AGLI Recortes de Prensa   Lunes 21  Junio  2021

Ahora, a por el TC
Editorial ABC 21 Junio 2021

El Estado de Derecho en España se aproxima a un escenario de mutilación de instrumentos jurídicos para su defensa frente al separatismo. Se trata de un auténtico butrón al Estado, que está cometiendo, además, el propio Gobierno con la coautoría de su mayoría parlamentaria. A los indultos a los condenados por el 1-O que se concederán en los próximos días, el Gobierno sumará el recorte retroactivo de las penas por el delito de sedición. Así cerrará el círculo interno contra la sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, dictada tras un proceso ejemplar e intachable. Pero para el Gobierno esto no será suficiente, porque el propio Pedro Sánchez está impulsando la desactivación de la sentencia desde Europa. Su discurso contra la desproporción -según él- de las penas por sedición está nutriendo los recursos de los condenados por el 1-O ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y animando al ignorante del socialista letón que va a informar contra España en la Asamblea del Consejo de Europa. Sánchez lo quiere todo para socios separatistas: el indulto en La Moncloa y la amnistía en Estrasburgo. Porque algo parecido a una amnistía es lo que se producirá si el Tribunal europeo estima los recursos contra las condenas. Quedará pendiente cómo librar a Puigdemont de su procesamiento en España, porque todavía está sometido a una orden española de detención. Pero algo hará Sánchez para que el prófugo vuelva a España sin riesgo de ser detenido. Entre socios, la cortesía es un deber.

Falta un pilar por tocar: el Tribunal Constitucional. También está cerca su turno, porque el PSOE ha reactivado en la Comisión Constitucional la proposición del PNV para desarbolar al TC de sus más fuertes potestades contra los asaltos separatistas. La reforma propone suprimir el recurso previo de inconstitucionalidad contra proyectos estatutarios y la actual capacidad del TC para velar por la ejecución de sus sentencias, que llega incluso a la suspensión en sus cargos de los funcionarios sediciosos o desobedientes. Se trata de maniatar al TC para que el incumplimiento de sus sentencias apenas tenga consecuencias prácticas y así puedan los nacionalistas seguir montando nuevos ‘planes Ibarretxe’ o nuevas declaraciones unilaterales de independencia. No sería extraño que esta ofensiva contra el Estado de derecho acabe prohibiendo la impugnación de Estatutos aprobados por referendo, lo que supondría el fin de la primacía de la Constitución y de la unidad de la soberanía nacional, cuyo único titular es el pueblo español.

Con Sánchez en La Moncloa nada que perjudique al Estado es inverosímil. Lo que ya está haciendo con sus discursos sobre los indultos y la desproporción de las penas del delito de sedición es un acto de deslealtad incapacitante para el cargo que ostenta. Hasta que llegó Sánchez, era muy difícil imaginar a un presidente de gobierno haciendo campaña activa a favor de unos sediciosos separatistas, que buscan arruinar el pacto constituyente de 1978. El lenguaje viscoso de la ‘normalización’ y el ‘reencuentro’ con el que Moncloa legitima los indultos es una trampa para incautos y una coartada para cómplices. Sin dramatismos y sin exageraciones hay que decir que Sánchez está llevando a España al límite de su existencia como Estado de derecho, está rompiendo sus fundamentos como lo haría el gobierno autoritario de una democracia sometida a libertad vigilada. A Sánchez le compensa esta deriva antidemocrática de su Gobierno, porque suma los votos de aquellos que en Europa estarían ilegalizados o marginados o encarcelados sin indultos.

La batallona cuestión nacional
Amando de Miguel. Libertad Digital 21 Junio 2021

En el orto de la Edad Moderna, la nación española fue la primera de las europeas en decantarse. A pesar de tal primicia, a comienzos del siglo XX, después de la derrota de Cuba, comienza un lento proceso de descomposición nacional. A diferencia de lo que ocurrió en otras naciones, en España, son las dos regiones, tradicionalmente, más industriales, Cataluña y el País Vasco, las que pugnan por la secesión. Primero, fue un movimiento de tipo burgués con adherencias literarias. Luego, en los años 30 del siglo pasado y, sobre todo, en la actualidad, se afirma el predominio del separatismo de izquierdas, que llega, incluso, a servirse de la "lucha armada" (terrorismo).

