Recortes de Prensa  Miércoles 21 Septiembre 2022

Putin mueve ficha para evitar la gran catástrofe en Ucrania, ¿está a tiempo?

Javier Arias Borque. libertad digital. 21 Septiembre 2022

Los cambios legales evitarán las deserciones en masa; los referendos anexionistas le permitirían declarar la guerra oficialmente a Kiev.


La invasión rusa de Ucrania es el mayor lío político y militar en el que se ha metido Vladimir Putin desde que llegó al Kremlin. Acostumbrado a jugar en el escenario internacional con las cartas de la baraja marcadas, pudiendo hacer y deshacer sin respetar las reglas del juego, sin que importen unos crímenes de guerra aquí o allá para conseguir sus objetivos, la realidad es que la guerra ucraniana se le está atragantando. Pase lo que pase, va a ser la gran derrota de Putin.


El mandatario ruso forzó una guerra que pensaba que a ser cuestión de días. Así estaba planificada, como dejó patente la fracasada operación aerotransportada sobre el aeródromo de Hostomel, y ha quedado claro que nunca tuvo un plan B. Y se ha encontrado un conflicto enfangado del que es incapaz de salir airoso tras ocho meses de duros combates. Lo peor de todo es que sus militares han perdido totalmente la iniciativa después de la última contraofensiva ucraniana en el área de Jarkov.


El Ejército ruso controlaba a principios de septiembre unos 120.000 kilómetros cuadrados de suelo ucraniano, excluida Crimea, que fue anexionada unilateralmente en 2014. El 95 por ciento de ese terreno lo ganó en la gran ofensiva inicial, la que se inició el 24 de febrero. Desde finales de marzo sus avances han sido mínimos. En siete días de septiembre, Ucrania ha recuperado unos 8.000 km cuadrados, más terreno que el ganado por los ocupantes rusos desde abril.


Putin quiso evitar que Ucrania cayera en la esfera occidental. Que estuviera lejos de la influencia de la Unión Europea. Hay que recordar que la primera parte de esta guerra empezó en 2014 y el hecho que causó la crisis prebélica fue el intento del Gobierno de Kiev de firmar un acuerdo de colaboración comercial con la UE. La realidad es que ahora ya no se habla de acuerdos comerciales si no que se aprobó su candidatura para una adhesión como un miembro más.


Intentó dar un golpe en la línea de la flotación de la OTAN, que llevaba un par de décadas buscando su propia razón de ser tras el final de la Guerra Fría por el colapso de la Unión Soviética. Su campaña ha revitalizado a la Alianza como nadie pensó que fuera posible solo un año antes de la invasión. Incluso la va a hacer creer si Turquía termina dando su brazo a torcer y se aprueba la incorporación de Suecia y Finlandia, que han roto su tradicional neutralidad por miedo a Moscú.


Y por el camino ha arrastrado la reputación del que estaba considerado como el segundo ejército más poderoso del mundo. Un gigante con pies de barro que cuando la batalla se ha puesto seria ha sacado a relucir todas sus carencias: desastre logístico, unidades están mal equipadas y adiestradas, mandos deficientes, material obsoleto y mal mantenido, avances tecnológicos de última generación que no aparecen en el campo de batalla…


Un ejército ruso que si no fuera porque conserva un amplio arsenal nuclear heredado de la época soviética no sería ni la sombra de lo que se creía. Ojo, que si Ucrania no estuviera apoyada por la OTAN, que le suministra dinero y armamento a raudales, es posible que hubiera colapsado hace ya unos meses y Rusia hubiera conseguido sus anhelos territoriales hace tiempo, pero es que del considerado como el segundo ejército más poderoso del mundo se esperaba muchísimo más.


Putin ya no puede ganar esta guerra a los ojos de cualquier observador imparcial. Está claramente ante su gran derrota, ante su gran desastre. Lo que sí puede conseguir es una salida relativamente honrosa que pueda vender a sus más fieles como una victoria. Algo solo asumible por los muy cafeteros, pero es cierto que son esos los que le mantienen en el Kremlin, el resto de la sociedad rusa suficiente tiene con sobrevivir.


De ahí vienen los dos movimientos estratégicos realizados en las últimas horas. El primero, alentar a los mandamases colaboracionistas que controlan las regiones ocupadas de Donetsk, Lugansk y Jerson -es muy posible que Zaporiyia venga detrás- a que realicen un referéndum de anexión a Rusia. El mismo camino que utilizó en 2014 con la península de Crimea. Una consulta popular donde el resultado ya se sabe de antemano porque no se hará en libertad.


