AGLI Recortes de Prensa   Martes 20  Julio  2021

Reforma con olor a chavismo
Editorial ABC 20 Julio 2021

La reforma de la Ley de Seguridad Nacional de 2015 no ha comenzado aún su trámite parlamentario y ya está generando un intenso debate jurídico y político. No era para menos. Los antecedentes del Gobierno de Pedro Sánchez obligan a estar alerta por cualquier iniciativa legal que desemboque en un aumento de los poderes directos del Consejo de Ministros sin pasar por el Parlamento. Es cierto que el Ejecutivo tiene a favor, objetivamente, el ambiente creado por la pandemia, cuya coyuntura aprovecha para colar una reforma que permitirá al Consejo de Ministros imponer a los ciudadanos, en sus personas o bienes, obligaciones de cooperación frente a situaciones de amenaza o catástrofe. Dicho así, el mensaje fácil es que el Gobierno quiere combatir la próxima pandemia sin trabas de derechos fundamentales y de propiedad privada. No deja de ser un discurso peligroso por su corte demagógico. Por otro lado, no admite mucha oposición que todo Ejecutivo pueda, en las circunstancias previstas por la ley, adoptar decisiones rápidas y expeditivas para afrontar situaciones de crisis. Una idea formalmente correcta, sin embargo, no siempre da buenos resultados en la práctica. Por lo pronto, ya existe en España, al amparo de la Constitución y de la Ley Orgánica 4/1981, la posibilidad de que el Gobierno ordene el estado de alarma o solicite al Parlamento el estado de excepción o sitio. Por tanto, para que la reforma de la Ley de Seguridad Nacional no tenga el tufo intervencionista de las manos del Gobierno tiene que explicar muy bien para qué quiere reforzar al Consejo de Ministros -es decir, en la práctica, al jefe del Gobierno- con potestades presidencialistas que ahora pueden ejercerse con control jurisdiccional, constitucional y parlamentario.

Además, el Gobierno ha aprobado un proyecto en el que no ha pulido siquiera las semejanzas de algunos de los nuevos artículos con la ley de estados de excepción vigente en la República Bolivariana de Venezuela. Es lo que sucede con el artículo 28 del proyecto, que es un precepto esencial de la reforma, cuando se compara con los artículos 17, 24 y 38.7 de la ley venezolana. Más que un paralelismo, hay una coincidencia preocupante en los términos, los conceptos y los fines de las normas. La coincidencia es de tal magnitud -ambos prevén medidas ejecutivas directas del Gobierno sobre las personas y sus bienes- que es muy difícil no ver una voluntad de plagio entre la reforma española y la ley venezolana. Y si se trata de una coincidencia sin más, tampoco será un alivio, porque demostrará que el Gobierno español ya ha emancipado su populismo intervencionista de fuentes de inspiración como el chavismo.

Probablemente nos hallemos ante una nueva reforma legal que presiona los límites de la Constitución, en ese terreno difuso entre lo constitucional y lo inconstitucional en el que siempre quiere refugiarse Sánchez. Con el primer estado de alarma, fracasó en su juego con la Constitución y fracasará muy probablemente, y con mayor estrépito, con el segundo estado de alarma. Los Estados democráticos tienen que atender sus situaciones de crisis con eficacia y determinación, pero el puro utilitarismo conduce a disculpar las dictaduras con la excusa de que son más eficaces, lo que tampoco es verdad. La democracia sabe ser eficaz sin dejar de ser democracia, y esto significa mantener activos los sistemas de control y supervisión del ejercicio del poder político mientras toma decisiones ejecutivas precisamente porque se lo permiten las leyes, y no para convertir la democracia en un erial.

El socialcomunismo busca votos hasta debajo de las piedras
OKDIARIO 20 Julio 2021

Un documento del PSOE, elaborado el 28 de junio de 2021, recoge un apartado en el que, bajo el título «En relación a la Participación política de las personas migrantes», se baraja la posibilidad de «realizar una reforma constitucional que posibilite el derecho de sufragio en las elecciones municipales de las personas extranjeras residentes en España”. Sin limitación de ningún país, ni exigencia de reciprocidad de voto en sus países para los españoles, lo que, evidentemente, supondría una ventana abierta para que cualquier persona no nacionalizada, con un mero permiso de residencia, independientemente de su país de procedencia pudiese votar en España. Cierto es que la reforma afectaría sólo a los municipales, pero en el viejo ideario socialcomunista está que se extienda al resto de procesos electorales.