La figura controvertida es, hoy, la "mesa de diálogo" entre el presidente Sánchez (socialista) y los independentistas catalanes de izquierdas. A saber, lo que saldrá de tal engendro.

El PSOE (Partido Socialista Obrero Español) es, hoy, la formación política con más escaños en el Congreso de los Diputados, aunque, muy lejos de la mayoría. Para la cual necesita el concurso de los comunistas y los secesionistas vascos y catalanes. Últimamente, en las encuestas, le sobrepasan en votos la hipotética alianza entre el Partido Popular y Vox. Es la fórmula que se acaba de imponer en la Comunidad de Madrid.

Como prueba de la extraña coalición para mantener a Sánchez en el poder, el presidente del Gobierno tiene que recurrir a dos costosos gestos: 1) Forzar la política de acercamiento a las cárceles del País Vasco de los terroristas vascos, que están presos. Se espera, así, su eventual excarcelación, a partir de una próxima transferencia de la política penitenciaria. 2) Indultar a los políticos independentistas catalanes, que dieron un golpe de Estado en octubre de 2017, en el centenario de la revolución soviética. Ambas decisiones populistas son, manifiestamente, impopulares en toda España. El rechazo de los indultos se ha evidenciado en la manifestación de la madrileña plaza de Colón, el pasado día de San Antonio.

No sé si, todavía, existe el delito de alta traición para la vida civil o fuera de los casos de guerra. Pero, la posición del tirano Sánchez se acerca a esa figura jurídica. Lo que falta es el tribunal que pueda juzgarle.

De momento, al tirano le compensa el riesgo de aliarse con los enemigos de la nación española, los que desean descuartizarla. Es la única baza para que ese extraño individuo, intelectualmente, espiritado y, moralmente, mediocre, se mantenga en el poder. Maneja un arma definitiva: la propaganda y, ahora, el reparto de los cuantiosos fondos, que llegan de la Unión Europea.

Está por ver el resultado de la "mesa de diálogo" entre el Reino de España y la hipotética República de Cataluña. El peligro está en que, abiertas las compuertas, el resto de las "comunidades autónomas" se lancen a exigir sendas "mesas dialogantes", con el ánimo de rebañar ciertas prebendas. No se olvide que el País Vasco (con Navarra) y Cataluña gozan, ya, de un tratamiento privilegiado, con subvenciones mil y todo tipo de transferencias exclusivas del Estado. Por de pronto, sus gobernantes transmiten la impresión de que son naciones ocupadas, o poco menos. Bien es verdad, también, que el País Vasco y Cataluña han perdido la primacía industrial en España, que un día ostentaron.

Conviene recordar otro dato histórico, puestos a reivindicar el estatuto de nuevas naciones. Algunas regiones actuales fueron reinos en la Edad Media, con sus propias dinastías. Sin embargo, ni el País Vasco, ni Cataluña consiguieron tal antecedente.

La ley, ¿para qué?
Pedro de Tena. Libertad Digital 21 Junio 2021

Algo le debemos al socialista Fernando de los Ríos y al anarcosindicalista Ángel Pestaña. Ambos fueron comisionados por sus organizaciones, PSOE-UGT y CNT para visitar e informar sobre la Rusia de Lenin, Trotsky y Stalin a comienzos de la década de los 20. El segundo elaboró un detallado informe de su estancia en la URSS donde dejó bien claro que el incipiente Estado totalitario lo hacía incompatible con la libertad individual y la asociación libre que decían predicar los libertarios españoles hasta que la FAI demostró que la eficacia del terror y de la disciplina superaban al amor a la libertad.

El primero, que tuvo tanto que ver en el desencadenamiento del golpe de estado socialcomunista, separatista y anarquista de 1934, golpe que no estudia la llamada "memoria democrática", amnésica hasta el 18 de julio de 1936, logró arrancar del mismo Lenin aquella famosa expresión comunista que resume perfectamente de qué va el juego realmente: "La libertad, ¿para qué?".

El propio De los Ríos transcribió así las palabras de Lenin:

"El periodo de transición de dictadura —continuó diciendo Lenin— será entre nosotros muy largo..., tal vez cuarenta o cincuenta años; otros pueblos, como Alemania e Inglaterra, podrán, a causa de su mayor industrialización, hacer más breve este período…Sí, sí, el problema para nosotros no es de libertad, pues respecto de ésta siempre preguntamos: ¿libertad para qué?".

