AGLI Recortes de Prensa   Jueves 3  Junio  2021

Falso optimismo ministerial y nubarrones negros sobre España
La dura realidad, el peor enemigo del intento del socialismo de ocultar los datos escalofriantes sobre la economía española
Miguel Massanet. diariosigloxxi 3 Junio 2021

Hasta los personajes que se podían considerar como más sensatos, más preparados, menos falsarios y más equilibrados del actual gobierno de España, no han podido evitar el caer en la política, made in señor Sánchez, de intentar ocultar al pueblo español lo que verdaderamente está sucediendo en nuestro país, la serie de situaciones preocupantes que se derivan de una actuación delirante, descontrolada, desorientada y fruto de lo que se puede considerar obsesión sicopática del señor Presidente, de intentar condicionar toda la política del gobierno en la tarea de conseguir que los votos que, actualmente, lo sostienen gracias a la mayoría de que disponen en las Cortes, principalmente la de los comunistas y separatistas catalanes y vascos, no les fallen en aquellos momentos, como pudiera ser el actual, en que por mucho que la propaganda informativa, dirigida por el señor Iván Redondo, las continuas apariciones de los ministros de Transporte, Economía, Hacienda y la señora vicepresidenta del Gobierno, señora Carmen Calvo, para intentar justificar lo que es más que evidente que no tiene justificación alguna, como es el proyecto, parece que decidido, de que los condenados por sedición y por malversación de caudales públicos obtengan la gracia del indulto. Ante tamaña insensatez, la reacción de una gran mayoría de la ciudadanía española se muestra claramente contraria a que, aquellos que pretendieron descuartizar España separando Cataluña del resto de la nación, se puedan salir de rositas de aquel criminal intento.

No nos convence la señora Calviño cuando, de nuevo, por segunda vez en pocos meses, vuelve a aparecer en una entrevista en la COPE para mostrarse optimista ante la recuperación del país que, según ella, parece estar más que asegurada para un porvenir no muy lejano y, todo ello, siguiendo las pautas económicas, de gasto público, de aumento de impuestos, de encarecimiento de la energía, de incrementar las concesiones laborales, de dar más facultades a los sindicatos, de más intervencionismo estatal en la empresa privada de aquello que, subrepticiamente y de matute van metiendo a personal del partido en puestos claves de las empresas privadas, como un adelanto a lo que pudiera ser un nuevo intento de estatalizar la economía del país. Pero veamos algunos datos que no contribuyen ni mucho menos a este falso optimismo que intenta trasmitir nuestro actual gobierno socio-comunista.

Empecemos por nuestra DP y veamos que, en estos momentos, ha conseguido superar un nuevo récord, alcanzando la estratosférica cifra de 1,32 billones, con “b” de burro, de euros. Una cifra que supera el PIB en un 125%. Cuando un socialista de la categoría del expresidente, señor Felipe González, admite públicamente que: “Cuando todo está mal, aparece ahí un tío (Sánchez, por supuesto) y dice que todo está bien y que el futuro es cojonudo” entendemos que, saliendo de quien sale la advertencia, los españoles que no somos más que meros espectadores pasivos del devenir político de la nación, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar y prepararnos para lo peor. Cuando se nos anuncia que el turismo sigue en coma y que, el número de turista que visitaron España hasta el mes de abril, disminuyó en un 82,6% y lo que aún resulta más preocupante, que el gasto de estos visitantes disminuyó, a su vez, en un 83,3%.

Pero no nos detengamos aquí y veamos la información aparecida en la prensa diaria, en la que se nos habla de que: “El poder de compra de los salarios sufre su mayor caída en 45 años” y que la renta de los hogares españoles cae el 3,3%, francamente, no vemos por parte alguna los motivos de esta absurda satisfacción y optimismo de nuestros mandatarios que parece que más que darnos ánimos lo que intentan es que permanezcamos en la inopia hasta que llegue un momento en que les sea imposible seguir ocultando el desastre de su paso por el gobierno.

Pero, si añadimos que el 35% de las empresas tuvo pérdidas operativas en 2020 y que se cerraron 100.000 negocios y que, otros, siguen tambaleándose (Anuario del Mercado de Trabajo, de Adeco) es muy posible que nuestra inquietud se convierta en pánico. Y cuando, una empresa de análisis como es FUNCA, nos acaba de rematar nuestro pesimismo, advirtiendo de que las ayudas directas del Gobierno por valor de 7.000 millones de euros, parecen insuficientes para revertir esta tendencia; algunos podrían llegar a pensar que quienes gobiernan están tratándonos como a niños a los que no se les pueden explicar según qué tipo de informaciones.

Ahora, eso sí, cuando se trata de salvar la reputación de personajes de la II República, como es el caso del socialista señor Largo Caballero, ahí no le duelen prendas a nuestro presidente, el señor Pedro Sánchez, de protestar porque el Ayuntamiento de Madrid ordenó retirar la placa con el nombre del sindicalista conocido como “el Lenin español”, poniendo al socialista Largo Caballero “como ejemplo de cómo debe actuar la izquierda política, sindicalista y social”. Ignoramos si el señor Sánchez, experto en redactar trabajos de doctorado copiados de otros, en este caso se dejó guiar más por su intento de incordiar al Ayuntamiento madrileño que por atenerse a la realidad de alguien que, en un momento de su carrera política como socialista revolucionario, pensaba que deseaba una República “sin lucha de clases”, para lo cual no se le ocurrió mejor receta que utilizar un método bolchevique muy adecuado: “que desaparezca una clase”, un método, sin duda expeditivo de solucionar el problema. Pero todos ya saben cómo se las gasta este presidente al que el mentir, engañar, desdecirse y afirmar lo contrario de lo que dijo, a los pocos minutos, no es más que una de sus conocidas “cualidades personales.”

Pero siempre hay alguna circunstancia que no se pudo prever. En este caso el monumental lío que se ha producido con el reino de Marruecos. Nadie puede decir que Mohamed VI no sepa aprovechar las oportunidades que se le dan. No en vano ha conseguido convertirse en socio preferido de los EE. UU, situación que no parece haber cambiado con la llegada del señor Biden a la Casa Blanca. El señor Sánchez debió pensar que el monarca alauita se iba a conformar con una explicación superficial sobre la acogida del polisario Galí, cuya extraña y oculta situación en España ha sido el motivo que ha utilizado Marruecos para poner en un brete al gobierno español. Ahora ya no se conforman con que se haya reanudado el juicio por los cargos que se le imputan, sino que ha convertido en una cuestión de orgullo nacional marroquí el hacer tragar sapos a España y a su Gobierno. Y ¿ante una situación tan compleja cómo podemos pensar que esta nulidad que nos gobierna sepa estar a la altura de las circunstancias? Un contexto complicado que, de no tratarse con tiendo y habilidad, pudiera llegar a causar una confrontación no deseada, entre ambos países.

Por mucho que lo intente el señor presidente del gobierno, no va a poder conseguir que esta pifia en la que ha traducido su política catalana, de intentar solucionar mediante juegos de manos y artes mágicas un conflicto de la envergadura del propuesto por los independentistas, no lo va a conseguir porque, por una vez, él y su mano derecha el señor Redondo, han pisado el lodazal en el que se hunden los imprudentes, si no valoran con anticipación lo que puede suceder a consecuencia de sus actos.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, dentro del desconocimiento de lo que se cuece en el palacio de la Moncloa, no podemos menos de pensar que, de seguir por este camino, España corre peligro de convertirse en un país ingobernable. La frase de hoy se la debemos a Napoleón Bonaparte y dice así: “El que quiera hacer historia, primero que aprenda de ella”.

