Recortes de Prensa  Viernes 22 Julio 2022

Directo: Conflicto Rusia – Ucrania, último minuto

HRW denuncia a las tropas rusas por torturar y secuestrar civiles

PAULA BENITO. Okdiario. 22 Julio 2022


En OKDIARIO te contamos las últimas noticias de los fallecidos, la última estrategia de Vladímir Putin y las posibles negociaciones de Volodímir Zelenski. Desde el pasado 24 de febrero cuando comenzó la guerra, no existe fecha prevista para que todo acabe.


Rusia espera que la Unión Europea facilite las exportaciones de grano

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha declarado jueves que Moscú espera que las medidas de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria creen las condiciones para la exportación sin trabas de cereales y fertilizantes.


«Un documento publicado por el Consejo de la Unión Europea anuncia planes para ampliar las exenciones de sanciones anteriores en un intento de evitar un posible impacto negativo en la seguridad alimentaria y energética mundial. Desgraciadamente, sabemos que hay una gran distancia entre las intenciones que declara la Unión Europea y las medidas que toma», ha recalcado Zajarova.


Ucrania denuncia el asesinato de cinco civiles en Donetsk

Las autoridades de Ucrania han denunciado este viernes la muerte de al menos cinco civiles en ataques ejecutados el jueves por las fuerzas rusas contra varias localidades situadas en zonas de la región de Donetsk (este) aún bajo control ucraniano.


«Rusia mata civiles», ha denunciado en un mensaje publicado en su cuenta en Telegram el jefe de la Administración Militar Regional de Donetsk, Pavlo Kirilenko, que ha detallado que tres civiles murieron en ataques en Siversk, a los que se suman un fallecido en Pavlivka y otro en Mariintka.


HRW denuncia a las tropas rusas por torturar, detener y secuestrar a civiles en el sur de Ucrania

La ONG Human Right Wacth (HRW) ha denunciado las torturas, detenciones ilegales y desapariciones forzosas a las que las tropas rusas estarían sometiendo a los civiles en las áreas ocupadas de las regiones de Jersón y Zaporiyia.


«Las fuerzas rusas han convertido las áreas ocupadas del sur de Ucrania en un abismo de miedo y anarquía salvaje (…) La tortura, el trato inhumano, así como la detención arbitraria y el confinamiento ilegal de civiles, se encuentran entre los aparentes crímenes de guerra que hemos documentado», ha asegurado la investigadora para Ucrania de HRW, Yulia Gorbunova, en un comunicado.


La organización ha hablado con 71 residentes de Jersón, Melitópol, Berdiansk, Skadovsk y otras diez ciudades y pueblos de las regiones de Jersón y Zaporiyia, quienes han descrito hasta 42 casos en los que las tropas rusas habrían hecho desaparecer por las fuerza a civiles, detenido arbitrariamente o incluso les habrían torturado.


350 niños han fallecido en la guerra de Ucrania

Aumentan a 350 el número de niños ucranianos que han fallecido desde que comenzara la guerra, el pasado 24 de febrero. Miles de ciudadanos siguen huyendo de las tierras ucranianas en busca de la tranquilidad y protección de otros países.


Rusia no solo se centra en el Este de Ucrania

Vladímir Putin, el gobierno ruso y en concreto el ministro Lavrov ha asegurado que Rusia no se centrará solo en el Este de Ucrania. «La geografía ahora es diferente. Ya no son solo las repúblicas de Donetsk y Lugansk, también son las regiones de Jersón y Zaporiyia y otros territorios», han explicado.


JORNADA 149 DE LA INVASIÓN RUSA

Nuevos bombardeos el día que se firma un acuerdo sobre la exportación de grano

Los bombardeos en el este de Ucrania siguen causando estragos en las tropas leales a Kiev, que siguen tratando de ralentizar la ofensiva del Kremlin a la espera de más artillería occidental con la que combatir el fuego

El Confidencial. 22 Julio 2022


Ucrania, Rusia, Turquía y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, firmarán este viernes un acuerdo para reanudar las exportaciones de grano ucraniano al Mar Negro, según ha informado la oficina del presidente turco y ha recogido la agencia de noticias Reuters. La guerra ha disparado los precios de los alimentos y ha avivado una crisis alimentaria internacional que ha paralizado las exportaciones de Kiev, dejando decenas de barcos varados y unos 20 millones de toneladas de grano atascados en los silos del puerto de Odesa.


Además, en la jornada 149 desde la invasión de Rusia a Ucrania, el Kremlin ha centrado sus ataques y bombardeos sobre la ciudad de Járkov, con los objetivos geográficos de la "operación especial militar" rusa en Ucrania expandidos. Ya no solo incluyen las regiones de Donetsk y Lugansk, sino también a otros territorios, según ha declarado este miércoles el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. "Cuando se llevaron a cabo las negociaciones (entre Rusia y Ucrania) en Estambul, teníamos una geografía y nuestra disposición a aceptar la propuesta ucraniana se basaba en esa geografía, la de fines de marzo de 2022. Pero ahora la geografía es otra", ha afirmado en una entrevista a la agencia rusa RIA Novosti. Mientras, Putin dice que hay avances en las negociaciones sobre exportación de grano ucraniano y asegura que el gigante gasístico Gazprom ha cumplido, cumple y pretende cumplir todas sus obligaciones.


Las claves del momento:

Kiev quiere ganar antes del invierno y Moscú dice que irá más allá del Donbás

Bombardeos sobre Járkov

Bruselas propone aumentar a 500.000 euros en ayudas por la crisis de Ucrania

Kiev denuncia un ataque en Bakhmut

Prorrusos acusan a Ucrania de atacar con drones la central nuclear de Zaporiyia

Bruselas pide ahorrar un 15% de gas para hacer frente a un corte por parte de Rusia


09:00 — El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, ha aplaudido el acuerdo que firmarán este viernes Rusia y Ucrania para la exportación del grano ucraniano, aunque ha advertido de que lo "importante" es que la parte rusa cumpla el pacto.


"Aplaudimos el duro trabajo del secretario general de la ONU. Aplaudimos el trabajo diligente de nuestros aliados turcos. Y esto es algo que no sólo ha pedido Estados Unidos (...) El hecho es que, hasta la fecha, Rusia ha convertido los alimentos en armas durante este conflicto", ha aseverado Price en una rueda de prensa.


08:57 — Rusia espera que la Unión Europea facilite las exportaciones de grano. Así lo ha asegurado la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova: espera que las medidas de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria creen las condiciones para la exportación sin trabas de cereales y fertilizantes.


"Un documento publicado por el Consejo de la Unión Europea anuncia planes para ampliar las exenciones de sanciones anteriores en un intento de evitar un posible impacto negativo en la seguridad alimentaria y energética mundial. Desgraciadamente, sabemos que hay una gran distancia entre las intenciones que declara la Unión Europea y las medidas que toma", ha recalcado Zajarova.


