Recortes de Prensa  Jueves 5 Enero 2023

Moscú se ensaña con Bakhmut y Kiev prepara una contraofensiva para primavera

Paola Bruni. el confidencial. 5 Enero 2023


Rusia no ceja en los intentos de tomar Bakhmut, bastión ucraniano en la región oriental de Donetsk, mientras Kiev acuerda la llegada de más armas y prepara una gran contraofensiva para la primavera.


Por otra parte, tras el ataque más duro sufrido por el Ejército ruso desde que comenzó la invasión de Ucrania, que dejó en Makivka 89 muertos reconocidos por Moscú, Kiev ha vuelto a asestar otro golpe a las tropas del Kemlin. Esta vez ha sido en la localidad de Tokmak, en Zaporiyia, y habría dejado decenas de bajas, 80 entre muertos y heridos, de acuerdo con las autoridades ucranianas.


Sin embargo, Moscú ha reconocido cinco fallecidos y 15 heridos. El bombardeo se habría producido el 3 de enero, después de que el Ejército ucraniano haya intensificado sus ofensivas aéreas en el este del país.


Mientras, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha celebrado en su habitual mensaje nocturno el envío por parte de Francia de carros de combate ligeros, los primeros que un país occidental entrega a la nación. "Debemos poner fin a la agresión rusa este año exactamente y no posponer ninguna capacidad defensiva que pueda acelerar la derrota del Estado terrorista", ha aseverado el mandatario.


Las claves del momento:

Un ataque ucraniano destruye una nueva base rusa en Zaporiyia

Francia enviará carros de combate ligeros a Ucrania

Kiev y Moscú combaten por tierra y aire entre críticas al mando ruso

Rusia despliega por primera vez una fragata con misiles Zircon

Ucrania afirma haber destruido dos almacenes de armas en Bajmut


Hace 1 horas 29 minutos 08:27

Rusia se ensaña con Bakhmut y Kiev se hace con más armas

Rusia no ceja en los intentos de tomar Bakhmut, bastión ucraniano en la región oriental de Donetsk, mientras Kiev acuerda la llegada de más armas y prepara una gran contraofensiva para la primavera.


Hace 1 horas 39 minutos 08:17

Ucrania informa de que el 60% de Bajmut está destruido

Las autoridades ucranianas han informado de que al menos el 60% de la ciudad de Bakhmut, en la región de Donetsk, ha quedado destruida como resultado de los continuos ataques con misiles.


El gobernador militar de la región de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, ha indicado que las tropas ucranianas "defienden valientemente Bajmut y evitan que el enemigo avance".


"Pero, desafortunadamente, la ciudad, que está destruida en más del 60%, sufre bombardeos constantes", ha declarado el gobernador, tal y como ha recogido la agencia de noticias ucraniana Unian.


Asimismo, Kyrylenko ha lamentado la muerte de civiles como resultado de los ataques, agregando que este miércoles han muerto al menos dos personas -dos mujeres- como resultado de un misil.


Hace 1 horas 51 minutos 08:05

Rusia ha dispersado sus aeronaves en diferentes bases, lo que limita su capacidad de vuelo, según UK

El Ministerio de Defensa británico ha asegurado este jueves que el Ejército ruso ha dispersado en diferentes bases sus aeronaves de largo alcance, tras dos ataques ucranianos que sufrieron en diciembre y que provocaron daños en los aviones. Por ello, Moscú ha trasladado estas máquinas a instalaciones alejadas de Ucrania, explica en su informe de inteligencia diario.


Estas aeronaves aún son capaces de disparar misiles de crucero a Ucrania porque las armas tienen un alcance de 5.000 kilómetros. Sin embargo, "operarlos desde ubicaciones dispersas añadirá estrés al mantenimiento y reducirá más las limitadas horas de vuelo disponibles de estos aviones envejecidos", añade.