Pero el socialista, catedrático de Derecho de la Universidad de Granada, advirtió enseguida que tras el bolchevismo dictatorial y su terror de Estado había un grave ataque al Derecho y señaló así lo que observó en Rusia:

"5) No hay derecho para la conciencia humana en cuanto tal, porque no existe hoy un elemento general humano. Los hombres actualmente son enteramente insolidarios. (Pesimismo lenihilista: el que no es comunista es insolidario).

6) Sólo existe derecho objetivo, no subjetivo, y el encargado de definirlo es el titular del Poder."

Es el corolario de la "Libertad ¿para qué?". Obsérvese que ello quiere decir que la ley es sencillamente la voluntad del Estado, esto es, del partido que controla su poder institucional, esto es, de la minoría que dirige ese partido y finalmente, de quien dicta sobre todos.

De los Ríos que venía del liberalismo, lo entendió a la primera e incluso lo subrayó: "Mas así concebida la libertad, esto es, como la resultante de una forma de organización social, queda eliminado lo que es la raíz del liberalismo, el problema de la conciencia, y nos lleva además a una visión de la libertad en pugna con todo el sentido científico del moderno liberalismo…"

¿Y que estamos viviendo hoy con la voluntad de indultar a los golpistas que dirigen el separatismo catalán contra la Ley vigente? Pues la alianza de todos los que no creen en el Derecho ni en la libertad sino en un poder impuesto a unos ciudadanos españoles a los que nos consideran incapaces de comprender la marcha de la Historia que ellos inventan.

Con ello, se manifiesta con claridad meridiana que los enemigos de toda libertad y de toda ley son los totalitarismos, el que impone a las claras el separatismo catalán a más de la mitad de la población catalana que se siente y quiere ser española, y el que desarrolla el socialcomunismo que nos gobierna, que, por el mero interés de mantenerse en el poder un par de años más pero por la vía de imponernos su idea de España como federación de naciones, es capaz de hacer que toda una Ley vigente, y el informe del Tribunal Supremo, no sirvan de nada ni para nada.

Pero claro, para perpetrar la fechoría, hacía falta una estampida de bisontes cuya polvareda no dejara ver la felonía y ahí es donde saltan los espontáneos biempagáos al ruedo ibérico, desde la Iglesia (ETA al fondo) a la cúpula empresarial y sindical condecoradas y subvencionadas junto los grillos intelectuales que cantan a la luna mentirosa antes que a la verdad. La Ley, ¿para qué? El Derecho, ¿para qué? La libertad, sólo para los golpistas y antipatrias. Eso sí, el totalitario es Vox. Ja. Qué hipocresía.

Por si fuera poco, cuando nos manifestamos, lo hacemos tan mal que huimos de las fotos, no hablan los que deben y ni siquiera somos capaces de articular, en plena extensión del teletrabajo, el concepto de una telemanifestación nacional a la que hubiéramos podido asistir millones. Señoras y señores, necesitamos una organización para la defensa de la democracia en la que quepamos los que no tenemos ni queremos partido pero sí patria y nación. Ya.

Expertos en dañar a España
Jesús Salamanca. diariosigloxxi 21 Junio 2021

El ‘Doctor’ Sánchez ya es un experimentado dañino de España en el exterior y para ello se ayuda de inexpertos comodines como la desnortada ministra, González Laya. Es un hecho que la imagen de nuestra diplomacia y el peso político de Sánchez están en el peor momento de la era democrática, incluso peor que cuando Zapatero acudía a las reuniones de la Unión Europea y, mientras todos negociaban, él sesteaba dando cabezazos en el sillón; esa actitud de vago y de aislamiento recorrió el mundo y se convirtió en mofa internacional. Visto con la perspectiva de hoy, no hay duda de que Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez son verdaderos expertos en dañar a España.

En el panorama político actual, Joe Biden se fía más de Marruecos y de la fidelidad de Mohamed VI que de la diplomacia española, basada en el despropósito, el postureo, la venganza, la mentira y el engaño. Rodríguez Zapatero abrió la caja de los truenos con la sentada ante el paso de la bandera estadounidense. Tal desprecio se completó con la tristemente recordada foto de visita en la Casa Blanca, con Obama y Michelle, además de su esposa y sus retoños de negro gótico: “grajos” se las llamó en España y “mohosas” en la prensa estadounidense.