A su juicio, "las miopes políticas económicas y energéticas de Occidente son la principal causa de la subida de los precios de los productos agrícolas y los hidrocarburos, junto con la pandemia de coronavirus".


08:52 — La capacidad del espionaje ruso en Europa se ha reducido a la mitad tras la expulsión de más de 400 agentes rusos en todo el continente y la detención de varios espías encubiertos que se hacían pasar por civiles, según el jefe del M16, el servicio de inteligencia británico, Richard Moore.


En una intervención durante un el Foro de Seguridad que se celebra en Aspen (Colorado, EEUU), de la que este viernes se hace eco la cadena CNN, Moore aseguró que debido a ello, la invasión rusa de Ucrania está "perdiendo fuelle".


Sobre la situación en Ucrania, dijo creer que Rusia "fracasó significativamente" en su objetivos inicial de tomar Kiev y derrocar al gobierno ucraniano, y ahora está utilizando en gran medida "carne de cañón" en su ofensiva para hacerse con el control del este de Ucrania.


A los rusos cada vez se les hará más difícil obtener fuerzas en las próximas semanas, por lo que "de alguna manera tendrán que hacer una pausa y eso les dará a los ucranianos la oportunidad de contraatacar", aseguró.


08:45 — El ejército ruso está utilizando unidades de reserva para defender las posiciones ocupadas en el sur de Ucrania y evitar el contraataque del ejército ucraniano, según el último parte de guerra del Alto Mando de este país.


"En la dirección de South Buh, el enemigo está defendiendo las posiciones previamente ocupadas, está concentrando sus esfuerzos en evitar la ofensiva de las Fuerzas de Defensa y ha introducido unidades de reserva", dice el comunicado del Alto Mando en el comienzo del día 149 de la invasión rusa de Ucrania.


Según el parte, se observaron bombardeos de artillería en varias zonas del sur (Ivanivka, Tokarevo, Mykolaiv, entre otras) y ataques en otras zonas del país como Andriivka (provincia de Járkov, noreste) y Bilohirka (Jerson, sur), que fueron repelidos por el ejército ucraniano.


08:24 — Begoña Gómez, esposa del jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido invitada por Olona Zelenska, cónyuge del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, a participar este sábado, 23 de julio, en la II cumbre de primeras damas y caballeros sobre el futuro de Ucrania.


"Ucrania y el mundo: El futuro que (re)construimos juntos" es el título de este evento que lidera la esposa de Zelenski, se celebrará en Ucrania y tendrá un formato híbrido, presencial y telemático.


Begoña Gómez intervendrá de forma telemática desde el Palacio de la Moncloa tras haber sido invitada personalmente por la esposa del presidente ucraniano, según han informado a Efe fuentes del Gobierno.


En el acto participarán los cónyuges de jefes de Estado y Gobierno de varios países, además de representantes de instituciones y organismos internacionales y personalidades destacadas de la cultura, el deporte, líderes de la sociedad civil y organizaciones humanitarias.


Entre los objetivos de esta reunión figuran debatir sobre el futuro del mundo y de Ucrania, abordar diversas actividades de los participantes en apoyo del pueblo ucraniano y recaudar fondos con los que financiar proyectos de recuperación del país.


07:00 — Ucrania, Rusia, Turquía y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, firmarán este viernes un acuerdo para reanudar las exportaciones de grano ucraniano al Mar Negro, según ha informado la oficina del presidente turco y ha recogido la agencia de noticias Reuters. La guerra ha disparado los precios de los alimentos y ha avivado una crisis alimentaria internacional que ha paralizado las exportaciones de Kiev, dejando decenas de barcos varados y unos 20 millones de toneladas de grano atascados en los silos del puerto de Odesa.


EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

Llega el verano, pero la guerra sigue: por qué no hay que dejar de apoyar a Ucrania

La resistencia ucraniana se ha sustentado en parte por el apoyo de los ciudadanos y gobiernos europeos. Pero, con la llegada de las vacaciones, este corre el riesgo de desvanecerse

Pawel Zerka*. el confidencial. 22 Julio 2022


Los ciudadanos europeos han sido esenciales para que sus gobiernos mantengan la ayuda a Ucrania para defenderse contra la agresión militar rusa. En el caso alemán, por ejemplo, los líderes políticos se han mostrado más temerosos y dubitativos que la opinión pública. Sin embargo, gracias a la presión de esta, los dirigentes alemanes han ido cambiando su postura y han comenzado a ayudar a la nación ucraniana contra la invasión de Moscú.


No obstante, hay algunas excepciones a esta tendencia. Es el caso de Italia, en donde la población se ha mostrado generalmente más indecisa que sus políticos. Pero, incluso en el país transalpino, la presión para apoyar a Kiev de algunos votantes parece haber condicionado la acción gubernamental, mientras que la gran parte de estos simplemente han aceptado que su nación ayude a Ucrania.


A principios de marzo, poco después de que Rusia comenzara la invasión del país vecino, advertí que la solidaridad europea con Ucrania podía desvanecerse una vez que los ciudadanos empezar a sentir el impacto económico de la guerra. Después de todo, tal y como observó Albert Hirschman, los votantes son también clientes, lo que supone que constantemente hacen un balance entre su compromiso público y sus propios intereses.


En Alemania, de acuerdo con una encuesta reciente, el apoyo público a un embargo del gas ruso ha comenzado a evaporarse. Por su parte, en Italia, la coalición gubernamental ha colapsado tras una crisis política que comenzó después de que el Movimiento 5 Estrellas —cuyo líder criticó el suministro de armas a Ucrania y pidió negociar con Rusia— no se presentara a una moción de confianza, lo que dio lugar a una cadena de desencuentros que terminaron con Mario Draghi presentado su dimisión el jueves por la mañana.


A juzgar por una reciente encuesta llevada a cabo por el European Council on Foreign Relations (ECFR), el aumento de los precios de la energía y de los alimentos puede llevar a que un mayor número de europeos perciba —de manera errónea— que hacer concesiones a Rusia puede hacer que la guerra no siga alargándose. Ivan Krastev y Mark Leonard, autores de esta encuesta, destacan la importancia de un mensaje político coherente y eficaz para mantener el frente de solidaridad con Ucrania.


Sin embargo, un nuevo riesgo para la persistencia de la solidaridad europea con Ucrania emerge con la llegada del verano. En este periodo vacacional, los europeos tendrán menos tiempo y paciencia para mantener activo un seguimiento de la actualidad de la guerra. En consecuencia, la presión a sus dirigentes para que continúen apoyando a Ucrania ocupará un menor lugar en sus mentes.