Hace 2 horas 9 minutos 07:47

Ucrania afirma haber destruido una nueva base rusa en Zaporiyia causando 80 bajas entre muertos y heridos

Las autoridades militares de Ucrania han asegurado este miércoles haber destruido un cuartel general de las fuerzas rusas en la ciudad de Tokmak, en Zaporiyia, causando unas 80 bajas, entre muertos y heridos, un día después de que Moscú confirmara la muerte de 89 de sus soldados en Makivka, Jersón. El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ha contado que como consecuencia del bombardeo lanzado el 3 de enero sobre esas instalaciones han causado al menos 80 bajas entre las filas rusas, si bien no ha precisado entre número de heridos y fallecidos. Durante ese día cayeron una quincena de ataques sobre la zona.


En los últimos días Ucrania han intensificado sus ofensivas aéreas contra posiciones e instalaciones militares rusas en el este del país que han quedado parcialmente ocupadas durante la invasión. Este martes, Moscú reconoció haber perdido a 89 soldados tras el bombardeo la localidad de Makivka, en la región de Donetsk, mientras que en Chulakivka, situada Jersón, Ucrania aseguró haber dejado 500 militares rusos entre muertos y heridos después de una ofensiva lanzada el último día del año.


2022: algo que recordar

RAFAEL BARDAJÍ. gaceta. 5 Enero 2023


Ahora que se ha ido no es mal ejercicio resaltar todo aquello que ha ocurrido en el 2022 de cierta importancia y que nos seguirá afectando en este 2023e que empieza.


En primer lugar, la guerra de Ucrania. Iniciada en febrero con la invasión rusa desde el este y el norte del país y que, contra todo pronóstico, sigue empantanada, con ambos contendientes directos queriendo ganarla, pero sin capacidad para lograrlo ninguno de los dos. Putin se juega su futuro; Zelenski, la unidad de su país; Estados Unidos, unos cien mil millones en ayudas directas; y la UE, su visión estratégica, dejada al desnudo por la calamitosa política de transición ecológica que nos ha llevado a depender de todo el mundo a precios abusivos. Aunque un acuerdo es inevitable, la guerra seguirá todavía un tiempo.


En segundo lugar, el ascenso a emperador de la China comunista de Xi Jinping, sostenido inusualmente en el poder y bien dispuesto a echarle un pulso global a la América de Biden y a Europa. No sólo se ha alineado con Putin, sino que con su penetración en zonas como el Oriente Medio sigue ganando influencia en lo que ha sido, hasta ahora, el patio trasero de Occidente. Firma un acuerdo militar con Irán, a la vez que negocia también la venta de armas a Arabia Saudí. Es más, se permite anunciar que bajo su mandato Taiwán volverá a ser parte de la China continental, desafiando a Japón y Estados Unidos al mismo tiempo.


En tercer lugar, la evidencia de una Norteamérica ensimismada y profundamente dividida. Las elecciones del medio mandato no fueron el vuelco a favor de los republícanos que se auguraba, aunque la Administración Biden se encuentre ahora más limitada en lo que puede llevar a cabo. La división que estamos viendo esa semana en las filas del republicanismo, entre su establishment y los más radicales no deja de ser la manifestación de una sociedad no sólo dividida en dos campos, sino fragmentada dentro de cada lado también. Guste o no, bajo demócratas o republicanos, la América que viene estará menos interesada en el resto del mundo y buscará desentenderse cuanto pueda de los problemas que afecten a otras regiones lo que llevará a que sea vista como una nación más débil, aunque no lo sea. Y en política, como sabemos, las percepciones importan tanto como la realidad.


En cuarto lugar, la crisis económica, inflación en todo el mundo y recesión en gran parte de él. Sin duda la guerra en Ucrania ha profundizado en la crisis, pero sus causas reales son anteriores al conflicto. Desgraciadamente, los gobiernos vuelven a mostrarse inútiles para luchar contra la inflación y aplican una doble receta mortal de necesidad: subida de tipos de interés para reducir el dinero en circulación y aumento de la deuda nacional con el que poder regar de cheques y paguitas a determinados colectivos y financiar políticas, siendo generosos, de dudosa productividad. El coco está llegando y lo vamos a sufrir casi todos, con la excepción de los dirigentes políticos y los globalistas financieros, que siempre se escapan gracias a sus privilegios institucionales y económicos.


