AGLI Recortes de Prensa   Martes 8  Junio  2021

13 de junio, contra el rencor
Agapito Maestre. Libertad Digital 8 Junio 2021

Tres veces me afirmo por la manifestación del 13 de junio en Colón. Porque es deber ciudadano principal pensar en público, dar un argumento a nuestros conciudadanos, sobre las razones y las pasiones que nos llevan a concentrarnos en Colón contra la coalición gubernamental, liderada por Sánchez, digo que hay cien argumentos contra la anunciada concesión de indultos a los golpistas catalanes. Suscribo todos los aportados por la plataforma Unión 78, convocante del acto, acepto los derivados del informe del Tribunal Supremo y, por supuesto, hago mías todas las experiencias democráticas que, desde 2017 hasta hoy, han tenido lugar contra los golpistas, empezando por el discurso en televisión del Jefe del Estado y siguiendo con las manifestaciones de la sociedad civil, entre las que cabe recordar la de Barcelona de 2017, a favor de la Constitución de 1978.

Sí, la defensa de la unidad de España es la primera y última razón para participar en la Manifestación de Colón. Sin España no hay libertades ni democracia. Asistiré a Colón para defender mi libertad, radical y subjetiva, que junto a la de mis congéneres me hace ciudadano. Iré a Colón para protestar contra quienes han hecho del odio a España su principal seña de identidad. Y, de paso, trataré de ayudarles a esos españoles que no quieren serlo para que resuelvan su gravísimo problema psicológico: el rencor. ¿Quién alguna vez en su vida no ha hablado mal de España? Nuestra nación ha sufrido en el último siglo y medio, por no decir en toda su historia, como ninguna otra nación de Occidente el resentimiento de los malogrados, pero al final, peor o mejor, España ha sobrevivido. ¿Lograrán algo parecido sus enemigos?

Sí, yo me acercaré a Colón para recordarles a los rencorosos que tienen una oportunidad para salvarse del trauma que les persigue: sus infinitas ansias de matar a todo lo que les da vida. Porque el rencor es una terrible enfermedad de difícil erradicación, espero que esta manifestación les sirva a los resentidos o bien para atisbar su final o bien para curarse. El rencor, emanación directa de la conciencia de inferioridad de la coalición gubernamental, está cegando a Sánchez y los separatistas: creen que los defensores de España, según se expresan sus voceros en los medios de comunicación, no les asiste ni una razón ni un derecho. Esta gente está fuera de la realidad. Hay que estar al margen de cualquier tipo de sentido común para seguir farfullando que concederán los indultos por "generosidad". El resentimiento cierra la mente ante la feroz realidad: aún existen españoles que defienden España.

Sí, millones de ciudadanos españoles asistiremos a Colón para defender a España y tratar de curar a los españoles resentidos. Aquí cabemos todos. La manifestación del 13 de junio no es, no debería ser, una canalización del odio contra nadie sino de integración, primero, de un gobierno que nos conduce al abismo y, en segundo lugar, de millones de ciudadanos que hemos sido sometidos en los últimos cuarenta años a violento castigo de los separatistas hasta el punto de convertirnos, a veces, en individuos tan odiosos o resentidos como ellos. Una sociedad rota, que no es lo mismo que dividida al modo de las sociedades plurales, necesita actos generosos de conciliación como el de 13 junio para acabar con la hostilidad mutua, la discordia y el resentimiento. Solo la unanimidad española puede acabar con el sectarismo particularista de los resentidos.

Indultos y chantaje emocional
Editorial ABC 8 Junio 2021

La decisión de Pedro Sánchez de indultar a los condenados por el proceso independentista de Cataluña es firme. Ayer viajó a Barcelona para asistir a un acto junto a Pere Aragonès, y volvió a reafirmar que el Gobierno será valiente y generoso. Si a eso se suma que Miquel Iceta dio a entender que los indultos son inminentes, la fórmula está completa. La maquinaria de La Moncloa está acostumbrando a la opinión pública a un goteo incesante de globos sonda para avanzarnos su decisión con pequeñas dosis narcóticas, con el único objetivo de desactivar la indignación de excarcelar a delincuentes que ni se han arrepentido ni han negado que vayan a reincidir. Y ahí reside su primer error porque eso no se va a olvidar.

Estos prolegómenos de pleitesía entre unos sediciosos y nada menos que el presidente del Gobierno son solo la escenificación de un proceso de anestesia social, de modo que no solo se perdonarán sus delitos, sino que además debe parecer que se fue injusto con ellos, que sus penas son demasiado severas y, sobre todo, que el indulto reconducirá al separatismo hacia la senda del respeto a la legalidad. En la nomenclatura de Sánchez, quien crea eso será un progresista modélico, y quien lo rechace, un reaccionario resentido y vengativo, incapaz de entender la democracia. Esos son los términos de su chantaje emocional. No hay ejercicio alguno de ingenuidad en Sánchez, sino una claudicación por instinto de supervivencia en el poder. Su legislatura depende del apoyo del separatismo y, desde esa premisa, ha decidido que no hay nada más que hablar ni debatir. Ni siquiera, el riesgo de descrédito que arrastrará el PSOE en las urnas.

A su vez, Oriol Junqueras, mitificado por el Gobierno como si fuera una suerte de Gandhi a la catalana -tras las palabras de Sánchez la comparación con Mandela se queda corta-, admitió ayer la posibilidad de ser indultado. Atrás quedan sus afirmaciones de 2019, cuando dijo sobre su indulto que «se lo pueden meter donde les quepa». Ahora ya se sabe que ‘cabe’ en el Consejo de Ministros. Junqueras hizo ayer público un artículo en el que aparentemente renuncia a imponer la independencia de modo unilateral, pero apela a una amnistía (a sabiendas de que es ilegal) y exige la ‘vía escocesa’ con un referéndum secesionista pactado (también prohibido). Pero no por mucho invocar la concordia, o por maquillar la ilegalidad con metáforas, el independentismo va a tener razón. Lo que plantea es ilegal de la cruz a la raya, y por tanto, los giros tácticos de Junqueras son puro cinismo. Aceptará el indulto haciendo creer que no lo quiere -falso-, y alegará que no ha renunciado a su chantaje. Pero esa desfachatez solo será posible porque ha encontrado en Sánchez a un sumiso incapaz de plantar cara a un desafío al Estado. Nadie debe engañarse. Esto ya no va de generosidad, audacia o valentía política. Han pactado un golpe de mano al Tribunal Supremo despreciando el criterio mayoritario de los españoles y excarcelando a individuos que presumen de sus delitos.

La sandez dicha por Iceta de que «se volverá al Tribunal» si los condenados reinciden una vez indultados no es ningún salvoconducto. Si acaso, un argumento irrelevante usado para tranquilizar su conciencia. Solo faltaría que el indulto anulase también cualquier actuación judicial futura porque al Gobierno le venga en gana. La pregunta no es por qué un demócrata no quiere ser generoso, sino por qué hay que serlo con quienes delinquen contra el orden constitucional. Lo que no cabe es embarrar la ley abdicando de su aplicación, o someter a los ciudadanos a un trágala indigno solo para que Sánchez se asegure el poder. Aquí, el ‘alivio del conflicto’ solo lo van a sentir unos.