Aquellos ciudadanos europeos que puedan permitírselo aprovecharán el parón veraniego para relajarse y escapar de la preocupación generada por el covid-19 y la guerra de Ucrania. Y están en todo su derecho de hacerlo. Desde luego, los precios desorbitados de la gasolina y de los vuelos harán que no olviden del todo el conflicto en el este del continente. Aun así, pasarán el tiempo en la playa con su familia o reuniéndose con sus amigos. Y, por lo tanto, desviarán su foco de atención de la guerra y de las manifestaciones o protestas para apoyar a la nación ucraniana.


La reducción de la presión pública sobre los gobiernos europeos puede llevar a una ralentización en el apoyo militar y político a Kiev. Un efecto similar puede ocurrir en las declaraciones de solidaridad hacia el país, teniendo en cuenta que, probablemente, los propios dirigentes políticos estarán también de vacaciones. A esto hay que añadir que, durante los meses de julio y agosto, el número de cumbres internacionales —lugar ideal para declaraciones de este tipo— es relativamente escaso.


El peor escenario es que Vladímir Putin use el periodo vacacional para lanzar una ofensiva total y definitiva contra Ucrania. En el caso de que saliera victorioso, los ciudadanos europeos, con las pilas cargadas después del verano y listos para continuar apoyando a Kiev, pueden encontrarse en un escenario en el que ya es demasiado tarde para reaccionar.


Por lo tanto, los líderes políticos no deberían permitirse una desconexión total en estas vacaciones. En su lugar, deberían de mantener la presión sobre Rusia y proporcionar ayuda a Kiev sin demoras. En este sentido, la acción de la ciudadanía puede ser vital para que esto ocurra. Pero el desafío al que esta se enfrenta es cómo continuar apoyando a Ucrania mientras disfrutan del descanso de las vacaciones.


Aquellos que quieran compaginar las vacaciones con el apoyo a Kiev deberían intentar definir en qué lugar se encuentra Ucrania en su escala de prioridades. De lo contrario, corren el riesgo de encontrarse o pasando las vacaciones consumiendo información negativa o sintiéndose culpables por no prestar la suficiente atención al conflicto. Como solución, podrían intentar mirar las noticias dos veces al día —una por la mañana y otra por la noche— sin sacrificar apenas el tiempo que quieren dedicar al descanso y a la familia.


También, desde lugares de ocio y descanso pueden seguir participando en campañas de ‘crowfunding’, como aquellas que tienen como objetivo poder suministrar drones ‘Bayraktar’ a Ucrania. Otra opción es coordinarse de manera remota con la familia y los amigos para ayudar a refugiados ucranianos a encontrar alojamiento y trabajo. Adicionalmente, estén donde estén en sus vacaciones, siempre pueden asistir a asambleas locales para debatir sobre cómo su país puede ayudar a Ucrania en su lucha.


Además, las reuniones veraniegas presentan una oportunidad para cambiar el punto de vista, centrándose más en ideas nuevas y creativas sobre cómo los ciudadanos de a pie y sus dirigentes pueden apoyar a la nación ucraniana, mientras dejan a un lado una visión más pesimista en la que impera el horror de la guerra y la negatividad por el aumento generalizado de los precios. Por otro lado, los ciudadanos europeos pueden empezar a prepararse para un eventual inverno sin el gas ruso, comenzando a reducir su consumo energético. En esta cuestión también tienen un papel que ejercer los gobiernos, proporcionando a la ciudadanía los medios necesarios para afrontar el nuevo escenario que se impone en el sector de la energía.


Los europeos no tienen por qué sacrificar su parón vacacional en la cuestión ucraniana. Sin embargo, es importante encontrar formas de continuar apoyando a Ucrania durante el verano. El beneficio de ello no solo repercute en la nación ucraniana; también puede ayudar a reducir el pesimismo europeo por la evolución de las economías nacionales como consecuencia de la guerra, manteniendo un sentimiento de empoderamiento y de poder aportar un granito de arena para cambiar la situación. Sin un ininterrumpido apoyo público, el respaldo político a Ucrania puede pronto comenzar a desvanecerse. En definitiva, los europeos deben asimilar que, aunque no lo parezca, el papel que ejerzan en este contexto bélico sí es relevante para el futuro de Kiev.


Hay mucha gente que no puede desentenderse de la guerra. Muchos ucranianos se encuentran en el frente luchando. Millones de ellos buscan refugio en otros lugares. En este sentido, los europeos no tienen por qué hacer un seguimiento constante del conflicto, aunque su intención sea la de ayudar. De hecho, es aconsejable que no lo hagan. Si no, es posible que su interés genuino por la guerra degenere en fatiga y, consecuentemente, dar paso a la indiferencia. Algo similar sucedió con la pandemia del covid-19.


Por lo tanto, si los europeos quieren mantener su solidaridad y apoyo a Ucrania durante el conflicto, deben de tener cuidado para no acabar agotados mentalmente. Pero, al mismo tiempo, no deben olvidarse de Ucrania. Es importante seguir activos y en alerta, incluso si se encuentran disfrutando de las vacaciones.


*Análisis publicado originalmente en inglés en el European Council on Foreign Relations por Pawel Zerka y titulado 'Summer resolution: How to sustain public support for Ukraine'


Es hora de parar la guerra

RAFAEL BARDAJÍ. gaceta. 22 Julio 2022


Seis meses desde el arranque de la invasión rusa de Ucrania y ninguno de los dos bandos está hoy cerca de alcanzar sus objetivos militares: a Putin le cuesta incluso hacerse con las zonas prorrusas del Este de Ucrania; y a Zelenski le resulta imposible expulsar a las tropas rusas de su suelo patrio. No obstante, si hay alguien quien lleva ventaja, es Putin. El tiempo le acompaña, posee los medios y no duda sobre lo que quiere lograr.


Zelenski, por contra, tiene una gran actitud de defensa de la integridad de su nación, pero no cuenta con los medios militares para lograrlo. Toda la ayuda occidental se resume en sistemas de armas que impidan el colapso súbito de Kiev, pero nada que permita a los ucranianos pasar a la ofensiva.


Estamos en una guerra de desgaste porque el principal aliado de Kiev, el Washington de Joe Biden, pretende desgastar al máximo el poder de Rusia. Bajo la apariencia de una guerra justa, Estados Unidos usa Ucrania para unos fines bien distintos a los declarados por Zelenski.


La verdad es que desde la invasión rusa la simpatía por el régimen de Kiev se disparó en todo el mundo. Los más ingenuos porque piensan que la vida es crear muchos hashtags con los que lavar su conciencia. Otros, como la OTAN y la UE, porque no podían quedarse callados ante la violación de unos de los principios más queridos: la inviolabilidad de las fronteras mediante el uso de la fuerza. Pero del respeto a la norma internacional rápidamente pasaron a una retórica y acciones agresivas cuyo único fundamento era demostrar quien de los dos era más determinante en este desgraciado conflicto: la OTAN con Joe Biden, o la UE con Von der Leyen y Borrel a la cabeza.