En quinto lugar –y algo tenía que ser positivo–, el hombre vuelve a la luna y se prepara para llegar a Marte. La misión Dart de la NASA ha sido el primer paso para lograrlo. Más importante aún, el dinamismo de las compañías privadas para dar soporte a estas ambiciones. Si volvemos a la luna o llegamos a Marte no será gracias a la burocracia americana o de la ESA, sino a la visión y el empeño de compañías como SpaceX, Sierra Nevada o Boeing, entre otras.


Igualmente, y en sexto lugar, 2022 supuso la revelación de todas las artimañas, malas prácticas, censuras y conspiraciones anticonservadoras llevadas a cabo por la red Twitter (y hay que asumir que por el resto). Elon Musk compró no una red social, sino una autentica escena del crimen, tal y como estamos viendo con cada entrega de parte de los documentos internos que manejaban a su antojo sus anteriores directivos, la Casa Blanca, los partidos políticos y hasta el FBI y el mismísimo Pentágono. Si esto sirve para un espacio social menos represivo y más tolerante, está por ver. Pero es un gran paso.


Por último, el año pasado se llevó a algunas personas de especial relevancia. Desde la reina Isabel II de Inglaterra al Papa Emérito Benedicto XVI, ambos los pilares de dos instituciones que se agotan por la mala gestión de sus miembros. En otro nivel, el mundo del fútbol llorará a Gento y Pelé.


En España, el triunfo del PP en Andalucía, bastión histórico del socialismo, endulzó el trauma del PP de tener que echar a su presidente, Pablo Casado, y buscar aceleradamente una alternativa en Feijóo. Que éste pueda cumplir con las expectativas creadas está por ver. A su vez, el resto de la oposición tampoco tuvo un buen año. Ciudadanos, al borde la extinción, se divide en los pro Arrimadas y el candidato alternativo Edmundo Bal; Vox sufrió su momento Macarena, con una campaña en Andalucía que acabó siendo un jarro de agua fría y con la salida estruendosa de su líder regional. Aunque no hay mal que por bien no venga a tenor de la deriva posterior de ésta. En cualquier caso, el Gobierno ha podido imponer su agenda radical con sus despropósitos legislativos, avanzar en su asalto a la separación de poderes y actuar con una total desvergüenza total, como ese viaje en Falcon de la ministra de transporte a Valencia para hablar de le necesidad de viajar en autobús. Ya no quedan líneas rojas que cruzar, pero aquí sigue sin pasar nada de nada. Veremos si al final ocurre algo bueno en 2023, pero eso es ya otra historia.


La España empobrecida de Sánchez: cifras de un fracaso social(ista)

Diego Sánchez de la Cruz. el confidencial. 5 Enero 2023


El legendario economista Arthur B. Laffer sigue al pie del cañón. A sus 82 años, el Washington Post le acaba de dedicar un reportaje en el que el gurú de las políticas de oferta hace balance de la actualidad económica estadounidense y se refiere también a los principios básicos de su escuela de pensamiento, célebre por promover menos impuestos y mejor regulación como palancas para el crecimiento.


Aunque Laffer explica al Washington Post que los ingresos anuales derivados de su actividad como consultor y analista rondan el millón de dólares. Su caché como orador también sigue por las nubes, a razón de 25.000 dólares por discurso. Pero quien fuera asesor de cabecera de Ronald Reagan no se limita a hacer caja, puesto que también sigue estando muy volcado en la difusión de sus ideas entre las nuevas generaciones.


En este sentido, uno de sus vídeos de divulgación más recientes ataca de raíz la estrategia redistributiva de la izquierda y advierte sobre las nefastas consecuencias que tiene este tipo de política económica. Laffer sintetiza el problema del siguiente modo:


En esencia, la redistribución toma dinero de aquel que tiene más para dárselo a aquel que tiene menos. Cuando tomas dinero de alguien que tiene más, reduces el incentivo que tiene esa persona para seguir trabajando y produciendo como venía haciendo hasta entonces. Y cuando le das ese dinero a alguien que tiene menos, reduces el incentivo que tiene esa persona para trabajar más y mejorar sus ingresos por sí mismo. Por eso, la producción económica total se acaba resistiendo. Cuanto más renta se redistribuye en una economía, más grande será la caída en la producción total de esa economía. En nombre del igualitarismo, se acaban destruyendo los incentivos para la producción de bienes y servicios.