Un movimiento realizado justo antes de que la contraofensiva ucraniana impacte de lleno en la capital de Jersón y en las dos provincias del Donbás. Para entonces esos ataques serán considerados para Moscú como un ataque a suelo propio, lo que permitirá declarar la guerra a Ucrania si lo considera necesario -hay que recordar que ahora legalmente para Moscú no hay una guerra sino una operación militar especial, con las diferencias jurídicas que eso supone-.


Declarar la guerra hasta ahora era reconocer que la estrategia bélica que se diseñó en Moscú justo antes de la invasión fue un fracaso total y que es necesario rediseñarla por completo. Un as que Putin se guarda en la manga por si las cosas se siguen poniendo feas por el buen hacer de los militares ucranianos en el campo de batalla. Una decisión que abre la puerta a la movilización obligatoria e, incluso, al uso de armas químicas nucleares tácticas. Aunque eso sí, viendo cómo está el estado de mantenimiento del ejército ruso puede dar miedo el estado de operatividad real del armamento nuclear ruso.


Su decisión, de momento, es hacer una movilización parcial de 300.000 efectivos con experiencia militar. Ese detalle, el de la experiencia militar, es el que saca de la ecuación el movimiento político que sí le podría traer problemas, el de movilizar a los hijos de las clases altas de Moscú y San Petersburgo.


El enigma que tendría esta movilización ciudadana para ir a la guerra es si Rusia tendría capacidad para armar y dotar del material necesario a un número tan importante de reclutas –teniendo en cuenta que ha sido incapaz de hacerlo con buena parte de sus militares profesionales y voluntarios que han ido a Ucrania hasta ahora–, a lo que habría que sumar la moral de combate con lo que llegarían, algo que como ya se ha visto en esta guerra es fundamental, y que precisamente no sería la mejor.


El otro movimiento estratégico de Moscú en estas últimas horas ha tenido lugar en la Duma rusa, el parlamento nacional. Allí se han modificado varios artículos del Código Penal para evitar uno de los muchos problemas que Moscú se está encontrando en el frente: las deserciones de sus militares. Los otros problemas asociados a equipamiento, material, adiestramiento… no los puede solucionar de momento, en algún caso será cuestión de años, pero el de las deserciones, sí.


Al haber decretado una operación militar especial y, por tanto, estar en estado de paz, hacía que huir del frente no estuviera penado, como sí ocurría en estado de guerra. Putin estaba siendo víctima de su propio eufemismo. Los militares profesionales que abandonaban el frente en Ucrania solo podían ser castigados con el despido. A los voluntarios, con la rescisión del contrato por un año que firman, lo que no significa nada si has decidido huir de la guerra a la que te habían inscrito.


Ahora el código penal impondrá hasta 10 años de cárcel para aquellos que se entreguen al enemigo, huyan o abandonen sus posiciones en el frente cuando se encuentren prestando servicio en "un periodo de ley marcial, en tiempo de guerra o en condiciones de conflicto armado u operaciones de combate". El último término es el que impedirá las deserciones en el frente ucraniano.


NUEVOS DEL MINISTERIO DE DEFENSA

Rusia admite casi 6.000 soldados muertos en Ucrania, pero Kiev asegura que ascienden a 55.000

El Estado Mayor del Ejército ucraniano asegura que hasta la fecha han muerto "unos 55.110" militares rusos, incluidos 300 durante el último día. No obstante, Moscú niega una cifra tan alta

Europa Press. el confidencial. 21 Septiembre 2022


El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, ha cifrado este miércoles en cerca de 6.000 el número de rusos muertos en el marco de la guerra en Ucrania, cifra que contrasta con la facilitada por Kiev, que hoy mismo ha hablado de más de 55.000 militares rusos muertos en combate.


Shoigu ha detallado que hasta la fecha han muerto 5.937 rusos durante las hostilidades, desatadas el 24 de febrero por la orden de invasión firmada por el presidente, Vladímir Putin, que días antes había reconocido la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk (este), escenario de una guerra desde 2014.


"No puedo evitar decir que no hemos hablado de esto desde hace mucho: nuestras bajas. Nuestras bajas en la operación especial ascienden a 5.937 personas", ha destacado, al tiempo que ha ensalzado la labor de los médicos al asegurar que "más del 90% de los heridos han vuelto a sus puestos".