El sanchismo se va a pique
Fernando Sánchez Dragó. https://gaceta.es/ 8 Junio 2021

Hace unos días, el 28 de mayo ‒hoy es 7 de junio‒, mi viejo amigo, excelente escritor y muchas cosas más Jimmy Giménez-Arnau escribió en alguna parte la pieza periodística, literaria o acaso epistolar que a continuación voy a reproducir. Me tomo esa licencia en estricta aplicación de un precepto de Ortega: «Donde las cosas están, huelga contarlas». Con repetirlas, añado yo, es suficiente. Confío en que el director de La Gaceta me lo consienta.

Es un amigo el que hace unas horas me ha enviado el texto en cuestión. Le pone fecha y lo califica de «durísimo», pero no aclara dónde y en calidad de qué se publicó. Poco importa. Lo que importa es que alguien ‒Jimmy‒ lo escribió y que al menos otra persona ‒mi amigo‒ lo difundió.

Aquí va el texto… Es, en efecto, durísimo, pero coincide con lo que yo también diría y con lo que casi todo el mundo, menos los pesebristas, los palmeros del poder, los hinchas del socialismo, los fachas de izquierdas y los cegatos mentales, dice. Es, al menos, lo que yo escucho a todas horas y por todas partes. No conozco a nadie ‒a nadie, insisto‒ que no suscriba ce por be lo que Jimmy escribe y haga suyas las mismas invectivas que el autor esgrime.

Oído al parche…

«Los crímenes más aterradores no son los que cometen los asesinos, sino los de las personas incapacitadas para gobernar.

«Un criminal satisface su locura quitándole la vida a una o a equis personas, pero un déspota sin luces ni soluciones, sacrifica las vidas de una nación entera.


«Estamos en manos de un zumbado que quiere convertir España en un país inhabitable. Cuadrado Bausela define el sanchismo: “es un negocio electoral que utiliza un imaginario nostálgico de la izquierda como mercancía y trata a los electores como vegetales».

«Sánchez y el sanchismo pertenecen a la misma almeja. Sus hechos, sus deshechos y sus desechos vulneran el código penal y conculcan la Constitución. El mindundi desprecia al Rey, se mofa del Tribunal Supremo y del Estado de Derecho.

«Dos mil cincuenta chapuzas ‒las de su famosa Agenda‒ y otras indecencias paridas con el fórceps del decreto ley demuestran que alguien debe dimitir.
El maniquí ya no sirve ni de espantapájaros.
Por eso se le colaron ocho mil hijos de Alá en Ceuta y Melilla.

«Tras fracasar con sus ficticios expertos en pandemia y ser humillado por la brava Ayuso en Madrid, nadie cree en él y allá donde asoma, le abuchean.

«Atraviesa horas bajas y afortunadamente está en declive, pero el gachó se agarra como un náufrago a su balsa y a los corruptos que lo sostienen a cambio de millones de euros y de indultos que camuflan y propician un nuevo golpe de Estado.

«Al desaprensivo y siempre gafe presidente del Gobierno le da igual jugarse España a los dados que al mus. Mientras él siga en palacio, todo lo demás se la sopla: pensionistas, vacunas, la Union Europea, que suba la crispación, que bajen los salarios, crujirnos a impuestos, el campo, la pesca, autónomos, policías, militares, sanitarios, parados, taxistas, los sin techo, que se hunda la economía o que Biden no le coja el teléfono…
«Su narcisismo es lo único que importa. Pronto se largará de veraneo, agotado por haber mentido tanto y satisfecho por haberlo enredado todo sin arreglar absolutamente nada.

Alfonso Guerra: “El indulto es políticamente indeseable y jurídicamente ilegal”.

«El estío excita su vena poética… “Hay un tiempo para el castigo y otro para la concordia”, pensamiento éste de un premio Nobel bengalí copiado por los amanuenses de Moncloa para justificar el perdón y el indulto, que sólo se justifican, y aun eso hasta cierto punto, cuando hay en los inculpados voluntad de arrepentimiento. El sátrapa inculto de la Moncloa, al apropiarse de la frase, se cree Rabindranath Tagore. ¿Pedirán para él el Nobel sus voceros y asesores?

«Quizá quiso y debió decir: “Hay un tiempo para la impunidad y otro para la ignominia”. Pero él no se entera de lo que dice. Se limita a leer lo que plagian sus escribas.

«Incluyo a continuación algunas citas concernientes al indulto a los golpistas…

«Arrimadas: “Sánchez debe hacer caso al Supremo y no cometer esa indignidad sólo para mantenerse en la Moncloa”.

«Boadella: “Cataluña anda sumida en un estado de degradación absoluta y me importa un comino lo que haga Sánchez”.

«Rosa Díez: “Está en nuestras manos no indultar a Sánchez, el político más corrupto de la democracia”.

«Alfonso Guerra: “El indulto es políticamente indeseable y jurídicamente ilegal”.

«Pedro J. Ramírez: “Si sigue adelante con los indultos, Sánchez cavará su propia tumba política”.

«Y Raúl del Pozo: “Supongo que a su Majestad no le hará puñetera gracia firmar los indultos”.

«Basten, como botón de muestra, estas seis voces provistas de autoridad para poner en su sitio al mindundi.

«Los esbirros del zumbado alegan que los indultos son necesarios, pues la democracia española no puede ser comparada con el régimen autoritario de Turquía. Sic. ¡Chúpate esa!

«Sánchez es un personaje rodeado de idiotas, y así le va. Su barco hace aguas. El sanchismo se va a pique».

Yo también lo creo Jimmy. Ya somos dos.

No. Dos, no. Somos muchos. Dios nos oiga, y los españoles con derecho a voto y a pataleo, también.

El rebaño orwelliano
El portavoz adjunto de Ciudadanos en Andalucía retrata el sistema implantado por Pedro Sánchez y su red clientelar de captación de voluntades. Y propone alternativas.
Fran Carrillo. esdiario 8 Junio 2021

Hubo un tiempo en el que la denuncia era la adrenalina del periodismo y el cadalso del político. Hoy se denuncia previo aviso y el denunciado ríe por las cosquillas de su impune inmunidad. La mentira se castiga con penas de meme y el mentiroso es elegido presidente por el rebaño, cautivo y desarmado por empacho de doctrina caviar.

Sánchez ha construido su presidencia bajo los endebles cimientos de un engaño de destrucción masiva llamado PSOE, plataforma de propaganda centenaria que ha terminado por ser el abrevadero ideológico de mediocres y palmeros, que beben con insuperable obediencia los nutrientes que la amplia sombra ególatra de su mentor y promotor deja con cada sonrisa impostada. Nadie recordará a un tipo que pasó por Moncloa flotando en el jugo de su propia soberbia, inflada a golpe de subvención oficial.

Entonces, ¿por qué sigue ahí el peor Presidente de la Historia de España? ¿Por qué seguimos soportando la autocracia de un gobierno de felones y mentirosos, que creen que el poder es la capacidad de llamar idiotas a los gobernados sin inmutarse?

El Consejo de Transparencia fustiga a Sánchez por la opacidad de su Gobierno

La respuesta, no por repetida menos cierta, es sencilla: porque es un Gobierno de izquierdas, vulgo progre, es decir, de moral superior, esto es, de ética buena e irreprochable. A base de leyes educativas llevan cuarenta años adocenando las mentes y fabricando conciencias formateadas, base de la construcción de un pueblo esclavo de votantes leales a prueba de corrupciones, mentiras, abusos y robos.

La historia del PSOE, salvo honrosas excepciones, es una historia de infamias hacia España, sus ciudadanos y la democracia. El sanchismo es fiel a la negra historia del socialismo, no su excepción.