Pues bien, a nadie escapa que el gobierno de España está haciendo exactamente lo contrario - y los resultados son precisamente los que avanza Laffer en su reflexión contra la redistribución. Según los datos divulgados por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, solo en 2022 se han aprobado una serie de ayudas, subsidios y bonos valorados en 45.000 millones de euros. Estos "paquetes anti-crisis" no solo no han contribuido a relanzar la economía, sino que están agravando su crisis.


Si hablamos de crecimiento, encontramos que el PIB de nuestro país está un 2% por debajo de los niveles de 2019, lo que nos sitúa a la cola de la OCDE. Si nos referimos al mercado de trabajo, resulta que los datos de empleo esconden a 441.000 personas que están en paro efectivo. En cuanto a los beneficios empresariales, lo cierto es que las ganancias registradas son un 19% más bajas que al comienzo de la legislatura. Y si hablamos de bienestar social, tanto la desigualdad como la pobreza están subiendo.


En total, 17 millones de nóminas privadas sostienen a 14 millones de nóminas públicas. Una economía sumida, pues, en la crisis de dependencia hacia la que nos conduce el abuso redistributivo del gobierno ‘sanchista’.


Queda validado, pues, el discurso lafferiano que advierte contra las políticas redistributivas y recalca la importancia de promover el crecimiento y la libertad económica como pilares para generar prosperidad y desarrollo. Y es que, lamentablemente, lo que estamos haciendo en España es exactamente lo contrario de lo que recomienda Arthur B. Laffer… y los resultados son exactamente los mismos de los que nos advierte el célebre economista estadounidense.


RECLAMAN AUMENTOS POR ENCIMA DEL 0,5%

Los países bálticos se unen para pedir al BCE una gran subida de tipos que reduzca su inflación del 20%

MIGUEL ÁNGEL BELLOSO. okdiario. 5 Enero 2023


Los países bálticos de la Unión Europea -Lituania, Letonia y Estonia- han hecho un frente común para reclamar al Banco Central Europeo que suba con intensidad los tipos de interés a fin de combatir la inflación galopante que padecen, que ronda en los tres casos el 20% y está en niveles récord. El motivo de la escalada de precios que padecen estos estados tiene que ver con su cercanía a Rusia y los vínculos que tienen con los países más afectados por la guerra.


Esto explica que estén sufriendo con más intensidad el encarecimiento de la energía, así como la subida de la cesta de la compra debido al mayor coste de las materias primas, en su mayoría importadas de Ucrania, con severas restricciones debido al conflicto bélico, y también de Rusia. Son también países muy abiertos desde el punto de vista comercial, en los que el peso de los servicios es muy importante, estando afectados todos ellos por los mayores precios de los combustibles y de la energía en general.


Aunque el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, declaró recientemente que es posible que la nueva senda de subida de tipos de interés sea a partir de ahora del 0,5% en cada una de las próximas reuniones, y que así se mantendrá el mayor tiempo posible hasta que se consolide una desaceleración de la inflación y se perciba que se va encaminando hacia el objetivo fundacional de la institución de situarla en el entorno del 2%, los gobernadores de los bancos centrales de los tres países citados exigen una actuación más contundente, capaz de cortar de raíz las presiones que están sufriendo.


En los tres casos, la economía ha entrado ya en terrenos negativo, prácticamente en recesión, pero los responsables de los bancos centrales de dichos estados consideran que es mucho más urgente poner freno a los precios precisamente para establecer las bases de un crecimiento sólido y robusto a medio plazo. La ventaja de Estonia, Lituania y Letonia es que, a diferencia de otros miembros de la Unión, tienen muy bajos déficit públicos y una deuda bajo control, así como que todos ellos mantienen estrategias de política económica muy ortodoxas, absolutamente contraria a la de gobiernos como el de España.