¡Vamos Casado!: Que no es país para pusilánimes
Miguel Ángel Belloso. okdiario  3 Junio 2021

Una vez que Sánchez ha decidido indultar a los golpistas catalanes lo antes posible, ha puesto en marcha su maquinaria mediática para engrasar un asunto difícil de masticar porque, según las encuestas, la mayoría de los votantes de cualquier partido, incluido Podemos, desaprueban la decisión. Da igual. Las televisiones privadas, todas adictas y compradas con dinero público, ya saben lo que tienen que hacer salvo algunos periodistas rebeldes que ofician de coartada como Ana Rosa Quintana o Vicente Vallés. Para el resto de medios de comunicación de esta izquierda silvestre y poco democrática ahí está en primera fila como suministrador del argumentario el diario ‘El País’, la voz del Régimen, al que se supone la mayor reputación y prestigio, y digo se supone porque lo ha perdido desde hace décadas por completo.

El pasado domingo 30 de mayo, ‘El País’ publicó un editorial realmente conmovedor dedicado ‘A los catalanes’ en favor de los indultos. Después de abusar de la prosopopeya habitual para hacerse el conspicuo y el hondo, decía: “este periódico cree que la mejor manera de reconducir la crisis es a través de iniciativas políticas que primero rebajen la tensión y progresivamente recuperen luego en la sociedad catalana espacios de sintonía con el proyecto democrático español”. Y seguía: el indulto “puede facilitar un cambio de clima…para salir del oscuro túnel de años pasados”, sugiriendo arteramente que la gracia puede ayudar a aliviar un problema irresoluble desde hace más de un siglo que sólo tendrá vías de corrección sobre la base de la mano dura legislativa y ejecutiva.

Finalmente, este ‘gran periódico global’, este Grupo Prisa amenazado de continuo por la quiebra, y a la par salvado sin solución de continuidad por el Gobierno y parte del Ibex 35, y que, en justa correspondencia, continúa siendo la voz de su amo, añadía un apartado realmente emotivo: “Puede que un estrecho cálculo partidista anime la acción del Ejecutivo, pero un análisis ecuánime debe reconocer también el enorme daño que con toda seguridad sufrirán los socialistas”… a cuenta de los indultos.

De manera que, resumiendo, el indulto es la vía más apropiada y legítima para aliviar el problema catalán, desarmará a los independentistas, les sustraerá apoyo, servirá para evidenciar que España no es enemiga ontológica de los catalanes, reducirá la fractura social, mejorará la convivencia cívica. ¿A quién podría ocurrírsele esta retahíla de estupideces? Pues sí señores, ya lo han adivinado, a esa privilegiada mente que escribe en ‘El País’ llamada Xavier Vidal-Folch, siempre del lado políticamente correcto, aunque la evidencia empírica haya demostrado con reiteración que el apaciguamiento tipo Chamberlain con los catalanes golpistas, políticos y civiles, no servirá de nada.

En segundo lugar, los medios progresistas tienen otra encomienda. Tienen que propalar que el señor Sánchez, haciendo gala de su capacidad de liderazgo, demuestra una grandeza, una generosidad y una valentía colosal porque, sobreponiéndose a todos los riesgos, está dispuesto a afrontar el desafío que conducirá a una nación mejor, a la concordia, cuando lo que pretende simplemente es asegurar su permanencia en el poder a cualquier precio.

Naturalmente, para que este relato hediondo de los medios progresistas tuviera su complemento perfecto le faltaba un aditamento crucial. Que “el PP y la ultraderecha se unieran en la calle contra los indultos”. Y más aún, que la protesta, que imagino multitudinaria, se vaya a celebrar en la mítica plaza de Colón donde en su momento el expresidente Aznar izó una bandera de España del tamaño de un campo de fútbol. El 13 de junio en la plaza de Colón una plataforma que inspira gente a la que tanto aprecio como Rosa Díez y Fernando Savater han convocado una gran concentración a la que se han adherido de manera automática el partido del señor Casado, Vox y quiero pensar que Ciudadanos, aunque con estos nunca se sabe.

El PP y Ciudadanos andan con las tonterías y complejos de costumbre, preocupados con la famoso foto que saldrá de allí, y esto es lo que espera el petimetre para repetir que en Colón se juntan siempre todos los fachas a los que hay que detener al grito de ‘No pasarán’. ¿Pero quién lo cree a estas alturas? Iván Redondo y su jefe todavía no se han dado cuenta de que todo ha cambiado desde las elecciones madrileñas en las que Ayuso les infligió una derrota impúdica. Piensan que todo sigue igual, que pueden explotar los mismos mantras del pasado y que les seguirán dando rédito, pero están equivocados.

No hay mejor prueba de su credibilidad terminal que lo sucedido con la segunda dosis de la vacuna AstraZeneca, que, desaconsejada por el Ejecutivo, es la que ha elegido la mayoría de los afectados, a pesar de las informaciones criminales de la ministra Darias sobre los trombos que se habían producido después de la primera inyección, cuya relación causal jamás se ha probado. Nadie, o para ser sensatos, muy pocos en este país se fían de un Sánchez a la deriva sólo sostenido por los dispuestos a tirarse al barranco con él.

Los que han aprendido tan poco del desastre de Madrid aún sostienen que la foto de Colón excita a Sánchez, defienden que puede ser un balón de oxígeno para el presidente justo cuando más feo se le ponía el asunto y que, aunque la protesta y la manifestación es legítima y necesaria, quizá no tanto su oportunidad política. Yo me quedo con este tuit de Juan Carlos Girauta, que no es sospechoso de cobardía: “El 13 de junio nos veremos en Colón. Habrá fotos. Absteneos los pusilánimes”.

Como parte fundamental de la estrategia, la línea de ataque directo de los monclovitas irá directamente hacia este “Casado dispuesto a quemar las naves”, que parece haber regresado a la línea más dura de oposición arrastrado por los halcones de la derecha, espoleado por la victoria de Ayuso en Madrid, y seguro que algunos barones y los melifluos de costumbre del PP harán estos días sus observaciones, temerosos por el riesgo de perder la estúpida centralidad con un asunto tan delicado como explotar la calle, que ha sido siempre patrimonio de la izquierda.

Ya saben cuál es mi opinión. Como de Vox me fío, creo que Casado tiene que sacudirse de una vez el pesado lastre del fuego amigo y hacer una oposición visceral, tiene que castigar el hígado de Sánchez permanentemente, a todas horas, no hay nada digno de pactar con él, tiene que seguir bloqueando la renovación del Poder Judicial para preservar la independencia de la institución, y debe refutar todo lo que provenga de este Gobierno siniestro que jamás ha buscado ni deseado nada bueno para el país que no sea confrontación y discordia civil.

La victoria apabullante de Madrid ha inaugurado un tiempo nuevo. Ya no es la hora de los reparos, de los remilgos y de los complejos. Lo que está en juego es la defensa de la unidad territorial y del Estado de Derecho que ha permitido el desenvolvimiento más bien que mal del país desde la Transición. Ya hemos aceptado con una naturalidad total que nos llamen fachas. Y lo peor para ellos, para los enemigos, para Sánchez e Iván Redondo, es que ya no cuela, que ya nadie los toma en serio. El 13 de junio hay que ir masivamente a Colón para excitar a Sánchez, para sentar las bases de su precipitación por el barranco.

Cero en Selectividad
EDITORIAL. https://gaceta.es 3 Junio 2021

Cada año por estas fechas, la celebración de los exámenes de la PAU-EBAU, la vieja Selectividad con un nombre nuevo, nos recuerda mejor que cualquier ley electoral o impositiva que la igualdad de los españoles es apenas una hermosa frase en la Constitución y ya.

