AGLI Recortes de Prensa   Jueves 10  Junio  2021

¿Cuánto le queda a Sánchez en la Moncloa?
Antonio García Fuentes. Periodista Digital 10 Junio 2021

No podemos esperar que la dignidad (que no tiene) nuestro indeseable presidente “nacional de España”, le obligue a lo que ya hace tiempo debiera haber hecho, visto el fracaso y ruina a que nos ha llevado a la mayoría de españoles; o sea, a convocar nuevas elecciones y desaparecer de la política, aunque (“eso sí”) disfrutando de la inmensa paga y prebendas, que ha logrado, “con su astucia” y a la que seguro no va a renunciar; pero su ya enfermedad del poder “absoluto”; no le permite ello y aguantará, como dice el sabio dicho popular de “agarrarse al clavo ardiendo”; pero, “ese clavo empezó a arder tan pronto logró sentarse en el sillón” y ha ido creciendo hasta que ya le dicen, lo que le dice, un general del ejército español, que se atreve a ello. Vean lean y mediten lo que se desprende de ello…
“Pavor en Moncloa: General de División pide una “enérgica rebelión” contra Pedro Sánchez: El militar pide a la sociedad civil que pare al Gobierno del «sátrapa con cauces legales pero con toda la energía precisa”. No se puede hablar más claro. Destacados militares, lo venimos contando en Periodista Digital y es algo que tensiona a Moncloa que reclama acciones contundentes de Defensa, están mostrando su pesar con Pedro Sánchez y el rumbo al que está conduciendo a España.

Ahora es el turno del General de División, Juan Chinarro (1), que escribe un duro manifiesto contra el Gobierno socialcomunista que comanda Sánchez.

El general arranca diciendo que “no soy analista político. Escribo sólo desde la perspectiva de una persona atenta y preocupada por el devenir de nuestra Patria a la que contemplo en una encrucijada donde la elección del camino a tomar puede ser vital para su pervivencia como nación. Con un Gobierno socialcomunista que con el objetivo de mantenerse en el poder a toda costa está dispuesto a lo que sea, incluso a la destrucción de la propia nación, las soluciones que puedan haber se nos antojan muy complejas”. “El sistema partitocrático lo domina todo. Los partidos políticos son el germen de todo el desastre presente al atender sólo a sus intereses particulares. Lo vemos en la izquierda y también en la denominada derecha. Poco les interesa el bien común. Cada uno va a lo suyo en concreto. Así, vemos como Sánchez se apresta a indultar golpistas sin más argumento que la cesión a los independentistas catalanes de todo cuanto pidan […]”, continua.

Considera que “instituciones como la Iglesia, la Corona o las Fuerzas Armadas aparecen ya como impotentes e inermes ante la debacle presente. Están desaparecidas del mapa o al menos dan esa impresión. La relevancia internacional de España es insignificante como se puede observar en casi todas las circunstancias. Sólo un partido como VOX parece vislumbrar esta situación y da la cara en el Parlamento y en la calle”. https://www.periodistadigital.com/politica/20210605/pavor-moncloa-general-division-pide-energica-rebelion-pedro-sanchez-noticia-689404478435/?utm_source=mailpoet&utm_medium=email&utm_campaign=boletin-pd-manana
************************
NOSOTROS EL PUEBLO: A nosotros, el pueblo, nos importan dos cojones, los políticos que sean; lo que queremos son verdaderos estadistas, o sea, hombres y mujeres de Estado, y que de verdad, vayan solucionando los verdaderos problemas de España, que no son de partido alguno; son de todos los españoles y eso se olvida totalmente. Nosotros el pueblo no queremos más “guerras civiles”, que las pagamos siempre los que menos culpa tuvimos y tenemos de ellas; sépanlo los que como siempre, piensan sólo el “el río revuelto y pescar con él el máximo de ganancias materiales”, dejando al pueblo siempre como víctima indefensa.

LOS GOBIERNOS Y SUS MIEDOS Y CONTROLES: Cualquier gobierno y desde tiempos remotos, lo que trata es de entretener a sus gobernados y que no piensen en la realidad en que viven y menos, en el expolio a que son sometidos; por ello «el pan y circo de la república y luego imperio romano»; y en el hoy, la drogadicción con el mal llamado «deporte» y todas “las demás cosas y basuras” que nos colocan, los «desinformativos afines al gobierno»; o sea y concretando, lo que dijo y quedó escrito el siglo pasado. «EL MUNDO ESTÁ GOBERNADO POR LA MENTIRA», (FRANÇOIS REVEL) y a lo que yo añado, «el miedo al individuo que piensa y que no quiere ser masificado», es considerado por el gobernante como peligroso y al que hay que eliminar. Sin embargo y realmente, es el individuo que piensa, el que necesita vitalmente, cualquier sociedad que de verdad quiera progresar, puesto que generalmente ese individuo, carece de ambiciones “excesivas” y trabaja siempre por la sociedad a la que pertenece. Téngalo ello presente cualquier político, que de verdad, se dedique a esa vocación, puesto que: “LA POLÍTICA ES EL ARTE DE SABER GOBERNAR BIEN A LOS PUEBLOS; todo lo demás no es política; y de ahí lo despreciada que está. Y ese desprecio se ha manifestado ayer mismo, con la bofetada en público, al presidente Francés; que seguro “se repetiría aquí” si se presta la ocasión, pero será difícil, “aquí apenas se atreven a acercarse al pueblo”. Aquí sólo nos quieren como, “productores de lo que ellos tiran o malgastan”. Amén.

(1) El General Juan Chicharro: La España que se forjó en la lucha contra el Islam y que conquistó y cristianizó un nuevo mundo con la Cruz en la mano se encuentra enferma y a merced de doctrinas totalitarias que dominan los medios y se han adueñado de la calle.

Juan Chicharro Ortega (Madrid, 1950) es un General de División de Infantería de Marina (en situación de reserva desde 2010) y Presidente Ejecutivo de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), así como profesor y escritor.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí mucho más)

Rebelión en la granja
Fernando de Rosa. esdiario 10 Junio 2021

Muchas veces me viene a la cabeza cuando oigo el discurso de algunos de los ministros de Gobierno social-comunista de nuestro país, algunos fragmentos del libro “Rebelión en la granja”. Esta novela escrita por George Orwell en el año 1945, es considerada una de las mejores obras publicadas en los últimos 100 años, y describe el auge de los políticos autoritarios y el engaño de su política populista. Recomiendo la lectura de esta obra ya que es un antídoto contra los falsos profetas.

En esta novela puede leerse cómo unos cerdos logran el control de la granja donde viven, tras expulsar a los antiguos gestores, acusándolos de corruptos, para luego, convertirse en los explotadores del resto de los animales, no dudando en aliarse con las ratas para lograr ese dominio. Los cerdos no trabajaban adecuadamente, se limitaban a dirigir el trabajo de los otros, afirmando que como eran los precursores del cambio, era natural que asumieran el liderazgo.

España 2050: la Odisea de Sánchez
Realmente la alegoría de la novela es terrible, pero sobre todo cuando podemos verla representada en nuestra sociedad actual. En España, salvando las distancias, también tenemos un gobierno que se limita a mandar sin gestionar y que muchos de los ministros, con Sánchez a la cabeza, se consideran precursores de una nueva sociedad cuyos costes los están pagando las clases medias y las más vulnerables.

Como describe la novela mencionada, los gestores de la “nueva granja”, acusan de todos los males a los gestores anteriores para justificar la ineficacia de su gestión, pero al contrario de lo que ocurrió en el libro, los ciudadanos españoles estamos librando una verdadera “contrarrevolución” que está desconcertando a Pedro Sánchez y a sus 1.200 asesores.