Las próximas reuniones del BCE son en febrero y marzo, y aunque las expectativas alentadas por el organismo es que el alza de los tipos de interés será del 0,5%, hay otros países además de los bálticos interesados en dar batalla para forzar un endurecimiento de la política monetaria. Estos son los casos de Alemania, donde el Bundesbank siempre ha sido partidario del mayor rigor monetario para combatir la inflación -que es uno de los demonios históricos del país-, Holanda -siempre incómoda con las políticas fiscales de los estados del Sur y partidaria de que la política monetaria ejerza de contrapeso efectivo del dispendio presupuestario- o Finlandia, también bañada parcialmente por el mar Báltico, donde la inflación es también muy elevada, superando el 9%.


El miembro más veterano del consejo del BCE, el gobernador del Banco de Holanda, Klaas Knot, aseguró recientemente que todavía quedan la mitad de las subidas de tipos de interés, que se completarán en 2023 hasta alcanzar un rango final del 5%. De hecho, su mayor preocupación es que el BCE se quede corto subiendo tipos, no el riesgo de recesión en la economía. En relación con las naciones eminentemente bálticas, el gobernador del Latvijas Banka, el banco central de Letonia, Martins Kazaks, considerado uno de los halcones en el seno del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha expresado su expectativa de que la institución acometa subidas «bastante grandes» en las próximas reuniones.


«Creo que todavía podemos acometer avances muy importantes en febrero y marzo», dijo el pasado martes en una entrevista con Bloomberg, aunque reconoció que, «por supuesto, los pasos podrían volverse más pequeños según sea necesario a medida que encontremos el nivel apropiado para reducir la inflación al 2%». Esta clase de posicionamientos aventura que los próximos encuentros del consejo de gobierno del BCE serán cualquier cosa menos una balsa de aceite. Actualmente, el tipo de interés de la zona euro se ha situado en el 2,5% tras los últimos movimientos del banco central, pero la inflación media sigue encallada en torno al 10%, muy por encima del objetivo oficial.


Lo que Vox debe al PP…no sólo en Ceuta

EDITORIAL. el confidencial. 5 Enero 2023

Es evidente que la vergonzosa sumisión de Sánchez ante Marruecos es rechazada en Ceuta no sólo por los votantes del PP y de Vox sino también por no pocos ciudadanos que, hasta ahora, habían votado al Partido Socialista. Ahora bien. El indiscutible servilismo del Ejecutivo de Sánchez ante el régimen alauí, que ha llegado al extremo de negar las persistentes pretensiones anexionistas de Marruecos sobre Ceuta y Melilla así como la traición de nuestro gobierno al pueblo saharaui, no explica por sí solo, y ni siquiera decisivamente, el hecho de por qué el PP, que hasta ahora era la formación más votada en aquella ciudad autónoma, ha perdido tantos votos hasta convertir a Vox en el principal partido, tal y como señala el sondeo de SyM Consultin que pronostica que la formación de Abascal subiría 10 puntos sobre las elecciones autonómicas de 2019, mientras que los populares perderían seis puntos y los socialistas cinco.


Este hecho se explica fundamentalmente por la acomplejada y condescendiente posición del PP -liderado por el presidente de la ciudad autónoma y presidente del PP en dicha localidad Juan Jesús Vivas Lara- ante la sumisión del gobierno de Sánchez ante Marruecos. Como botón de muestra, recuérdese cómo Vivas, lejos de denunciar las mentiras de Sánchez respecto a la supuesta renuncia marroquí sobre Ceuta y Melilla o de denunciar el servilismo de nuestro Gobierno ante Marruecos en el caso del Sáhara, dispensó una cálida y condescendiente bienvenida al presidente Sanchez durante su visita a la ciudad autónoma el pasado mes de Marzo. Eso, sin olvidar tampoco, la deshonrosa abstención del PP ceutí que, meses antes, había permitido al partido musulmán Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía sacar adelante, con el apoyo de la izquierda, la declaración de persona non grata contra el líder nacional de Vox, Santiago Abascal.