Moncloa y Asociados
En política, cuando la queja se hace costumbre, la protesta ya no es rentable. A ello se agarra el gobierno más autoritario y liberticida de cuantos ha tenido España desde que en el 78 los firmantes de la Constitución impusieran la concordia como libro de estilo.

Alteran desde Moncloa y Asociados el lenguaje sin rubor ni vergüenza, porque sus clientes de carné y parné tienen a la RAE como ese familiar que sólo ves en las reuniones familiares a las que vas obligado. No importa. El socialismo nunca se construyó sobre el conocimiento, sino a pesar de él.

La sociedad del conocimiento, como la del pleno empleo, es la perfecta utopía con la que la élite progresista mantiene a sus fieles, ovejas descarriadas encantadas de seguir al buen pastor. Pero es todo mentira.

De insulto en insulto hasta la ignominia final, el presidente indultador confirma ahora el colapso del sistema con su golpe a la democracia,

Sube la luz, y te dicen que para pagar menos, planches de madrugada. Y no pasa nada. Sube el gasto en asesores incapacitados para asesorar en nada que no sea en reafirmar lo que dice el jefe que los ha enchufado. Y no pasa nada.

Suben los impuestos como nunca en España, con el pueblo pidiendo árnica en forma de ERTEs. Y no pasa nada. Le quitan el pan y su sustento a los mismos trabajadores a los que presumen de representar con visa oro. No pueden pagar derechos porque están hipotecados de privilegios. Y no pasa nada.

De insulto en insulto hasta la ignominia final, el presidente indultador confirma ahora el colapso del sistema con su golpe a la democracia, el enésimo ataque a las instituciones, a la separación de poderes, a la Constitución y al Estado de Derecho. Los indultos a los golpistas, socios, amigos y aliados, todos enemigos de la nación, serán la antesala de algo mucho peor, de incalculables consecuencias.

¿Delinquir es gratis?
Porque si el Supremo avala esa aberrante claudicación, los ciudadanos ya sabrán que delinquir sale gratis. La misma semana que nos desayunamos con el archivo por parte del Constitucional del caso Delcy, la dictadora chavista que pisó clandestinamente suelo español, mientras el recogemaletas de Ábalos le daba cobertura ilegal e inmoral, la Plataforma Sanchista de Obedientes Embusteros se alinea, prietas las filas, para explicar que las lavadoras se ponen de forma automática, que los indultos significan concordia y que la España que mola es la de 2050, aunque a ella no llegue la mitad de la población que vive en 2021.

Archivar el caso Delcy conllevará la destrucción de las cintas, es decir, que nunca sepamos qué pasó realmente aquella noche, como ya ocurrió con el 11-M. El signo del Gobierno es el mismo, entonces y ahora. El PSOE, coherente con su historia, siempre ha estado más cómodo en la oscura luz de las alcantarillas. Es lo que ocurre cuando se reparten a los jueces. Y no pasa nada.

Sánchez iba para Gallardón y se ha quedado en una secuela de Zapatero

Pero ya toca que algo pase. Los españoles deben tomar las calles, no sólo el próximo 11 de junio, y no sólo contra los indultos a unos delincuentes confesos y no conversos. Deben tomarla contra el tirano que anda suelto en Moncloa, que construye leyes para perpetuar su cargo y no para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, que protege al delincuente y no al que sufre el delito, que se pone la venda ante dictaduras a las que paga con el dinero de todos, mientras mantiene a ministros que rivalizan en ridículos y estulticias.

¿Qué empresa privada tendría de responsables a Calvo, Montero, Ábalos o Lastra? Ninguna. Porque nadie quiere arruinarse. Por eso están donde están, medrando cuanto pueden del presupuesto público hasta que los españoles organicen su hartazgo. Por las buenas o por las urnas.

Hasta que eso ocurra, el tirano que anda suelto en Moncloa seguirá sonriendo ante la mentira como el caníbal frente a su inminente víctima. Se relame antes de devorarla y en su digestión, carbura su próxima comilona.

Así es Sánchez, un hombre carcomido por el ego que su mirada observa y en su oído retumba. Nadie en la historia política del mundo reunió tanta capacidad para desacreditar su propia hemeroteca. Porque el BOE lo aguanta todo. Como los fondos europeos. Como el carné socialista.

Porque no hay peor ruido que el de una turba de palmeros bien educados. La verdadera tiranía siempre exige disciplina castrense en asumir imposturas morales. Y empezó cuando el rebaño sanchista, más orwelliano que nunca, prefirió ahormarse a la butaca de su escaño antes que servir al pueblo que paga su minutada.

Fran Carrillo Guerrero es Portavoz Adjunto de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía y Diputado por Córdoba y Senador en las Legislaturas XII-XIV

El rompecabezas irresoluto del panorama político español
“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”, Marco Publio Cicerón
Miguel Massanet. diariosigloxxi 8 Junio 2021

El tiempo siempre se suele encargar de dar la razón a los que han sabido ver con claridad lo que viene a deparar el futuro que, en muchas ocasiones, suele diferir de lo que aquellos que esperan de él confirmación de sus acciones interesadas, de sus augurios imaginados o de sus intentos de justificar actos, que modifican aposta una situación presente, con la amenaza de hechos o acciones que, en un futuro, pudieran confirmar la necesidad de aquel cambio, aparentemente innecesario o perjudicial para el pueblo. Y esto nos hace recordar aquella situación provocada por la inestabilidad política de los pueblos del Este que motivó la gran marcha de miles y miles de emigrantes que abandonaron sus países para intentar entrar en Europa en busca de refugio político y de una mejor vida. La demagogia fácil, interesada, insensata y desprovista de cualquier criba de sentido común, de las izquierdas y de aquellos que encontraron en aquella circunstancia una forma de conseguir adeptos para su propia causa. hizo que muchas naciones del viejo mundo se convirtieran en refugio de personas de diversas razas, sentimientos religiosos, culturas, hábitos y costumbres, en ocasiones incompatibles con las de los ciudadanos oriundos del país. Una experiencia que, en muchas ocasiones, se ha pagado con brotes terroristas, inadaptados, lumpen, enfrentamientos con los nativos y en aumentos de criminalidad, que en nada han contribuido a mejorar la vida, las relaciones o la paz en aquellos pueblos que no supieron frenar, de una manera racional, la entrada de inmigrantes a causa de que, la mayoría de ellas no estaban ni económicamente, ni socialmente ni por sus costumbres, preparadas para asumir aquella invasión de allende sus fronteras.

Han pasado los años y, en estos momentos se produce en muchas de las naciones de acogida, un claro sentimiento de rechazo hacia aquellos que vinieron de fuera para crear nuevos problemas, no adaptarse y pretender, incluso, disponer de derechos y beneficios sociales que, en muchas ocasiones, no están ni al alcance de los propios ciudadanos del país en cuestión. Hoy hemos leído que la hospitalaria Dinamarca ha decidido obligar a los solicitantes de acogida a esperar en un centro del continente africano, mientras el gobierno sigue negociando con Ruanda y Egipto para que acojan a los peticionarios. Pero en España, bajo la égida de Sánchez y su grupo de aprendices de ministro, fue uno de los países que más se ofreció para que viniera quien quisiera, para que todos fueran recibidos “con los brazos abiertos” y no fue la señora Colau, alcaldesa de Barcelona, la que menos interés puso en que nos enviaran a la Ciudad Condal cuantas más personas inmigrantes fuera posible, para integrarlas en el pueblo catalán. Hoy, Canarias está desbordada de gentes que les llegan desde la costa africana a miles, superando su capacidad de absorción y desesperada para que el Gobierno de la nación les busque una solución que, por lo visto, tarda en llegar y que suele consistir en trasladarlos a la península para que, después de un simulacro de tenerlos internados en centros de acogida, acaben por huir de ellos o, que sea el mismo gobierno el que los envíe a las distintas comunidades para que hagan de ellos lo que puedan.