La propaganda
Este es el resultado cuando el discurso se tiñe de propaganda y se intenta convencer a los ciudadanos de que las medidas tomadas, muchas veces de forma injusta y sectaria, son la solución de los problemas.

Entonces, se llena España de chistes y de burla del gobierno, y a la primera de cambio salen los ciudadanos madrileños votando libertad y dejando a Sánchez tambaleando. Se sube el recibo de la luz más de un 45% y se llega a afirmar que es para evitar el machismo como dice la vicepresidenta Calvo, los ciudadanos recordamos a través de mensajes de “WhatsApp” que cuando estaba en la oposición Pedro Sánchez amenazaba a Rajoy por una subida de un 4%, convirtiéndose el gobierno en el hazmerreír .

Aunque lo más cómico es la hemeroteca que persigue a Irene Montero cada vez que habla, y que estos días las redes sociales se han encargado de recordar: “qué malo es el Partido Popular que obliga a los ciudadanos a buscar las horas nocturnas para planchar”, pidiendo el voto para Podemos para evitar la explotación de la clase trabajadora.

También tenemos un ejemplo muy gráfico cuando han dado a escoger a los vacunados esenciales menores de 60 años para la segunda dosis de la vacuna, entre continuar con AstraZeneca o cambiar a la Pfizer, los ciudadanos afectados, tras escuchar que el gobierno recomendaba la segunda opción, se ponían en la cola de la AstraZeneca, haciendo un referéndum improvisado contra la política sanitaria del gobierno, dejando claro que no nos fiamos de este gobierno.

Los indultos
Igualmente se está firmando en masa contra los indultos anunciados de los políticos golpistas y se han reunido más de 30.000 firmas en apenas 24 horas, a pesar que nos anuncian que los indultos son para “la paz y el amor entre catalanes”.

No han hecho falta ni grandes manifestaciones, ni tensión social, solo con gestos de resistencia cívica se está logrando cambiar el paso del gobierno que ya estaba anunciando que iba a durar tres legislaturas seguidas. La rebelión de esta granja llamada España es imparable y se irá viendo en las encuestas y en los distintos procesos electorales, hasta que el recuerdo de Sánchez sea como el de Zapatero: “un chiste malo”.

Sánchez es una tragedia histórica
Carlos Dávila. okdiario 10 Junio 2021

¿Que importan dos o tres belarras más en el Gobierno? ¿Se caerá el país porque Laya abandone Santa Cruz? Y las universidades, ¿sufrirán porque Castells se vuelva a América? Son preguntas planteadas por un miembro de toda la vida del PSOE que las responde así: “El problema no es el Gobierno, es Sánchez”. Más que problema, tragedia. “Tragedia histórica”, me dice. Este antiguo prócer es de los que opinan, también, que Moncloa ha dejado correr la especie de la crisis de Gobierno sencillamente para apagar el fuego de los indultos, para apaciguar la enorme hecatombe de las relaciones con Marruecos, y para disimular el trato de favor que Marlaska está otorgando a los más horrendos asesinos de ETA. Y quizá tenga razón, tanta como pueden tener los analistas políticos de obediencia siniestra, que aseguran que inicialmente es posible que la crisis haya sido una ensoñación sin fundamento, pero que, puesto el balón a rodar, la necesidad de cambio ha crecido y ahora ya no hay quien pare esta impresión.

En todo caso: de aquí al domingo, primarias del PSOE en Andalucía, ¿puede preverse una sustancial modificación del Gabinete? No parece probable, pero no es menos cierto, que Sánchez, en su egolatría patológica, quizá decida oponerse a los que piensan así, les propine un cacharrazo y proceda a alterar la composición de su Gobierno, más que nada para demostrar que él es el único que manda y que como tal se comporta según le viene en gana. También querrá disimular el protagonismo de la manifestación del día 13. Esta es la tesis, según se sabe, del gurucillo Redondo al que rechinan los dientes cada vez que otea que, por ejemplo la vicepresidenta Calvo le deshace la cama. Esta tentación del maléfico dúo Sánchez-Redondo habita en la Moncloa y por tanto no hay que descartar que ambos caigan en ella. Aunque no sea lo más evidente.

Las elecciones endógenas del PSOE en Andalucía se han planteado como un desafío del presidente del Gobierno a una dirigente regional a la que, en opinión de personas cercanas a ella: “No es que no quiera a Susana, es que le tiene manía, es que la quiere destruir para siempre”. Y ya se conoce cómo actúa Sánchez cuando alguien le reta con un pulso. Salvo sorpresas no imposibles, el resultado del domingo será muy ajustado, teniendo en cuenta a mayor abundamiento, que existe un tercer candidato, sanchista de procedencia, que complicará un recuento de por sí muy reñido.

Ahora, el interés de la Moncloa es doble: por un lado, disfrazar su próxima reunión con Aragonés prevista para finales de este mes, y previa a la plasmación a uno de los escándalos políticos más abyectos de la democracia: los indultos a los golpistas de octubre del 17. Eso, por un lado, por el otro, se trata de atizar al PP por el “caso Kitchen”. Aquí, ya no existen dudas: lo que pretende Sánchez, y así lo ha ordenado, es elevar el listón de las comparecencias judiciales y obligar a Rajoy y a Sáenz de Santamaría a justificarse por sus presuntas responsabilidades en el proceso desatado por las filtraciones de Villarejo. Cospedal no es el vértice, la culminación de las imputaciones inducidas desde la Moncloa; son los antedichos, presidente y vicepresidenta del Gobierno del PP, las víctimas a las que Sánchez desea llevar al cadalso de un juicio tan oral, como popular. Ese es el doble interés al que nos referimos.

En consecuencia, la pregunta es ésta: ¿ayuda en tal tesitura al jefe cambiar ahora su Gobierno? Le da lo mismo. ¿Qué le importa a este hombre una Belarra más, una Montero más, una Calvo más, una Laya más, un Marlaska más, o quién se sabe qué más? Los puede encontrar igual de malos, e incluso un punto por encima, que ya es decir, pero la cosa seguirá de esta manera: no hay más cera que la que arde, el problema no es este Gobierno o el siguiente Gobierno de incapaces (apenas se salvan un par de ministros) sino el jefe de la manada, un personaje atrabiliario, procaz, miserable que lleva al país a la ruina conscientemente (este no es un total bodoque como Zapatero) por la única conveniencia personal y política de seguir montado en el helicóptero que tanto le fascina. A este menester dedica Sánchez sus mejores esfuerzos. A culminar para España una tragedia histórica.

Pero es que además, un nuevo Ejecutivo, tan malo como éste que sufrimos, ni resolverá alguno de los enormes problemas pendientes que tiene España, desde la humillación ante los secesionistas catalanes, al doblegamiento a los intereses de una potencia menor como es el Reino de Marruecos, ni le va a servir al preboste para decolorar tales conflictos. Eso, no por no hablar del atraco fiscal a que va someternos a los españoles. Él lo fía todo, primero, al resurgimiento económico que, desde luego, no se va a producir ni porque este Gobierno produzca estabilidad en los mercados universales, ni porque Calviño haya tomado una sola medida que favorezca el despegue. Segundo, tampoco le servirá la masiva vacunación, como si ésta se hubiera producido porque el fantasmal “doctor Sánchez” haya trabajado años en la inmunización universal contra el maldito virus. Son los dos artificios que maneja La Moncloa junto, además, con el del acoso y derribo al Partido Popular por supuestas corrupciones anteriores. Esos son los poderes del tipo más inconveniente que haya padecido nunca España desde los tiempos del felón Fernando VII. Por eso, ¿qué más da si, por fin, este hombre se anima a cambiar de cromos? No importa nada; seguirá quedando él, responsable primero y último de todo lo malo que está ocurriendo en el país. Lo dicho, el problema no es éste, ni el siguiente Gobierno de inanes jerifaltes, el problema, la tragedia, es él, Sánchez. “Tragedia histórica”, me repetía un socialista que todavía conserva el carné. Es Sánchez el protagonista de la mayor traición que pueda recordarse. Sus colaboradores son asesores lanares, nada más. No tienen otra prestancia.