Estos días, alumnos de 17 modelos educativos diferentes, algunos con materias suspendidas y otros no, con diferentes planes de estudios y diferentes evaluaciones, se enfrentan en fechas diferentes a 17 exámenes diferentes con diferentes criterios de corrección y hasta en idiomas diferentes. Eso sí, la nota que obtengan de la combinación de su bachillerato con la del examen de Selectividad les servirá para entrar en la facultad que elijan de toda España, constituida en distrito único universitario. Si suena absurdo es porque lo es.

Pero no es que sea absurdo hoy. Lleva siendo absurdo mucho tiempo sin que los políticos del bipartidismo hagan absolutamente nada para remediar este dislate que, ojo, no sólo es capaz de obligar a un albaceteño a estudiar Medicina en Lérida porque las plazas de la Facultad de Albacete han sido copadas por catalanes, madrileños y andaluces, sino que es incluso decisivo para el ingreso por concurso-oposición en las Fuerzas Armadas. ¿Tiene desventaja un estudiante de una autonomía con mayor nivel de exigencia frente a otro de un sistema educativo menos exigente a la hora de ingresar como funcionario de carrera en el Ejército? Si la respuesta es sí (y es sí), el sistema está corrupto y no sirve.

Incluso dejando de lado, si pudiéramos hacerlo, el asunto de la exigencia educativa y la manifiesta desigualdad, el examen de Selectividad es apenas una caricatura de lo que un día pretendió ser un prueba de madurez y un muro de contención al final de camino escolar. No hay más que ver la evolución del porcentaje de aprobados desde 1986 (cerca del 75 por ciento) a nuestros días (al borde del 95 por ciento) para entender que la autoindulgencia del sistema va en contra de la preparación global de los alumnos, mata las vocaciones, asegura una alta tasa de abandono en el primer año y, lo que quizá sea más importante, es el gran enemigo del sistema de Formación Profesional, tan necesario en España.

Item más: la pandemia que el año pasado modificó las clases y suavizó (más) los exámenes y los criterios de corrección, dio como resultado una subida sensible de las notas de corte que ya no se puede solucionar y traslada una presión excepcional a los alumnos de este año. La desigualdad es tan evidente y nuestro sistema, tan corrupto, que no es de extrañar que las universidades privadas —de las que se pronosticó su desaparición hace una veintena de años por las cifras de la natalidad—, florezcan a costa de los bolsillos de la empobrecida clase media, siempre obsesionada con dar las mayores oportunidades a sus hijos para que puedan ir a Escocia a practicar la Medicina, arquitectura a Rumanía, matemáticas con big data a California o que sean ingenieros en Oklahoma. Ya si eso, nos quedamos en España con los dudosos doctores en Economía y los hacemos presidentes del Gobierno.

Nada de todo esto, por supuesto, le importa a nuestros partidos clásicos que gobiernan las comunidades autónomas y dictan lo que debe ser aprendido. Mucho menos les importa a las formaciones nacionalistas, que sacrificarían a sus propios hijos con tal de mantener el poder que otorga tener en propiedad, y sin inspección estatal, un sistema educativo.

La reforma es inaplazable, y hasta que una mayoría de españoles no interiorice la necesidad de devolver las competencias de Educación a un Estado unitario que promueva la igualdad a la que nos obliga no sólo la Constitución, sino el sentido común, deberíamos empezar por una reforma en profundidad de la prueba de acceso a la universidad que comience por ser igual en toda España. No puede ser tan difícil. Y si es tan difícil, es que el sistema autonómico, de nuevo, está corrupto.

La Parodia Nacional (cuarto acto)
Jorge Hernández Mollar. diariosigloxxi 3 Junio 2021

He de confesar que cuando escribí el primer acto de La Parodia Nacional, mi propósito era concluir no más allá de un tercero en el que pondría punto y final a este género literario que solo pretende hacer una sátira o imitación burlesca de una persona, de un discurso o como es el caso, de todo lo que rodea a la vida política de nuestra querida y maltratada España.

Lamentablemente lejos de bajar el telón, los grotescos acontecimientos que vienen sucediendo casi diariamente en el devenir nacional, me obligan a acometer un cuarto acto que va desde las terribles consecuencias que ha tenido para España, el ingreso en el Hospital San Pedro de Logroño de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, enfermo de cáncer y coronavirus o el truculento espectáculo del indulto a los delincuentes del “proceso catalán”, hasta el anuncio de la creación de una NASA española que antes de tirarse al barranco, ha hecho público en sede parlamentaria Ivanovich Redondo.

Marruecos
El satírico gobierno de Sánchez es un firme candidato a envenenar las relaciones con nuestro vecino Marruecos. La farsa que ha supuesto el ingreso hospitalario del líder saharaui con una “identidad diferente” (Carmen Calvo dixit) ha salido muy cara para nuestro crédito internacional y lo que es peor aún para los intereses españoles en la zona. El rifirrafe entre la Embajadora y el Ministro de Asuntos Exteriores marroquí con nuestra “peculiar” Ministra del ramo González Laya ha sido antológico.

Después de la invasión de 9000 jóvenes, mujeres y niños marroquíes y de haber obsequiado nuestro gobierno al reino alauita con 30 millones de euros el mismo día de autos, las autoridades marroquíes se permiten amenazar a España con todos los males del infierno si la justicia española no cumple con su obligación –tiene bemoles- de procesar al líder saharaui.

Por el contrario, la inefable González Laya afirmó que “no le consta que Marruecos presione a España con los inmigrantes”, al mismo tiempo que declaraba que Marruecos y España mantenían conversaciones discretas para distender la crisis diplomática, hecho que fue desmentido inmediatamente por el Ministro Burita en la emisora francesa Europe 1.

Lo cierto es que en el espacio sideral se ha podido ver en la frontera ceutí a nuestro Ejército, pertrechado con porras y a la policía nacional o guardia civil salvando de las aguas a niños y bebés a espaldas de sus madres o acompañando paternalmente a jóvenes y menores hacia la frontera para devolverlos tiritando pero en “caliente”, a su país de procedencia. Todo un dantesco espectáculo en el que se han conculcado por parte de Marruecos, los derechos humanos y los reconocidos por el tratado de la Convención sobre los Derechos del Niño aprobado el 20 de noviembre de 1989 sin que haya habido reacción alguna ni en España ni en la comunidad internacional.

El indulto
Cuando el presidente Sánchez calificaba de “venganza o revancha” al cumplimiento de las condenas impuestas por el Tribunal Supremo a los sediciosos y malversadores del proceso independentista catalán, no daba crédito a sus palabras. Era como si todo el esfuerzo, el sacrificio y la ilusión de los españoles por construir una democracia durante los más de cuarenta años desde la dictadura, se hubieran dinamitado.

Sánchez ha desenterrado a Franco y ha enterrado a Montesquieu: “En cada Estado existen tres clases de poderes: la potestad legislativa, la potestad ejecutiva de las cosas que proceden del derecho de gentes y la potestad ejecutiva de aquellas que dependen del derecho civil…por la tercera, castiga a los criminales, o determina las disputas que surgen entre los particulares. Se dará a esta última el nombre de potestad de juzgar y a la otra, simplemente, la potestad ejecutiva el Estado”. (El espíritu de las leyes. Libro XI)

Este es el abecedario de la democracia europea y occidental, que el presidente que padecemos junto a su coro ministerial y mitológico parecen desconocer. Los procuradores franquistas se hicieron el harakiri para que España se convirtiera en un país libre y democrático y hoy, los españoles de bien tenemos el deber de rebelarnos contra quienes pretenden hacernos transitar hasta el 2050 destruyendo con “naturalidad” el legado político y cultural de una España orgullosa de su dignidad, historia y de su lengua común: “la dignidad no tiene precio. Cuando alguien comienza a dar pequeñas concesiones, al final, la vida pierde su sentido” (José Saramago).

