevarlo al banquillo y que por eso salió lo que salió en la sentencia. Después trataron de llevarnos a discusiones sobre tipos de delito para no decir que aquel delito era el mayor que cabía cometer en el ejercicio de sus funciones.

Fue un golpe de Estado y hubo violencia, física y social, la misma que ha echado de Cataluña a las personas necesarias para que el nacionalismo no sea dominante. Llevan muchos años violando la Ley sin rodeos pero tienen otra chaqueta para votar presupuestos, mociones e investiduras, así que son delincuentes ma non troppo. Esa será la exposición de motivos que, mal traducida, hablará de diálogo frente a venganza como si la Justicia fuera vengativa, negación de su esencia.

Y como el golpismo —también el terrorismo y el comunismo— es necesario para gobernar hay que corresponderles con medidas de gracia porque además, España necesita, como dice Redondo, "un poquito de estabilidad". En eso tiene razón porque desde que llegó a La Moncloa Zapatero, el patriarca del nacionalismo golpista, todo ha sido inestabilidad nacional. Puso en discusión el término nación y a partir de ahí todo ha sido rodar. Naturalmente, el PP aprovechó sus mayorías absolutas para descansar y llevarse bien con los enemigos que le cortarían la cabeza al menor síntoma de debilidad. Génova siempre quiso un ministro de CiU para aparentar una normalidad que no ha existido jamás. Inasequible al desaliento, el PP se ha empeñado en perseguir la contradicción: la integración del separatismo. Y de ahí las muestras de cariño incluso hacia Oriol Junqueras, que ni siquiera comparte con el PP la orientación conservadora.

El nuevo PP de Pablo Casado y Teodoro García Egea va a protestar contra los más que posibles indultos promoviendo mociones en Ayuntamientos y recogiendo firmas. En el año 2006 el PP consiguió cuatro millones de firmas contra la reforma del Estatuto catalán que alentó Zapatero. En concreto fueron 4.028.000 firmas las que depositaron en el Congreso de los Diputados Mariano Rajoy, Josep Piqué, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, entre otros. 876 cajas en 10 furgonetas. Lo que pedían las firmas era un referéndum nacional con la siguiente pregunta:

"¿Considera conveniente que España siga siendo una única nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?".

Sospecho que 15 años después no hará falta tanta furgoneta. Sobre todo porque después de esta gesta llegaron al poder y se ve que no encontraron las cajas, igual que no veían las urnas o los coches patrulla convertidos en pedestal golpista.

Colón 2.0. La última oportunidad. Cobardes abstenerse
Unión 78 es el enésimo nombre de la pacientísima sociedad civil española que periódicamente sale a la calle sin quemar cajeros para protestar contra políticas del PSOE. Si hacemos memoria, todas las convocatorias han tenido que ver con la claudicación ante el nacionalismo, primero el vasco y después el catalán, los dos caballos de Troya que PP y PSOE han querido tener siempre aparcados en los jardines de La Moncloa. El chantaje se ha cultivado con esmero durante demasiados años.

El caso es que la sociedad vuelve a responder y Sánchez lo teme de veras. Será el domingo 13 de junio, a las 12 de la mañana en la plaza de Colón, escenario de éxitos y complejos. Por eso tenía que ser en Colón, plaza de la verdadera resistencia por más que algunos quisieran salirse de la foto. Tiene razón Cayetana Álvarez de Toledo cuando dice que si un partido te sirve para gobernar también puede sujetar a tu lado una pancarta. Pero claro, habla desde la libertad de la expulsada. ¡Qué pena, Teodoro, qué tremenda estupidez veraniega!

En Colón se pueden ajustar muchas cuentas, no sólo las de Cataluña. No debemos acudir sin recordar que cada viernes desde hace varios meses el Gobierno acerca a presos etarras a cárceles del País Vasco. Cuando todos estén cerca de su casa los veremos salir a la calle. El gobierno vasco tendrá la capacidad legal para hacerlo porque así lo ha querido el gobierno central. Y cada fin de semana tendremos que soportar un homenaje a un asesino, probablemente bajo el balcón de una víctima.