El desorden internacional
Amando de Miguel. https://gaceta.es 10 Junio 2021

Se dice “orden internacional”, más que nada, una utopía. Los doscientos Estados del mundo se hallan lejos de la idea de orden o concierto. Cada uno es de su padre y de su madre, responde a las vicisitudes históricas propias e intransferibles. Si bien se mira, hay que sospechar, aquí, un punto de entropía social, esto es, de tendencia hacia el desorden, el desconcierto.

En teoría, existe una Organización de las Naciones Unidas, que es más un deseo que otra cosa. A pesar de las apariencias, no es un organismo democrático, aunque, solo, sea por el privilegio del “derecho de veto”, que corresponde a unos pocos países fundacionales, los aliados de la II Guerra Mundial. Alemania y Japón no están entre ellos. El juego internacional, realmente, vigente es el de las viejas hegemonías o imperios. Se reparten por distintos espacios del planeta y el dominio de unos u otros recursos naturales. Por ejemplo, los Estados Unidos de América controlan el petróleo, China acopia las “tierras raras” como materia prima de los aparatos electrónicos y de comunicaciones. Turquía o España no son miembros de la OTAN (el ejército de la hegemonía estadounidense) porque sus respectivos pueblos no han elegido tal estatuto de forma democrática, por mucho que se diga lo contrario. Su pertenencia la decidió, en su día, el Gobierno de los Estados Unidos por estrictas consideraciones de la posición de esos dos países. Funcionaba, entonces, la “guerra fría” frente a la Unión Soviética. Hoy, se mantiene por pura inercia.

El equilibrio de este desorden internacional se logra porque la mayor parte de los Gobiernos se adscriben a alguna de estas cinco ideologías dominantes en el mundo: socialismo, nacionalismo, islamismo, feminismo, ecologismo. En la lista, quizá, se eche de menos la ideología, que podríamos llamar, democrática, la oficial de la ONU. Sin embargo, esa es una condición reservada a los países anglófonos, fundamentalmente, los Estados Unidos y sus aliados. En ese rincón democrático del planeta, se ha originado el feminismo y el ecologismo, hoy, rampantes. La democracia no es una ideología, sino una forma de organizar, pacíficamente, la sucesión del Gobierno con un mínimo de confrontación. Ya se sabe, es la peor forma de gobierno, después de todas las demás, que son pésimas.

En esta misma sección, un punzante artículo de mi cuate, Fernando Sánchez Dragó, se preguntaba por la persistencia de regímenes autoritarios o dictatoriales en el mundo de la Iberosfera. Casi todos ellos han sido una reacción nacionalista contra la inveterada hegemonía del Reino Unido (antes) o de Estados Unidos (después) en la zona. La amplísima desigualdad social, en esos países hispanohablantes, ha sido un obstáculo natural para que prospere la democracia genuina. En contra de lo declarado de manera oficial, los Estados Unidos han asegurado mejor su preponderancia sobre las dictaduras de la Iberosfera. Incluyo a España y Portugal.

A pesar de todas las declaraciones en contra, en los países de la Iberosfera, la democracia sigue siendo un régimen con muchas peculiaridades y reservas. Se mantiene por un cierto mimetismo con los Estados Unidos, aunque, con acusadas variaciones respecto a un modelo, que siempre se considerará importado. Quizá, lo más auténtico y positivo sea que, en el elenco de los países de la Iberosfera, se lucha, denodadamente, por acercarse al ideal democrático. Puede que tal esfuerzo proporcione el auténtico “Gobierno del pueblo, con el pueblo y para el pueblo”. Algo parecido se puede decir del resto de los países del mundo.

El gran reto es el modelo alternativo de China: partido único y libertad de mercado. Es una combinación diabólica, muy atractiva para muchos países deseosos de industrializarse a fondo. Solo, que, en este caso, tampoco podríamos hablar de “orden internacional”. Simplemente, la hegemonía estadounidense sería reemplazada por la china. Sería una inmensa decepción.

La prensa panfletaria de izquierdas, volcada en salvar al Gobierno
Mienten como bellacos y tergiversan conceptos a favor del independentismo y en contra de los partidos defensores de la unidad de España
Miguel Massanet. diariosigloxxi 10 Junio 2021

Cuando se quiere vender lo que son ancas de rana como solomillo de cerdo no es raro que se deban utilizar conceptos, artimañas, sortilegios o recursos mágicos para que tamaña tomadura de pelo pueda colar, adquiera cierta apariencia de ser cierta e, incluso, llegar a recurrir a juegos malabares para intentar conseguir trastocar, por medio del ilusionismo y la persuasión, la visión y la percepción de aquellos con los que se intenta semejante experimento, de modo que acabasen por engullirse un embeleco semejante.

Ahora se trata de intentar distraer al personal del mal sabor de boca que, la noticia de que el gobierno del señor Pedro Sánchez parece realmente dispuesto, para salvar su continuidad al frente del ejecutivo, a indultar cualquiera que fuere la manera de conseguirlo, a unos señores que, por supuesto, no reúnen ninguna de las premisas necesarias para que dicha medida de gracia les fuere concedida. Como ninguna de las instituciones, a las que preceptivamente se ha tenido que consultar, parece dispuesta a aceptar que tamaño desafuero se cometa, es evidente que a nuestro presidente del Gobierno no le ha quedado otro remedio que consultar y pedir consejo a su Pepito Grillo particular, el señor Iván Redondo, para que vea el modo de salir del trance sin que, el PSOE y el mismo, salgan de malparados de esta complicada situación de modo que se queden sin posibilidad alguna de repetir mandato. Claro que, tampoco le falta el apoyo incondicional de aquellos que son los que, en la actualidad, tienen el poder de ordenarle que haga, disponga o ejecute lo que crean que mejor los beneficiará, los soberanistas separatistas catalanes, que saben que nunca, en todos los años de democracia de que España ha gozado, han tenido una ocasión tan buena, excelente, poco costosa y definitivamente favorable a sus aspiraciones de conseguir la independencia de la región catalana, como esta actual en la que saben que tienen fuertemente agarrado por sus partes nobles a este señor que no duda en vender España al mejor postor, para garantizarse un tiempo más en el poder.

Y empieza lo que se pudiera entender como un intento de neutralizar el efecto pernicioso de una medida que se ve obligado a tomar, utilizando para ello el inmenso poder de disponer de todos los resortes del Estado, amén de la colaboración de un 90% de los medios de comunicación del país, que están divididos entre los que apoyan a las izquierdas en general, los que decididamente son de ideas comunistoides y aquellos otros que, aparte de su adscripción política a las derechas o las izquierdas, tienen un componente nacionalista e independentista que persigue, como supremo objetivo, el conseguir la independencia de Cataluña. Veamos como La Vanguardia el panfleto del señor Godó, al que no entendemos como el Rey puede condecorarle, ignoramos por qué supuestos méritos, cuando su periódico se está destacando entre los más colaboracionistas con el separatismo de Cataluña. Por desgracia, cada vez es más evidente que el monarca ya no dispone de libertad alguna para expresar su opinión y se va convirtiendo en un colaboracionista más de esta deriva que nos lleva a la catástrofe económica, social, industrial y política de España.