Quizá ésta sea la guerra más irreflexiva de todas las recientes para el mundo occidental. Desde los Balcanes, Kosovo, Irak y Afganistán, cientos de horas de debate parlamentario se emplearon en discutir sobre las bondades y necesidades de dichas intervenciones, así como sobre la idoneidad de las contribuciones nacionales. Los ministros de Defensa y de Exteriores, así como el presidente de Gobierno comparecían semanalmente para exponer sus motivos, compartir información, actualizar la situación y explicar las actuaciones del Gobierno. Por no mencionar las miles de preguntas que sus señorías plantearon a los distintos gobiernos con cada operación militar en la que España estaba involucrada.


Ese debate sobre el origen, la evolución y el compromiso español está hoy ausente en la guerra de Ucrania. Una guerra en la que no participamos directamente, pero cuyo coste para los españoles es el más alto de todas las habidas hasta ahora. Basta mirar la evolución de los precios de la energía y la crisis económica.


Cierto, no todo es achacable a la guerra como nos quiere vender Sánchez, pero este choque directo y a corto plazo sí lo es. La irreflexión y estulticia del Gobierno (como enfadar a Argelia cuando más necesaria no es) es un factor claramente agravante.


Decía el historiador económico italiano Carlo María Cipolla que estúpido es aquel que hace daño a los demás haciéndose daño a sí mismo. No hay mejor ejemplo que el Gobierno español.


A este Gobierno le importa poco Ucrania y menos los españoles. La ayuda que manda no es que sea escasa es que no sirve para nada y, sin embargo, el precio que nos hace pagar a todos por una bonita foto, como la de la cumbre de la OTAN en Madrid, es insoportable.


Estados Unidos puede continuar con su estrategia de desgaste porque se lo puede permitir. Los europeos empiezan a pensar que el precio es muy alto, aunque de momento solo recurren a paliar las consecuencias con decisiones importantes, como volver al carbón y la energía nuclear. Pero en España, el sectarismo y el ultraizquierdismo de Sánchez, nos lleva de cabeza a la ruina. Por eso hay que parar ya la guerra aunque el precio sea una Ucrania partida. Para los que sinceramente creen que eso alimentaría la agresividad de Putin, hay que decirles que hay muchos otros medios, menos abiertos, menos lineales, para castigar a Moscú. Seguir como hasta ahora, es sólo retrasar su victoria y hacernos pagar un cheque por un dinero que no tenemos.


El científico Sánchez

ITXU DÍAZ. gaceta. 22 Julio 2022


Por una vez no tiene la culpa Franco. El culpable, dice el presidente, el Doctor Sánchez, es el cambio climático. Cuanto más lejano y enigmático sea el enemigo, más fácil es eludir responsabilidades. Franco es un buen enemigo y, además, desde el Más Allá no suele responder. Pero el cambio climático tampoco está mal, porque también vive en el mutismo; si sabemos de su existencia es solo por la retahíla de prohibiciones, multas, e impuestos que pagamos por su culpa.


El cambio climático, según la tesis esotérica que maneja nuestro científico de La Moncloa, sale en las noches de verano con un bidón de gasolina y le pega fuego a los bosques aquí y allá, sin que nadie, salvo Greta y la Cofradía de Comedores de Setas, pueda verlo ni interactuar con él. Sospecho que cualquier cosa para el Gobierno es mejor que asumir que los bosques que un día fueron de los vecinos, hoy son del Estado bajo tutela del Gobierno, que dicta desde un despacho de Madrid todo tipo de leyes idiotas que hacen reír por no llorar aquellos que llevan toda la vida viviendo en el campo, que son los primeros en anticipar este tipo de desgracias, pero nadie los escucha, porque tienen por costumbre hablar de contener la población de los animales que son plaga, de limpiar el bosque, de permitir cierta actividad ganadera para el control de las zonas más sensibles, en lugar de entrar en trance con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y proclamar desde las alturas el advenimiento del apocalipsis del clima.


El cambio climático. La ola de calor más grande de la Historia, en los periódicos cómplices de la exageración verde, sucede siempre a la ola de calor más grande de la Historia. Milagro científico. En letra pequeña añaden “desde que se tienen registros”. Y la mayor parte de la gente ni siquiera lee la letra pequeña. Es el caldo de cultivo perfecto para la histeria colectiva de la opinión pública, que cuando está asfixiada de calor está lista para tragarse lo que sea, con aval científico o sin él. La izquierda, expertos en política emocional, lo sabe aprovechar. Después de todo, el socialismo consiste siempre en buscar una interminable lista de enemigos para concluir que nada es culpa suya.


Sánchez lo tenía fácil. A priori una catástrofe natural no tiene por qué ser culpa del Gobierno, más allá de las posibles mejoras en las políticas de prevención de incendios. Todo lo que el Gobierno debería asumir es el apoyo de los damnificados y la búsqueda de recursos para frenar cuanto antes el fuego. Pero es incapaz. Sánchez necesita un enemigo bien cargado de ideología hasta para justificar una noche sin luna. Y no es consciente de la cara de desdén con la que le miran los que han estado día y noche luchando frente a frente contra las llamas.


Hace tiempo que la izquierda abandonó las fábricas y la vida rural por la moqueta de las universidades y el magma más seductor del capitalismo de ciudad. Sánchez sabe tanto de la vida forestal como yo de las costumbres sexuales de lémures. En consecuencia, desconocen por completo de lo que hablan cuando aluden a la vida de la gente sencilla del rural, y desde lo alto del Falcon ni siquiera se dan cuenta del momento en que pasan de indignar a provocar vergüenza ajena.


La ola de calor. La sequía. El fuego. Llevamos desde el primer día que pisamos la tierra lidiando con todas estas cosas. Al principio culpábamos a los dioses. Hoy los progresistas han progresado tanto que vuelven a culpar a los dioses, aunque sean otros. Las políticas de lucha contra el cambio climático para evitar incendios como los de estos días son tan eficaces como hacer la danza de la lluvia. Y eso sin entrar a valorar que el modo de acabar con el cambio climático –si tal cosa fuera posible- es siempre el mismo: subiendo los impuestos y obligando a las gentes sencillas a vivir peor, a desplazarse peor, a pasar más frío, a pagar más por cosas que son menos eficaces.


Al menos era más divertido lo de antes, lo de los bailoteos alrededor del tótem. Imagínate al Consejo de Ministros al completo pegando saltitos, aullando, y golpeándose el pecho, con la cara llena de rayas blancas y amarillas. Pero es que además del sentido del ridículo, sospecho que han perdido también el sentido del humor.