Iván Redondo
El final de este cuarto acto de la Parodia Nacional merece cerrarlo Iván Redondo, siniestro personaje y asesor del palacio monclovita, que al igual que Grigori Rasputín embaucó al zar y la zarina en Moscú, parece haberse adueñado de los despachos del poder sanchista en la Moncloa. Lo mismo se le ha visto abrazarse sin mascarilla con Pablo Iglesias que levantando el teléfono presidencial para que Rocío Carrasco asesore al presidente del gobierno de España sobre la seguridad nacional, el conflicto con Marruecos o la difícil papeleta del indulto catalanista.

Después de haberse atrevido sin pudor alguno a amenazar a los diputados en el Congreso y a “pisar” a Pedro Duque, nuestro Ministro astronauta, el anuncio de la creación de una NASA española en Logroño, -no sé si Brahim Ghali llegará a tiempo para comandarla-, está claro que tendré que escribir un quinto acto porque hay Ivanovich Redondo para rato, salvo que nos de la sorpresa y se tire por un barranco..

Socialismo y esquizofrenia
Santiago Navajas. Libertad Digital 3 Junio 2021

Una vez más, el PSOE vuelve a desunir a los españoles en una tarea, defender el Estado de Derecho, que debería ser suprapartidista.

"Nuestros enemigos son pequeños gusanos. Los vi en Múnich". No me cabe duda de que el desprecio que sentía Hitler por el apaciguador Chamberlain es que el que sienten los nacionalistas por los que se arrodillan antes sus exigencias. Una vez más, el PSOE vuelve a desunir a los españoles en una tarea, defender el Estado de Derecho, que debería ser suprapartidista. Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero lideran las enfrentadas trincheras de los viejos socialistas ante los indultos. González y Guerra confiesan que ellos no los habrían dado a los golpistas (sin embargo, ambos se mostraban favorables al indulto total a Barrionuevo y Vera tras ser sentenciados por el secuestro de Marey). Zapatero y Almunia se basan en la concordia y en tender puentes con los criminales (afortunadamente, limitan su piedad a los sediciosos y no a los violadores y asesinos… por ahora). Sánchez iría más lejos todavía y aceptaría a Junqueras para una "mesa de negociación". Sin embargo, García Page se echa las manos a la cabeza, más ante el miedo al descalabro electoral que por una cuestión de principios. Ante el mayor desafío institucional a la democracia liberal, la monarquía constitucional y la nación española, los socialistas parecen una quinta columna esquizofrénica del independentismo catalanista en el núcleo del Gobierno.

España se reduce al PSOE bailando consigo mismo al son, eso sí, que marcan los nacionalistas. La hegemonía socialista y nacionalista es total en la esfera política. Ciudadanos nació precisamente para que se dejaran de usar los mantras de los Pujol y los Arzallus. Cambiar de conversación poniendo el foco en las víctimas del apartheid educativo y el exilio interior en los territorios dominados por los nacionalistas era la gran propuesta del partido de Albert Rivera para reconducir el Estado de las Autonomías hacia un federalismo simétrico exento de privilegios medievales y de coacciones colectivistas contra los derechos individuales.

Dada la hegemonía del PSOE en la constitución no sólo de las instituciones sino de la cosmovisión de los españoles, con la inestimable ayuda de esos intelectuales orgánicos que han sido El País y las televisiones públicas, sus contradicciones se han trasladado a la sociedad española, desgarrándola. Los socialistas de a pie se han visto violentados en sus convicciones, a veces positivamente –véase la defenestración de Karl Marx o la santificación de la OTAN–, en otras negativamente, siendo obligados a abjurar de la solidaridad entre todos los españoles para servir a los intereses de las castas extractivas nacionalistas.

La desafección de Cataluña no existe. A lo que nos enfrentamos es a una segregación étnica de los que tienen ocho apellidos nativos frente a los demás catalanes, a los que con la excusa de que son colonos tratan como ciudadanos de segunda fila: discriminados en el sistema educativo, humillados en los medios de comunicación públicos y condenados al ostracismo si osan levantar la voz. Pero no estaríamos en esta situación de desprecio a la Constitución, de destrucción del Estado de Derecho y de ataque a los símbolos nacionales, de la bandera al himno, pasando por el Jefe del Estado, si el PSOE no se hubiese convertido en la sucursal española del PSC. Aunque justo es reconocer que es la propia estructura del Estado de las Autonomías lo que ha empujado tanto a los socialistas como al PP, que se ha convertido en una confederación de derechas autónomas, a asimilarse al discurso y la mentalidad de los nacionalistas.

Hasta que no haya líderes en ambos partidos que puedan resistir dicho sesgo institucional y sean capaces de pensar más allá de los intereses electorales cortoplacistas, la esquizofrenia socialista nos seguirá arrastrando hacia algo peor que la destrucción: la rendición ante el abuso y el crimen.

Cuando una nación ha perdido tanto su carácter que no es capaz de ejercer el poder legítimo para enfrentar la barbarie es que no merece existir. Ante Hitler, finalmente los británicos demostraron de qué estaban hechos en la figura de Winston Churchill. Nosotros tenemos a alguien de su calibre, Felipe VI. ¡Qué gran jefe de Estado sería, si tuviera ciudadanos a su altura!

La ignara fanática Calvo, espejo del Gobierno
EDITORIAL Libertad Digital 3 Junio 2021

En su atrevimiento e ignorancia, prácticamente cada vez que da explicaciones Calvo se convierte en mortificante prueba de que este Gobierno perturba gravemente el funcionamiento de las instituciones.

Que la vicepresidenta Carmen Calvo no tiene un conocimiento profundo de la mayor parte de los asuntos de los que habla es algo sobradamente conocido desde su anterior etapa en el Gobierno, cuando dejó claro que ha sido el titular de Cultura más inculto de la democracia, con unas salidas de tono que causaban tanta hilaridad como bochorno. Como ahora tiene más poder pero aún menos pudor, Calvo sigue exhibiendo su abisal ignorancia, que se torna especialmente escandalosa cuando anda de por medio el Derecho constitucional, materia de la que es, supuestamente, catedrática.

La teorización que evacuó este miércoles sobre la finalidad de los indultos para justificar la claudicación de su Gobierno ante los sediciosos presos por el golpe del otoño de 2017 es un perfecto ejemplo de esa pavorosa falta de conocimientos y decoro, combinada con una osadía estupefaciente.

Frente a lo que dice la ignara catedrática, los indultos no son un mecanismo para que el Poder Ejecutivo "equilibre" y "contrapese" al Judicial. De hecho, la arquitectura de una democracia digna de tal nombre está concebida al revés: lo que se necesita en tantas ocasiones es, precisamente, que otras instancias de poder impidan que el Ejecutivo se torne despótico, arbitrario y omnipotente.

Por otro lado, pese a que, desde la realidad paralela en que parece vivir, la vicepresidenta diga lo contrario, nadie discute que los indultos están recogidos en la Constitución y que pueden ser pertinentes en algunas circunstancias; lo que se discute es que se otorguen como parte de una negociación política y en casos en los que se incumplen de forma grosera los requisitos establecidos por la Ley.

En su atrevimiento e ignorancia, prácticamente cada vez que da explicaciones Calvo se convierte en mortificante prueba de que este Gobierno perturba gravemente el funcionamiento de las instituciones y retuerce cualquier mecanismo democrático hasta convertirlo en una maniobra de cariz totalitario.