Hasta ahora se trata de un derecho limitado a determinados extranjeros. Según la legislación española, y tal y como lo determina la Junta Electoral Central, en las elecciones municipales gozan del derecho de sufragio activo los extranjeros residentes en España cuyos respectivos países permitan el voto a los españoles en dichas elecciones, en los términos de un Tratado. La intención del Gobierno es hacerlo extensible a ciudadanos de todas las nacionalidades.

A nadie se le oculta que el socialcomunismo busca nuevos graneros de votos, de modo que la reforma constitucional no tiene como objetivo la plena integración de los inmigrantes, sino pescar en nuevos caladeros electorales. Si a ello se le añade el hecho de que el Gobierno pretende también reducir el tiempo general de residencia exigido para que los inmigrantes puedan lograr la nacionalidad española, se ampliaría aún más el grupo con derecho a sufragio. La izquierda busca nuevas bolsas de votantes y parece haber encontrado la solución. Es una reforma constitucional y por tanto necesita el más amplio consenso, pero lo van a vender como una fórmula para que los inmigrantes encuentren en España un país de acogida sin discriminación alguna por razones de nacionalidad. Están en horas bajas y necesitan sacar votos hasta de debajo de las piedras.

Buscar y comprar
Nota del Editor 20 Julio 2021

Se habla del grano y de la paja, y la diferencia es tremenda. Hablan de buscar votos y en realidad es comprar votos (con nuestro dinero, nuestra propiedad, nuestro trabajo, nuestra seguridad sanitaria y policial), así que a ver si utilizamos las palabras correctas.

Revanchismo ideológico como reclamo electoral
Editorial ABC 20 Julio 2021

El Consejo de Ministros prevé dar hoy luz verde a su ley de ‘memoria democrática’ con unas breves correcciones sobre su texto original -inconstitucional según el CGPJ- para promover la ilegalización de entidades consideradas franquistas. De nuevo, y como siempre hace Sánchez en los momentos más débiles de su mandato, trata de resucitar la división de las dos España, y a Franco, como argumento de reclamo electoral. Y además lo hace con ese aire de ‘vendetta’ ideológica y revanchismo al que se aferra la izquierda con tal de fracturar a la sociedad. Carmen Calvo, su promotora, ya no podrá rentabilizarla porque ha sido destituida como vicepresidenta política del Gobierno. Algo no estaría haciendo bien. Pero a Sánchez, y eso se comprueba cada día, no le importa qué es constitucional o qué no. Bajo la pretensión de un adoctrinamiento masivo con demasiada hojarasca, impone una ley creada expresamente para ilegalizar la Fundación Franco. El tiempo, y los tribunales, dirán si eso es posible en una democracia en la que desde algunas instituciones se está consintiendo el enaltecimiento, por ejemplo, del terrorismo.

El fracaso del comunismo
José María Rotellar. okdiario 20 Julio 2021

El comunismo constituye un absoluto fracaso, que sólo genera miseria en aquellos lugares en los que se aplica. En España, no salimos del asombro cada vez que Podemos ha tratado de aplicar el ideario comunista, como el intento de la nacionalización de empresas, de la regulación del mercado del alquiler o de la subida del salario mínimo como propuestas para acabar con todos los males, cuando sólo conseguirían generar más y de efectos más adversos, por no hablar del sueño de alguno de sus dirigentes donde han llegado a proponer que se imprima dinero para pagar la factura del gasto (imposible, gracias a Dios, al no depender en la eurozona la política monetaria de los Estados- . Afortunadamente, en España tienen difícil su aplicación, aunque Sánchez les esté concediendo alguna cosa para mantenerse en el poder. El riesgo es saber hasta dónde está dispuesto a concederles; confiemos en que la Unión Europea actuaría como freno llegado el caso.

Donde podemos percibir con toda intensidad ese desastre es allí donde el comunismo se aplicó o se aplica de manera clara; es más, suele hacerse en regímenes totalitarios o dictatoriales revestidos de democráticos. La URSS y toda la Europa del otro lado del telón de acero fueron un fracaso, un nido de miseria, de hambre, de necesidades básicas no cubiertas.

Lo mismo sucede con Corea del Norte. Asimismo, Venezuela, que era un país próspero, cuenta con una hiperinflación descontrolada, realmente, incalculable, y su población pasa hambre. Argentina, sin ser una dictadura, al aplicar políticas populistas, cercanas al comunismo (como muchas veces, en la práctica, es el peronismo), lleva ochenta años sin levantar cabeza, pese a toda la riqueza de recursos naturales que posee. Así, sucede lo mismo en muchos otros países de Hispanoamérica o de África.