Al final, declarar culpable al cambio climático, como ha hecho el presidente, es solo placebo, irrelevancia. Si eso calma la ira de la gente, bienvenido sea; la ira siempre es desagradable y ruidosa. Pero además habría que revisar la interminable legislación sobre montes en los diferentes escalones de la Administración, y tal vez, empezar por quemarla, para comenzar de nuevo y hacerla con quien vive del campo, con quien mira a diario a los ojos del bosque, no con quien vive de recaudar impuestos verdes y multas rojas desde la comodidad de la gran ciudad.


Por qué España no necesita un "pacto de rentas" sino una estrategia de desinflación

Diego Sánchez de la Cruz. libertad digital. 22 Julio 2022


El gobierno de España ha popularizado la idea de que la crisis inflacionista que sufre nuestro país requiere de un "pacto de rentas" que permita capear la situación a base de repartir esfuerzos entre empresas y trabajadores. Sin embargo, esta apuesta no solo no servirá para solucionar el problema, sino que incluso puede contribuir a agravarlo.


La inflación es siempre y en todo caso un fenómeno monetario. Una cosa es que algunos bienes o servicios se encarezcan por circunstancias excepcionales de la producción y otra muy distinta que todos los precios evolucionan al alza, describiendo una subida generalizada. Cuando ocurre lo segundo, estamos ante la evidencia de que la masa monetaria en circulación ha aumentado demasiado en relación con las dinámicas productivas de la economía, cosa que sin duda está ocurriendo en Occidente después de años de intensas políticas de estímulo por parte de los bancos centrales.


Como explicó Libre Mercado, el tamaño del balance del Banco Central Europeo es hoy 240 veces más grande que al comienzo de la Eurozona. Esa tendencia expansiva se vio exacerbada al estallar la crisis del coronavirus, puesto que los gobiernos del Viejo Continente se lanzaron a inyectar dinero de nueva creación en la economía, dando pie a un previsible sobrecalentamiento que hoy pagamos en forma de más inflación.


Plantear ahora un "pacto de rentas" supone dos errores de partida: el primero es la mentalidad derrotista de tal enfoque, puesto que la propuesta parte de que estamos condenados a seguir sufriendo una inflación elevada y no hay solución a la misma, de modo que lo único que queda es redistribuir el golpe según indique el gobierno; el segundo es que la clave para contener la deriva inflacionista está en moderar los beneficios empresariales o los salarios, de modo que se deja a un lado la importancia de abordar aspectos mucho más importantes, como la reducción del déficit o la liberalización de los mercados, políticas de desinflación que sí pueden contribuir directamente a aliviar la situación.


Soluciones reales

Vayamos primero a la cuestión del déficit. En la medida en que el Banco Central Europeo está financiando las emisiones de deuda, el descuadre presupuestario en el que está incurriendo el gobierno de PSOE y Podemos se cubre con la entrada en nuestra economía de dinero de nueva creación que, por tanto, eleva la masa monetaria y empuja al alza la presión sobre los precios. Desde que gobierna Sánchez, la deuda pública se ha elevado en casi 300.000 millones de euros y, en la medida en que semejante despropósito se ha cubierto imprimiendo dinero, los precios se han terminado disparando. Así pues, el déficit es la correa transmisora que está alimentando el problema y, puesto que la política del BCE no depende de nosotros, la única respuesta sensata es embridar de una vez el déficit y dejar de incurrir en un endeudamiento sistemático.


Entremos ahora en la cuestión de la liberalización de los mercados. En comparación con el resto de Europa y la OCDE, España es un país con poca libertad económica. Estamos, de hecho, entre los países desarrollados con menor grado de flexibilidad y apertura en los mercados. Por tanto, la menor competencia, las mayores barreras de entrada, el mayor intervencionismo y la prevalencia de trabas regulatorias se traducen en una pérdida de eficiencia que también redunda en precios más altos y estructuras productivas menos competitivas. Con los impuestos lo vemos de forma clara, puesto que algunos de los bienes y servicios que más se han encarecido en los últimos años están onerosamente gravados por el fisco. Algo similar pasa con la hiperregulación, que ha llegado a tal punto que serían necesarios 458 días ininterrumpidos para leer todas las normas aprobadas el pasado año en España.


No hay que olvidar, además, que los Pactos de La Moncloa que ahora se invocan desde el gobierno no fueron efectivos a la hora de reducir la inflación, puesto que se conjugaron con una política económica equivocada y, por tanto, no contribuyeron a suavizar los precios. Para ser precisos, los acuerdos se cerraron en 1977, pero la inflación anual siguió en tasas de doble dígito durante toda la década siguiente, puesto que el elevado déficit siguió siendo monetizado por el Banco de España y la agenda de política económica siguió mirando a un lado ante la falta de libertad en los mercados. Por tanto, invocar aquel experimento parece especialmente equivocado, puesto que sus resultados no pueden considerarse satisfactorios.


¡Los jinetes del Apocalipsis arrasarán la España de Sánchez!

“El problema de la incompetencia es su incapacidad para reconocerse a sí misma”, Orrin Woodward

Miguel Massanet. diariosiglo xxi. 22 Julio 2022


Durero fue quien, en sus magníficos grabados, dejó representado lo que, en la Biblia, se profetizaba sobre lo que sería el fin del mundo y los acontecimientos que lo iban a preceder. Los cuatro caballos citados en ella tenían un color distinto y sus jinetes representaban los terribles sucesos que tendrían lugar en aquel catastrófico final. Así, en el libro del Apocalipsis, cuando el Cordero abre los primeros cuatro sellos de la profecía del Juicio final, salen cabalgando cuatro jinetes, uno tras otro:


“Uno de ellos lleva un arco, monta un caballo blanco y se dispone a conquistar;

Otro, con una gran espada, en un caballo rojo, va a desencadenar la destrucción;

Un tercero, que monta un caballo negro, lleva una balanza, representando el colapso y la crisis económica;

Finalmente, la Muerte, sobre un escuálido caballo, seguida por el Infierno, se dispone a aniquilar por el hambre y la pestilencia.”