EE.UU. tampoco ha olvidado que el expresidente Zapatero retiró a las tropas españolas de Irak en el peor momento, precisamente cuando la ONU no podía hacerse cargo del vacío creado. El caso era hacer daño y no dudó en meter el estoque tan pronto como llegó a Moncloa. Triste recuerdo aquel comunicado a Estados Unidos y al resto de aliados en el conflicto tras la decisión adoptada. Es un hecho, según me revelaba hace unos meses un insigne militar español, que nuestro ejército no es de fiar para otros: “Aún queda algún cabroncete extranjero que agita las alas, cual gallina clueca, cuando ve al ejército español. Es lo mismo que llamarnos cobardes, pero sin decírnoslo a la cara. Peor aún cuando lo hace cacareando”. Y eso se lo debemos al atolondrado y tristemente recordado, Rodríguez Zapatero.

Aquella decisión unilateral agrió sobremanera las relaciones bilaterales, si bien no sorprendió al Ejecutivo norteamericano porque Zapatero lo había anunciado en campaña electoral. En ningún momento pilló por sorpresa tan nefasta decisión a la entonces consejera de Seguridad Nacional de EE.UU., Condoleezza Rice; ésta ya había puesto sobre aviso a los medios de comunicación y a los aliados de que “el Gobierno Bush ya lo esperaba”.

Es un hecho constatable que los años de gobierno de Zapatero fueron desastrosos en política exterior, y no mejores en el interior. Nunca un mandatario extranjero se había inmiscuido en las elecciones de otro país, pero la torpeza de Rodríguez Zapatero lo consiguió: anunció su apoyo al candidato demócrata y senador, John Kerry. La fama de gafe del expresidente, Rodríguez Zapatero, se puso de manifiesto una vez más. Kerry recibió una brutal paliza en las urnas. Destrozaba cuanto tocaba o apoyaba.

Ese día, Bush apunto al socialista Zapatero en el batallón de los torpes e incompetentes de su lista negra; máxime, tras haber invitado a todos los aliados a abandonar a Irak y dejar solo al ejército estadounidense. El endiosamiento de Rodríguez Zapatero hizo que mostrara un desprecio sin igual al ejército español, el mismo que hoy muestra Pedro Sánchez al ejército, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a la Judicatura y a la ciudadanía.

Con la perspectiva actual, si bien Moncloa ha intentado magnificar el falso encuentro aludiendo a la gran cantidad de temas que abordaron (recuerden que fueron 29 segundos), la Casa Blanca ha publicado nota de “encuentro rogado” de camino a la foto oficial de familia. A Iván Redondo se le ha caído la venda de reconducir la política exterior española, no sin antes poner a González Laya en el disparadero de ministra incendiaria e ineficaz. Otro fracaso más de nuestra diplomacia, muy apta para chistes y memes, pero desaconsejable para el día a día.

El cúmulo de destrozos de Zapatero y el posterior de Pedro Sánchez en política exterior son la guinda de la nula planificación y del ridículo continuado, hasta el punto de que -en palabras de César Cantur- el honor es como la juventud, una vez perdido no se recupera.

Terror comunista
Víctimas del castrismo detallan los crímenes de lesa humanidad del régimen de Cuba

Redacción. https://rebelionenlagranja.com 21 Junio 2021

El Ayuntamiento de Miami acogió este sábado la conferencia “Revisión del régimen criminal de Cuba”, donde se analizaron los “crímenes de lesa humanidad” cometidos por el régimen de Castro e intervinieron líderes del exilio, dirigentes latinoamericanos y antiguos presos políticos en la isla.

La conferencia estuvo organizada la Comisión Internacional Justicia Cuba y el Frente Hemisférico por la Libertad, constituido en marzo pasado y compuesto por políticos, ONGs, exdiplomáticos y académicos de quince países de América Latina.

Orlando Gutiérrez, líder la organización en el exilio Directorio Democrático Cubano, aseguró a la conclusión del encuentro que el principal logro de esta reunión es que se logró como “instrumento legal” el reconocimiento al derecho del pueblo cubano a una “representación propia en su lucha por la libertad”.