Veamos cómo, en La Vanguardia, un señor periodista, Eusebio Val, es capaz de convertir una información sobre lo que ha decidido una comisión del Consejo de Europa, un borrador , un proyecto de resolución que tiene que ser presentado ante la Asamblea Parlamentaria del próximo día 21, un borrador, no pierdan detalle, elaborado por un don nadie, un parlamentario letón, un tal Boris Cilevics,, del grupo socialista y verde que, ¡admírense ustedes!, ha abordado en paralelo los casos de España y Turquía. ¡Un señor que no distingue entre una democracia plena, como la española, con una Justicia independiente, que ha reconocido todos los derechos legales de quienes fuero juzgados por su TS por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos, disponiendo de la defensa de los mejores abogados del país, tribunal que nada tiene que envidiar de cualquier otro tribunal de la UE ni recibir lección alguna de ellos, porque está formado por verdaderos expertos en la legislación de nuestro país; y se atreve a compararla con un régimen totalitario, dónde la justicia ha sido abolida y controlada por el poder de un dictador que se ha saltado, sin que le importe un pito, todas las reglas fijadas por la CE.

Pues bien, si se toman la molestia de leer, en la página 14 del ejemplar de La Vanguardia del día 5 de junio, al que nos estamos refiriendo, podrán ver un gran titular en letras de gran tamaño que reza así: “Estrasburgo avala los indultos” y encima, en letras más pequeñas podrán leer “Un proyecto de resolución del Consejo de Europa insta al diálogo entre Cataluña y España”. En otras épocas, cuando La Vanguardia era un periódico serio, creíble, objetivo una chapuza semejante habría sido imposible que se diera, pero estamos en la égida del socialismo y el separatismo y todo lo que pueda beneficiar al interés de los Puigdemont, los Cuixart, los Sánchez o del señor Junqueras que antes, muy dignos ellos, renunciaban al indulto porque consideraban que esto significaba admitir su delito pero que, ahora, en estos momentos en los que ven que lo tienen al alcance de la mano, ya no hacen ascos y dicen que lo aceptarán aunque no renuncian a sus ideas revolucionarias.

Lo que no casa y demuestra la ignorancia de estos señores de la comisión que han elaborado el informe es que, según admiten, “todo debe desarrollarse dentro del marco de la Constitución Española”. ¿Una antítesis, un oxímoron, una imbecilidad o el desconocimiento absoluto de lo que establece, sin ningún género de duda, nuestra Carta Magna? ¿Qué clase, tipo, modalidad o intento de diálogo puede haber cuando unos señores piden constituirse en una nación independiente y unos representantes del Estado, que tienen la obligación de cumplir, punto por punto, todas las normas constitucionales, juntamente con, otros señores, el Ejército de la nación, que no tiene que dialogar con nadie, sino que debe, por mandato de la misma Constitución, impedir por todos los medios a su alcance que, bajo ninguna excusa, se pueda atentar en contra de la unidad de la nación española, sin que ello pueda ser calificado como un delito de alta traición a la patria?. Convendría que esta idea se grabase indeleblemente en la mente de quienes albergan la esperanza de que se pueda cometer una tropelía en contra de lo dispuesto en nuestra Constitución, mientras que no haya sido sustituida por otra, mediante los trámites reglamentarios que existen para hacerlo y que, es obvio, en la actualidad no se dan las circunstancias que permitan acometer semejan reforma.

Hablar, como lo hace este periodista de La Vanguardia, con tanta ligereza, adelantando acontecimientos y anunciando un hecho que no es cierto que, ni todavía se haya discutido en el lugar donde se debe hacer, ni que haya sido objeto de refrendo alguno por parte del órgano adecuado para pronunciarse sobre él; nos demuestra el tipo de personas con las que los verdaderos españoles vamos a tener que enfrentarnos, para desenmascararlos cada vez que intenten vendernos gato por liebre. Es más, no creemos que, en la Asamblea Parlamentaria Europea, se pueda llegar a aprobar una proposición semejante que sería lo mismo que darles el espaldarazo a todos los partidos independentistas que existen en otras naciones y que, sin duda alguna, se verían beneficiados si se estableciese un precedente semejante.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, nos cuesta creer que todo este rifirrafe del independentismo pudiera llegar a repercutir en el responsable máximo de que España sea puesta en cuestión por todas las izquierdas y separatistas europeos que intentan sacar beneficio si los catalanes consiguieran sacar provecho de su campaña internacional. Resulta pueril que se saquen conclusiones precipitadas del hecho de que se le haya devuelto la inmunidad (lo único que pedía) al prófugo de la Justicia, Puigdemont que, no debemos olvidarlo, no le serviría de nada si el TE decidiera en su contra y en contra de sus aspiraciones, al decidir sobre el fondo de la cuestión que se está dirimiendo ante él. Hoy, la frase que vamos a considerar se la debemos al señor Vince Cable: “Y la humildad en la política significa aceptar que una de las partes no tiene todas las respuestas, reconociendo que el trabajo en colaboración es el progreso, no traición”. No parece que, quienes están actualmente dirigiendo el gobierno de la nación, hayan entendido el verdadero sentido de estas palabras.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿De qué utilidad pública hablan?
Editorial ABC 10 Junio 2021

El intercambio de flores políticas entre Pedro Sánchez y Oriol Junqueras es una farsa entre dos oportunistas sin escrúpulos acostumbrados a faltar a la verdad sobre sus intenciones reales. La palabra de uno y otro carece de valor y sobre ella no se puede construir ninguna previsión. Al menos, ninguna previsión positiva. España tiene secuestrado su futuro por dos políticos sin el menor sentido de Estado. Sin embargo, ambos están siendo coherentes con el curso de esta legislatura y con los hechos concretos que han jalonado la relación del Gobierno con un partido golpista como Esquerra Republicana de Cataluña. Sánchez, más que un político generoso, es un estómago agradecido porque debe mucho a ERC en el Congreso de los Diputados, y no solo su investidura ya que los republicanos han evitado hasta treinta comparecencias de Sánchez ante la Cámara Baja y siete comisiones de investigación sobre cuestiones incómodas para el PSOE y su Ejecutivo. Todo esto ha sucedido mientras Oriol Junqueras y el resto de condenados por sedición permanecían en la cárcel con una especie de cogobierno en la sombra.

Por eso, Junqueras y los demás condenados por la Sala Segunda del Tribunal Supremo ya están indultados de facto por el Gobierno. Llevan indultados desde que Sánchez llegó a La Moncloa, lo que sucede es que hasta ahora se trataba de un indulto político consistente en tratarlos como interlocutores legítimos de La Moncloa. A partir de ahora, y con la formalización de los indultos, Sánchez se dispone a terminar el trabajo que empezó Rodríguez Zapatero en 2003. Si este negoció con ETA para que el PSOE tuviera a la izquierda proetarra disponible y a Arnaldo Otegui como socio protegido, Sánchez unge ahora de legitimidad a Esquerra para tener a Oriol Junqueras de aliado cualificado en su proyecto para ‘desconstitucionalizar’ España. El apoyo legal que usará el Gobierno para los decretos de indulto será la «utilidad pública», según anunció ayer el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. Evidentemente, el Gobierno no puede invocar ni la justicia ni la equidad, que son los otros dos motivos que la Ley de Indulto de 1870 prevé para la concesión de esta medida de gracia. Esta ley también utiliza la expresión «conveniencia pública», que se aproxima mucho más a la intención real de Sánchez, que no es poner a la firma de Su Majestad el Rey un indulto, sino un pacto de legislatura entre el PSOE y un partido golpista cuyos principales dirigentes son unos delincuentes con sentencia firme.