Incluso, para los que consideran tales historias como simples relatos de tipo religioso, la forma en la que se anuncia en el libro sagrado y sus múltiples representaciones iconográficas que, de esta profecía se han hecho, les causa un cierto desasosiego el solo pensar que, una catástrofe semejante pudiera suceder a lo largo de nuestra limitada vida terrenal. Pero, cuando lo que sucede es que nos encontramos ante una situación que nada tiene que ver con el fin del mundo, pero que reúne alguno de aquellos elementos preocupantes que hacen referencia a aquel utópico suceso, aunque no tengan nada sobrenatural, no se deban a milagros de tipo religioso o no encierren misterio alguno, no podemos evitar establecer una cierta similitud en cuanto a las consecuencias inmediatas que para nosotros, los españoles, pueden tener la forma totalitaria, evidentemente carente de una planificación lógica, desmedidamente despilfarradora y poco consecuente con las circunstancias del mundo que nos rodea y los peligros que se nos vienen anunciando de que, en unos meses, las posibilidades de tener que apretarnos el cinturón por motivos diversos, entre ellos la guerra de Ucrania y la inflación galopante que estamos sufriendo, nos arrastren a tener que enfrentarnos a una crisis para la que no nos hemos preparado y referente a la cual el Gobierno no parece que tenga los medios para evitar que caigamos en defauld.


Lo que parece ser cierto es que el único, en este país, que tiene un plan trazado, que se ha estudiado todas las distintas posibilidades a las que personalmente se va a tener que enfrentar, que tiene clara su estrategia de utilizar todos los medios a su alcance, sean legales o no, que confía ciegamente en su intuición y facilidad para salir airoso de las circunstancias menos favorables, sin duda alguna, es nuestro actual presidente del Gobierno, señor Pedro Sánchez. Ha venido demostrando, por activa y por pasiva, que en cuanto se le tuercen los planes no duda en sacrificar sus ideas, a sus fieles servidores, a cualquiera de sus asesores y, si hiciera falta, seguramente no dudaría y, falta saber si lo va a intentar, en sacrificar la monarquía en España. Por de pronto, de lo que no cabe duda es de que ha neutralizado al Felipe VI, como primero lo hizo con su padre Juan Carlos I. Los papelones que le hace hacer al Rey sólo se pueden entender si existe algún tipo de chantaje a la monarquía que tiene atado de pies y manos y enmudecido al actual monarca español.


Hoy su viraje espectacular hacia la izquierda deja descolocados a muchos de sus colaboradores en el PSOE, que no son partidarios de seguir esta línea y que son muchos de los distintos presidentes de comunidades a los que las relaciones con los partidos separatistas les escuecen y tampoco comulgan con el apoyo indiscriminado y, evidentemente resultado de los chantajes de los comunistas, a los que se ha tenido que prestar Sánchez debido a que, en caso contrario, peligraría la continuidad de su gobierno de coalición.


La época de los milagros parece que ha desaparecido y nadie confía en que aplicando técnicas intervencionistas de la economía, cargando de impuestos a las empresas, limitando de una manera sumamente arbitraria los derechos de los ciudadanos, repartiendo millones para cuestiones baladíes, como es el caso de los 22.000 millones que se le entregaron a la señora Montero, una de las menos capacitadas y sectarias de todas la ministras que, a la vez, sabe gastarse el dinero en favorecer a sus amigos, cuando es evidente que muchas de las promesas económicas de tipo social de este Gobierno siguen estancadas, sin poder ponerse en práctica, precisamente por no disponer de los fondos pertinentes para atender la demanda de quienes tengan derecho a recibirlas.


El método utilizado por este gobierno de lanzar el balón hacia delante, confiando en que van a poderlo recuperar de aquí a un tiempo, tiene muy poco de verosímil, si tenemos en cuenta que todas las predicciones que se han venido haciendo, pesimistas por supuesto, desde los organismos de tipo industrial, económico, financiero y social de la UE y de los Bancos estatales, parece que se van confirmando, a diferencia de lo que sucede con posturas optimistas que ya nadie se traga, como es el caso del empecinamiento de la ministra de asuntos económicos, señora Nadia Calviño, de la que se esperaba mucho pero que ha sido de las que más ha decepcionado por su deficiente gestión al frente de su departamento, cuando ha sido incapaz de reconocer los sucesivos fallos que este gobierno viene cometiendo, en materias esenciales para la vida económica de esta nación.


En el caso de Cataluña sigue el muestreo de rectificaciones a determinadas sentencias judiciales favorables, relacionadas con el 1ºO. en este caso con los cinco síndicos del referéndum ilegal, que fueron absueltos pero que, una vez revisada la causa, la Audiencia de Barcelona ha decidido que se vuelva a celebrar el juicio debido a irregularidades en la tramitación, detectadas a posteriori. Lo curioso del caso es que el independentismo catalán está empeñado en desjudicializar lo que ellos relacionan con la política, pero a su vez, no dejan de utilizar los tribunales en aquellas cuestiones en las que se consideran perjudicados por decisiones políticas del Estado español. Claro que esperar coherencia de aquellos que nunca la han tenido y, muchos de ellos siguen cobrando tranquilamente sus salarios por sus cargos públicos del Estado sin hacer ascos, como sería lo correcto cuando uno desprecia a quien le paga el sueldo.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos que leer, en la panfletaria La Vanguardia, a uno de sus columnistas y antiguo director del medio, criticar que se ataque a la señora Lastra“al dejar el cargo por un embarazo de riesgo”. O este señor es un cándido de tomo y lomo o, como es más probable, le duele que esta señora haya tenido que dimitir usando semejante excusa, porque, como ya comentamos en otro artículo, no tenía necesidad alguna de renunciar a su cargo por tener embarazo complicado ya que, para estas situaciones, hay los interinos que podría ser la misma persona que vaya a ocupar su lugar. La mano alargada de Pedro Sánchez, guste o no guste al señor Marius Carol, está presente cuando, a mayor abundamiento, antes de las 24 horas se ha producido una dimisión semejante de la señora fiscal general del Estado, doña Dolores Delgado. ¿Muchas coincidencias para que sea algo creíble y más, conociendo el paño de quienes intervienen en semejantes arreglos? Poderoso caballero es Don Dinero.


******************* Sección "bilingüe" ***********************


El «puta España» como táctica política

SERGIO FIDALGO. Okdiario. 22 Julio 2022


Cierto separatismo está intentando imponer el grito de “puta España” entre la juventud, incluso por encima del “Visca Catalunya lliure” [Viva Cataluña libre]. Su intención es romper cualquier lazo que los jóvenes catalanes puedan tener hacia el resto de españoles. De ahí que desde los cuarteles de mando del secesionismo gubernamental se vea con buenos ojos a aquellos comunicadores que han hecho de esta expresión su lema de guerra, y que sean continuamente premiados con prebendas. En agradecimiento a sus servicios al independentismo como sembradores de odio y rencor, que es lo que son.


Peyu y Jair Domínguez son dos de estos personajes, generosamente bien pagados con los impuestos de todos los españoles, que usan el “puta España” no solo en sus redes sociales, sino también en los diversos programas de radio y televisión – públicas – en los que colaboran. Son dos personajes que se hacen pasar por “transgresores” y “sin pelos en la lengua”, cuando no hacen más que desarrollar el viejo humor supremacista de toda la vida, el de reírse del que consideran “diferente”, buscando su humillación. Andaluces y gitanos han sido algunos de sus objetivos más preciados y, por supuesto, no han sufrido castigo por parte de la Generalitat, que no les han desterrado de los medios públicos.