Pero, volviendo a la vergonzosa actualidad nacional, provocada por el intento de los socialistas de encontrar un medio para ocultar, ensombrecer, difuminar u obscurecer la intención declarada de concederles el indulto a los delincuentes que están cumpliendo condena, por secesión y malversación de caudales públicos, en las cárceles catalanas; debemos denunciar el nuevo intento de resucitar pasados temas de corrupción, por los que el PP tuvo que enfrentarse, primero, al 99% de la prensa nacional que se dedicó, con insistencia, a tacar a cada uno de los acusados para que no fueran sólo los jueces los que tuvieran que condenar, si es que cabía hacerlo, a los “investigados”.; sino que fuera una opinión pública sabiamente aleccionada la que dio las espaldas al PP. Aquello ya pasó, ninguno de los que actualmente están en la dirección del PP tuvo, ni remotamente, nada que ver con aquellos lamentables sucesos. Pero los socialistas insisten en que no se olvide cuando ellos piensan que les puede favorecer.

El intentar correr una cortina de humo volviendo a resucitar aquellas efemérides o pretendiendo involucrar al señor Casado en un tema de espionaje (si es que se quiere llamarlo, impropiamente, de esta forma) que parece que ha motivado que la señora Cospedal y su marido hayan sido procesados por ello, no da la sensación de que sea más que otra de las malignas artimañas de este sujeto, Rasputín de medio pelo, conocido como el artista de la mentira, el engaño, la manipulación y los métodos claramente repulsivos y de carácter evidentemente totalitario, de los que se vale para intentar ocultar la incapacidad del actual presidente del gobierno, señor Pedro Sánchez, para gobernar una España que, hasta hace poco, tenía una Constitución que garantizaba los derechos del pueblo español, sus libertades, a la posesión y la propiedad, que respetaba todas las creencias y que protegía la libertad de mercado. En efecto en hombre fuerte del presidente, Iván Redondo, no ha tardado en recobrar la confianza de su protector después de las sendas pifias de Murcia, Castilla y León y Madrid. Evidentemente que este intento de recobrar su influencia en Madrid está condenado al fracaso porque, cada día que pasa, las restricciones que pretende imponer el Gobierno a los madrileños parece que no hacen otra cosa que reafirmar los votos de la señora Díaz Ayuso.

Claro. Los socialistas y comunistas, tan expertos en fabricar mentiras y en confundir al personal, han acuñado un término “corrupción” que no dejan de utilizarlo para cualquier tema que sirva para poner al PP en un brete. Empecemos, por cuanto a los que desconocen nuestra legislación, por enterarles de que, en nuestro CP, no existe el llamado delito de “corrupción” ,lo que no impide que sí exista la definición y que, en ella, se entiendan comprendidos otros varios delitos ( en número de 10 apartados) que pueden ser encajados en la definición siguiente: “la utilización de un poder de actuación oficial o conferido al autor por una colectividad, grupo, compañía, sociedad o cualquiera otra entidad, en interés particular para la consecución de una ventaja indebida, patrimonial o de otro tipo en su favor o en de un tercero”. Pero es que, abundando en este tema, resulta de una temeridad, idiotez, cara dura, desfachatez e ignorancia supina que ahora saquen a relucir lo de la señora Cospedal y su marido cuando ellos, los socialistas y los sindicatos afines, tienen un marrón en Andalucía, con el tema de la apropiación indebida por los directivos del PSOE en Andalucía que está siendo tratada por los tribunales y que, para mayor INRI, para pararle los pies a la juez Alaya, que había llevado una instrucción perfecta de caso, resistiéndose a toda clase de amenazas, presiones y demás intentos de comprarla, tuvieron que recurrir, para que dejara el expediente de los ERE de Andalucía, a nombrarla magistrada del TSJA por lo que, por obligación e incompatibilidad, de mala gana, se vio obligada a dejar el tema, que pasó a manos de una juez más proclive a las tesis socialistas, que ha conseguido que la mayoría de los encausados, sea por prescripción, por dejar pasar el tiempo en sustanciar las acusaciones o por no encontrar delito en algunos de los acusados, la mayoría de los que fueron empapelados fueron exonerados y dejados en libertad.

No podemos permitirnos dejar de comentar, aunque sea brevemente, y ante la deriva que nuestros gobernantes han decidido tomar, para preguntarnos si es cierto que ¿queremos, de veras, convertir a esta España de nuestras entretelas, este país maravilloso, de clima mediterráneo, de sol y de gente alegre, divertida, acostumbrada a una vida relajada, a pasarlo bien y disfrutar de la vida, de los deportes, de las playas y de la montaña que sabe apreciar los tiempos de ocio, todo ello ¿ en uno de estos lóbregos “paraísos comunistas” como aquellos de los que “disfrutan” naciones como Bolivia, Venezuela, Nicaragua o cualquiera de las comunidades caribeñas representada por Cuba y los herederos de Fidel Castro dónde, después de infinitos años de revolución, resulta que los pobres cubanos todavía no saben lo que es vivir en libertad y gozar de los beneficios de cualquier democracia de las existentes en el mundo occidental?. No creo que, de verdad, siendo público y palmario que la vida en los paraísos comunistas está enteramente dirigida desde el poder y que, cualquier sombra de democracia ha sido absorbida por los dirigentes, convertidos en tiranos, dueños y señores de la vida y las haciendas de sus súbditos, a los que ni les queda la esperanza de cambiar el régimen, porque ya no existe la posibilidad de un voto libre que los librase del totalitarismo al que están sometidos.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos la desagradable impresión de que hemos llegado a un punto en el que, si la ciudadanía españolas, todos aquellos españoles que seguimos creyendo en las libertades, en el impulso individual; en un Estado que no ponga peros a la actuación de quienes tienen aspiraciones e iniciativas para emprender negocios; que se ocupe principalmente de mantener el orden; asegurar la propiedad privada; mantener al país a la altura que se merece en el ámbito internacional; dotar a la enseñanza de los medios y los profesores capaces de elevar a los alumnos a la altura que se merecen en cuanto al ranking del resto de países europeos y ocuparse de que la Sanidad y la Seguridad Social sigan siendo uno de los logros de los que enorgullecernos los españoles. La frase de hoy se la debemos al gran filósofo romano Séneca: “Pierden el día por esperar la noche, y la noche por miedo al amanecer.” Esto nos puede ocurrir a los españoles si persistimos en esperar que, la solución a los problemas de nuestro país, nos caiga del Cielo.

El Govern ignora a la Justicia y señala en público al que quiere examinarse en castellano
El TSJC pide que se ofrezca la elección del idioma "de forma individual", pero en distintas aulas se sigue preguntando de forma colectiva en qué lengua quieren la prueba
Laura Fàbregas. cronicaglobal 8 Junio 2021

El nuevo Gobierno de la Generalitat, con Pere Aragonès al frente, está en riesgo de incurrir en su primera desobediencia. La resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga, en su parte dispositiva, a que los exámenes de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) estén disponibles en las “tres lenguas cooficiales” y que se ofrezca “de forma individual al alumno la opción de escogerlos en el idioma oficial que se estime”.