Así las cosas, entiéndasenos bien: Nada más lejos que quitar méritos a los responsables locales o nacionales de Vox. Pero el principal activo de Vox, tanto en Ceuta como en el resto de España, se encuentra, como en tiempos de Rajoy, en el PP, en la pusilanimidad cuando no falta de coherencia de no pocos de sus dirigentes a la hora de defender lo que -se supone- son sus propios principios. Cada vez que el PP no se atrevía a reivindicar abiertamente los trasvases como el del Tajo-Segura -no digamos ya a tratar de resucitar el Plan Hidrológico Nacional muerto y enterrado por Zapatero y Rajoy; cada vez que el PP, en lugar de combatir, trata de acomodarse a los delirios identitarios de los nacionalistas; cada vez que el PP se muestra renuente a derogar la fracasada y antijuridica Ley contra la Violencia de Género; cada vez que el PP no se atreve a reivindicar más austeridad y menor gasto público como única forma de dar credibilidad a su supuesta pretensión de reducir significativamente los impuestos; o como cada vez que Feijóo se muestra más cómodo hablando de pactos con pequeñas formaciones nacionalistas antes que con el partido de Abascal, los responsables del PP están objetivamente favoreciendo las expectativas electorales de VOX, partido que no sólo va a seguir siendo decisivo a nivel nacional sino que ya ha dado el sorpasso al PP no sólo en Ceuta, sino también en Cataluña o en Murcia.


La acomplejada y estúpida estrategia de "marcar distancias con Vox" es lo que, paradójicamente, está dando vida al partido de Santiago Abascal, partido sin el cual las pretensiones de Feijóo de "gobernar en solitario" o bien son una quimera o bien la antesala de una traición a sus propios votantes.


La vida de Vox
Nota del Editor 5 Enero 2023


La vida de Vox se debe a que es la única oportunidad para los españoles de defenderse y de defender España de la brutal destrucción del dr cum fraude y sus quates.


El pp ha demostrado que no merece la confianza de los españoles, siempre nos ha traicionado.


La Toma de Granada explicada a los progres

Santiago Navajas. el confidencial. 5 Enero 2023


El 2 de enero se conmemora la Toma de Granada, criticada por los desubicados de izquierdas que celebran el pasado musulmán a costa de la herencia cristiana. Un ejemplo de esta cristianofobia impostada era Carlos Cano, que comentaba que tras el "renacimiento" de los musulmanes vino el "oscurantismo" cristiano. Ni idea parecía tener el cantautor sobre quién fue el granadino Francisco Suárez (1548-1617), que fue el último gran teólogo clásico y el primer filósofo moderno. También estaba cegado Federico García Lorca cuando mezclaba churras antiburguesas con merinas proislámicas:


"Fue un momento malísimo, aunque digan lo contrario en las escuelas. Se perdieron una civilización admirable, una poesía, una arquitectura y una delicadeza únicas en el mundo, para dar paso a una ciudad pobre, acobardada, a una tierra del chavico donde se agita actualmente la peor burguesía de España"


Mezclaba Lorca sus cuitas ideológicas con la Granada reaccionaria del siglo XX con la realidad de la Granada posmusulmana del XVI, donde se construyó uno de los mejores palacios renacentistas del mundo bajo el mandato de Carlos V y los planos de Pedro Machuca a partir de 1527. ¿Cómo de ciego por el odio hay que estar para que estos ilustres granadinos no viesen, admirasen y respetasen esta magnífica muestra arquitectónica del renacimiento greco-cristiano?


Respecto a la poesía, debería haber sido aún más prudente Lorca, porque en 1526 se reunieron en los jardines del Generalife el catalán Juan Boscán y el veneciano Andrea Navagero. Dejó testimonio el español del encuentro:


"Estando un día en Granada con Navagero, tratando con él en cosas de ingenio y de letras, me dijo por qué no probaba en lengua castellana sonetos y otras artes de trovas usadas por los buenos autores de Italia"


Es decir, que si a alguien debe García Lorca sus sonetos fue a la Toma de Granada. Quizás hizo novillos Lorca el día que lo explicaron en la escuela, quedándose en algunas de sus fincas de terrateniente de la Vega granadina, o le pudo la tendencia a la frivolidad epatante.