En Colón nos encontraremos a los de siempre: a los que van sin ambages y a los habituales "ciudadanos a título individual" sin la chaqueta institucional. Y hablaremos de los ausentes que no van porque su partido ya estaba sobradamente representado y había que dar el verdadero protagonismo a la sociedad…

Espero de corazón equivocarme y que podamos ver lo que todos deseamos ver, que es lo que más acercaría a Sánchez al barranco que ya menciona Iván: mucha gente con mascarilla en todo momento y con ejemplar comportamiento como de costumbre. Y muchas caras conocidas de los partidos que antes sumaban en uno solo más de 10 millones de votos. No hay otra manera.

El 13 a las 12, con mascarilla, en el barranco de Iván. ¿No queríais Colón? Pues toma dos plazas.

El traidor confeso
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 29 Mayo 2021

Lo que acopla al rey Mohamed VI con el falso republicano Carles Puigdemont es que ambos ambicionan arrebatarle a España porciones de su territorio.

Debería haber sido el titular de primera plana: "Carles Puigdemont se pronunció ayer a favor de Marruecos". Y sin embargo solo fueron dos escuetas líneas descolgadas del texto, casi invisibles, insertadas al final de un extenso y bien condimentado artículo del manipulador Enric Juliana titulado "Marruecos frena, Estados Unidos calla y España acumula tensiones" (LV, 20/5).

Crimen de lesa patria
¿Cómo se explica esta burda tentativa de ocultar la magnitud del crimen de lesa patria que ha perpetrado este prófugo de la Justicia española, al que el pleno del Parlamento Europeo le ha retirado la inmunidad por 400 votos de socialistas, democristianos y liberales contra 248 de ultraizquierdistas y ultraderechistas? La respuesta salta a la vista: los acólitos del sedicioso preso Oriol Junqueras necesitaban el voto favorable de la tropa del traidor Puigdemont para conseguir la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat de Cataluña. Por eso prefirieron no mentar la infamia del traidor confeso en los medios de comunicación subvencionados. Y se consumó el contubernio, sumando a la olla podrida la manada de frikis anticapitalistas de la CUP.

Tampoco tiene nada de extraño que el falso republicano gerundense, portador de toxinas ultramontanas carlistas, se abrace al mismo tiempo con los neonazis flamencos y con los estrategas del déspota alauí. El traidor tomó la iniciativa de dirigirse a la Unión Europea para difamar a su patria precisamente cuando se asistía a la remake en Ceuta de aquella Cruzada de los Niños hacia una mítica Jerusalén que en el 1212 habría costado la vida, según la leyenda, a miles de criaturas en media Europa. Esta vez la movilización del contingente infantil estaba encaminada a anexar a Marruecos una parte del territorio español con la colaboración mediática de este renegado malnacido.

Labor de zapa
Lo que acopla al rey Mohamed VI con el falso republicano Carles Puigdemont es que ambos ambicionan arrebatarle a España porciones de su territorio. La diferencia reside en que el primero necesita violar la frontera de este país, que es la de Europa, en tanto que el segundo desarrolla su labor de zapa mediante la tropa que él controla desde Waterloo y que actúa dentro del espacio codiciado. Diferencia esta, además, que el gran felón que okupa la Moncloa aprovecha para colarle a la opinión pública otro de sus muchos camelos cuando promete "garantizar la integridad territorial de España con todos los medios". Claro que sí, cuando se trata de un invasor extranjero, igualmente rechazado por el resto de Europa. Pero las cosas cambian cuando Frankenstein teje alianzas con el monstruo autóctono al que ofrece mesas de diálogo, indultos, amnistías, reformas del Código Penal y el ninguneo de la Monarquía a cambio de su apoyo.

Si practicamos la autopsia de dicho monstruo tropezamos con órganos que parecen injertados contra natura pero que son indispensables para mantener en pie a su creador. La fisonomía y la piel han sido extraídos del cadáver insepulto de don Partido Socialista Obrero Español, para no asustar a la buena gente. El resto lo componen vísceras agusanadas de cepas anacrónicas con genes comunistas, terroristas y racistas. En este totum revolutum sobresale, nuevamente, el traidor Puigdemont, ariete del doble embate contra la soberanía de España: el del expansionismo marroquí y el del rupturismo fóbico de la tropa que él maneja..