‘Colón bis’ ¿por qué sí?
Carlos Dávila. okdiario  3 Junio 2021

La izquierda rabiosa de La Moncloa (Lastra, Simancas y demás pitufos políticos) y la leninista del fugado productor Iglesias, ya han comenzado a descalificar la manifestación del día 13 presentándola como una repetición de la tan famosa ‘Foto de Colón’ en la que un día aparecieron Casado, Abascal y el apartado del juego, Rivera. Aquella instantánea sirvió para que el equipo del fracasado Redondo compusiese una campaña destinada a homologar a los tres fotografiados en un solo título: “La ultraderecha unida”. Y es cierto: en aquella ocasión Redondo y sus acólitos tuvieron éxito: Ciudadanos se despeñó rápidamente al grito de: “Nosotros no somos eso”, el PP, más cuitado, pero tontamente con cargo de conciencia, convino en que la compañía de Vox no le beneficiaba en absoluto, y Vox se quiso apropiar, como hace siempre, de la convocatoria. Redondo consiguió que sus terminales mediáticas repartieran su abyecto mensaje y durante mucho tiempo, justo hasta ahora mismo, las tres partes de la repetida foto han abjurado de la misma . El PP, porque ha querido marcar distancias con sus “hermanos separados de Vox”, lo cual se constató muy ciertamente en la moción de censura contra Sánchez, Ciudadanos porque se ha hartado de pedir perdón y cobijo al Gobierno de ultraizquierda, y Vox porque, en lo que estaba, y en lo que está, es en quitar al PP para ponerme yo, lo cual hasta ahora no le ha producido ni siquiera un magro resultado. Madrid es la prueba.

Ahora, con ocasión de la ‘Mani’ del 13, todos han tomado sus precauciones y han dejado que sean “otros y no nosotros” los convocantes de la la concentración. Ya se sabe que a la miserable propaganda de Sánchez le da igual ocho mentiras que ochenta embustes, y por eso no ha reparado en gastos y ya está repitiendo la consigna recurrente que no es otra que ésta: “La Manifestación del 13 es la nueva foto de Colón”. Sorprendentemente para los gestores de este mensaje su imputación les ha traído por una higa a los protagonistas de aquella fotografía, y más aún a los auténticos convocantes de ésta que se aproxima. Y es que cuesta trabajo ímprobo que alguien se crea que Fernando Savater es un facha (por seguir con las repulsivas acusaciones de los monclovitas), que Rosa Díez sea una compañera de viaje de Abascal, o que toda la ‘Unión 78’ sea algo más que una legítima alternativa social creada para despojar del poder al sectarismo más infame del país.

Por eso, afortunadamente, los esfuerzos de Sánchez, su monaguillo de tercera, Redondo, y los pobres Lastra y Simancas, no están teniendo éxito alguno. Y esto, de entrada, por un solo motivo: porque las gentes que presuntamente van a acudir a Colón el día 13 tienen, de entrada, sólo un propósito claro: terminar cuanto antes con la dictadura liberticida de Sánchez, un tipo empeñado en dejar a España en las raspas y en concordar su objetivo con lo peor de cada casa. Porque, vamos a ver, seamos serios: ¿a qué militante del PP le puede importar dejarse acompañar para la ocasión con sus cercanos de Vox, cuando Sánchez sigue en el poder gracias a la más repugnante representación de los sediciosos, de los independentistas, de los leninistas y de los filoterroristas? ¿A quién? ¿Qué jerarquía tiene la Moncloa para ver la paja en el ojo ajeno (la comparecencia de Abascal) cuando tiene en el suyo la viga de sujetos como Otegui o Junqueras?. “Vamos, anda”, que diría un castizo.

Aquella inicial “Foto de Colón”, el embrión de este masivo día 13, demostró que todo lo que no es comunismo turiferario y progresismo barrenero se podía unir episódicamente para protestar contra todo lo que ya Sánchez empezaba a perpetrar, ahora el ‘Colón bins’ puede conectar en una sola protesta a todos los que piensan y creen que un minuto más de Sánchez en La Moncloa puede terminar con siglos de la España unida. Esta vez no se constata desde ninguno de los partidos que ya han anunciado su presencia (sin decisión orgánica alguna) temor alguno a ser acusados de prestarse a ser muletas de Abascal y colaboradores. Esta es una monserga que vende menos que un frigo en Groenlandia. Aquí de lo que se trata es de salir a la calle para denunciar la operación de alunizaje canalla que Sánchez ha emprendido contra nuestra Patria, una denominación, por cierto, que ya empieza a rescatarse, sin complejos, en todo el país. La convocatoria se basa en eso y en eso están desde los convocantes huidos de una izquierda que Sánchez se ha encargado de triturar, hasta las organizaciones políticas que deben asumir el protagonismo de una próxima victoria en las urnas.

De aquí este título: ‘Colón bis ¿por qué sí?’. Porque es imprescindible que, tras el infame secuestro a que nos ha tenido sometidos este truhan de La Moncloa, la gente, ya muy liberada del miedo que se expandió durante la pandemia en sus diferentes oleadas, se manifieste, con todas las cautelas necesarias, para iniciar el proceso de expulsión de la vida nacional del peor dirigente que haya tenido nuestra Nación desde los tiempos del felón Fernando VII. ‘Colón I’ fue una oportunidad desaprovechada, ‘Colón bis ¿por qué sí?’ es la decantación de un síndrome de victoria destinado a clausurar la época más villana de nuestra Historia, los tres años de Gobierno de este psicópata narcisista (aportación decidida de los psiquiatras) que está vendiendo por trozos la Nación más antigua de toda Europa.

Razones para que el PP desaparezca
Nota del Editor 3 Junio 2021

En estas páginas hay material suficiente que demuestra que el socio indispensable de la dictadura liberticida de Sánchez es el PP que dilapidó todas las ocaciones que tuvo para haberlo podido evitar. Entre los personajes que lanzan las campanas parar que la sociedad trate de quitarse de encima a tantos miserables, hay muchos que se han encargado durante muchos años de blanquear al comunismos.

La alternativa es apoyar a Voz porque si vuelve el PP, ya sabemos lo que es incapaz de hacer y lo que está haciendo (Galicia).

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La inmersión lingüística y los fallos judiciales
Pablo Planas. Libertad Digital 3 Junio 2021

Cuarenta años después de la entrada en vigor de la inmersión, ha quedado sobradamente demostrado que el método es un desastre pedagógico y un éxito ideológico.

Si hay algo esencial y crucial para el nacionalismo catalán es la inmersión lingüística, procedimiento que consiste en la prohibición del idioma español en las escuelas en favor del catalán como lengua única y exclusiva para el aprendizaje. De nada sirve que uno de los principales derechos de la infancia sea la escolarización en la lengua materna. Para la Generalidad de Cataluña todas las normas que se fundamentan en ese principio, el respeto por la lengua familiar del niño, carecen de la más mínima relevancia frente a su modelo, la imposición del catalán y la consecuente erradicación del español.

El tortuoso experimento sociológico de la inmersión lingüística es el hierro con el que la Generalidad ha marcado a cientos de miles de niños cuyos padres no podían pagar una enseñanza privada que respetara su idioma, el español, y a la vez facilitara el aprendizaje del catalán. El fracaso escolar ha sido una de las consecuencias de esa técnica totalitaria cuyo propósito es fabricar independentistas caracterizados por el odio a sus propios orígenes.

El atroz procedimiento no responde a criterio pedagógico alguno, sino a eslóganes supremacistas como "Un sol poble" o "Per un país de tots, l'escola en català". El desprecio por la lengua y la cultura españolas es el santo y seña del sistema que implantó el corrupto de Pujol con la complicidad de la izquierda de Cataluña y la delictiva pasividad de los gobiernos de España, ya fueran del PSOE o del PP.

Cuarenta años después de la entrada en vigor de la inmersión, ha quedado sobradamente demostrado que el método es un desastre pedagógico y un éxito ideológico. Pero apesta y hiede hasta tal punto que todas las denuncias de las familias en contra de la inmersión obtienen de manera sistemática el respaldo de los jueces. La inmersión no se sostiene ni funcional ni legalmente. Es un engendro que genera dolor y fracaso, una calamidad de la que se libran los hijos de los políticos que defienden su aplicación porque van a colegios privados donde les enseñan en español, catalán e inglés y no solo en catalán, idioma que hace muchos años que dejó de ser una lengua de entendimiento para convertirse en contraseña del separatismo.