“La Comisión Justicia Cuba y el Frente Hemisférico por la Libertad pidieron a los parlamentos del mundo libre el reconocimiento al Congreso de la Nación Cubana y la Asamblea de la Resistencia Cubana como representantes legítimos del pueblo cubano”, dijo.

Este esfuerzo recibió el apoyo del expresidente colombiano Álvaro Uribe, quien mostró en un video reproducido durante la conferencia su “admiración por el heroísmo y perseverancia” del exilio cubano en la lucha por la democracia en su país.

El responsable de dar paso a los diferentes testimonios realizados en la conferencia fue Luis Zúñiga, el cual permaneció 19 años en las cárceles de Cuba y vive desde hace cerca de 30 como exiliado en Estados Unidos.

Uno de estos testimonios fue el de Orlando Fonseca, fundador de la plataforma “Despierta Angola”, que denunció que la intervención militar de Cuba en este país causó la “peor masacre” de esta nación africana y una de las más graves de la historia reciente de la Humanidad. “Angola perdió su genuina independencia y democracia por culpa de la intervención en Cuba, que dejó un saldo terrible de decenas de miles de personas asesinadas, que esperemos algún día tengan justicia”, dijo el activista de los derechos humanos.

Berta Antúnez, activista y hermana del antiguo preso político Jorge Luis García Pérez, más conocido como Antúnez, presentó el caso de Misael Díaz Paseiro, quien salió de la cárcel hace unas semanas después de tres años preso. Díaz Paseiro mostró en un video su disposición de seguir en la lucha, a pesar de las “torturas” sufridas durante su periodo en la cárcel y los supuestos ataques contra su vivienda personal y su familia por parte del régimen cubano, e instó al pueblo de la isla a un “paro nacional” para hacer frente al Gobierno de La Habana.

También intervino la periodista Gelet Fragela, que destacó el caso de su compañero del medio ADN Cuba Esteban Rodríguez y del artista Luis Manuel Otero Alcántara, que, dijo, han sido víctimas de detenciones arbitrarias y abusos por parte del Gobierno cubano.

“La cabeza de la serpiente en nuestro hemisferio es Cuba, y podemos, si Dios quiere, enfrentar esta serpiente y derrotarla, porque lo que están sufriendo los residentes de nuestros países se debe a una ideología que es el peor fraude perpetuado en la humanidad”, señaló Francis Suárez, alcalde de Miami, al anunciar el evento.

La conferencia contará con varias figuras políticas del continente, como el diputado costarricense Dragos Dolanescu, que también es presidente del partido Costa Rica Justa y secretario general del Frente Hemisférico por la Libertad. También se suman al evento Ricardo Godoy, diputado de la Asamblea Legislativa de El Salvador por el Partido Arena; el congresista dominicano Elías Wessin, del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano; el jurista René Bolio, presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos y de la Comisión Internacional Justicia Cuba, e Hipólito Ramírez, presidente de la Junta Democrática Dominicana.

“Hay un problema serio en Latinoamérica, en el cual los regímenes comunistas totalitarios están apoyando al cambio hacia el mal de muchos de nuestros países, están atacando por todas las vías posibles a nuestra libertad y a nuestra democracia”, señaló el mexicano Bolio.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Válida batalla judicial contra el indulto
La controversia sobre el recurso contra el acto del gobierno no condiciona su curso
Editorial La Razón 21 Junio 2021