Híbrido emponzoñado
Ahora la tropa Junts per Catalunya liderada por el cómplice del irredentismo marroquí forma parte del Gobierno de Cataluña. Vaya híbrido emponzoñado. Un Gobierno cuyo presidente se estrenó prometiendo "hacer posible la culminación de la independencia de Cataluña", con la amnistía de los sediciosos y el referéndum de autodeterminación a corto plazo. Así fue como se fraguó el pacto entre ERC y JxCat para repartirse el poder con duelos barriobajeros por las poltronas, en el apogeo de los cuales el cipayo Puigdemont reprochó a sus socios de ERC que tuvieran un relato "falso, perverso e inmoral" (LV, 22/5). No es extraño, por lo tanto, que puigdemontistas y junqueristas se cruzaran acusaciones de traición. Ambos son traidores. A España. Y a Cataluña.

Se entiende la acusación de traición a España, porque, al igual que el rey de Marruecos, pretenden despojarla de una parte de su territorio. Pero ¿por qué a Cataluña? Pues porque desde que pusieron en marcha el proceso de ruptura con España socavaron tenazmente la potencia económica del Principado y desgarraron cruelmente el tejido de convivencia social y cultural en las familias, los círculos de amigos y los lugares de trabajo. Hasta que llegaron estos fanáticos, Cataluña había sido un modelo de sociedad progresista, emprendedora, innovadora, cosmopolita, abierta a todas las corrientes de pensamiento. Pero los usurpadores se propusieron empobrecerla y degradarla con una avalancha de discriminaciones políticas, étnicas y lingüísticas marcadas por el tribalismo cainita para así dominarla mejor.

Los números cantan
Estamos a tiempo de parar esta aberración involucionista. En la sociedad catalana aún predomina una mayoría racional, a pesar de la coacción, la intimidación y el soborno rampantes. Los números cantan. En los últimos comicios, los secesionistas solo cosecharon el 26 por ciento del censo electoral. Según la encuesta de GAD3, "el rechazo a la independencia sube al 52%, contra el 42% que la apoya" (LV, 17/5). Únicamente el 12% de los catalanes y menos del 25% de los electores secesionistas apoyarían una nueva declaración unilateral de independencia. En fin, el 36% habla mayoritariamente en castellano, el 27,8% mayoritariamente en catalán y el 35,5% indistintamente en ambas lenguas.

La única verdad incontestable es la que ratificó la ministra de Defensa, Margarita Robles: "España defenderá su integridad territorial por todos los medios. Sin aceptar chantajes". Esto implica que no se permitirá que los enemigos externos crucen nuestras fronteras. Pero igualmente debe significar que tampoco se permitirá que actúen dentro de nuestras fronteras los traidores a la patria que fomentan el embate contra la integridad territorial, ya sea en connivencia con potencias extranjeras o concertando alianzas espurias con nuestros gobernantes sin escrúpulos, émulos de Quisling y Petain.

Afortunadamente la Constitución nos garantiza que el Rey y las Fuerzas Armadas continuarán custodiando la intangibilidad de la soberanía nacional y de las instituciones democráticas, con el respaldo de la sociedad civil, como se acaba de comprobar en Madrid.

La sentencia del 17A admite que las víctimas han sido "las grandes olvidadas"
La sentencia por la que la Audiencia Nacional ha condenado a tres supervivientes de la célula que perpetró los atentados yihadistas del 17 de agosto de 2017 en Cataluña, en los que fallecieron sus autores directos, admite que las víctimas han sido "las grandes olvidadas" durante la instrucción de esta causa
M.M. Estrella Digital 29 Mayo 2021

Las acusaciones en esta causa, entre ellas la Asociación Víctimas del Terrorismo, pretendían que estos tres acusados, o al menos los dos principales -Mohamed Houli, quien resultó herido en la explosión en Alcanar (Tarragona), y Driss Oukabir, quien alquiló la furgoneta del atropello en Las Ramblas de Barcelona-, fuesen procesados como coautores de las 16 muertes y de los 140 heridos que se produjeron en los atentados del 17A.