Y no lo hacen porque creen que esta “transgresión” mediante el lenguaje soez y su “puta España” acerca al separatismo a los jóvenes catalanes que no ven TV3 o escuchan Catalunya Ràdio, y que no tienen demasiado interés en la política. Las barrabasadas de este par de presuntos humoristas buscan introducir en la mente de estos chavales que España es un país atrasado, antidemocrático y digno de ser abandonado. Un Estado fallido que no tiene nada que ver con la Cataluña guay, moderna y tolerante que dicen ‘vender’ mientras siguen gritando “puta España”. Los ‘troleos’ que guionizan con esmero para sus gags radiofónicos y televisivos no son más que una forma de intentar acercarse al lenguaje juvenil y así convencerles de las bondades del separatismo que desprecia todo lo que huele a español.


Estos dos sicarios del humor como herramienta de propaganda acaban de conseguir un año más de dinero público, dado que les acaban de renovar su programa diario en Catalunya Ràdio. De lunes a viernes, desde ‘el bunker’, que es el nombre de este espacio, seguirán intentando que miles de jóvenes usen el “puta España” como saludo, como expresión de compañerismo entre los que comparten la causa de denigrar a los catalanes no separatistas. Todo ello pagado con el dinero público que pagamos todos los españoles, y con un PSC que pactó la renovación del organismo que dirige la radio y televisión de la Generalitat y ni siquiera consiguió evitar que Peyu y Jair Domínguez sigan con el “puta España” desde los medios de comunicación de la Generalitat.


Cada vez que escuchen a un joven gritar “puta España” tenga claro que usted ha pagado con sus impuestos a los que han conseguido que esta expresión sea de uso común entre un amplio sector de la juventud. Como el separatismo catalán es incapaz de vender un proyecto en positivo, solo vende supremacismo y desprecio hacia el adversario político. Y en el caso de ERC, Junts y la CUP el “adversario” son los millones de catalanes que se sienten españoles. Por eso alimentan a personajes como Peyu y Jair Domínguez.


La llamada y el señuelo

MIKEL BUESA. libertad digital. 22 Julio 2022

La Asociación de Víctimas del Terrorismo cuenta con un equipo de psicólogos que echan una mano a sus socios cada vez que lo necesitan y, muy especialmente, cuando se reciben noticias inquietantes que, para muchas de ellas, remueven el caldo de su sufrimiento. Pasan los años, pero ese caldo sigue ahí, intacto, como una pesada carga que se lleva a veces con paciencia, a veces con un desasosiego que nunca cesa. Por eso, cuando recibes la llamada del servicio psicológico de la AVT sabes que algo va mal, que algún acontecimiento se ha añadido al pesar de tantos años desde aquel sufrimiento turbador que llegó con un atentado y se instaló para siempre en tu intimidad.


Hoy he recibido esa llamada —y ya van unas cuantas desde que Pedro Sánchez se instaló en la Moncloa y nombró mamporrero para la izquierda abertzale a un juez sin principios, ministro del Interior por más señas, dispuesto a todo para servir a su señor— para comunicarme que a uno de los asesinos de mi hermano Fernando —Luis Mariñelarena— le han trasladado a Pamplona —sospecho que en premio a su disponibilidad para firmar esos papelitos que pone a su disposición el aludido mamporrero para disimular la ignominia de su política penitenciaria—, en espera supongo de ulteriores beneficios penitenciarios que le hagan más feliz su vida carcelaria. Claro que, en esto, parece que el mamporrero se pasa las sentencias por el forro, pues al tal Mariñelarena, como a sus otros colegas de comando, le condenaron a un siglo de cárcel, aunque como su límite de complimiento está en treinta años el tribunal dictaminó que "todos los beneficios penitenciarios y el cómputo de tiempo para la libertad condicional se refirieran a la totalidad de la pena".


Me figuro que alguno de mis lectores se habrá interesado por la personalidad de este Mariñelarena. Yo no sé gran cosa sobre él, aunque sí me llamó la atención que durante el juicio por el asesinato de mi hermano dijera que se había metido en el berenjenal del terrorismo porque otro de sus colegas le había preguntado si quería "trabajar en ETA". Así que ahí le tenemos como si fuera un honrado asalariado, aceptando un empleo precario en una empresa terrorista. Desconozco si en los veintiún años de prisión que carga sobre sus espaldas ha meditado algo sobre el mundo laboral del que formó y tal vez aún forma parte. En fin, todavía le quedan nueve de cumplimiento; y nueve años dan para mucho discurrir, aunque tal vez no pueda porque, con ayuda del mamporrero, se distraiga de tan noble ocupación.


El caso es que la psicóloga de la AVT, tras testar mi ánimo, me hizo una confidencia: le quedaban otras cincuenta llamadas como la mía y esa no es una tarea fácil. Claro que, como tengo el colmillo un poco retorcido, inmediatamente se me ocurrió que lo de la semana pasada con la ley de la Memoria Democrática no había sido más que un señuelo con el que desviar la atención acerca de lo que verdaderamente importa a la izquierda abertzale, que no es otra cosa que solucionar el problema de los presos de ETA para lanzarse a un estrellato electoral que le permita disputar el gobierno autonómico al PNV. En eso están los de Bildu y los del PSOE, cuyo secretario general, según ha declarado en varias ocasiones, no les hace ascos a esos posibles socios de izquierda. Y claro está, para ello no sólo hace falta tener voluntad política, sino también poder ejecutor. ¿Se creían ustedes que el de mamporrero de la izquierda abertzale era sólo un puesto honorífico? Pues no, forma parte de la clave de bóveda de un proyecto político sin duda abyecto, aunque seguramente rentable para esos socialistas postmodernos que piensan que lo del terrorismo fue cosa de otra época y que han echado en el saco del olvido a los viejos compañeros que, como mi hermano Fernando, se dejaron la vida tratando de derrotar a ETA.

Maslaska consuma el acercamiento de once sanguinarios etarras históricos

Instituciones Penitenciarias ha trasladado a las cárceles del País Vasco y Navarra a once presos de ETA, entre los que se encuentran Juan Carlos Iglesias Chouzas.

Redacción España. Esdiario. 22 Julio 2022

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, sigue con su política de acercamiento de los presos de ETA a las cárceles del País Vasco y Navarra. La última decisión de Instituciones Penitenciarias ha permitido el traslado de once terroristas históricos que han sido claves en la banda, entre los que se encuentran, Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias 'Gadafi'; Juan Antonio Olarra Guridi; Juan Ramón Carasatorre Aldaz, asesino de Gregorio Ordoñez; o Ainhoa Múgica, una de las responsables del brutal atentado de Puente de Vallecas en 1995.