Estos indultos no tienen nada que ver con razones de justicia, equidad o utilidad pública porque es precisamente lo público lo que va a quedar arruinado por un perdón que Junqueras y los demás no merecen ni han pedido. Sánchez está perpetrando un sabotaje contra el Estado democrático llamando «generosidad» a una arbitrariedad, y tildando de «normalidad» a una deslealtad. Es un sabotaje a la autoridad constitucional del Rey, como símbolo de la unidad y permanencia del Estado. Es un sabotaje a la independencia del Tribunal Supremo porque su sentencia va a quedar reducida a letra muerta, más aún después de un informe que negaba punto por punto cualquier razón para conceder el indulto. Es un sabotaje a los ciudadanos constitucionalistas de Cataluña, enajenados de cualquier esperanza en el trueque de poder por indultos previsto por Sánchez. Y es, en definitiva, un sabotaje a la Constitución. Sánchez ha elegido. Su elección no es España, ni la cohesión territorial, ni la vigencia de la Constitución. Su elección es el poder a cualquier precio. Esa es la única «utilidad pública» de la que habla Campo.

El sentido de una manifestación

José Marco. larazon 10 Junio 2021

«Afectos», «amor», «sufrimiento», «empatía», «alivio» o, en un registro un poco más ramplón, «coser» y «desinflamar»… Son algunas de las expresiones que el separatismo catalán ha puesto en circulación, con un éxito notable en estos tiempos en los que la comunicación sustituye a la política y las emociones a la inteligencia. Ni qué decir tiene que detrás hay un cálculo gélido, como el que lleva a señalar en público a los estudiantes que se empeñan en optar por hacer la EBAU, antigua Selectividad, en castellano. Dentro de pocos años les obligarán, si es que queda alguno, a llevar un distintivo. No vayan a contaminar a los catalanes auténticos.

Por parte de los nacionalistas catalanes de ERC, la rebaja en las exigencias formulada por su líder a medias palabras, constata el fracaso del «procés». No el fracaso del ideal separatista. Entre los muchos implícitos del texto está el de que el «procés», liderado por sus socios y rivales de JXC, ha venido a detener la nacionalización de Cataluña, en marcha –sin disimulo alguno– desde los tiempos de Pujol. La excelente disposición de Sánchez y el social podemismo ofrece una inmejorable oportunidad de continuar esa nacionalización sin grandes sobresaltos –Prat de la Riba siempre aconsejó la paciencia–, a la espera de conseguir una mayoría independentista en Cataluña. Mientras tanto, continuarán las presiones sobre la población no nacionalista, desamparada por un Estado que acepta «aliviado» aplazar su desmantelamiento final.

Para Sánchez y el social podemismo, lo del «desmantelamiento» no tiene un significado tan claro. Tal vez siga soñando con el momento en el que los nacionalistas acepten «encajarse» en una nueva España, algo desmentido una y otra vez en 1917, en 1931, en 1934, entre 1936 y 1939, y –por no hablar del Programa 2000, de 1990–desde 2012 hasta ahora, con el momento cumbre del 2017. O quizá a lo único que aspira Sánchez es a llegar al final de la legislatura y, con algo de suerte, repetir una mayoría mínima. Así podría continuar en La Moncloa con la idea de que las naciones –la española, un fracaso que acabará disuelto en «Europa», pero también la catalana– acaben despareciendo del panorama político.

Todos sabemos que el único arranque de una gestión racional del asunto es el consenso de los partidos nacionales. Claro que aquí hubo otro error de cálculo, similar al que los social podemitas hacen con los nacionalistas, error que en su momento hizo la derecha: consistió en suponer que el socialismo iba a aceptar un acuerdo de esa índole, que lo comprometería con la supervivencia de la nación constitucional española… El asunto, como se ve, tiene difícil solución. Justamente, ese es el sentido de la manifestación del domingo en Colón: afirmar que a pesar de todo, la idea de España sigue vigente en el espíritu de los españoles, también en los de Cataluña y de otros territorios ya casi del todo nacionalizados. Visto lo que está en juego, las ausencias y la falta de entendimiento político de quienes participen en ella resultan lamentables. Casi, por recurrir al lenguaje sentimental, desgarradoras.

Carta a un español pasmado
Julio Valdeón. larazon 10 Junio 2021

Querido amigo,

Confías en el discurso de la reconciliación y en el ibuprofeno. Te da igual que las élites políticas de Cataluña comandaron un ataque contra el Estado de Derecho y violaron el derecho a decidir de los españoles, consagrando la asimetría como principio rector de la vida política. Tú, erre que erre. Te vistes de blanco. Enarbolas una pancarta con viscoso logotipo, ¿parlem? En caso de duda, consideras que vivimos en un franquismo reciclado. Ni se crea ni se destruye. Si acaso repta por el alambrado de las instituciones. Pero atiende. Ya que no por usar la política como herramienta que interviene por razones morales frente a la arbitrariedad, el despotismo y la barbarie, qué tal si sales a la calle este domingo, 13 de junio, por egoísmo. Para evitar que Pedro Sánchez, teóricamente del lado del constitucionalismo, pacte su pervivencia política a cambio de malvender tu patrimonio.

Dado que te importan una higa las clases populares de Cataluña, eternamente ignoradas, usadas como carne de obra barata de los cincuenta en adelante, ya que no por solidaridad hacia esos millones de españoles que nunca contaron, qué tal si al menos luchas por ti y los tuyos, por su futuro y su renta per cápita. El secesionismo ansía levantar una nueva frontera donde no la había. Cuando hablamos de los derechos de los no nacidos parece que sólo recordamos el derecho a un planeta con osos polares. Qué tal el derecho a no heredar una ciudadanía amputada.

Llegará el día en que tus hijos, por muchas claudicaciones que hicieras, serán más pobres y estarán más desvalidos. Te preguntarán qué hiciste entonces, cuando un millón de xenófobos, a cambio de compartir pasaporte contigo otros cinco minutos, lograron que aceptases el robo de su patrimonio, de una riqueza que les pertenecía por derecho, a ellos y a sus herederos. Niños del mundo que cuando España caiga no tendrán dónde buscarla porque la abandonó su padre. La traicionaste, sí, zángano de colmena, inútil, cacaseno, temeroso del qué dirán los vecinos y de la foto en Colón mientras la madre España, allí donde vivieron juntos los distintos, se muere a chorros con el vientre a cuestas.

Sánchez ya no engaña a nadie: los indultos no acaban con el procés, lo refuerzan
La concesión de medidas de gracia no apuntala la "reconciliación", sino que consolida, blanquea y potencia el desafío constitucional de unos desalmados.
ESdiario Editorial 10 Junio 2021

El presidente se ha ido a Argentina, coincidiendo con la sesión de control al Gobierno a la que no acudió, para dar por aprobados definitivamente los indultos, pedir “magnanimidad” a los españoles y reconocer la convocatoria de una “Mesa del Diálogo” en la que no se vetará la presencia de Oriol Junqueras, pendiente de confirmación.

Sánchez consideró además un “gran avance” la carta de Junqueras en la que parece posponer la “vía unilateral”, aunque no renuncia a ella: solo congela esa estrategia para explorar un acuerdo que permita un referéndum de independencia. Mientras, denigra la Constitución refiriéndose a la “Generatitat republicana” y calificando a España de estado represor: no renuncia a nada pues; anuncia una tregua condicionada al cumplimiento de sus exigencias.

A la vez, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, desveló en el Congreso el argumento jurídico que esgrimirá el Gobierno para explicar ante el Tribunal Supremo la medida de gracia para presos que no la han pedido personalmente y no se arrepienten de los delitos: la “conveniencia pública”.
Sánchez va a indultar al separatismo para que, lejos de renunciar a su delirio, lo refuerce y quede legitimado

Los indultos se van a conceder en un contexto de confusión: el Gobierno no ha aclarado sobre qué va a “dialogar” ni cuáles son sus líneas rojas. Y el independentismo, lejos de mostrar una actitud de arrepentimiento, ha redoblado sus mensajes y gestiones internacionales.