Tanto los dos jueces que instruyeron la causa -Fernando Andreu primero y José Luis Calama después- como la Fiscalía se opusieron a ello y finalmente la Sala de lo Penal, al resolver los recursos, avaló la decisión el procesamiento, si bien dejó la puerta abierta a las acusaciones a dirigirse su acción también por esos delitos, lo que así hicieron, y la AVT pidió prisión permanente revisable para dos de ellos.

Ahora, la sentencia, si bien condena a penas ligeramente superiores a la solicitadas por la Fiscalía para esos dos acusados, rechaza condenarles por las 16 muertes y 140 heridos que se produjeron el 17A como pedían las acusaciones.

"En el presente sumario las víctimas", reconoce la sentencia, "han sido las grandes olvidadas durante la instrucción", lo que, añade, "se ha tratado de paliar reconociéndoles la legitimación para personarse y ejercitar las acciones penales y civiles, otorgando así al menos su derecho a la verdad y el derecho a que se les tenga como víctimas del terrorismo a todos los efectos que establece la Ley dirigida a su protección.

Todo ello, "independientemente de que el auto de procesamiento dictado respecto a los ahora enjuiciados no impute a los mismos los hechos acontecidos en Barcelona y Cambrils" y no puedan ser condenados por estos hechos.

"Las víctimas merecen el reconocimiento de dicha condición que conlleva, además del resarcimiento económico por vía administrativa, el todavía más esencial derecho a la memoria histórica", destaca la resolución.

"Tienen derecho a conocer la verdad, por lo que tienen legitimación aun cuando no exista sanción penal al haber quedado extinguida la responsabilidad" de los autores directos por su fallecimiento, precisa

La Sala reprocha también al juez instructor que la tramitación de la pieza separada que se abrió de fallecidos y de lesionados, no haya sido "lamentablemente" "sistemática", lo que ha impedido conocer "el verdadero número de personas lesionadas en los distintos escenarios, así como determinar el alcance de los perjuicios sufridos desde el momento en que faltan informes periciales forenses, tanto de lesionados extranjeros como de residentes en España".

"En cuanto a los daños materiales el olvido del juzgado ha sido absoluto, ningún ofrecimiento de acciones fuera del que se realizó por Mossos d'Esquadra en el atestado unido a la pieza de daños, ni se practicó tasación alguna", critican los magistrados.

Recuerda al respecto la Sala una sentencia del Supremo que dictaminó que en este tipo de procesos debe darse una "respuesta a la acción delictiva mediante la atribución de responsabilidad criminal individualizada a los autores y partícipes, con la consiguiente sanción en su caso,", además de suponer "el reconocimiento del dolor y del daño, casi siempre irreparables en su integridad, infligidos a las víctimas, a través de la condena penal y de las indemnizaciones pertinentes".

A este respecto, la sentencia señala que no existe base alguna para atribuir al Estado responsabilidad por la explosión del chalé de Alcanar en el que fabricaban explosivos, "único objeto del presente enjuiciamiento", precisa.

"Sucesos como los acontecidos deben llevar a extremar las medidas en todos los órdenes para evitar su repetición, pero no se atisba un actuar negligente de los cuerpos y fuerzas de seguridad que, aun de manera subsidiaria, comporte la responsabilidad del Estado", sostienen los magistrados.

La responsabilidad civil recae por tanto en los dos principales acusados, pero "no por su pertenencia a la célula terrorista" sino por ser autores "de los estragos y de las lesiones".

De este modo, ambos han sido condenados a indemnizar a 31 heridos en los atentados, entre ellos once mossos d'Esquadra en cantidades que oscilan entre los 200 y 30.000 euros por las lesiones y entre los 300 y 180.000 por las secuelas, ésta última se la concede a un agente autonómico con incapacidad permanente para su trabajo tras los atentados.


Recortes de Prensa   Página Inicial