Asimismo, ha recalcado que más de 61.200 militares ucranianos han muerto, mientras que cerca de 49.400 han resultado heridos. "En la etapa inicial, las Fuerzas Armadas de Ucrania tenían entre 201.000 y 202.000 personas, pero han sufrido más de 100.000 bajas", ha dicho, según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax.


Por otra parte, ha subrayado que el anuncio de Putin sobre una "movilización parcial" de la población no afectará a estudiantes y ha detallado que supondrá "cerca de un uno por ciento de los recursos de movilización" del país, tal y como ha informado la agencia de noticias TASS. El presidente ruso ha explicado que las actividades relativas a esta movilización arrancarán este mismo miércoles y ha resaltado que sólo los reservistas, principalmente aquellos con experiencia, serán llamados a filas. Antes de ser enviados a sus unidades, recibirán entrenamiento adicional.


Por su parte, el Estado Mayor del Ejército de Ucrania ha dicho en su cuenta en Facebook que hasta la fecha han muerto "unos 55.110" militares rusos, incluidos 300 durante el último día, y ha agregado que además han sido destruidos 2.227 carros de combate, 1.340 sistemas de artillería, 168 sistemas de defensa antiaérea y 318 lanzacohetes múltiples autopropulsados y blindados.


Así, ha indicado que también han sido destruidos 253 aviones, 217 helicópteros, 932 drones, 15 embarcaciones, 3.610 vehículos y tanques de combustible y 125 piezas de equipamiento especial. "El enemigo ruso sufrió las mayores pérdidas durante el último día en dirección a Donetsk", ha dicho, antes de hacer hincapié en que el balance facilitado "está siendo actualizado"


EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

¿Debe la UE decir adiós a Rusia? Por qué la interdependencia es la mejor opción

Pawel Zerka* el confidencial. 21 Septiembre 2022


Todavía parece una perspectiva lejana, pero los europeos ya deben considerar qué forma podría tomar su futura relación con Rusia. Una cuestión importante a afrontar es cómo Europa puede asegurarse de que es influyente con respecto a su gigante vecino euroasiático, pero sin ser vulnerable en el proceso; ser soberana, pero no una isla.


Apenas la semana pasada, la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, declaró que "la interdependencia alberga riesgos", afirmando que el país debería "deshacerse de la dependencia de los combustibles fósiles [de Rusia] de una vez por todas". Mientras tanto, la Unión Europea planea retirarse del gas y el petróleo rusos para 2030. Dadas las decisiones de Gazprom de limitar y luego suspender la mayoría de sus entregas de gas natural a la UE, los europeos no tienen otra opción que prepararse para un futuro sin gas ruso.


Por lo tanto, la invasión rusa de Ucrania y su guerra económica y energética pueden haber acelerado una creciente reacción violenta contra la interdependencia y contra la idea alguna vez casi inexpugnable de que el comercio engendra la paz, desacreditada hoy en día por los acontecimientos. En muchos sentidos, Occidente ha sido (deliberadamente) ingenuo en su relación con Rusia desde 1991. Pero sería un error concluir que, una vez que termine esta guerra, Europa debería eliminar toda interdependencia económica con Moscú.


Además de ser económicamente ineficiente, sería un error estratégico. Una diversidad de relaciones siempre beneficiará a Europa y ayudará a que sea más resiliente. Por ejemplo, mientras que Rusia, sin duda, ejerce la mayor influencia sobre Europa en términos energéticos, los esfuerzos que los europeos están haciendo ahora para obtener gas de todo el mundo los están llevando a relaciones más estrechas con algunos regímenes igualmente problemáticos. Una Europa dependiente de estos países puede ser menos capaz de ejercer influencia sobre sus propios abusos.


Además, a través de la niebla de la guerra, aún es posible vislumbrar que Moscú no querrá terminar dependiendo de Pekín. Si una futura Rusia —idealmente bajo una nueva dirección— puede concluir que se beneficiaría de una relación económica y política funcional con Europa, esto también sería de interés estratégico para los europeos.


Incluso si la UE pudiera emprender un desacoplamiento completo de los combustibles fósiles de Rusia, e incluso si por el momento excluyera cualquier consideración de acercarse al país, sería imprudente renunciar por completo a la interdependencia. Europa necesita fomentar cierta influencia futura sobre Rusia, incluso si eso significa aceptar cierto grado de vulnerabilidad a cambio.