Sin embargo, la inmersión goza de una envidiable salud. Nadie en el sistema público catalán osa cuestionarla, a pesar de las recurrentes sentencias contra su aplicación. A principios de año, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio publicidad a dos sentencias que anulaban el plan de estudios de dos centros públicos de Barcelona por ignorar el español. El fallo obligaba a que en esos centros en particular y en todos los de Cataluña en general se diera el 25% de las clases en español. La Asociación por una Escuela Bilingüe celebró la decisión judicial como el fin de la inmersión. Craso error. La Generalidad no ha acatado jamás ninguna sentencia contraria a la inmersión.

Este mismo miércoles, el nuevo consejero de Educación, el republicano Josep González Cambray, hacía ostentación del desacato en el Parlamento regional a preguntas de la diputada del PP Lorena Roldán. La previsión de la Consejería de Enseñanza no es la de modificar los planes de estudio para que incluyan un 25% de las clases en español, sino persistir en la erradicación de la lengua materna de la mitad o más del alumnado.

Contra lo que cabría esperar en un país normal, el incumplimiento de las sentencias no acarrea ninguna consecuencia negativa para los responsables políticos y técnicos de la enseñanza en Cataluña. Al contrario, delinquir es un mérito. De ahí que personajes como González Cambray hayan llegado a consejeros autonómicos con un sueldo de 115.000 euros anuales, mucho más de lo que cobran el presidente del Gobierno y sus ministros. Oirán hablar de ese tipo.

El cobrador de la toga

Ramón de España. cronicaglobal 3 Junio 2021

El prusés fue un despilfarro, absurdo y con dinero ajeno, cuyas facturas se siguen pagando a día de hoy. De ello se encarga el Tribunal de Cuentas, que no para de recordarles a los de los bolsillos agujereados (en tiempos llenos de dinero público) que pusieron la pasta de todos en beneficio de unas inversiones ruinosas que solo les interesaban a ellos. Los afectados, a todo esto, se quejan. Como viven instalados en la cómoda falacia de que todo lo hicieron por Cataluña, se sorprenden y se indignan ante cada nueva factura del Tribunal de Cuentas, que tiene presente hasta el último euro que tiraron en su inútil desafío al estado y se ha propuesto recuperar el dinero arrojado por el retrete.

A un tal Royo, factótum de esa entelequia conspirativa que es el Diplocat, le quieren soplar casi cinco millones de euros de los que no dispone y que no van a salir de la famosa Caixa de Resistència porque está prácticamente vacía, dado que los patriotas están hartos de tirar dinero a un pozo sin fondo que solo sirve para arreglarle la vida a gente que siempre ha vivido mucho mejor que ellos. Una tal Rigau se lamenta de que el estado la quiere dejar sin patrimonio, queja muy extendida entre nuestros revolucionarios burgueses con segunda residencia. A un tal Mas, alias el Astut, le van a acabar embargando hasta el tupé. Y todos ponen cara de yo-no-fui y fingen sorpresa ante la actitud (supuestamente) vengativa del estado, al que solo le falta ponerle a cada uno un cobrador del frac (o una pantera rosa) que les siga por las calles de Barcelona como aquel sujeto del patinete seguía a un tal Pujol, del que no se ha vuelto a saber nada desde que se descubrió que tenía las manos muy largas y aspiraba a ser el Harvey Weinstein de la post Convergencia.

Enfrentarse a un estado dictatorial (cosa que no hicieron la mayoría de los morosos patrióticos cuando el franquismo) es justo y necesario, pero desafiar a un estado democrático resulta, además de mezquino, discutible moralmente (así como meter cizaña en una comunidad y dividirla entre ciudadanos de primera y de segunda). Los morosos no tuvieron en cuenta que, si al estado dictatorial se le tiene terror, el estado democrático debe inspirar algo parecido a ese temor de Dios que distingue a los creyentes. El estado democrático es tolerante y propenso al diálogo, pero no se presta al pitorreo gratuito. Aún recuerdo cuando Joaquim Forn declaró que a lo sumo pasaría dos noches en el calabozo y va ya para cuatro años de trullo. En un estado democrático, el que la hace la paga, llámese Tejero, Mas, Puigdemont, Rigau o Royo. Y si te has tirado un tiempo despilfarrando el dinero del estado para destruir a ese estado y la maniobra es detectada, tienes muchas papeletas para que se te caiga el pelo. Eres muy dueño de llamarlo venganza, castigo, represión o lo que se te ocurra, pero la verdad es que te has gastado un dinero que no era tuyo en algo que no contribuía a la armonía nacional y lo vas a tener que devolver si no quieres que te embarguen o te envíen al talego. Y las excusas de mal pagador, te las metes por donde te quepan mientras piensas que si no te hubieras apuntado tan alegremente al fregado, no tendrías nada que temer y este verano podrías ampliar la piscina de la casa del Ampurdán y hasta comprarte una estelada más grande que la del vecino.

Tras las últimas decisiones del Tribunal de Cuentas hay treinta nuevos aspirantes a ser seguidos discretamente por el Cobrador del Frac (o de la Toga, en este caso). Sus quejas y lloriqueos son muy útiles para llenar los Telenotícies, el FAQS y el Més 3/24, pero a muchos catalanes no nos conmueven. Sabemos que a estos patriotas de alto standing nada les afecta más que los ataques a su cartera, y hasta los lazis están cansados de financiarles las farras y salvarles los muebles del embargo. A ver si así les entra en la cabeza de una maldita vez que el estado democrático tiene maneras de defenderse de quienes pretenden destruirlo desde una posición social que, además, no les permite presentarse precisamente como parias de la tierra.

Chicos y chicas, apostasteis un dinero que no era vuestro a un número equivocado y lo perdisteis todo. En consecuencia, el casino agradecería que apoquinarais lo invertido de forma tan poco juiciosa. Las quejas y los llantos, para TV3. Las facturas van llegando y más vale que las paguéis si no queréis acabar entre rejas. Y parece mentira que gente de vuestra edad tenga tan poco seny, francamente.

La tontería de la foto de Colón
José García Domínguez. Libertad Digital 3 Junio 2021

Con la célebre foto de Colón, brillante hallazgo propagandístico del PSOE que tanto aterra a la siempre somnolienta facción sanchopancista de la derecha mediática, ocurre como con la Santa Compaña, aquella errática excursión campestre de las ánimas del Purgatorio que acongojó a los paisanos de mi tierra antes de la llegada de la luz eléctrica. Porque el equivalente en el siglo XXI a la luz artificial se llama Google, un prodigio merced al cual hasta el más perezoso de esos profetas del desastre podría constatar lo infundado de sus miedos a que terceros se retraten con el señor Abascal. Vayamos, pues, con Google. Los por entonces tres tenores de la derecha, Casado, Rivera y el ya muy emergente Abascal, posaron para la foto el 10 de febrero del año 19. Pedían elecciones. Solo 72 horas después, el 13 de febrero del mismo año 19, la Esquerra tumbó al Gobierno de Sánchez. Hubo, pues, elecciones en abril.