Desde recursos en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo hasta un lamentable debate en el Parlamento Europeo, el día 21, para que España cese en la “represión” y deje sin consecuencias legales el comportamiento de todo político o ciudadano denunciado en el “procés”.

Robles se niega a respaldar los indultos y agranda la brecha con Sánchez

Además, los dos principales promotores de la independencia, la Asamblea Nacional Catalana y Omnium Cultural, no han variado ni un ápice su discurso: la primera es partidaria de la “vía unilateral” inmediata. La segunda también, salvo que se conceda referéndum y amnistía.

No hay ninguna razón, pues, para pensar que el mensaje de “concordia” de Sánchez sea compartido por el separatismo. Al contrario, parece haber descubierto una sorprendente nueva vía consistente en obtener la legitimidad de quien más debiera oponerse a su hoja de ruta, obteniendo del Gobierno un plácet explícito que, de no concretarse en avances insoportables para España, le permitirá volver a las andadas más reforzados que nunca.

Se indulta a los golpistas, se premia a Javier Godó: es España, amigos
Teresa Giménez Barbat. okdiario 10 Junio 2021

O, siendo más justa: es el nacionalprogresísmo, amigos. El de la superioridad moral. El de quienes se despiertan vírgenes cada mañana. El de los que piden que se les juzgue por las buenas intenciones y no por los malísimos resultados. Y aquí, como si no hubiera pasado nada. Complicidades entre Sánchez y Aragonés en un ambiente de sensaciones paranormales, donde unos están viendo “gestos” y los otros la comedia de siempre. ¡Y con qué poquito se conforman! La puta y Ramoneta se reencarnan en un Oriol Junqueras al que se le supone incluso “autocrítica” sobre los sucesos del otoño del 2017. Y lo que dice es de vergüenza, pues nos trata de imbéciles asegurando que su “respuesta” (o sea, su órdago al Estado en plena intoxicación de impunidad) no fue «entendida como plenamente legítima por una parte de la sociedad, también de la catalana».

Qué gente tan rara que no acaba de ver su golpe como “plenamente legítimo”. Y remata: «Quiero volver a extender la mano a todos aquellos que se hayan podido sentir excluidos, porque nuestro objetivo debe ser justamente el de construir un futuro que incluya a todos.» Wait, wait. En el 2019 dijo al Gobierno “que ya se podían meter los indultos por donde les quepa”. Pues quizá ahora nos venga bien su estilo dialéctico y le respondamos que ya sabe también dónde puede meterse esa mano de traidor que nos extiende. Es lo mínimo que podemos hacer ante tanta condescendencia y perdonavidismo. A costa de los de siempre, de los paganos morales y económicos de los indultos. Estos que dice Alfonso Guerra que, no sólo son inadecuados políticamente, es que son imposibles jurídicamente.

Y, mientras tanto, ese grande de España nombrado por el Rey emérito en 2008, y presidente-editor de La Vanguardia, Javier Godó, conde de Godó, ha sido condecorado en la celebración del 250 aniversario de Fomento del Trabajo. Después de haber puesto durante años a su periódico al servicio del procés. Recordemos que vimos portadas en La Vanguardia, como aquella de «Catalunya dice basta» de septiembre de 2012, donde se apuntaban fervorosamente a la fiebre secesionista. Ahora, dice que lo que ha guiado su conducta ha sido “el compromiso con la Cataluña abierta y la España plural. Con la monarquía y la democracia». Como si todos los catalanes sufriéramos de amnesia.

Y, a todo esto, ¿qué va a hacer el PSOE con ese estorbo de su «código ético». Ya saben que este código les impide indultar cosas como “delitos graves”. Su idea es rebajarle la gravedad a la sedición. A ver cómo se tragan este sapo sus militantes y políticos. Aunque quizá subestimemos sus tragaderas y al final todo quede en agua de borrajas porque el artículo 13 del Código Penal dice que se trata de penas superiores a cinco años. Justo las que el Tribunal Supremo ha impuesto a quienes encabezaron la revuelta en aquel otoño. No podrán tener ambas cosas: o Ética o indultos.

Y, hablando de “gestos”. Hemos conocido la buena noticia de que los alumnos catalanes que se presenten a los exámenes de selectividad tendrán capacidad para poder elegir «de manera individual» entre las tres lenguas oficiales: catalán, castellano y aranés. Lo ha dictaminado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que reconoce las razones de la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña que denunciaba que se repartían por defecto los exámenes en catalán, y que quien lo quisiera en castellano lo había de pedir explícitamente, señalándose públicamente. De momento, a consejera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, ya ha declarado que «las pruebas de acceso a la universidad no se tocan». A cambio de los indultos, todos los “gestos” que vemos son estos.

La que has ‘armado’, Pedro Sánchez
OKDIARIO okdiario  10 Junio 2021

Si alguien pensaba que el cable que le echó el golpista Oriol Junqueras a Pedro Sánchez -una puesta en escena vía mensaje renunciando a la vía unilateral en agradecimiento al indulto- iba a servir para que el independentismo se retirara a sus cuarteles de invierno se ha equivocado de cabo a rabo. Los CDR, utilizados por el separatismo durante mucho tiempo, no están por la labor y ya se están movilizando para desatar la violencia. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han levantado la voz de alarma al comprobar que la ‘kale borroka’ separatista se está movilizando en las redes sociales y ha empezado a a llamar a un «conflicto armado» en Cataluña contra «todo lo español» para «alcanzar la independencia». Uno de los mensajes lo deja claro: «Si se desea la independencia de verdad para Cataluña la ciudadanía se debe ir preparando para un conflicto armado, porque si no, será imposible».

O sea, Sánchez pide compresión a los españoles porque el indulto es un gesto de «reconciliación» frente a la «venganza» -manda narices- y el brazo armado del separatismo llama a echarse a la calle a los catalanes para que hagan de la violencia su instrumento para lograr la independencia de España. Ya decíamos en un anterior editorial que la puesta en escena de Junqueras y Sánchez no era más que un ‘conchabeo’ ignominioso para salvar su particular pellejo. Los hechos nos están dando la razón: Junts y la CUP ya han acusado a ERC de rendirse al Estado y ahora los CDR llaman al «conflicto armado» tras acusar a Junqueras de pastelear con el Gobierno de España. Y el iluminado de La Moncloa hablando de reconciliación, puentes tendidos, consenso y demás zarandajas. El independentismo más radical no se fía de Sánchez ni Junqueras; los españoles, cada vez en mayor número, no se fían del Gobierno ni de los golpistas y, mientras tanto, el indulto sigue cocinándose en los fogones de Moncloa para sacarlo emplatado cuando mejor convenga al presidente del Gobierno. Que será, claro está, cuando menos convenga a los intereses de España.

La foto del cordón (sanitario)
Cristina Losada. Libertad Digital 10 Junio 2021

Cuanto más muestra el PP que le afecta la presión de esta obra de propaganda política, más se condena a sufrirla.

La foto de Colón no existe. Hay, ciertamente, una foto de los dirigentes de PP, Ciudadanos y Vox en febrero de 2019, al término de la concentración convocada por los dos primeros partidos, a la que se sumó el tercero, en contra de aquella mesa de diálogo promovida por el primer Gobierno Sánchez. Mesa en la que los separatistas catalanes colaron la figura del relator, que prefiguraba algo tan caro al independentismo como la internacionalización del conflicto. Ironías de la historia, la concentración precedió en tres días a la caída del Gobierno, que fue obra de la hoy dialogante Esquerra, al unirse a la oposición para tumbarle los Presupuestos a Sánchez, quien convocaría elecciones en abril. Pero la foto real nada tiene que ver con la foto que se armó con photoshop propagandístico, y que es la que aparece y reaparece en la batalla política.