La palanca, en acción

Los europeos ya han demostrado al Kremlin que el chantaje económico es un arma de doble filo. Los vínculos económicos de Europa y Estados Unidos con Rusia les permiten perturbar la economía de Moscú. Occidente hace esto principalmente a través de controles de exportación, al obstruir el acceso a productos y tecnologías de los que el gigante euroasiático depende en gran medida (por ejemplo, microchips y otras piezas de alta tecnología). Estos controles deberían limitar significativamente la capacidad rusa de librar una guerra larga y costosa.


Además, una vez que entre en funcionamiento en los próximos meses, el impacto del embargo petrolero de la UE también se hará sentir. Los ingresos por exportaciones de petróleo supusieron el año pasado un 36% del presupuesto federal de Rusia, y los países europeos de la OCDE representaron el 60% de las ventas, tres veces más que China. Moscú puede vender petróleo en otros mercados, pero hasta ahora se ha visto obligado a hacerlo a un precio significativamente más bajo. Por lo tanto, cuando la UE deje de comprar el combustible ruso, debería infligirle una pérdida financiera considerable. De hecho, datos recientes del Ministerio de Finanzas de Rusia indican una caída significativa en los ingresos de Moscú por las exportaciones de petróleo y gas, a pesar de los precios exorbitantes y antes incluso de que entrara en vigor el embargo.


En cuanto al gas natural, Europa aún no puede descartar la perspectiva de un invierno sombrío. Pero incluso esta interdependencia con Rusia puede resultar ser una palanca mucho menos potente en manos de Moscú de lo que muchos europeos temían anteriormente. Las autoridades rusas probablemente esperaban usar el gas para crear una volatilidad de precios tan intensa e incertidumbre en el suministro que tanto el público como las capitales de los Veintisiete reevaluarían sus posturas sobre Ucrania. Esta estrategia tiene cierto potencial, como sugirió una manifestación reciente en Praga. Pero, en términos generales, las cosas parecen estar cambiando en una dirección diferente.


Alemania ha logrado un enorme progreso en el llenado de sus instalaciones de almacenamiento de gas, la negociación de nuevos acuerdos de suministro en todo el mundo y la construcción rápida de nuevas terminales de GNL. La UE puede incluso lograr independencia del gas ruso tan pronto como el próximo año, suponiendo que los europeos también logren limitar la demanda. Es posible que los precios sigan siendo altos, pero deberían ser mucho más bajos que durante el pánico de agosto.


Rusia sigue siendo relativamente dependiente de los ingresos por exportación de gas. El hidrocarburo representó alrededor del 10% de los ingresos del Kremlin el año pasado, una suma de la que Rusia difícilmente puede permitirse prescindir. Y, dado que más del 80% de las exportaciones de gas de Rusia en 2021 fueron a la UE, el 'giro hacia Asia' que pretende Moscú es un sueño imposible. Por lo tanto, Rusia puede haber cometido un gran error al obligar a los europeos a repensar por completo su actitud respecto a la dependencia energética. Un cliente tan importante será muy difícil de reemplazar para Moscú, dejándolo con opciones limitadas.


En este sentido, la interrupción del suministro de gas a la UE por parte del Kremlin a través del gasoducto Nord Stream 1 podría resultar ser el último órdago de Putin.


Proporción y prudencia

Los líderes europeos parecen ansiosos por concluir que deberían reducir o incluso eliminar su dependencia de las fuentes de energía del este. Pero, al hacerlo, no consideran la importante lección de la interdependencia como palanca, que puede ser fácil de olvidar ahora que los europeos miran con temor el próximo invierno.


Sin duda, esto no significa que la futura interdependencia de Europa con Rusia deba seguir siendo principalmente en el ámbito de los combustibles fósiles (sobre todo, debido a la transición verde). Tampoco significa que Alemania y otros Estados miembros no deban recibir críticas por los años de miopía en su relación energética con Rusia. En cambio, los políticos deben asegurarse de que cualquier interdependencia futura con Rusia fortalezca la seguridad europea en lugar de socavarla.