El informe del Consejo de Europa sobre los condenados por el «procés» se discute hoy en Estrasburgo. El texto del socialista letón Boris Cilevics aconseja a España reformar el delito de sedición y estudiar otras medidas como los indultos para excarcelar a los políticos presos y que no parezca que se castiga la libertad de expresión. Cilevics compra el argumentario al completo de los independentistas en un alegato de culpabilidad contra el estado de derecho en nuestro país. Pero es precisamente el sistema plenamente garantista que ampara y promueve la Constitución el que ha posibilitado un desarrollo del proceso en el que los separatistas condenados tienen hoy la libertad más cerca que nunca sin haber expiado su pena, ni haber mostrado arrepentimiento por el daño causado ni haber reconocido el delito ni haber emitido pronunciamiento alguno de que no volverán a delinquir, sino más bien todo lo contrario. Es este marco de extraordinaria calidad e independencia legales el que pone en cuestión hoy el alcance de los recursos contra los indultos en la controversia jurídica que se atisba sobre la legitimidad de Vox –del PP y Ciudadanos ni se contempla–, que ejerció la acusación particular en el juicio, para frenar la gracia en los tribunales. Es seguro que se plantearán medidas cautelares para detener la excarcelación, pero que el juez Manuel Marchena expulsara en el proceso de solicitud de indultos a quien ejercía de acusación por considerar que la ley limita la petición a la parte perjudicada del delito, que en este caso es la Abogacía del Estado, parece despejar el camino a los propósitos de Sánchez. En cualquier caso, la falta de precedentes sobre este escenario alienta las conjeturas sobre la decisión final de los magistrados del contencioso-administrativo en torno el recorrido y opciones de la futura impugnación. Tras el demoledor informe del tribunal sentenciador contra la concesión de la indulgencia, el Ejecutivo ha anunciado una sesuda fundamentación para blindar la medida en el ámbito togado. Y no le sobrará porque cualquier traspiés pondría al Gobierno en serios aprietos no solo con la oposición y con sus aliados, sino con la opinión pública. Sea cual sea el desenlace final, el pulso jurídico, actuar contra una medida arbitraria e insostenible que fragiliza la democracia, es razonable por estar justificada, más allá de que la ausencia de jurisprudencia abone la incertidumbre y las esperanzas. La única batalla que no se gana es la que no se da.

El otro indulto
José García Domínguez. Libertad Digital 21 Junio 2021

Este segundo indulto, el que se consumará en el próximo Consejo de Ministros, no va a acarrear ninguna consecuencia política, ni buena ni mala, más allá del eventual desgaste en las urnas que dentro de un par de años pudiera causar a la coalición gubernamental. Apenas eso. No servirá, pese a la ubicua cantinela oficiosa al respecto, para resolver arista histórica alguna el problema catalán. Y tampoco, por cierto, para empeorarlo en nada. Políticamente, pues, el gesto de Sánchez resultará por entero inane, acaso con la única salvedad de que él mismo, en un insólito ejercicio de masoquismo gratuito, podría estar cortándose su propia cabeza si bien con efectos retardados. Más allá de eso, nada, nada de nada. Y es que el indulto trascendente desde todos los puntos de vista, el que, en caso de no haberse producido podría haber forzado un cambio cuantitativo y cualitativo de la correlación de fuerzas entre los dos bandos internos que protagonizamos la guerra civil larvada que se vive en Cataluña, el importante de verdad, fue el que permitió que una administración autónoma que se había sublevado contra el orden constitucional, la Generalitat por más señas, no fuera suspendida de forma indefinida en su día.

Porque el indulto más grave con diferencia, el que vamos a pagar más caro, el que de hecho estamos pagando ya, fue el que benefició a la propia Generalitat, permitiendo su normal continuidad como máxima instancia de gobierno en Cataluña tras los hechos de octubre. Luego de la sedición, Cataluña tendría que haber pasado a ser regida por un gobernador civil raso, un probo funcionario nombrado por el Gobierno y con dependencia directa del Ministerio del Interior. Algo que no se hizo, más allá del carácter políticamente melifluo y apocado de Mariano Rajoy, porque nuestro ordenamiento jurídico, a diferencia de lo que ocurre en Alemania y en todos los demás estados federales, resulta que no prevé esa posibilidad. De haber ocurrido en Alemania la asonada de otoño del año 17, la Generalitat, y en estricto cumplimiento de la Ley Fundamental de Bonn, estaría ahora mismo suspendida en todas sus funciones, amén de disueltos sus órganos de gobierno. Aquí, en cambio, los constituyentes, y con ceguera memorable, le otorgaron un indulto preventivo a la institución. Todavía nos pasan pocas desgracias.