Sin embargo, y como ha podido saber Vozpópuli, se ha detectado que en distintos tribunales de las aulas donde se celebran las pruebas siguen preguntando a los alumnos de forma colectiva si quieren el examen en lengua catalana o castellana. Con carácter general, una de las fórmulas que se utiliza es que los alumnos deban “alzar la mano” si les “va bien recibirla” en catalán o si “la necesitan” en castellano. Otros tribunales de la PAU preguntaban directamente si les “iba bien recibir en catalán los exámenes de las materias que no son de lengua”.

El Govern ignora al TSJC y obliga a "alzar el brazo" al que quiera examen en castellano

Las cautelarísimas de la Justicia catalana explicitan que la lengua “no puede venir determinada por la Administración” y que se deben entregar los exámenes en los tres idiomas cooficiales. Se trata, en definitiva, de que un estudiante pueda elegir libre de presiones y sin ser señalado por ello.

Catalán por defecto
Según las fuentes jurídicas consultadas, el hecho de obligar a alzar el brazo o de orientar el enunciado a favor del catalán es mantener el mismo espíritu de la normativa tumbada. Es decir, establecer el catalán por defecto: “Están procediendo de igual manera que dictaba la norma tumbada, es decir, ofreciendo por defecto las pruebas en catalán y obligando a significarse a la contra a quien desee las pruebas en castellano”.

La instrucción de la Consellería de Investigación y Universidades a los profesores de los tribunales de la PAU instándoles a "repartir primero los enunciados de examen en catalán y, solo si algún alumno lo pide, darle la versión en castellano” fue recurrida por la Asamblea por una Escuela Bilingue (AEB). Curiosamente, y como bien refleja el TSJC en su resolución, la Generalitat también se olvida del aranés.

La consellera amaga con la desobediencia
El TSJC también requiere que sea el presidente y secretario del Consell Interuniversitari de Cataluña quien se encargue de que se ejecute lo acordado en la resolución. No obstante, cada tribunal ha resuelto las cautelarísimas del TSJC a su manera, sin un responsable ejecutivo y, a tenor de las fórmulas halladas en preguntar a los alumnos, podrían incurrir en una nueva desobediencia.

La posición de la Generalitat así como del Síndic de Greuges es que se amparan en la utilización preferente del catalán en la escuela como lengua de comunicación con los estudiantes. Y hoy han comunicado que de los más de 5.000 alumnos que realizan las pruebas, solo 67 estudiantes han pedido hacerlas en castellano.

El hecho de que la consejera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, afirmara que “no se iban a tocar” las pruebas de la PAU después de que el TSJC las suspendiera se ve, por parte de la AEB, como una “voluntad de incumplir”. En esta línea, otras entidades, como Hablamos Español, también se han movilizado y ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares para que la libre elección de idioma se cumpla en otras comunidades autónomas.

La Generalitat recurrirá en contra de poner más fácil elegir el idioma del examen de selectividad
Mientras, el Síndic de Greuges vuelve a posicionarse a favor de los planteamientos del Govern y llevará el caso al Consejo de Europa
Ricard López cronicaglobal 8 Junio 2021

La Generalitat recurrirá la orden del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) de que el Ejecutivo catalán haga más accesible la elección por parte de los alumnos de la lengua oficial en la que prefieren hacer sus exámenes de selectividad: en catalán --idioma en el cual se repartían hasta ahora por defecto, a no ser que el estudiante lo reclamara en otro--, castellano o aranés.

Así lo ha anunciado este martes la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, quien ha explicado que la Generalitat tiene tres días para presentar dicho recurso.

Pruebas en tres lenguas
Según Plaja, en las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) --un total de 39.775-- se ha recordado a todos los estudiantes que tienen el "derecho, como se ha hecho siempre, de hacer los exámenes con la lengua con la que se sientan más cómodos".

Así, ha explicado que en todos los centros adscritos que acogen pruebas de selectividad se ha trasladado a los estudiantes que tienen "diferentes canales" a su disposición para disponer de los exámenes en tres lenguas.

Orden del TSJC
Aún así, la nueva portavoz del Govern no ha evitado criticar la orden de la justicia, mezclando en su argumento la pandemia de coronavirus con el hecho de informar a los alumnos sobre su derecho a elegir en cuál de las tres lenguas cooficiales de Cataluña prefieren hacer sus exámenes: "En un año marcado por la pandemia, que ha hecho especialmente complicado la preparación de los exámenes, se ha sumado la voluntad de los tribunales de justicia de condicionar el normal funcionamiento de estas pruebas", ha manifestado.

El TSJC estimó este lunes una petición de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB). El auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo aclaró que "la elección de la lengua de los enunciados de examen no puede venir determinada por la Administración y, en su lugar, deberán estar disponibles en las tres lenguas cooficiales". Es decir, catalán, castellano y aranés.

Además, el TSJC señaló que el Govern debe ofrecer "de forma individual al alumno la opción de escogerlos [los enunciados] en el idioma oficial que estime", tras la petición de cautelares con carácter de urgencia por parte de la AEB.
El Síndic, de nuevo al lado del Govern

Por su parte, el Síndic de Greuges --organismo equivalente al defensor del pueblo de Cataluña-- ha vuelto a alinearse con los postulados de los dirigentes del Govern secesionista, manifestándose con inusitada rapidez al respecto.

Según el Síndic, el marco normativo ampara "plenamente" la práctica de repartir inicialmente los exámenes en catalán en la selectividad.

En su comunicado, la entidad encabezada por Rafael Ribó ha manifestado que el auto del TSJC "ha dado lugar a la inquietud y el desconcierto de todas las partes implicadas".

No ve "desatendido" el derecho...
El Síndic, tras recordar que el Estatut y dos leyes fijan el catalán como lengua vehicular, ha explicado que la decisión del tribunal pretende reconocer el derecho de opción lingüística para relacionarse con la Administración.

No obstante ha constatado que este derecho "no ha sido desatendido a lo largo de las convocatorias realizadas hasta la fecha con toda normalidad y ausentes de polémica". Y afirma que se ha garantizado la posibilidad de hacer las pruebas en cualquier lengua oficial y que se ha previsto la entrega de enunciados en castellano cuando se ha solicitado.

... Y lleva el caso a Europa
Dicho derecho de opción lingüística, ha continuado, determina la posibilidad de escoger, "pero no comporta un deber para la Administración educativa de usar normalmente una lengua que no sea la estatutariamente y legalmente reconocida como propia en el ámbito lingüístico catalán".

El Síndic de Greuges remitirá los hechos de oficio al Comité de Expertos de la Carta Europea para las lenguas regionales o minoritarias del Consejo de Europa, para que sean conocedores de ellos y por las "posibles actuaciones" que se deriven, y a las Consejerías de Investigación y Universidades y de Acción Exterior y Transparencia de la Generalitat.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Vergonzoso pasteleo de Sánchez con Junqueras
EDITORIAL. Libertad Digital 8 Junio 2021

Es el momento de que los españoles hagan saber al felón de la Moncloa que sus manejos solo les comprometen a él y a su servil partido.

El Gobierno y su socio de referencia en Cataluña, el partido golpista ERC, escenificaron este lunes un acercamiento que abre la puerta a la concesión inmediata del indulto a los separatistas encarcelados por sedición.