Y llegamos a Cuba, donde el comunismo más feroz lleva aplicándose desde 1959, en forma de una dictadura totalitaria, que pudo disimular sus pésimos resultados mientras la URSS la mantuvo asistida financiera y económicamente, pero que una vez que el bloque comunista se derrumbó, se hunde cada vez más en la ruina económica, en la que sumerge a todos los cubanos.

Tras décadas de represión política y de ruina económica, una parte importante de los cubanos han iniciado una serie de protestas porque, literalmente, ya no tienen qué comer. No hay riqueza, porque el comunismo no la crea; y no se distribuye nada, porque aun suponiendo que dicha ideología la distribuyese mejor, que tampoco, no se puede distribuir nada de algo que no existe. Ésa es la triste realidad que viven los cubanos desde hace muchísimos años, acrecentada durante estos días, a la espera de que termine para siempre ese régimen de ausencia de libertades y de ruina económica que constituye el comunismo.

El verdadero plan del comunismo en Colombia
ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA 'BRISITA BOLIVARIANA' EN EL PAÍS SUDAMERICANO
Nitu Pérez Osuna. https://gaceta.es 20 Julio 2021

Llegó a mis manos un libro titulado “Crónica de una verdad: el comunismo, responsable de la violencia en Colombia”, elaborado por la Federación Verdad Colombia en conjunto con la Asociación Únete por Colombia.

El texto de 170 páginas que se terminó de imprimir en marzo pasado, tiene como objetivo demostrar, con abundante documentación, que la violencia en Colombia –cuyos principales protagonistas han sido las FARC y el ELN– es el resultado directo de las directrices del comunismo internacional y no de las diferencias sociales, como se ha querido señalar.

Vale la pena resaltar que este libro es el resumen de un documento más extenso, que fue introducido en la “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición”, cuya función y alcances pueden leerse en su propio portal, disponible en este enlace. https://comisiondelaverdad.co/

Los autores de esta interesante obra citan a Robert Thomson, con el fin de explicar que para comprender las características de la violencia en Colombia, hay que recurrir “a Marx, para el concepto original de lucha; a Lenin, para la organización del Partido; a Mao, para su aplicación a una sociedad campesina; a Lin Piao, para su aplicación a la revolución mundial; al general Nguyen Giap, para el refinamiento de sus técnicas en Vietnam; y al Che Guevara, por el atractivo espiritual que ejerce sobre la juventud de occidente”.

Aunque el Partido Comunista de Colombia en apariencia se dedicaba al debate político e ideológico, en realidad propugnaba la violencia, aunque subrepticiamente. Las instrucciones de la Internacional Comunista –Komintern– dirigida por Lenin, eran muy claras en este sentido: “La estrategia militar es una parte tan solo de la estrategia política”. En otras palabras, el Partido es el encargado de definir la revolución armada, siguiendo así el esquema de “la combinación de todas las formas de lucha”, frase que se repite constantemente en el libro objeto de este artículo, como recordatorio que, para los comunistas, todo vale para la obtención del poder.

Al adentrarse en las páginas de “Crónica de una verdad”, captamos que Lenin fue claro en el papel violento del Partido: “El marxista se coloca en el terreno de la lucha de clases y no en el de la paz social… El marxista está obligado a colocarse en el terreno de la guerra civil. Toda condenación moral de ésta es completamente inadmisible desde el punto de vista del marxismo”.

Como siempre ocurre con los comunistas, la doble moral y el doble discurso está siempre presente, incluso cuando se trata de la violencia. Así, “Crónica de una verdad” nos trae una frase de el Manual Revolucionario de la Escuela Internacional Lenin de Moscú que bien lo ilustra: “Necesitamos una literatura que presente los horrores de las guerras imperialistas, pero no de las demás. Los bolcheviques son contrarios a las guerras imperialistas y contrarrevolucionarias”, sin embargo “son partidarios de las guerras revolucionarias”, aunque éstas sean “muy sangrientas”.

Para que no quede duda alguna que el comunismo colombiano asumió a carta cabal los planteamientos de Lenin y las directrices de Moscú, el libro en cuestión nos trae una cita de Gilberto Vieira, secretario general del Partido Comunista de Colombia, quien en 1972 declaró: “Para nosotros, la lucha armada forma parte de las luchas generales, proletarias y populares… En Colombia, la lucha armada se puede convertir en la forma principal de lucha… Hoy en día, el hecho real es que el Partido Comunista participa en la lucha armada, tiene una organización, las FARC, y cree que este movimiento tiene perspectivas de crecimiento y desarrollo”. ¡Más claro imposible!