Cantado
Alfonso Ussía. https://gaceta.es 21 Junio 2021

Estaba cantado que el empresariado catalán se situaría del lado del indulto. Conozco a empresarios catalanes que se sienten traicionados, pero la mayoría de ellos ha jugado siempre con las cartas marcadas. Ése Sánchez-Llibre que además es vicepresidente de la CEOE presidida por el indultador Garamendi, se me antoja un chisgarabís. Pequeños detalles. Me lo encontré en un acto en La Razón. El catalán con la conciencia confusa ofrece unas explicaciones que nadie le pide, y más aún en una ciudad como Madrid, acostumbrada a no pedir explicaciones a nadie. Me saludó muy efusivo y me soltó la tontada. –Qué conste que soy del Español, que soy “periquito”, eh-. Como si me importara que fuera del Español y “periquito”. Como si esa condición de simpatía futbolera tuviera trascendencia y me animara a confiar en él. Lo que no se entiende de este indulto tan deseado por la mayoría de los empresarios catalanes, es que no lo van a agradecer los indultados. En este caso, los delincuentes no se arrepienten y aseguran su disposición a delinquir de nuevo. Un empresario catalán, desarraigado voluntariamente de Barcelona, e instalado en “territorio libre”, según sus palabras, me lo dijo días atrás. “De cien, noventa y nueve son unos cínicos y unos traidores. Han estado dando dinero a los separatistas desde los principios de Pujol. Y tú no puedes sorprenderte. Me consta que has trabajado para ellos durante muchos años”. Jamás me habían dicho, cara a cara, una verdad más molesta.

Y después del indulto, ¿qué? Pues nada más que los escombros de un Estado de Derecho. Estos empresarios se están pareciendo, cada día más, a los subvencionados del Cine. Su gestión empresarial les urge a sobrevivir con el dinero público. No son Amancio Ortega, o los Roig, o uno más de los centenares de creadores de puestos de trabajo y riqueza que han llegado a lo alto como consecuencia de su esfuerzo y su inteligencia. También importantes Bancos han doblado la rodilla y creen que el dichoso e ilegítimo indulto va a impulsar la quebrada economía de España. Todo pasa por el indulto, entre otras razones, porque Sánchez ha dejado bien claro a los empresarios que aquellos que no muestren su entusiasmo y su apoyo pueden sufrir en un inmediato futuro las consecuencias de sus actitudes. Y Sánchez-Llibre dirá: “Pero que conste que soy del Español, que soy “periquito”, eh-.

A Garamendi, que cuando escribo aún no ha dimitido, el Gobierno de España le ha concedido la Gran Cruz del Mérito Militar. También han herido a esa Institución que reúne en su sentido de ser el patriotismo, la abnegación y la decencia. Podrían haberle premiado sus confusiones y titubeos con otra Gran Cruz, pero han elegido la Militar. El Gobierno premia con una Gran Cruz Militar al protagonista de una cobardía. De una cobardía, por otra parte, no consultada con los miles de empresarios que conforman la CEOE, y que ya han manifestado su estupor por las palabras de su representante. Todo lo ha infectado la osada psicopatía de Sánchez, la política comunista de su Gobierno y su sumisión a los grandes poderes internacionales que se han propuesto ganar todo el dinero del mundo a cambio de la destrucción de la libertad y los derechos humanos en el mundo.

Para Sánchez, el apoyo del Círculo de Economía de Cataluña era imprescindible. Y han acudido casi todos, amparados en el inefable Jaime Giró, que fue Jaime en Madrid muchos años hasta que se hizo separatista.

Al fin y al cabo, los indultados son sus protegidos, aunque en este caso, más protegidos por la cobardía y los intereses que por la generosidad.

Sánchez ha dado un buen golpe. Hay que reconocerlo. No un golpe heroico, porque amansar a los mansos es sólo cuestión de un par de advertencias. Los empresarios del resto de España tienen ahora la palabra.

Son más complicados sus entusiasmos. Y en las próximas horas, exigirán la dimisión de Garamendi, el condecorado por sus nulos servicios a la patria.

Cilevics, el comunista que quiere aleccionar a España
Jorge Mestre. okdiario  21 Junio 2021

Esta semana en el Consejo de Europa, dentro de su Asamblea Parlamentaria, institución arcaica que se ha convertido en una especie de Eurovisión de a ver quién la tiene “más grande” -la democracia, me refiero- y donde se entremezclan intereses espurios, se va a debatir un proyecto de resolución que supone una injerencia en toda regla a la justicia española por la cuestión de la sentencia del Supremo a los golpistas del ‘procés’.

El promotor de la misma es un letón excomunista, Boriss Cilevics, actualmente en las filas socialistas de su país, dentro del partido Harmony, y que comparte también filiación política con Pedro Sánchez y los eurodiputados socialistas en el Parlamento Europeo. Aquí aparece ya el primer interrogante. Si el partido socialista europeo está comandado por la española Iratxe García, ¿ha sido el presidente Sánchez el verdadero impulsor de este atropello a la justicia española?, pero si Sánchez no tiene nada que ver con la iniciativa estaríamos ante una nueva demostración de que el principal representante nacional que los socialistas tienen en un país europeo pinta menos que un guionista en los títulos de crédito.