El antecedente inmediato a esta vergonzosa efusión de parabienes ha sido una carta pública en la que el sedicioso Oriol Junqueras abandonaba su postura de rechazo a cualquier medida de gracia. En efecto, del "que se metan el indulto por donde les quepa", el condenado separatista ha pasado a valorar positivamente lo que considera "gestos que pueden aliviar el conflicto".

En el Gobierno social-comunista han saludado con euforia este pretendido gesto del golpista para nada arrepentido. Los ministros implicados, muy especialmente el de Justicia, aceleran los trámites para redimir las penas de los condenados por el procès antes de que acabe el mes, al calor de este entendimiento con las fuerzas golpistas, que siguen comprometidas con la voladura del orden constitucional.

Con la colosal desvergüenza que le es consustancial, Pedro Sánchez habla y no para de "valentía" y "generosidad". Él. En realidad, lo que hace es comprar el apoyo parlamentario de una banda de golpistas para tratar de agotar la legislatura, objetivo que, para su desgracia, cada vez se antoja más complicado.

Por todo ello resulta especialmente pertinente la convocatoria de una concentración en Madrid, el próximo domingo, contra los indultos a los golpistas. El llamamiento de la plataforma cívica Unión 78 no podía ser más oportuno, en una semana en la que el Gobierno ha confirmado sus intenciones de dejar sin efecto una sentencia del Tribunal Supremo contraria a sus intereses, tan lesivos para la Nación. Es el momento de que los españoles hagan saber al felón de la Moncloa que sus manejos solo les comprometen a él y a su servil partido, enfangados ambos en la mayor operación de degradación política del periodo democrático.

Esto es una farsa, un ignominioso ‘conchabeo’
OKDIARIO  8 Junio 2021

ERC, a través del golpista Oriol Junqueras, le ha dado cobertura al discurso de la reconciliación con el que Pedro Sánchez pretende vender su indulto a los sediciosos, al asegurar que el perdón «es un gesto que puede aliviar el conflicto» y cuestionar la vía unilateral. Junqueras puede decir misa, porque lo cierto es que las bases de Esquerra Republicana ya dejaron claro, en la ponencia política del partido golpista, que su objetivo es la celebración de un referéndum sin renunciar a la unilateralidad; es decir, a celebrarlo sin el consentimiento del Estado, que es lo mismo que hacerlo de forma ilegal, al modo y manera en el que lo llevaron a cabo el 1-0. Por si no quedaran claras las intenciones de ERC, en su programa electoral para las elecciones autonómicas del 14-F, se afirmaba que el «Estado debe saber que su negativa a negociar un referéndum puede desembocar en una acción unilateral».

Lo que parece evidente es que Junqueras le ha da dado un balón de oxígeno a Sánchez porque ambos se necesitan. El primero, porque ERC necesitaba el gesto del Gobierno para hacer frente a Junts y la CUP, que acusan al partido de Junqueras de rendirse al Estado, y el segundo, porque su permanencia en La Moncloa depende en gran manera del apoyo de los separatistas republicanos. Las palabras de Junqueras y Sánchez no son más que una puesta en escena, un ‘conchabeo’ ignominioso. La realidad es que ERC no ha renunciado a la vía unilateral y, una vez Sánchez saque de la cárcel a los golpistas, volverán a lo de siempre. Ahora modulan sus mensajes para ponerle más fácil al presidente del Gobierno vender el indulto, pero que nadie se equivoque: estamos ante una gigantesca farsa, un juego de bastardos intereses cruzados que se va a traducir en la más grave ofensa a la dignidad de España y los españoles.

Sánchez en el zulo de Ortega Lara
Cayetano González. Libertad Digital 8 Junio 2021

Los españoles tienen la obligación moral de frenar a este presidente irresponsable.

Es muy difícil saber cómo es una persona, qué pasa por su cabeza, cuando es capaz de pactar por la mañana con los herederos políticos de ETA, al mediodía acercar a cárceles del País Vasco a presos de la banda terrorista y por la tarde visitar en Vitoria la reproducción del zulo donde ETA mantuvo secuestrado durante 532 días con sus 532 noches al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. Si la persona que es capaz de simultanear esas tres cosas es el presidente del Gobierno de España, entonces los españoles en general y las víctimas del terrorismo en particular tenemos un problema muy grave.

Pedro Sánchez protagonizó el pasado martes en el acto de inauguración del memorial de víctimas del terrorismo que se ha instalado en Vitoria una de las imágenes más repulsivas de su mandato. Sánchez tenía veinticuatro años cuando ETA secuestró a Ortega Lara; estaba haciendo el servicio militar y todavía no había empezado su carrera política, aunque ya estaba afiliado al PSOE –desde 1993–. Veinticuatro años después de aquel secuestro y posterior liberación del funcionario de prisiones, Sánchez está en la Moncloa gracias –entre otros apoyos– a los herederos políticos de aquellos que torturaron durante año y medio a Ortega Lara en el zulo que visitó la pasada semana.

Este domingo, en un magnífico reportaje publicado en El Mundo por Ángeles Escrivá, decía Ortega Lara que le había molestado ver a Sánchez en la reproducción del zulo en el que estuvo secuestrado. ¡Cómo no le va a molestar! A él y a tantos españoles que vivieron con angustia y preocupación aquel interminable secuestro, y que también vivieron con una enorme alegría su liberación, en la madrugada del 1 de julio de 1997, gracias a una larga investigación de la Guardia Civil.

Pero Ortega Lara decía algo más en ese reportaje: "Si este hombre [se refiere a Pedro Sánchez] supiera de verdad lo que hay encerrado ahí, no frivolizaría". Y ese es el fondo de la cuestión. El presidente del Gobierno cometió algo más que una frivolidad al atreverse a visitar el zulo de Ortega Lara, mientras mantiene sus pactos con Bildu en el Congreso de los Diputados y Navarra y cada viernes no deja de acercar a cárceles ubicadas en el País Vasco a presos etarras condenados por delitos de terrorismo. Unos presos que más temprano que tarde quedarán en libertad, sobre todo después de que la competencia de prisiones haya sido transferida por el Gobierno de Sánchez al Gobierno vasco de Urkullu, que tiene como socio y tonto útil al PSE de Idoia Mendia, sí, esa señora que hace tres años se hizo la foto brindando con champagne en una cena prenavideña con Arnaldo Otegi.

Los ciudadanos de bien –que son la inmensa mayoría– no pueden ni deben olvidar estas afrentas de Sánchez y su Gobierno, no sólo a las víctimas del terrorismo, sino a todos los españoles que también sufrieron y se movilizaron durante años contra el terrorismo de ETA. Una movilización que tuvo su punto de inflexión, precisamente, diez días después de la liberación de Ortega Lara, cuando ETA ejecutó su venganza por este hecho con el asesinato a cámara lenta del joven concejal del PP de la localidad vizcaína de Ermua Miguel Ángel Blanco.

Sánchez puede seguir cometiendo todas las tropelías que le vengan en gana para mantenerse en el poder. Hoy visita el zulo de Ortega Lara, mañana indulta a los políticos catalanes presos por intentar dar un golpe de Estado, y puede seguir buscando el apoyo de los independentistas. Todo eso lo va a seguir haciendo, poniendo en riesgo las bases de la convivencia y el régimen constitucional.