Las proporciones importan. Los expertos creen que China tiene una regla no oficial de que no debe depender de ningún socio extranjero para más del 15% de sus suministros de un solo producto. Justo antes de la guerra, la UE importaba más del 40% de su gas natural de Rusia y cerca de un 30% de su petróleo crudo. Estas proporciones pueden ser perfectamente aceptables para un socio como, por ejemplo, Noruega. Pero, en el futuro, la UE deberá establecer formas de monitorear mejor sus vulnerabilidades y mantenerlas bajo control.


En resumen, demasiada interdependencia con socios elegidos imprudentemente puede ser peligrosa. Pero un poco, especialmente cuando se trata del vecino más poderoso de Europa, también puede ser peligroso, lo que lleva a restricciones en la capacidad europea para actuar. Sin la debida consideración de esto en esta ronda, la interdependencia corre el riesgo de ser malinterpretada por segunda vez desde el final de la Guerra Fría.


*Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Pawel Zerka y titulado 'The power of interdependence: Europe’s under-rated influence over Russia'.


Más de 1.000 detenidos en las protestas contra la movilización parcial decretada en Rusia

La Fiscalía de Moscú advierte que la participación en las manifestaciones o la mera difusión de las convocatorias podría ser constitutivo de delito

VOZPÓPULI. 21 Septiembre 2022


Las fuerzas de seguridad rusas han detenido ya a más de 1.000 personas en la protesta nacional convocada por un movimiento pacifista este miércoles contra la movilización parcial anunciada hoy por el presidente Vladímir Putin en el marco de la campaña militar de Rusia en Ucrania. La organización de defensa de los derechos civiles OVD-Info ha comenzado ya su propio recuento sobre las manifestaciones y ha podido confirmar al menos 1.054 arrestos, si bien la cifra previsiblemente aumentará por los llamamientos para esta misma tarde.


Máxima alerta en el Gobierno pese a que la Inteligencia no detecta una movilización nuclear en Rusia


El registro de las detenciones sube rápidamente; la organización de cuenta de detenidos en Moscú, San Petersburgo, Yekaterimburgo, Perm, Ufá, Krasnoyarsk, Cheliábinsk, Irkutsk, Novosibirsk, Yakutsk, Ulán-Udé, Arjángelsk, Korolev, Voronezh, Zheleznogorsk, Izhevsk, Tomsk, Salavat, Tiumén, Volgogrado, Petrozavodsk, Samara, Surgut, Smolensk y Bélgorod. En la capital hay al menos 122 detenidos y en San Petersurgo al menos 146. Mientras, en el centro de Moscú, donde hubo cientos de manifestantes en la calle Arbat, las detenciones por parte de los antidisturbios comenzaron nada mas arrancar la protesta, según pudo comprobar Efe.


Los congregados gritaron "no a la guerra" entre aplausos y "Putin a la trinchera". Un manifestante con un cartel de protesta fue arrestado enseguida por los agentes, que se lo llevaron. Otros coreaban "la Policía es la vergüenza de Rusia". "¿Por qué hacen esto si a ustedes mañana mismo los van a mandar a la guerra de Ucrania?", se dirigieron algunos a los agentes. "¿Morir por qué, a santo de qué?", añadieron.


Entre los cánticos también se podía escuchar "vida para nuestros niños", en referencia a las declaraciones del jefe del Comité de Defensa de la Duma o Cámara de Diputados, Andréi Kartapólov, de que los primeros movilizados serán suboficiales de reserva de menos de 35 años y oficiales de menos de 45 años. Los ciudadanos intentaron crear cadenas humanas para evitar las detenciones, mientras que los policías crearon cordones para impedir el paso de los manifestantes, que tienen la intención de bajar por la calle Arbat hasta llegar al Ministerio de Exteriores.


Poco después las fuerzas del orden comenzaron a despejar la zona y empujar a los manifestantes hacia el comienzo de la calle peatonal.


Será delito

La Fiscalía de Moscú se ha adelantado para advertir de que la participación en las manifestaciones o la mera difusión de las convocatorias podría ser constitutivo de delito, después de que se hayan publicado en Internet los primeros llamamientos. El Ministerio Público ha incidido en que estas movilizaciones no han sido coordinadas con las autoridades pertinentes, que deben dar permiso a cualquier acción de este tipo. Las autoridades rusas no autorizan ninguna concentración contraria a las directrices del Gobierno.