El montaje ha necesitado atribuir a una foto un impacto extraordinario, un impacto que queda fuera del radio de acción de una foto y, en concreto, unos efectos funestos en las trayectorias electorales de los partidos implicados, que no se produjeron, como puede comprobar cualquiera. Pero quién quiere datos, cuando hay relato. Cierto ministro decía, recientemente, que Ciudadanos iba a ser el primer partido hasta que aquella foto le cortó las alas y lo dejó de camino al sumidero. Pero en febrero de 2019, nueve meses después de la moción de censura de Sánchez, y del fin del Gobierno Rajoy apoyado por Rivera, no se esperaba que Ciudadanos fuese el primer partido. En cierto modo, fue una sorpresa que obtuviera el mejor resultado electoral de su historia en las elecciones que se celebraron al cabo de dos meses y pico de aquella concentración.

La fabulada foto de Colón es un remake del viejo film de terror montado sobre la foto de las Azores, pero sin guerra de Irak después, ni nada que se le parezca. Hay que inventarse impactos que no existieron, retrocesos electorales que no hubo y plagas bíblicas, si es preciso. ¿Para qué? Esa es la cuestión. En esta película, todo el mal de la inventada foto de Colón proviene de la presencia de Vox, y su líder Abascal, en ella. Según el guión, Vox es el partido apestado que apesta a los que se juntan con él, y hay que hacerle un cordón sanitario. En la realidad, Vox es el partido con el que el PP tiene que pactar para formar gobiernos autonómicos, y en el futuro, tal vez, un gobierno nacional. La conclusión es simple. Se trata de presionar al PP para que renuncie a pactar Gobiernos con un partido cuyo apoyo necesita, lo que equivale a negarle la posibilidad de gobernar.

En la propaganda vale más una imagen que mil palabras. La visualización del contacto entre PP y Vox, aunque sea un minuto en un escenario, tiene más utilidad propagandística que el apoyo de unos diputados a un Gobierno. Más utilidad significa, en este campo, más eficacia. Y hay que decir que eficacia tiene. El PP tardó en definir el perfil de su presencia en la nueva concentración de Colón y tres notorios presidentes autonómicos han preferido escaquearse. Y esta es, en fin, la otra parte de la cuestión: cuanto más muestra el PP que le afecta la presión de esta obra de propaganda política, más se condena a sufrirla.

Los CDR llaman a un «conflicto armado» mientras Sánchez pide «comprensión» con los indultos
Carlos Cuesta. okdiario 10 Junio 2021

Los policías incrustados en los CDR han levantado la voz de alarma. Los chats de organización de la kale borroka separatista catalana han empezado a llamar a un “conflicto armado” en Cataluña contra “todo lo español”. Porque “si no, será imposible” alcanzar “la independencia”, según los grupos violentos autodenominados de “defensa de la república”. Estas amenazas de los CDR ocurren mientras el presidente Pedro Sánchez pide a los españoles «comprensión» y «magnanimidad» para conceder los indultos a los golpistas del 1-O condenados por el Tribunal Supremo.

Los policías incrustados en los comités de defensa de la república (CDR) han empezado a detectar material probatorio en estos grupos violentos que no avala, de ninguna de las maneras, ni los mensajes, ni el optimismo presidencial con respecto a Cataluña.

Mientras Pedro Sánchez defiende los indultos a los golpistas separatistas como el inicio de un “nuevo nosotros”, los CDR han iniciado un llamamiento a la población para generar un “conflicto armado”. El objetivo: “Alzarse y echar a todo lo español”.

Los mensajes cazados a través de los chats de organización de los CDR en pleno debate de los indultos incluyen en estos momentos mensajes como los siguientes: “Todo es ‘processista’…”. El término “processista” se usa de forma despectiva aludiendo a una serie de pactos que los separatistas consideran que no han servido para el fin último de proclamar la hipotética república catalana. Los mensajes añaden: “Todo es todo… Hasta que la gente no se alce de verdad y eche a todo lo español de Cataluña”. “Todo es ‘processista’… Este chat… Todo… A ver si nos enteramos de una vez de que ninguna independencia ha sido pacífica excepto la cantada y pactada checoslovaca”, jalea otra de las frases de los mensajes.

Llamada abierta a las armas
Otro de los mensajes apostilla en esta idea y llama abiertamente a las armas: “Si se desea la independencia de verdad para Cataluña la ciudadanía se debe ir preparando para el conflicto armado”. Y concluye: “Si no, será imposible”.

Todo ello ocurre mientras Oriol Junqueras asegura que ha renunciado a la “vía unilateral”, pero exige “un referéndum pactado” que la Constitución prohíbe; y mientras Pedro Sánchez asegura que negar los indultos sería albergar la “revancha” y la “venganza”.

Este mismo miércoles, Pedro Sánchez ha pedido «comprensión» a los ciudadanos ante los indultos que prepara el Gobierno y ha calificado de «bienvenida» la carta de Oriol Junqueras en la que asegura renunciar a la vía unilateral para la independencia. Sánchez ha reclamado a los españoles «comprensión y magnanimidad» ante los indultos que piensa conceder a los golpistas separatistas condenados por el referéndum ilegal del 1 de octubre, a cambio de su apoyo para seguir en La Moncloa. El socialista ha asegurado que comprende que los ciudadanos puedan tener reparos ante la «posibilidad» de esta medida de gracia que última el Gobierno de España.

Los reparos, por lo visto, no proceden de ninguna creencia de los ciudadanos, sino de pruebas policiales que avalan que los CDR instan ya a un levantamiento “armado” contra “todo lo español”; pese a ello, el amplio rechazo a los indultos por parte de los españoles es patente en las encuestas. Y, también pese a ello, ese factor no disuade al Ejecutivo de complacer a los líderes separatistas. Sánchez prevé aprobar la medida en Consejo de Ministros en aproximadamente dos semanas.

Vía unilateral
Pedro Sánchez confirma, de este modo, que considera la carta de Junqueras como la coartada mediática para decretar los indultos. El ex vicepresidente de la Generalitat catalana y uno de los condenados por el 1-O, Oriol Junqueras, ha asegurado que renuncia a la vía unilateral para lograr la independencia de Cataluña y acepta la medida de gracia que el Gobierno le quiere conceder, tanto a él como al resto de condenados, para reconducir el falsamente denominado «conflicto catalán». «Hay gestos que pueden aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana», ha asegurado el líder de ERC en un artículo titulado Mirando al futuro.

Desde que el presidente de ERC fuera condenado en el Tribunal Supremo por el 1-O, siempre ha rechazado públicamente los indultos y nunca los ha pedido. «Que se metan el indulto por donde les quepa», llegó a declarar Junqueras en una entrevista concedida al diario separatista Nació digital el 22 de octubre de 2019. Ahora, el giro aparente de Junqueras da un capotazo a Sánchez para aprobar los indultos. «Cualquier gesto en la línea de la desjudicialización del conflicto ayuda a poder recorrer este camino», ha escrito el líder de ERC en el artículo.