Los españoles tienen la obligación moral de frenar a este presidente irresponsable. Ya lo hicieron en Madrid el pasado 4 de mayo, dándole un sonoro bofetón político y electoral, al que sin duda van a seguir unos cuantos más. De momento, el próximo domingo Sánchez tiene que escuchar desde la Plaza de Colón un alto y claro "¡basta ya!". Por cierto, en esa concentración estará Ortega Lara. Un motivo más para acudir.

Rosa Díez: «Los indultos son una invitación de Sánchez a seguir delinquiendo»
Raquel Tejero. okdiario 8 Junio 2021

El próximo domingo 13 de junio tendrá lugar en Madrid una manifestación para protestar contra la intención del presidente, Pedro Sánchez, de conceder el indulto a los políticos independentistas catalanes.

Rosa Díez, portavoz de Unión 78, la plataforma convocante, ha atendido a OKDIARIO para dar todos los detalles acerca de la concentración que se celebrará en la plaza de Colón de Madrid a las 12 del mediodía.

Rosa Díez asegura que conceder los indultos «es una invitación a seguir delinquiendo porque se premia al delincuente. Con ellos, es como si Sánchez estuviera diciendo que en España no hay garantías democráticas». Añade que en realidad esos delincuentes no están en la cárcel por ser independentistas, «lo están por ser delincuentes, porque se han saltado las leyes y porque saltándose las leyes han dado un golpe contra la democracia».

Por esta razón, Rosa Díez aduce que «ahora los prescriptores de Moncloa dicen que ‘hay que volver a la política’, pero ¿cabe la política democrática sin democracia, saltándose las leyes?», se pregunta.

Por ello, la portavoz de Unión 78 recuerda que Sánchez está en la Moncloa gracias a enemigos jurados de la democracia, «en algunos casos mortales, como es el caso de los bilduetarras».

Rosa Díez asegura que «Sánchez está dispuesto a conservar el poder como un caudillo» y por ello, no «tiene líneas rojas en la democracia». «A Pedro Sánchez no le importa ni el PSOE, ni el país: le importa él, su poder». Según ella, lo que quiere es conseguir el poder sin control judicial, sin control del Parlamento y recuerda que «le ha venido la pandemia a ver» porque le ha permitido evitar hasta los controles de su propio partido.

En este sentido asegura que cuenta «con un publicista en Moncloa» que le ayuda en sus tareas: Iván Redondo. Y que juntos emprenden la tarea de «pervertir» el lenguaje. En este sentido, asegura que «ahora resulta que perdonar a los que no quieren ser perdonados, sino que quieren un paso más para destruir el sistema democrático, eso es dar pasos políticos».

Rosa Díez mantiene sobre Unión 78 que es una plataforma cívica que nace en febrero de 2020 para darle al ciudadano otro instrumento de movilización para la defensa de la democracia. Una «herramienta para vehiculizar en la calle la defensa ciudadana de la democracia».

Ante la pregunta a la portavoz de la plataforma de qué le diría a toda esa gente que opina que la convocatoria del próximo sábado es de derechas, asegura rotunda: «Pues que se lo hagan mirar». Y afirma también que estamos ante los momentos más delicados de nuestra democracia en términos políticos. «Nunca se ha producido en nuestra historia reciente el hecho de que desde dentro del propio Gobierno de la nación, se está demoliendo la democracia y liquidando todos sus instrumentos básicos, empezando por la separación de poderes y por la soberanía del pueblo español», mantiene.

Finalmente, sobre la elección de Colón para realizar el acto del sábado, asegura Rosa Díez que es un sitio amplio «que nos gusta y que, sobre todo, no nos gusta que nos diga el Gobierno dónde hemos de manifestarnos y dónde no».

Junqueras, ese menda
Pablo Planas. Libertad Digital 8 Junio 2021

El diálogo con el golpismo no es concordia sino rendición.

Oriol Junqueras ha enviado una carta a La Sexta, la televisión del grupo Atresmedia, de la que Moncloa infiere que el golpista ha entrado en una especie de éxtasis de contrición que abre fructíferos senderos de entendimiento. La misiva contiene tres mensajes relevantes. En primer lugar, que los separatistas siguen instalados en el golpe de Estado y que para ellos la Generalidad no es una institución del Estado de las Autonomías sino de una especie de ente resultante del golpe de octubre del 17 que merece el calificativo de republicana. Es decir, que, según la primera línea de la carta de Junqueras, en Cataluña manda una Administración que no reconoce la Corona ni la Constitución. "Comienza a andar una nueva Generalidad republicana", arranca la carta. La primera en la frente.

En segundo lugar, se avisa a los ciudadanos no separatistas de que, como no se sometan al rodillo republicano, serán aplastados. No de otro modo se pueden entender estas palabras: "Quiero volver a extender la mano a todos aquellos que se hayan podido sentir excluidos, porque nuestro objetivo debe ser justamente el de construir un futuro que incluya a todos". Y el objetivo no es ni más ni menos que una república catalana identitaria. Las extensiones mediáticas de la Moncloa subrayan al respecto que ERC ha abandonado la vía unilateral, que plantea una vía escocesa. No es ninguna novedad. Los republicanos quieren negociar, sí. Lo vienen diciendo desde que sus líderes entraron en la cárcel o se fugaron, como Marta Rovira. Pero plantean un modelo de negociación muy peculiar. Son como esos atracadores que se presentan en una oficina bancaria y les dicen a los trabajadores que si colaboran y hacen lo que se les ordena nadie saldrá herido.

Apunta Junqueras que no quiere formar parte de un Estado (palabra que escribe en minúscula) en el que hay leyes "que tipifican como delitos comportamientos que son plenamente democráticos y no deberían ser delictivos". O sea, que para este individuo malversar, prevaricar, montar un referéndum ilegal, dividir y enfrentar a la sociedad, expulsar a las empresas, crear pobreza, generar inseguridad jurídica e inestabilidad institucional o erradicar el idioma español de la vida pública y señalar a los ciudadanos no independentistas son comportamientos "plenamente democráticos". Se le nota arrepentidísimo. No veas.

La vía escocesa es el plan B del separatismo mientras se genera la "mayoría incontestable" en las madrasas separatistas, de las escuelas a TV3 y medios subvencionados. ¿Y qué harán cuando un par o tres de nuevas generaciones educadas en el odio a España ya puedan votar y les concedan una mayoría suficiente? ¿Negociar como en el Reino Unido? Va a ser que no.

El tercer mensaje relevante es que ya no le pide a Sánchez que se meta el indulto por donde le quepa, sino que lo acepta, en un arrebato de generosidad apabullante, porque, claro, él se merece la amnistía y una reparación. "Para nosotros, lo hemos explicado muchas veces y lo seguimos defendiendo sin matices, la amnistía es nuestra prioridad para acabar con la persecución judicial. La cuestión no termina ni con los exiliados ni con los presos y presas políticas, sino que hay que hacerla extensiva al resto de las 3.000 personas que sufren causas judiciales", escribe Junqueras, para acto seguido añadir:

A pesar de ello, hay gestos que pueden aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana, y cualquier gesto en la línea de la desjudicialización del conflicto ayuda a poder recorrer este camino.

Es decir, que entiende el indulto como un primer paso hacia la amnistía que alcance a todos los encausados por el golpe. No son ni mucho menos tres mil personas, pero la vinculación del separatismo con la verdad es así, relativa. A los dirigentes golpistas les preocupan los embargos a quienes formaban parte de la segunda fila, los peones cuyas firmas eran el requisito administrativo para contratar la propaganda o pagar hoteles a diplomáticos extranjeros. O salen impunes o será más difícil el "ho tornarem a fer" implícito en la nota de Junqueras.