El engaño económico del Gobierno: Daniel Lacalle desmonta las mentiras fiscales de Pedro Sánchez

EURICO CAMPANO. periodista digital. 21 Septiembre 2022


El doctor en Economía, Daniel Lacalle, ha rebatido con contundencia las amenazas del ministro Escrivá de retirar las competencias fiscales a las Comunidades: «Lo que dice Escrivá de que si se bajan los impuestos no hay dinero para servicios sociales es una falacia, como se demuestra en Madrid».


Si lo que dicen es que las Comunidades solo tienen sentido para gastar más, lo que están diciendo es que no son autonomías sino sucursales del expolio, continúa Lacalle en su participación en ‘La retaguardia’, el programa de Eurico Campano en Periodista Digital.


Respecto a los últimos datos que sitúan ya la deuda pública de España en más de un billón y medio, el economista señala que:


«Al hablar de la recuperación nunca se dice que España ha perdido 38.000 millones de PIB desde la pandemia, está por recuperar todavía el PIB anterior a 2019, y eso después de aumentar la deuda en más de doscientos y pico mil millones. Este aumento constante de la deuda pública muestra que España no está creciendo sino que está endeudándose. Vamos a seguir en un entorno muy malo». Continúa explicando el doctor Lacalle que además hay ‘truco’ a la hora de computar esta deuda pública de cara a Bruselas: «No se computa la deuda que acumulan las administraciones públicas entre ellas. Si se ponen en conjunto todos los pasivos de todas las administraciones públicas son más de dos billones de euros».


Daniel Lacalle advierte que se está intentando decirnos que la crisis o la posibilidad de una recesión ‘es un problema de todo el mundo’. «En 2022 y 2023, las estimaciones perfilan que el problema no es de todo el mundo y que hay muchas economías que lo están haciendo muy bien y que siguen por encima de los niveles de 2019 y que siguen generando crecimiento, pero que en la UE tenemos un problema y en España tenemos un problema doble«.


Ya en 2008 se repetía aquello de «la crisis financiera internacional, como si no fuera con nosotros. Ese es el nuevo mantra».


El economista Jefe de Tressis, denuncia que ha habido un exceso de optimismo, con exceso de estímulos monetarios pensando que «la fiesta no iba a terminar nunca, pero la fiesta termina y sus efectos son disminuyentes».


«Ya antes de la pandemia, esos excesos demostraron que generan un efecto placebo muy corto y luego dejan una incapacidad de recuperación mucho más fuerte'».


«Nos intentan decir que la inflación no tiene nada que ver con imprimir dinero y en la eurozona supera el 9 por ciento y en Suiza apenas está en un 3 por ciento«, remata su análisis Daniel Lacalle.


El estremecedor relato de un padre catalán forzado al exilio: "A mi hijo le negaban hasta la comida por hablar español"

Sandra León. libertad digital. 21 Septiembre 2022


A pesar de las multitudinarias manifestaciones del pasado fin de semana en defensa del español son muchos los catalanes acosados por los independentistas que siguen sin atreverse a alzar la voz por miedo a las represalias. Otros, sin embargo, lo hacen precisamente porque ya las han sufrido y, por desgracia, ya no tienen nada más que perder. Es el caso de Quique y su familia, condenados al exilio tras una campaña de acoso y derribo en la que su hijo de tan solo 8 años -6 cuando empezó todo- se llevó la peor parte.


El vacío en el patio, en el parque o los cumpleaños a los que nunca le invitaban dieron paso a los insultos en la puerta del colegio. Después, llegarían las amenazas telefónicas con número oculto y el episodio que probablemente más impactó a su padre: "En el comedor del colegio, hasta le negaban la comida por hablar español".


Hoy, Quique y su hijo viven a más de 800 kilómetros del que hasta hace unos meses había sido su hogar. "Era lo único que nos quedaba, porque hemos visto que no nos ampara ni el propio Gobierno. Nos han dejado vendidos", denuncia indignado.


La directora le puso en la picota

El inicio de su particular pesadilla se remonta a finales de 2019, cuando Quique decidió reclamar el derecho de su hijo a estudiar el 25% en castellano. La directora del colegio -ubicado en Llagostera (Gerona)- convocó entonces una reunión con todos los padres para anunciarles que, por su culpa, se veían obligados a cambiar el proyecto lingüístico del centro.


Aquello fue como echarles a los leones. "El primer día que empezaron a impartir el 25%, iba con el peque y un padre se me puso a gritar en la misma puerta diciéndome que qué les habíamos hecho a sus hijos, que éramos unos sinvergüenzas… ¡Como si hubiéramos cometido un delito!", recuerda.