Basados en estos conceptos, los comunistas colombianos usaron diversos argumentos para justificar la violencia, entre ellos, la existencia inocultable de las grandes diferencias sociales, pero no para mejorar las condiciones de sus compatriotas, sino para provocar una guerra civil, como la que propuso Lenin.

Los autores de “Crónica de una verdad” presentan un detallado recuento histórico de los principales hechos de violencia promovidos por el comunismo que pretendían desatar una guerra fratricida y, eventualmente, tomar el poder. Uno de ellos fue la llamada “Masacre de las Bananeras”, en diciembre de 1928, y el denominado levantamiento de los Bolcheviques del Líbano y de otras partes del país, en julio 1929; los cuales contaron con la planeación y el apoyo por parte de fuerzas internacionales.

Otro de los acontecimientos que desató un grave conflicto fue el denominado “Bogotazo”, a raíz del asesinato del dirigente político Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948. Este conflicto, que bañó en sangre el territorio colombiano hasta el año 1953, produjo unos 300 mil muertos y más de un millón de desplazados. Muchos otros conatos de guerra civil se activaron posteriormente, teniendo como principales detonantes las actuaciones violentas de la guerrilla: atentados, secuestros, asesinatos, actos terroristas, etc. Pero lo que verdaderamente potenció la violencia fue el advenimiento del narcotráfico y su alianza con los grupos armados.

Las protestas vandálicas impulsadas este año por el denominado Comité del Paro, Gustavo Petro y sus aliados, no son sino otro episodio más del conflicto que el comunismo viene impulsando en Colombia desde hace décadas, hasta ahora sin lograr su objetivo: acceder al poder. El rechazo a la reforma tributaria y las supuestas reivindicaciones sociales que dicen defender, son tan solo excusas para desarrollar su lucha armada, dentro del esquema de la combinación de todas las formas de lucha.

En esta oportunidad, los comunistas podrían alcanzar su meta histórica, puesto que ahora cuentan con el apoyo del narcotráfico, del régimen venezolano, del Foro de Sao Paulo, del Grupo de Puebla y hasta de la Internacional Progresista. Por tanto, para proteger a Colombia de las garras del castro-comunismo, urge que la centro-derecha colombiana sea capaz de construir una alianza internacional que le haga frente a aquella estructura.

De allí la importancia de conocer los orígenes históricos de la “brisita bolivariana”, los cuales están muy bien expuestos en el libro “Crónica de una verdad: el comunismo, responsable de la violencia en Colombia”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Absolución de un niño del Brasil separatista
Pablo Planas. Libertad Digital 20 Julio 2021

Aún resuenan las palabras de ese personaje nefasto y abyecto que es Torra a los energúmenos de los CDR: "Apreteu, apreteu". Y bien que apretaban chicos como Pol.

Este lunes se ha celebrado en Barcelona la vista contra un jovencito de 20 años de las juventudes de ERC acusado de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, lesiones y ocupación de la vía pública. La Fiscalía pedía ocho años de cárcel. En el caso concurren todas las circunstancias que han hecho del proceso separatista uno de los mayores agujeros negros de la lógica en nuestra historia reciente.

El chaval participó en la manifestación de una huelga general contra el juicio por el golpe de Estado convocada por la Intersindical, un sindicato separatista dirigido por Carles Sastre, el tipo que asesinó a Bultó. Es más que probable que nuestro muchacho no tenga ni puñetera idea de quién es Sastre, a quien en TV3 bautizaron como "un gran reserva del independentismo" por firmar un manifiesto a favor de Mas sin explicar siquiera que su paso por la cárcel era por asesinato.

De haber conocido el historial terrorista del personaje, puede que nuestro chico se hubiera pensado ir a la mani, aunque lo más probable es que pensara que Bultó era un "fascista" sin tener otra vez ni idea de quién era y a qué se dedicaba el asesinado. Tanto que promueven la memoria histórica la Generalidad, el nacionalismo, los socialistas, los podemitas y quienes aún creen la camama del catalanismo, pero el caso es que no pasan de las leyendas edulcoradas sobre Puig Antich, fusilado en 1974 por asesinar al policía de 24 años Francisco Anguas Barragán.

La cuestión es que nuestro joven, que se llama Pol Serena y es de Mataró, acudió a la manifestación y se metió en medio del fregao, delante mismo de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra. Y ha contado ante el juez que sí, que allí estaba él mientras los policías retrocedían bajo una lluvia de objetos, latas de cerveza, piedras y demás objetos lanzados por los cívicos, pacíficos y festivos manifestantes. El chaval reconoce que lanzó dos botellas de agua, en realidad la misma botella dos veces. Sostiene que la botella estaba vacía y no se podía "direccionar" y que al avanzar sobre los Mossos (jo, tío, qué pasada) se encontró la botella en el suelo y la volvió a tirar contra los agentes. De ahí se fue para casa o a tomar unas birras, da igual.