Resulta inaudito que el Gobierno pretenda hacer creer que la carta es un paso de gigante en la resolución del contencioso separatista, que Moncloa diga que atisba un giro copernicano en ERC y en el propio Junqueras, que los socialistas todos a una celebren la misiva como el alumbramiento de una nueva etapa, cuando en realidad es más de lo mismo, Junqueras en estado puro, ese tipo resbaladizo que manoseaba los hombros de Soraya con una sonrisa torva mientras preparaba el referéndum ilegal, el individuo que junto a una encendida Marta Rovira obligó a Puigdemont a proclamar la república en vez de convocar elecciones, el sujeto que escribió en 2008 que los catalanes tenían más proximidad genética con los franceses que con el resto de los españoles. Un auténtico beato, sí. Y un sujeto que tiene una gran opinión de sí mismo. En la misma entrevista de 2019 en la que rechazaba los indultos aseguraba:

No me desanimo. Seguro que Gandhi se estampó infinidad de veces contra el imperio británico. Y Mandela con el apartheid en Sudáfrica. ¿Verdad que no se rindieron? Pues yo tampoco.

Y este es el menda al que se ha entregado Sánchez. Es una auténtica indecencia que Moncloa y un golpista preso hayan acordado una carta y un discurso como el pronunciado este lunes por el presidente del Gobierno en la sede de Foment del Treball para cerrar el acto en el que la patronal catalana sometida al nacionalismo ha condecorado a Javier Godó, editor del boletín oficial del proceso, La Vanguardia. El diálogo con el golpismo no es concordia sino rendición. El típico enjuague cocinado por los mismos de siempre y celebrado con entusiasmo por los pagadores del tres per cent.

Junqueras o el indulto innombrable
Cristina Losada. Libertad Digital 8 Junio 2021

Ni con la mejor voluntad del mundo se puede deducir que esa parte del separatismo ha entendido que tiene que cumplir la ley.

Un escrito firmado por Oriol Junqueras, con remite del centro penitenciario Lledoners, se ha presentado como evidencia de que aprueba los indultos que el presidente Sánchez desea concederles a él y al resto de condenados por el golpe de 2017. Así lo vocean los titulares de una prensa ávida de gestos que permitan absolver tanto a los separatistas que quebrantaron la ley como al Gobierno que ahora quiere perdonarles. Sin embargo, quien vaya al escrito tendrá que leer entre líneas para dar por supuesta la aprobación: la palabra indulto no aparece por ninguna parte. Resulta que el principal mensaje político de la carta de Junqueras no es explícito. El hecho de que Esquerra no pueda poner negro sobre blanco "indulto" es signo de su debilidad y, por ende, de la debilidad del relato –no hay más que relato– que ha armado el Gobierno para conceder las medidas de gracia.

Junqueras apoya los indultos que no puede nombrar, pero lo que reafirma explícitamente es que quiere la amnistía. Con un engaño similar, dice que el golpe de octubre, que llama su "respuesta" al Estado, no fue entendido como del todo legítimo por una parte de la sociedad, pero reitera la especie de que tres cuartas partes de los catalanes están a favor de un referéndum de autodeterminación. El magro reconocimiento de que su aventura separatista no contó con el respaldo de todos los catalanes queda así empequeñecido. Más aún cuando pone en duda que esa parte que no entendió sea catalana. Más todavía cuando se refiere a ella como los "que se hayan podido sentir excluidos". ¿Cómo que se sintieron excluidos? Claramente se los excluyó.

Mirando al futuro, que es como ha titulado el escrito, Junqueras no hace otra cosa que ver el pasado. En el futuro ve un referéndum de autodeterminación acordado, cuando eso es lo que vieron –y exigieron– los separatistas catalanes en el pasado: en el pasado que les condujo al golpe de octubre. Todo empezó, a fin de cuentas, con la demanda de un referéndum de independencia. Entonces lo llamaron "derecho a decidir" para que pareciera más ligero y digerible. No es casualidad que Esquerra renuncie ahora a aquel mínimo maquillaje, con el que se intentaba un aggionarmento de la autodeterminación, y vuelva al término duro, reservado en exclusiva a procesos de descolonización.

No hay regreso posible al pasado. No se puede volver a la casilla de salida, como si el golpe de octubre de 2017 no hubiera ocurrido. Pero eso es lo que ofrece Junqueras, en coincidencia de intereses con el Gobierno. Los dos pretenden borrar aquel brutal intento de ruptura, regresar al año cero del procés y entrar de nuevo en el laberinto del referéndum. Del escrito de Junqueras se podrán extraer, con mucho voluntarismo, los guiños que necesita Sánchez para sostener que los indultos serán útiles. Pero ni con la mejor voluntad del mundo se puede deducir que esa parte del separatismo ha entendido que tiene que cumplir la ley. Lo básico.

Pedro Sánchez blanquea al separatismo y alimenta como nadie sus objetivos
Ni hay arrepentimiento ni hay rectificación: el independentismo cambia de estrategia impulsado por la certeza de que no necesita saltarse la ley mientras Sánchez sea presidente.
ESdiario Editorial 8 Junio 2021

PSOE y ERC escenificaron su “pacto de los indultos” en Barcelona con una imagen de Pedro Sánchez y Pere Aragonés saludándose, completada por un artículo de Oriol Junqueras intentando dirigir al independentismo hacia el referéndum pactado y alejarlo de la vía unilateral.

Más allá de la retórica desplegada, más próxima al paripé artificial que a cualquier deseo sincero de "concordia", lo sustantivo es que el independentismo va a lograr medidas de gracia en contra del Tribunal Supremo; sin arrepentirse y sin renunciar a nada.

La vía unilateral no acaba por la renuncia voluntaria del nacionalismo ni por su deseo de concordia, sino por la acción de la Justicia y la solidez legal de la Constitución. Apostar ahora por otras vías responde a la aceptación de que es imposible la independencia a la fuerza y a la sensación de que, a cambio de apoyar a Pedro Sánchez, puede avanzar en ella de otra manera, sin descartar nunca la anterior si no se cumplen los objetivos.

Sánchez ha hecho ya la peor y más grave concesión al separatismo: indultarlo y legitimarlo a la vez

Por ejemplo, forzando un referéndum “a la escocesa” que ahora es ilegal e inconstitucional o elevando el Estatut a la categoría de "Constitución" catalana, con un engendro político insolidario y probablemente ilegal que sin embargo está en la agenda del Gobierno.

Mientras Sánchez pretende hacer ver un imposible para salvar su deteriorada imagen: que el independentismo puede dejar de ser independentista. Un despropósito, amén de una falsedad, que legitima un movimiento perverso y blanquea sus inaceptables fines.

Sánchez y Aragonés: “diálogo de besugos” con mucho cuento chino
Que el presidente lo hace todo para sobrevivir, pues depende desde 2018 del nacionalismo más montaraz de Europa, es tan cierto como que, a cambio de una distensión táctica y provisional, ha refrendado como nadie una hoja de ruta separatista que sigue siendo la misma, o peor, pero ha descubierto que le resulta más rentable cambiar la ley desde Moncloa que saltársela a las bravas desde la Generalitat.



Recortes de Prensa   Página Inicial