El vacío de los otros niños

Lo que vino después es lo que, desgraciadamente, sufren todos aquellos que se atreven a alzar la voz contra la imposición lingüística en Cataluña. Cuando iban al parque, padre e hijo se quedaban en una esquina. "La mayor parte de los niños evitaban jugar con él porque sus padres se lo prohibían -lamenta con un nudo en la garganta-. Y, por su puesto, nos dejaron de invitar a los cumpleaños..


El vacío en el patio del colegio era tal, que el pequeño incluso prefería no salir a jugar para no tener que enfrentarse al rechazo de sus compañeros: "Muchas veces nos preguntaba a mi madre o a mí si iba a llover, porque sabía que entonces podía estar tranquilo porque no tendría que salir al patio. Que él haya sentido ese desprecio es lo que más me duele".


Las amenazas de los adultos

Sin embargo, lo peor fue comprobar que esa actitud no se limitaba a los niños: "Una tarde llegué de trabajar y me dijo que no le habían puesto la comida en el comedor". Quique no daba crédito. "Le pregunté… ¿Pero te han visto? Y me dijo: ‘Sí, me han visto a mí y han visto a todos y les han puesto la comida a todos menos a mí". Al principio, quiso pensar que había sido un despiste, pero la situación se repitió al día siguiente, así que no tuvo más remedio que enfrentarse al centro.


El dolor, la rabia y la impotencia que sintió aquel día es indescriptible: "Sentir que una persona adulta es capaz de hacerle eso a un niño es terrible, porque piensas qué más cosas le habrán hecho y hasta dónde pueden llegar. Y, claro, te vas a trabajar y no puedes estar tranquilo porque no dejas de pensar qué le estarán haciendo". Consciente de la dureza de tal episodio, Quique remarca: "Sé que esto cuesta creerlo, porque a las personas normales no les entra en la cabeza, pero estas cosas suceden en Cataluña".


Amenazas a toda la familia

Y lo peor es que cada vez iban a más. Tanto, que Quique llegó a temer por su integridad física y la de su propio hijo. "Lo más duro han sido las llamadas desde teléfonos ocultos día sí, día no. Unas veces amenazando con que nos iban a pegar, otras diciéndome… ‘¿Usted sabe que su hijo va a la clase del mío?’. Y llega un momento en el que ya se hace insoportable, porque yo no quiero eso para mi hijo, así que lo que hecho es ponerle a salvo", se justifica.


Después de dos años de sufrimiento, Quique decidió hacer las maletas y dejar todo atrás: trabajo, casa, amigos y familia. Todo, salvo a sus padres, que optaron por prejubilarse y acompañarle en el exilio. De hecho, ellos mismos se habían llegado a convertir también en el blanco de los independentistas. "Mi padre iba a recoger al niño con su furgoneta de empresa rotulada y no sabemos quién, alguna madre o algún padre del colegio, consiguió el número y empezó a llamar a su jefe para intentar perjudicarle".


¿El Gobierno de la gente?

Su único objetivo pasó entonces a ser encontrar un lugar, fuera de Cataluña, en el que poder empezar de cero. "Era lo único que nos quedaba, porque hemos visto que no nos ampara ni el propio Gobierno. Yo me he sentido desprotegido", denuncia. "Están todo el día diciendo que son el Gobierno de la gente y cuando a la hora de la verdad tienen que hacer algo por las personas, nada más que miran por sus votos en el Congreso y los votos de ERC en los ayuntamientos de Cataluña. Nos han dejado vendidos", lamenta Quique, que reprocha al Ejecutivo que haya obligado a las familias a recurrir individualmente algo que se debería haber garantizado de oficio sin necesidad de poner a nadie en la picota.


"De hecho, hay muchas personas que no se atreven a reclamar por miedo, para no pasar por todo lo que hemos pasado nosotros", advierte. Cuando empezó su batalla legal, Quique recabó el apoyo de más de una docena de padres del colegio. Sin embargo, a última hora, todos ellos se echaron para atrás por miedo a las represalias: "Unos tenían miedo porque tenían negocios y temían que les señalasen, otros porque no querían arriesgarse a que a sus hijos le dieran de lado en clase… Y al final me quedé yo solo".