Bien, el partido que más podía temer las consecuencias de la fotito mítica era Ciudadanos. Y ello por la muy sencilla razón de que, además de haber sufrido un tropezón previo en los comicios del año 16, cuando retrocedió 8 escaños, se postulaba como la fuerza más alejada de los postulados defendidos por Vox. Recuérdese que muchos de los dirigentes de Ciudadanos en la época solían tildar a los de Abascal de extrema derecha en público. Así las cosas, ¿cuál fue la horrible penalización que el electorado les administró por haber incurrido en el retrato de familia? El severo castigo consistió en que saltaron de 32 a 57 actas de diputado en el Congreso, algo que llevaría al inmaduro Rivera a perder por completo la chaveta, aunque esa es otra historia. En cuanto a Casado, que ni llevaba aún 9 meses al frente del PP, tuvo que arrostrar en sus propias carnes con la patada en el culo que la derecha sociológica ansiaba propinarle a Rajoy por su exasperante tancredismo cuando el octubre catalán. Vox se alzó entonces con 24 escaños no por la foto de Colón, sino por la bochornosa estampa previa de toda una vicepresidenta de España siendo tratada como una colegiala por un tipo que iba a dar un golpe de Estado. Por eso y solo por eso. Cuánta digestión lenta en las salas de redacción de Madrid.

Nosotros no les hemos indultado
Teresa Giménez Barbat. okdiario 3 Junio 2021

Y sigo con el tema del último artículo. Como dije, quienes tendríamos que “indultarles” deberíamos ser los agraviados. Sería lo lógico. Y esos somos la gran mayoría de los españoles, pero muy significativamente los catalanes democráticos. Quienes vivimos incrédulos y atemorizados los acontecimientos del otoño del 2017. Y no será así. No porque no queramos vivir en concordia y buen rollo. Sino porque no nos han pedido perdón y dicen que lo volverán a hacer. Y no hay más que decir. Hay que ser muy retorcido para llamarnos, encima, “vengativos”.

Pero los indultos a los presos del ‘procés’ siguen adelante y por lo visto “rápidos, limitados y reversibles”. Yo tengo un par de chaquetas reversibles. Hasta tengo un bolso. Pero en ninguna temporada que yo recuerde había sido tendencia el indulto reversible. Al parecer se trata de que será anulado si los presos vuelven a violar la ley. ¿Qué parte de “lo volveremos a hacer” no han entendido? ¡Que no se lo quitan de la boca! Es una tomadura de pelo, una burla, un camelo. Lo dijo muy claramente Daniel Gascón en El País. Tan claro que los sanchistas no han podido resistirlo y van pidiendo la cabeza del periodista. Dan casi pena viéndoles mendigar alguna señal, incrédulos ante el hecho de que se les haya tendido la mano y los líderes independentistas estén radicalizando su mensaje pidiendo un nuevo referéndum y que España les pida «perdón».

Hoy mismo, el consejero de Educación, José González Cambray, ha negado que vayan a cumplir la sentencia del TSJC, que el pasado mes de marzo obligó a dos escuelas públicas a ofrecer un 25% de la enseñanza en lengua castellana. Lo ha hecho a instancias de la ahora diputada del PPC, Lorena Roldán. Eso serían “señales”. Lo demás, cuentos chinos. Lo que ofrece el gobierno de la Generalitat a cambio de los indultos es decir que no se arrepienten, que lo volverán a hacer y que ni siquiera quieren cumplir las sentencias pendientes.

Vamos a peor. Y se nota en que no hay cambios. Ni la Generalitat ni TV3 se acordaron del atentado de Vic, por ejemplo. El pasado sábado se cumplieron 30 años del atentado de ETA contra el Cuartel de la Guardia Civil que costó la vida a 10 personas, de las que cinco eran niños. ¿Por qué es cuesta tanto entender que con regalos y privilegios no se amansa la fiera de lo irracional? ¿De verdad a estas alturas no lo ve el presidente?

Yo creo que perfectamente. La cuestión está en sostenerse en este poder con pies de barro que él solito se buscó. Quizá él querría otra cosa. En otra tesitura se hubiera puesto el casco de plumas en la cabeza y hubiera liberado al pobre catalán demócrata del yugo de la tiranía nacionalista. ¿Alguien de verdad piensa que si Sánchez tuviera mayoría absoluta concedería los indultos? Pero los números no le salen. No puede. Y por eso, como igual le da diez que ciento, se abraza a la indignidad.

Leímos en El País que la situación se convertiría en “una catástrofe inmanejable si un salto cualitativo convirtiese las posiciones en favor de la secesión en ampliamente mayoritarias”. No habría de ninguna manera un “salto cualitativo” si la secesión dejara de percibirse como caballo ganador como sucedió en el 2017. Y no dejará de creerse en él mientras el Estado se muestre débi

Afrenta de Sánchez a España
Jesús Salamanca. diariosigloxxi 3 Junio 2021

Empiezo a pensar que Sánchez se divierte ofendiendo a la ciudadanía. Observo en él un alto grado de envidia desfasada, chulería atrabiliaria y complejos varios recubiertos por un mecanismo de compensación que oculta su confirmada maldad. Si llega a conceder los indultos habrá cometido una afrenta a los españoles, además de humillar a la ciudadanía catalana que ha vivido reprimida y represaliada todos estos años.

Incurrirá en la indignidad que sepultará su carrera política. Cometerá felonía también si llega a conceder los indultos, a pesar del informe del Tribunal Supremo, la posición de la Fiscalía y de numerosos socialistas de reconocido prestigio; desde Felipe González, pasando por Alfonso Guerra y siguiendo por presidentes y expresidentes de comunidades autónomas.

La calle debe organizarse con firmeza y contundencia frente al Gobierno, pues de lo contrario no tardará en arder Cataluña. Ya son excesivos los agravios cometidos por los gobiernos catalán y español contra España: empezando por el exceso de dotación de fondos a cuenta, pasando por el acercamiento innecesario de los golpistas a las cárceles catalanas y acabando por conceder abusivos permisos a los presos golpistas para bodas, bautizos y comuniones, además de otros eventos y lugares que, por educación y cortesía, hoy procede silenciar.

Sin duda, lo apropiado, en el caso de los golpistas catalanes, es la política de dispersión penitenciaria, al igual que lo es para con los miembros de la banda asesina etarra. Al Gobierno se le ha ido de las manos la política penitenciaria, de ahí el exceso de abusos: por un lado, el acercamiento de etarras cada viernes ya es insultante, además de torpe, y, por otra, los permisos en el centro de Lledoners para bautizos, tomas de posesión y otros son una indignidad y un pulso al Gobierno de la nación. Es preciso y urgente coger al toro por los cuernos y decir hasta aquí hemos llegado. No se puede consentir más humillación. Si este Gobierno de Sánchez e Iván redondo no se plantea la suspensión de la autonomía catalana es porque su torpeza y cortedad no les deja ver el final de la permanente insubordinación y afrenta catalana.

Si la devoción ciega de Iván redondo hacia Pedro ‘El Mentiroso’ es tal, y no es capaz de asesorarle en el sentido de cuanto exige la ciudadanía de bien, lo mejor es que cumpla sus deseos y se tire por el barranco. Y si lo hace, cuanto antes, mejor. Hace tiempo que se les ha visto el plumero de perdedores, la oreja represora y la tontería propia de ese tipo de personas que son flor de un día porque creen haber alcanzado la gloria, pero confunden esa con la indignidad y el desprecio que la ciudadanía siente hacia ellos.

Para cualquier ciudadano de bien sería frustrante dejarse mandar por un presidente ‘narciso’, sin valores, ejemplo de indignidad y con una mochila de muertos por dejación de funciones e ineficacia gestora. Sánchez ha cometido el error de querer pasar el precipicio de un salto y es eso justo lo que se desaconseja a un gobernante. Bien es verdad que tratar a Sánchez de gobernante es directamente proporcional a tratar de demócrata al comunismo, al socialismo bolivariano o al burro de Felicito.

En lo único que doy la razón a Iván Redondo es en que “se precisa de un presidente valiente para resolver la cuestión catalana”, pero no en la forma de valentía. Esa pasa necesariamente por aplicar la Constitución y nuestro derecho penal ante el delito de la sedición, aunque sigo pensando que fue rebelión.