La causa real del odio contra la celebración de la Toma es que sus protagonistas son los Reyes Católicos, odiados por partida triple: monarcas, cristianos y fundadores de la España moderna. Como Suárez y sus colegas de la Escuela de Salamanca son los fundadores de la Modernidad filosófica. Isabel y Fernando como modelos para Maquiavelo. Suárez y la Escuela de Salamanca avanzando la democracia liberal. Si el concepto de "derechos humanos" surge en el ámbito cristiano, y no en el musulmán, es gracias a pensadores como Francisco Suárez, Francisco de Vitoria, Bartolomé de los Casas... Solo por ello ya habría que celebrar la Toma de Granada por cualquier demócrata liberal. Demasiado para el habitual extremista de izquierda al que los musulmanes, la cultura y Granada les dan absolutamente igual salvo para propagar su agenda de república popular antiliberal y seguir agitando el fantasma de Franco, del que no se consiguen librar ni con sesiones semanales de psicoanálisis lacaniano, identificando en sus delirios paranoicos la Toma con una celebración de corte franquista. Por cierto, en su enciclopédica ignorancia no saben que durante la Segunda República también se tremolaba el pendón de Castilla desde el Ayuntamiento, con vivas a la República, a Granada, a España y una marcha hasta la magnífica estatua de Isabel la Católica y Colón, realizada por Benlliure, para homenajearles por el Descubrimiento de América. Toma y Descubrimiento, todo en uno, celebrado por la "luminosa", Pedro Sánchez dixit, Segunda República. Si lo ven nuestros progres de pacotilla, se desmayan. Pero no vaya a ser que el himno de Riego refute sus medias verdades, panfletos y traumas.


Además, hemos sabido que seguramente fue el granadino Diego Hurtado de Mendoza, amigo tanto de Carlos V como de Santa Teresa de Jesús, el autor del Lazarillo de Tormes en el mismo siglo XVI que a nuestros afrancesados, prosoviéticos y otra fauna ultraizquierdista les parece un pozo de tinieblas, una saco de caspa y una etapa de, repitamos, "oscurantismo". A semejantes tinieblas no llegan las luces de la mayor parte de las naciones.


Seguramente no les parecerán suficiente todas estas muestras del esplendor granadino tras la Toma a nuestros progres de falsa inclusión, torticera diversidad y siniestra democracia al estilo de sus idolatradas Catar y Marruecos. Por eso quieren que el Día de la Toma deje de ser la fiesta propia de los granadinos. Y ahí tienen razón: debería ser el día de la Fiesta Nacional de todos los españoles.


Estos tomafóbicos son grupos minoritarios que hacen mucho ruido en las redes, pero no representan a la inmensa mayoría de granadinos, a izquierda y derecha, como ha sabido intepretar el actual alcalde socialista, Paco Cuenca, que no ha tenido ningún problema, al revés, en liderar los actos de este año ignorando los insultos, los gritos y las proclamas de la extrema izquierda andalucista. El cáncer ideológico de la pinza entre comunistas y nacionalistas ha sido desde la Transición la principal oposición a las libertades, y la primordial fuente de violencia política, cultural y social, también, por desgracia, en Andalucía.


Por supuesto, cabe reivindicar un mayor reconocimiento a los musulmanes y judíos que fueron expulsados con posterioridad, o los que fueron forzados a la conversión. Pero ello no es óbice para el reconocimiento a la fuente originaria de la España moderna, que tiene en la Toma su nacimiento. Hay que decir sí a la Toma de Granada por parte de cualquiera que ame el legado cultural de dicha tierra, reconozca sin odios sarracenos ni resentimientos historicistas la contribución de todas las culturas al actual esplendor democrático, patrimonial y liberal, siendo conscientes de que si hoy la UE, España, Andalucía y Granada disfrutan de un avanzado estatus socioeconómico, cultural y de derechos humanos es gracias a los Fernando e Isabel, Suárez, Boscán y Hurtado de Mendoza que, en contra de la leyenda negra y la calumnia roja, contribuyeron a hacer de este país uno de los más saludables, prósperos, libres del mundo entero.


Posdata. Cuando vengan a Granada les recomiendo empezar por la Casa de Zafra. No solo porque es el mejor ejemplo de casa mora, tampoco por una vista original de la Alhambra, sino porque ofrece una estupenda explicación visual de la historia de Granada desde los íberos, romanos, musulmanes, cristianos… Una muestra de cómo esta ciudad ha conseguido sobrevivir a los hunos ignorantes y los hotros sectarios de todos los partidos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************


El poder Frankenstein de Sánchez

Jesús Rul. vozpopuli. 5 Enero 2023

Sánchez sabe que, para mantenerse en el poder, acorde con su personalidad, necesita a la ultraizquierda bolivariana, a los separatistas catalanes y vascos, de ultraderecha y ultraizquierda, y otras fuerzas de este pelaje que puedan aparecer gracias al sistema electoral.