En total, el Gobierno ha acordado con el Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco el traslado de nueve presos de la banda terrorista ETA a cárceles del País Vasco, por lo que, según datos de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), se traduce en 118 etarras en las cárceles de la comunidad autónoma.


Indignación por el acercamiento de los etarras que mataron a Jiménez Becerril


Además, también se ha resuelto el cambio de otros dos internos al Centro Penitenciario de Pamplona, por lo que los traslados a Navarra ascienden a 20. En total, se han trasladado a 202 etarras, según la asociación de víctimas


En un comunicado, la AVT ha criticado que el Gobierno siga "ignorando a las víctimas y premiando a su verdugos", señalando al mismo tiempo que los once etarras trasladados al País Vasco y Navarra cuentan "con la friolera de 40 asesinatos" y "sin haber colaborado con la Justicia, sin haber pedido perdón a las víctimas del terrorismo y sin arrepentirse". "Es el pago de Sánchez a Bildu por aprobar su Ley de Memoria Democrática", ha denunciado.


En concreto, entre los trasladados está la etarra Ainhoa Múgica, traslada de Logroño a País Vasco, y condenada en 2009 por la Audiencia Nacional a 75 años de prisión por su participación en el atentado que acabó con la vida de Santos Santamaría Avendaño. Fue condenada a 1243 años de prisión como autora del atentado que acabó con la vida de Manuel Carrasco Almansa, Santiago Esteban Junquer, José Ramón Intriago Esteban, Florentino López del Castillo, Félix Ramos Bailón y Martín Rosa Varela, el 11 de diciembre de 1995 en el madrileño barrio de Vallecas.


Además, cumple 20 años de condena por el atentado en 2001 contra el subsecretario general de Policía Científica, Juan Junquera, en el que éste y otras 96 personas resultaron lesionadas, y otra condena de 18 años por perpetrar el atentado contra la Torre de Logroño cometido el 10 de junio de 2001.


Un jefe militar de ETA, trasladado a San Sebastián

Gorka Palacios Alday irá del Cetro Penitenciario Madrid VII a una prisión del País Vasco y fue condenado a 30 años de prisión por su participación en el atentado que acabó con la vida de Pedro Antonio Blanco el 21 de enero del 2000 en Madrid. También fue condenado a 83 años como autor del atentado que acabó con la vida de Luis Ortiz de la Rosa en el 2001 en Madrid.


Juan Antonio Olarra Guridi, exjefe militar de ETA, será traslado del Centro Penitenciario de Logroño a San Sebastián. Ingresó en prisión el 26 de julio de 2010 y cumple una condena acumulada de 30 años por asesinatos, homicidios y delitos de atentado, terrorismo, estragos y tenencia de explosivos y depósito de armas.


Por su parte, Juan Ramón Carasatorre Aldaz irá del Centro Penitenciario de El Dueso (Cantabria) al Centro Penitenciario de Pamplona. Fue condenado en 2011 por la Audiencia Nacional a 30 años de prisión como autor del asesinato del concejal del PP, Gregorio Ordóñez.


Ibai Ayensa Laborda irá de la prisión de Logroño al País Vasco y lleva encarcelado desde el 5 de marzo de 2004 y cumple una condena de 31 años y 15 días por los delitos de atentado, depósito de armas, tenencia de explosivos y asociación ilícita, y por una falta de lesiones.


José Lorenzo Ayestarán Legorburu es otro de los etarras que deja el Centro Penitenciario de Soria para trasladarse a San Sebastián. La Audiencia Nacional le condenó en 2015 a 36 años de prisión por el asesinato de Antonio Recio Claver, y en 2014, por el asesinato de Eugenio Lázaro Valle, confirmando al año siguiente el Tribunal Supremo los 27 años de prisión impuesta. Además, en 2014 fue condenado a 81 años de prisión por el asesinato de Avelino Palma Brioa, Ángel Prado Mella y José Luis Vázquez Platas.


Trasladado el etarra que intentó matar a Juan Carlos I

Ainhoa García Montero es trasladada del Centro Penitenciario de Asturias a una prisión del País Vasco. Fue condenada en 2011 por el asesinato de José Ángel Santos Laranga y Josu Leonet Azkune. La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional también le condenó a 22 años por un delito de tenencia y depósito de explosivos y dos delitos de depósito de armas relacionados con el arsenal que el "comando Buruntza" guardaba en un piso de Zizurkil y una lonja de Zaldibia (Guipúzcoa).


También Eneko Gogeaskoetxea Arronategui irá del Centro Penitenciario de El Dueso (Cantabria) al Centro Penitenciario de Zaballa. Fue condenado en 2016 por la Audiencia Nacional a 92 años de cárcel por la muerte del ertzaina José María Aguirre Larraona durante el intento de asesinato al Rey emérito durante la inauguración del museo Guggenheim de Bilbao en 1997.


Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias 'Gadafi' dejará la cárcel de Dueñas, en Palencia, para trasladarse al Centro Penitenciario de Zaballa. En 2003 fue condenado a un total de 82 años de prisión por su participación en el atentado perpetrado por ETA el 7 de noviembre de 1991 en Erandio y que acabó con la vida del niño Fabio Moreno.


Asimismo, en junio de 2006 fue condenado a 40 años de prisión por su relación con el atentado contra Ramón Bañuelos Echevarría. En 2006 también fue condenado a más de 1200 años de prisión por su participación en el atentado perpetrado el 2 de septiembre de 1990 en Bilbao y que acabó con la vida de José Manuel Alba Morales y Luis Alberto Sánchez García. Además, cumple 35 años de condena por su participación en el atentado que acabó con la vida de Luis Alfredo Achurra Cianca el 14 de diciembre de 1990 en Amorebieta. A esto, se le añade una condena de 52 años de prisión por su participación en el atentado que acabó con la vida de José Manuel Cruz Martín el 8 de abril de 1991 en Baracaldo.


Patxi Javier Macazaga Azurmendi irá del Centro Penitenciario de El Dueso (Cantabria) a San Sebastián. En 2004 fue condenado a 39 años de prisión como responsable del atentado que acabó con la vida de Juan María Jaúregui Apalategui. Ese año también fue condenado a 81 años de prisión como responsable del atentado que acabó con la vida de Ramón Díaz García y a otros 81 años por el asesinato de José Ángel Santos Laranga y Josu Leonet Azkune.


Por último, el etarra Luis Mariñelarena Garciandia irá a Pamplona desde el Centro Penitenciario de Dueñas (Palencia). En 2002 fue condenado a 100 años de prisión como responsable del atentado en el que resultaron asesinados Fernando Buesa Blanco y su escolta.

Recortes de Prensa  Página Inicial