Oriol Mandela te quiere cortar la lengua
José García Domínguez. Libertad Digital 10 Junio 2021

Todavía no habían transcurrido ni cinco minutos desde que el exonerable Junqueras aireara en público esa cartita cursi donde nada nuevo se dice, la misma en la que los videntes del PSOE juran adivinar un inopinado revival del espíritu hippie de los sesenta lleno de buen rollo ibérico, espíritu de paz universal, amor cósmico, concordia planetaria y pensamiento positivo. Bien, pues sin esperar a que transcurriera ni ese lapso, en Barcelona ya estaban los propios de Junqueras en su Generalitat republicana buscando la manera de joder al eventual charnego insolente que fantasease con la punible ocurrencia de ejercer su derecho a elegir una de las dos lenguas oficiales en la demarcación para cumplimentar el examen de Selectividad. Dado que los jueces se han puesto un poco pesados, aunque solo tras rumiar durante cuarenta años la posibilidad de hacer algo respecto de la prohibición del español en las pruebas de acceso universitario, los buenrollistas a las órdenes de Junqueras y su niño barbudo decidieron que un comisario lingüístico interrogará a cada uno de los examinandos, pobres sacos de nervios que ese día se juegan su porvenir académico, por si deseaban interrumpir el normal funcionamiento de las pruebas al objeto de que un conserje fuese a buscar un enunciado en castellano.

Una escena, la de la excursión del conserje, que, huelga decirlo, sería contemplada por decenas de personas, incluidos los miembros del tribunal. Lo único extraño es que, ya puestos, al que tuviera el valor de reclamar un impreso en el idioma de España no le reclamaran también que se quitara la ropa y permaneciera en cueros en el pupitre que se le asignase. Los chicos de Oriol Mandela querían reírse del Tribunal Superior Justicia de Cataluña, empresa en la que cuentan con bastantes trienos de experiencia. Pero la prensa local, en concreto El Periódico, prefiere reírse de sus lectores. Así, destaca con entusiasmo que solo un 5% de los alumnos pidió hacer la prueba en español. Olvida, sin embargo, que el 0% reclamó los impresos en catalán, porcentaje, ese del 0%, que se viene repitiendo año tras año desde que se impuso la prohibición. Asco de País Petit.

El nuevo clima político catalán: Vox y listas
Pablo Planas. Libertad Digital 10 Junio 2021

Ahora que Junqueras ha decidido aparcar la vía unilateral, según dice Antonio García Farreras, el de La Sexta, el ambiente en Cataluña es de una tranquilidad, un sosiego y una paz inusuales. Ha sido trascender la carta del golpista y todo ha cambiado, la gente respira aliviada, las empresas que se fueron sopesan retornar, se reactiva la economía, en los plenos municipales se vuelve a hablar de aparcamientos y no de lazos amarillos y todo es de color verde esperanza. En Moncloa flotan entre nubes de algodón y en el palacio de la Generalidad preparan actos de reconciliación, reencuentro y hermanamiento. Ciudadanos que se habían retirado el saludo se abrazan ahora emocionados y conmovidos por la valentía de Pedro Sánchez y la generosidad de Oriol Junqueras.

¿Que no? La reconstrucción de las relaciones entre el Gobierno y el Govern ha abierto una nueva etapa y no hay más que ver los primeros actos de concordia. Por ejemplo, fruto del marco de diálogo y superación del llamado "conflicto", la consejera de Investigación y Universidades, doña Gemma Geis, se ha pasado por el arco del triunfo las instrucciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que los exámenes de la Selectividad se repartieran no sólo en catalán sino en español y aranés. "La Selectividad no se toca", ha dicho Geis, de la facción de Puigdemont, en un arrebato de inflexibilidad, intolerancia y desacato. O sea, que ha protagonizado el primer acto de desobediencia del Ejecutivo de Pere Aragonès.

Otro ejemplo. Los grupos separatistas del Parlament, con el concurso inestimable del PSC y la versión catalana de Podemos, han decidido excluir a los diputados de Vox de las comisiones de la cámara, de igual modo que les apartaron de los órganos de dirección parlamentarios y les privaron del senador autonómico que les correspondía por número de escaños. Es la respuesta inmediata de los partidos independentistas a esta frase de Junqueras en su carta:

Quiero volver a extender la mano a todos aquellos que se hayan podido sentir excluidos, porque nuestro objetivo debe ser justamente el de construir un futuro que incluya a todos.

A todos, sí, menos a Vox, partido que en las últimas elecciones quedó por delante de la CUP y de Podemos con 217.000 votos. A los socialistas, eso de vetar a Vox les parece bien porque se trata de un partido al que tratan de fascista por esa funesta manía que tienen los de Abascal de respetar la Constitución y pretender que se cumpla, al igual que el resto del ordenamiento jurídico.

Más casos. La instrucción del TSJC a la que hacíamos mención líneas atrás no sólo ha degenerado en que la Generalidad ha vuelto a hacer de su capa un sayo. La Asociación por la Escuela Bilingüe (AEB) ha denunciado la confección de listas con los datos de los estudiantes que piden el examen de Selectividad en español. ¿Listas? Sí, listas, listas de chicos y de chicas que ejercen su derecho a expresarse en una lengua que todavía es oficial en Cataluña. ¿También son de ultraderecha? ¿Sí? ¿Todos ellos?

Así que todo en orden tras la cartita de Junqueras.

Paro, salario mínimo y "correr a gorrazos" al mensajero
EDITORIAL Libertad Digital 10 Junio 2021

Ya resulta lamentable la necia política económica que está llevando a cabo el Ejecutivo social-comunista de Pedro Sánchez. Pero aún más inadmisible resulta la reacción de sus voceros contra quienes se limitan a dar noticia de los resultados que está cosechando.

Este martes, el diputado comunista Rafael Mayoral despotricó en el Congreso contra el informe del Banco de España que estima que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) del 22% en 2019 ocasionó una pérdida neta de puestos de trabajo de entre 6 y 11 puntos porcentuales en el colectivo directamente afectado. No contento con calificar de "impresentable" al gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, el indeseable Mayoral animó a "correrlo a gorrazos" desde la misma tribuna del Congreso.

Si Mayoral fuese portavoz de una formación de impecable pedigrí democrático, podría aducirse que su soflama había sido un desafortunado exceso retórico. Pero es que resulta que se trata de un dirigente de una formación de extrema izquierda que ha hecho apología de los escraches y demás manifestaciones violentas de acoso al rival político, "jarabe democrático" en jerga podemarra. Por lo que estamos ante algo muy distinto y mucho más grave.

Que el comunista embistiera no al responsable de la mala noticia, que no es otro que el Gobierno del que forma parte su partido, sino a quien la ha dado a conocer refleja la siniestra pulsión totalitaria de los conmilitones del desaparecido Pablo Iglesias, así como su clamorosa ignorancia incompetente, pues creen posible fijar de forma centralizada y coactiva los salarios por encima de la productividad sin condenar al paro o a la economía sumergida a los sectores más vulnerables de la sociedad, empezando por los trabajadores menos cualificados. Estos necios, presuntamente bienintencionados, que defienden que el Estado usurpe el derecho de cada trabajador a fijar su propio salario mínimo parecen creer a la vez que las remuneraciones dependen de la generosa voluntad del legislador, y no de la libre concurrencia de los que ofrecen y reclaman puestos de trabajo.

Se da la circunstancia añadida de que entidades distintas al Banco de España, como el BBVA, ya advirtieron y cuantificaron el impacto negativo que la voluntarista y miope subida del SMI había tenido en 2019. Es más, la propia ministra de Economía, Nadia Calviño, y el entones presidente de la Airef y actual ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se opusieron inicialmente a la subida del SMI, precisamente, por las consecuencias que iba a tener en el empleo, si bien finalmente cedieron ante las presiones del presidente Sánchez y de sus socios comunistas. Eso, por no recordar cómo alguien tan poco sospecho de veleidades ultraliberales como el presidente socialista de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, vinculaba por aquellas fechas el incremento del paro en su región a la subida del SMI, y hasta reclamó –sin éxito– una reunión urgente con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Lo peor es que los comunistas pretenden dar una nueva vuelta de tuerca a esa política tan perniciosa. Con estos enemigos jurados de la libertad, ya se sabe: a quienes les llevan la contraria les hacen caso omiso o los corren a gorrazos.
Recortes de Prensa   Página Inicial