El ínclito Cilevics, el latoso letón es de esos ex comunistas o todavía comunistas disfrazados de demócratas que descubrieron los derechos humanos cuando la Unión Soviética colapsó. Físico de formación, estuvo trabajando durante le época soviética en el Instituto de Investigación de Microprocesadores de Riga, una empresa pública dedicada a la producción de material aeroespacial y de defensa para que la Unión Soviética impusiera su dominio frente al mundo libre. En aquel entonces parece que a Cilevics no se le despertó la fiebre democrática.

Es más, Cilevics no destacó nunca por estar en la cárcel por defender los derechos humanos y la democracia. No fue un Lech Walesa letón. Se alistó a las filas del Frente Popular de su país a finales de los 80 para reclamar la independencia de su país. Cuando la Unión Soviética se desintegró, Cilevics hizo un cursillo acelerado de buen demócrata y de derechos humanos, para borrar su pasado como camarada, auspiciado por los globalistas clásicos, donde siempre aparece Soros, el departamento de Estado de los EEUU y las ONGs en manos de plutócratas siempre dispuestos a meter el dedo en el ojo a los rusos para obtener tajada económica.

La propuesta del vergonzoso informe sobre España la promovió el letón con otros 24 firmantes, la inmensa mayoría socialistas de distintos países europeos. Otra felonía de Sánchez que antepone siempre los intereses suyos particulares sobre los intereses generales.

El informe del letón sólo beneficia a la política apaciguadora de Sánchez y a los independentistas. Lo cínico del caso es que mientras algunos socialistas son colaboracionistas palmarios con los secesionistas, se ponen de perfil ante las violaciones verdaderas de derechos humanos que sobre otras minorías ocurren en el continente europeo.

Ahí también aparece Cilevics. Letonia es uno de los países donde el odio y xenofobia hacia los rusos está muy presente. Y eso que la minoría rusa representa el 30% de la población. Los políticos letones se dedican a alimentar dicho discurso de odio. Por ejemplo, el pasado año el Parlamento letón subió de intensidad su presión sobre los rusos. Aprobó una ley para recortar drásticamente las emisiones televisivas en ruso. ¿Alguien imagina al Congreso de España aprobando una ley que recortarse las emisiones en las televisiones autonómicas en catalán, valenciano, vasco o gallego? Pues ahí lo tienen. El parlamentario que aprueba una ley discriminatoria en su país contra una minoría se presente en el púlpito de Estrasburgo para aleccionar a la justicia española. Todo un jeta amparado por Sánchez y su política excluyente.

Indolencia gubernamental
34 años de la masacre de Hipercor. No olvidar a las víctimas.

Redacción. https://rebelionenlagranja.com 21 Junio 2021

Barcelona rindió ayer homenaje a las víctimas del brutal atentado de ETA en Hipercor, del que se cumplen 34 años, con dos actos, uno institucional por la mañana, y un segundo acto por la tarde de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT).

El acto institucional se celebró frente al monumento a las víctimas del terrorismo, donde se realizó una ofrenda floral. No asistió Ada Colau, ni el presidente del parlamento de Cataluña, ni el de la Generalidad.

La brutal masacre de Hipercor terminó con la vida 21 personas y otras 45 resultaron heridas; fue uno de los más sanguinarios de la organización terrorista.

En el mismo lugar, frente al monumento a las víctimas del terrorismo, la ACVOT celebró como cada año un acto al margen del institucional, al que asistieron representantes de la entidad, entre ellos, su presidente José Vargas, así como representantes de Vox, Ciudadanos y PP.

En declaraciones a Efe, Vargas denunció el «abandono» y la «dejadez» que sufren las víctimas del terrorismo por parte del Gobierno, de las instituciones catalanas -Generalitat y Parlament- y del Ayuntamiento de Barcelona cuando, ha dicho, «tienen la obligación de atender nuestros derechos y reivindicaciones».

En este sentido, ha agregado: «Es triste que en un acto como este, en el que se recuerda a las 21 víctimas y a todas las demás, no hay ningún representante. Es una vergüenza».


Recortes de Prensa   Página Inicial