En fin. Sánchez se ha bajado los pantalones y su solución no es la acertada porque la ciudadanía le ha visto excesiva suciedad en las nalgas. En el caso catalán, toda solución pasa por dialogar en el marco de la Constitución. Los indultos son traición a España, ninguneo al informe del Tribunal Superior y desprecio al Estado de derecho.

Si Sánchez opta por acercar la porquería a la inmundicia, el resultado no es otro que aumentar el montón de lo mismo. Todos sabemos que los indultos sólo se conceden a los mejores toros, no a los peores cabestros. ¿No es cierto?

La financiación del separatismo
La economía circular del independentismo: TV3 recibe 150.000 euros de la ONG que espiaba si los niños hablaban catalán en el recreo
VÍCTOR MONDELO. Barcelona. El Mundo 3 Junio 2021

La televisión pública factura a la Plataforma por la Llengua por la emisión de sus campañas

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales -ente público que gestiona TV3 y Catalunya Ràdio- ha recibido en los últimos cuatro años casi 150.000 euros de la Plataforma per la Llengua, la hipersubvencionada entidad que se hizo célebre por espiar en los recreos de escuelas catalanas para conocer en qué lengua se expresaban sus alumnos.

EL MUNDO ha tenido acceso a las facturas que prueban esta suerte de economía circular independentista y que detallan cómo, entre 2017 -año de celebración del 1-O- y 2020, la autodenominada «ONG del catalán» pagó 149.609 euros al gestor de los medios públicos catalanes por la emisión de campañas publicitarias de la entidad.

Entre las 25 facturas emitidas por la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales a nombre de la Plataforma per la Llengua -a la que identifica como «cliente»- figuran algunas de elevados montantes como una de 25.873 euros de marzo de 2017 u otra de 19.398 euros de marzo de 2019. Los documentos fueron remitidos al Parlament por petición de Ciudadanos, que lleva años fiscalizando las finanzas de la organización.

En conversación con este diario, la entidad promotora de la inmersión lingüística defiende que se anuncia en TV3 porque «es la televisión líder de audiencia en Cataluña» y porque «su audiencia es catalanoparlante» y, por ende, su «público». «Ya querríamos que en Cataluña hubiera televisiones privadas con audiencias superiores, porque lo que queremos es llegar a la audiencia», añade un portavoz de la Plataforma per la Llengua, que insiste en que realizan inversiones publicitarias similares en radios privadas como RAC1.

Tal y como reveló este periódico en enero, la entidad paragubernamental emplea parte de las subvenciones recibidas para pagar a TV3. La autodenominada «ONG del catalán» encargó a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales la edición de las campaña de «sensibilización» El futur és nostre, destinada a promover el uso del catalán entre jóvenes residentes en zonas de Cataluña predominantemente castellanohablantes y la de un vídeo promocional de la aplicación Apparella't, para «encontrar pareja lingüística». A cambio, abonó al ente público que gestiona TV3 un total de 18.432 euros, de los que 14.508 procedieron de subvenciones que previamente habían concedido a la Plataforma per la Llengua los Departamentos de Educación, Presidencia y Empresa de la Generalitat. La transferencia se ejecutó en septiembre de 2019, como consta en la auditoría interna de la organización, a la que EL MUNDO accedió.

La entidad adjudicó la elaboración de la campaña a dedo, es decir, no respetó la libre concurrencia, a pesar de que el trabajo fue pagado parcialmente con fondos públicos procedentes de una subvención. Como ahora, alegó entonces la Plataforma per la Llengua que la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales «es el único ente que ofrece una oferta televisiva pública y gratuita de ámbito y audiencia nacionales».

En 2019, la Plataforma per la Llengua recibió 535.000 euros de la Generalitat. Una inyección procedente de la mayoría de sus Departamentos: 124.000 euros llegaron desde el de Presidencia; 20.000, del de Educación; 150.000, del de Cultura; 20.000, del de Justicia; 97.000, del de Asuntos Sociales y otros 124.000, del de Empresa.

Entre 2012 y 2018, la «ONG del catalán» recibió 3,7 millones de euros de la Generalitat en subvenciones. El Govern justificó el gasto de fondos públicos alegando que la ONG debería utilizarlos para «conseguir resultados en normalización y sensibilización lingüística en la empresa y el consumo, los juegos y juguetes, la inmigración y la acogida lingüística, la educación y el mundo universitario, la cultura, el audiovisual, los medios de comunicación, la toponimia, el reconocimiento de la lengua catalana y los derechos lingüísticos y el uso social del catalán».

Pero no sólo la Generalitat sustenta la actividad de esta organización, también financiada por la Diputación de Barcelona, que actualmente preside la socialista Núria Marín. La Plataforma per la Llengua recibió del ente supramunicipal 170.000 euros en subvenciones en el periodo comprendido entre 2014 y 2019, bajo el mando de CiU y el PDeCAT. Pero, lejos de dar por finalizada esta línea de financiación pública, Marín decidió renovarla cuando accedió a su presidencia en julio de 2019. Tal y como revelo este diario, la Diputación ha inyectado desde entonces dos subvenciones de 13.000 euros a la entidad.

El Ayuntamiento de Barcelona también adjudicó en 2015 27.000 euros aún bajo la Alcaldía del nacionalista Xavier Trias. En 2016 y 2017, ya con Ada Colau como alcaldesa, le otorgó 47.000 euros.

¿El congreso de Podemos o el congreso del PCUS?
OKDIARIO  3 Junio 2021

Podemos planteará en su congreso el debate sobre la ilegalización de Vox, asunto que, en otras circunstancias, se prestaría a una carcajada interminable. Dado que la formación morada está en el Gobierno de España, sus tentaciones totalitarias resultan más inquietantes. Los amigos íntimos de Bildu quieren ilegalizar a la formación de Abascal con el argumento de que representa una amenaza para la democracia española. Habría que evocar a Gustavo Adolfo Bécquer: «¿Qué es amenaza para la democracia?, dices mientras clavas/ en mi pupila tu pupila azul./ ¿Qué es amenaza para la democracia? ¿Y tú me lo preguntas?/ Amenaza… eres tú». Pero como no es cuestión de ponerse lírico, simplemente habría que recordar que la pretensión podemita está inspirada en la clásica estrategia totalitaria que se aprendieron al dedillo durante sus viajes a Venezuela, Cuba y otros paraísos populistas. La salida de Pablo Iglesias de la secretaría general de Podemos no se ha traducido en una mayor apertura, porque esta gente es viejuna a la hora de aplicar el rodillo o la guillotina ideológica. Más o menos, como hacía la gente del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética)

Lo de Vox provocaría risa, pero dado que los de Podemos son lo son y no lo ocultan, convendría ponerse serio y tomarse la propuesta como lo que es: un retrato de su alma dictatorial. Venían a regenerar la democracia y lo que han conseguido es subvertirla, denigrarla, tratar de dinamitarla desde sus altas responsabilidades políticas -con el consentimiento de Pedro Sánchez-. Son amigos de los golpistas -tanto que los van a sacar de la cárcel para que siga el pasteleo- y enemigos declarados de aquellas formaciones que llevan en sus señas de identidad el respeto al marco constitucional y la unidad nacional. Después de Vox querrán ilegalizar al PP -ya lo pidieron en su día-, hasta lograr ocupar el poder según el modelo Hugo Chavez, ese patriota que les enseñó cómo triturar la democracia, la libertad, los derechos humanos y la más elemental dignidad de las personas.

«¿Qué es amenaza para la democracia? ¿Y tú me lo preguntas? Amenaza … eres tú»
Recortes de Prensa   Página Inicial