Aquello fue el 29 de febrero de 2019. Meses después, el 21 de junio, fue detenido por los Mossos y pasó un día en el calabozo. La policía autonómica de Cataluña le atribuía las lesiones leves que habían sufrido dos agentes. A partir de ese momento, Pol entró en la espiral de la celebridad independentista. Cuando se tuvo conocimiento de la petición fiscal, su cotización subió como la espuma y días antes del juicio se convirtió en la mascota de los indultados por Sánchez, que lo paseaban por los pueblos en los homenajes a los llamados en TV3 "presos políticos". Esa misma TV3 le entrevistó el pasado sábado por la noche, un día antes del juicio, para que recitara la lección con todos los tópicos del separatismo: cabeza alta, no nos rendiremos, lo volveremos a hacer, no podrán con nosotros y España es una dictadura.

Los cachorros de ERC lucen unas camisetas negras con la leyenda "Pol absolució" y un ocho formado por dos eslabones de cadena. Igual que las bolas de billar. Las samarretes han sido todo un éxito. Se han distribuido a capazos. Lo más de lo más en lo último de marketing indepe. Al muchacho le ha acompañado a las puertas del juicio la plana mayor de ERC, con Oriol Junqueras al frente. Sólo faltaba el presidente de la Generalidad, Pere Aragonès. Ahí estaban además dirigentes de la CUP y de Junts per Catalunya (JxCat), así como de Òmnium y de la Asamblea Nacional Catalana. Magno despliegue.

El chico ha resultado absuelto. La presión sostenida ha sido un éxito. Y eso que la propia Generalidad pedía seis meses de cárcel, lo mínimo, porque la ley le obliga a defender a sus funcionarios, en este caso los mossos lesionados por la criatura.

Todavía se tienen que celebrar decenas de juicios por aquella huelga, las salvajes protestas por las sentencias del golpe de Estado y las algaradas en repulsa por el encarcelamiento del rapero Hasel. En todas esas manifestaciones ha habido mossos y guardias urbanos heridos. En los últimos disturbios ocurridos en Barcelona se llegó a prender fuego a una furgoneta de la policía municipal con dos agentes dentro. En aquellas mismas fechas se asaltó la comisaría de los Mossos de Vich y tampoco hubo muertos de milagro.

Aún resuenan las palabras de ese personaje nefasto y abyecto que es Torra a los energúmenos de los Comités de Defensa de la República (CDR): "Apreteu, apreteu". Y bien que apretaban chicos como Pol, los que asaltaron el aeropuerto de El Prat (un ciudadano francés murió de un infarto) o los amigos de Hasel que prendieron la furgoneta de la Guardia Urbana. Y bien que agradecían los golpistas presos tantas muestras de solidaridad, conmovidos por la entrega de las juventudes separatistas.

De modo y efecto que la Generalidad acusa a Pol, los dirigentes de la Generalidad defienden a Pol y un juez absuelve al mismo Pol al que Junqueras acompaña amoroso hasta las puertas de la sala porque el chico, uno di noi, no hizo otra cosa que seguir las consignas, arengas y soflamas de sus mayores, que le prometían impunidad y minutos en TV3, camisetas con su nombre y quién sabe si hasta un futuro en política, tanto da en la república catalana que en esta región de España, que otra cosa no es Cataluña. En su cuenta de Twitter el mensaje fijado es "Quiero ir a vivir a Cuba. ¿Alguien se apunta?". ¿Se puede ser más tontín?

Quién sabe, a lo mejor el niño llega a presidente de la Generalidad. Sigue el mismo camino que Aragonès, pero con más méritos incluso porque el actual presidente de la Generalidad nunca consiguió ser juzgado. Ni siquiera por el golpe de Estado, y eso que era el subalterno de Junqueras.

Pol, además, es un fruto esférico de la escuela catalana, esa misma de la que Jordi Cuixart, el jefe de Òmnium, dice que es la cantera de los "luchadores" por la independencia. "Los niños que crecen juntos en la escuela catalana son los niños que defienden los derechos fundamentales en la calle", afirmó el viernes en el sesenta aniversario de la entidad. Niños, sí, como Pol, los niños del Brasil del separatismo. Les han prometido que el mundo estará pronto a sus pies.

Recortes de Prensa   Página Inicial