Un final agridulce

Frente a esa sensación de soledad, las manifestaciones del pasado fin de semana fueron un auténtico chute de energía para Quique. "Se ha visto que somos muchos y que queremos que nuestros hijos puedan estudiar en catalán, pero también en castellano, y que esto, a día de hoy, esté prohibido en Cataluña es increíble -subraya una y otra vez-. Es muy grave que tengamos que irnos de nuestra tierra por querer simplemente que nuestros hijos, en su propio país, estudien en su lengua oficial".


Afortunadamente, Quique y su hijo pueden presumir hoy de haber rehecho su vida a las afueras de Madrid. Prefiere no dar más detalles, porque, a pesar de los más de 800 kilómetros que le separan de su pueblo, es consciente de que el odio no conoce fronteras, pero agradece el recibimiento que ha tenido en su nuevo hogar. "Mi hijo está feliz y aquí nos han acogido súper bien", dice emocionado.


Tras buscar un piso de alquiler por Internet, Quique ha logrado encontrar un nuevo trabajo y su hijo por fin va a un colegio normal. De hecho, después de todo lo vivido eso es precisamente lo que más ha aprendido a valorar: esa normalidad que, en Cataluña, hace mucho tiempo que dejó de existir. Hoy, solo espera que su testimonio sirva para dar fuerza a otras familias. Mientras tanto, él presume de la suya y nos enseña orgulloso las fotos de Quique, un niño de 8 años que, a pesar de todo lo que ha sufrido, por fin vuelve a sonreír.


******************* Sección "bilingüe" ***********************


Profesores acusan a la Generalitat de usar el currículo de Historia como «catecismo de adoctrinamiento»

La asociación Docentes Libres denuncia que el Govern usa el contenido de la asignatura para «la formación del espíritu nacional» del alumnado y para «romper lazos» con el resto de España

Esther Armora. Barcelona. ABC. 21 Septiembre 2022


Docentes Libres, plataforma integrada por profesores y maestros que reivindica la neutralidad, el bilingüismo y lucha contra el adoctrinamiento en las aulas catalanas, acusa a la Generalitat de usar el currículo educativo «como catecismo de adoctrinamiento de los alumnos».


A juicio de la entidad, el nuevo currículo de Bachillerato validado ayer por el Govern y que será publicado en las próximas horas en el en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), «profundiza y afianza uno de los mayores vicios del modelo educativo catalán: el adoctrinamiento y la utilización política del sistema educativo».


«El gobierno catalán utiliza la educación y, en concreto la asignatura de Historia, como herramienta junto a la lengua catalana y a la prohibición del castellano, para una suerte de «formación del espíritu nacional» del alumnado», señalan desde Docentes Libres.


«Campaña de difamación contra nuestra democracia»

El desarrollo curricular propuesto en el texto bendecido por el gobierno catalán para los alumnos de la etapa de Bachillerato es, según denuncian maestros y profesores, «una nueva campaña de difamación de nuestra democracia y el Estado de derecho con insinuaciones difusas sobre la calidad de ésta con afirmaciones como la existencia en el «actual contexto de involución de algunos derechos humanos» en España, o el reconocimiento e identificación de «las identidades múltiples existentes en los territorios» y el reconocimiento de «los diferentes sentimientos de pertenencia» como «base de una convivencia pacífica»».


Añaden que «como siempre, la argamasa de esa convivencia es «la lengua catalana como un medio de cohesión social» y el objetivo último el «reconocer el papel plurinacional del Estado y la necesidad de preservar la lengua propia»».


Para Docentes Libres, «la finalidad última del sistema educativo ha de ser la formación de los alumnos tanto a nivel de contenidos como de capacidades para su futuro desarrollo personal y profesional. Sin embargo, el objetivo del currículum de Bachillerato aprobado por la Generalitat es la pertenencia a una secta ideológica, la creación de una sociedad amoldada a sus objetivos políticos en los que se logre la ruptura de todos los lazos afectivos con el resto de España a través de la mentira y la manipulación».


Por último, la plataforma acusa al Gobierno de no hacer nada para evitar «este experimento de ingeniería social que pone en peligro a medio plazo la viabilidad de España como proyecto de ciudadanos libres e iguales» y le acusa de «colaborador necesario» del Govern. «Lamentablemente, el Gobierno de España no sólo parece mirar a otro lado, sino que se ha convertido en colaborador necesario de este disparate con una ley de educación demencial que crea un marco complejo y difuso idóneo para los desvaríos y manipulaciones nacionalistas», concluyen los docentes.


Recortes de Prensa  Página Inicial