Sabe que el PSOE no tira; está atascado en una minoría de representación social. En junio de 2018 forzó contra la racionalidad democrática una moción de censura y se hizo con el poder, pactando con nacionalistas y comunistas, expectantes de obtener de un ambicioso lo que no es suyo: la integridad de la Nación española y soberanía unitaria de los españoles. Ufano de poder, forzó la maquinaria electoral: en abril de 2019 obtuvo sólo 123 escaños y no pudo ser investido presidente. Obcecado, volvió a convocar elecciones en noviembre del mismo año y en lugar de mejorar perdió 3 escaños. Sánchez nunca ha obtenido los 137 escaños que tenía Rajoy cuando fue removido por la moción de censura.


Para mantenerse en el poder podía haber pactado con Ciudadanos o con el PP un pacto de Estado, pero optó por unir su destino y ser investido presidente por las Cortes en coalición con Podemos, sin mayoría, y el apoyo parlamentario de nacionalistas y separatistas. En expresión de Rubalcaba un gobierno Frankenstein.


A lo largo de esta larga y turbadora legislatura hemos visto a Frankenstein en acción: ha ido amoldando, con voluntad de sometimiento, los poderes del Estado, las instituciones públicas, las fuerzas económicas y mediáticas, haciendo «normal», con prepotencia, propaganda y gasto clientelar, la calculada deconstrucción del orden constitucional de la Transición. Tiene controladas las Cortes (Batet y Gil le deben el cargo y beben de su mano), y ahora pretende con premura controlar el poder judicial a través del CGPJ y el Tribunal Constitucional.


El amparo del Constitucional al derecho fundamental de participación política de los diputados de la oposición (art. 23 CE), amputado por decisión de la mayoría Frankenstein, ha removido sus costuras: «conjura» dice Sánchez; «golpe», Podemos; ataque a la «soberanía popular», al unísono, socialistas, comunistas y separatistas. Este uso fraudulento del lenguaje es el recurso falaz del populismo disolvente que amenaza a las sociedades libres: la desmesura de la hipérbole («conjura», «golpe»…), de la sinécdoque (la parte no es el todo: las «Cortes no detentan ni sustituyen la soberanía del pueblo español»; son representantes a plazo y con controles de legalidad y sometimiento constitucional), y de las falacias (en la CE no consta la soberanía popular, sino la «soberanía nacional» de los españoles, las «instituciones no se deslegitiman», como dice Batet y Gil, porque el TC avale un derecho constitucional de los diputados de la oposición sino todo lo contrario, ni que una garantía constitucional sea una «obstrucción de gravedad máxima», como dice Bolaños que, además, engaña al referirse al recurso de inconstitucionalidad cuando lo que hay es una medida cautelar (art. 56.2 LOTC), solicitada por la oposición, en amparo, al TC.


Mary Shelley, en la introducción a Frankenstein o el moderno Prometeo, de 1831, dice: «Vi, con los ojos cerrados, pero con una nítida imagen mental, al pálido estudiante de artes impías, de rodillas junto al objeto que había armado. Vi al horrible fantasma de un hombre extendido y que luego, tras la obra de algún motor poderoso, éste cobraba vida, y se ponía de pie con un movimiento tenso y poco natural. Debía ser terrible…».


El PSOE actual ya no es un partido entero portador de progreso en libertad; se ha convertido en un trozo de ese cuerpo antinatural en cuya cabeza aflora Sanchestein. Muchos ciudadanos perciben que Sánchez ha mutado: decía una cosa y ahora dice justo lo contrario y a peor; en los hechos de hoy anula los compromisos de ayer. Es la consecuencia de las fuerzas de poder de ese cuerpo al que se debe inevitablemente en su carrera por el poder sin límites.


España tiene en Sánchez a un presidente que representa en su acción política los intereses y valores heterogéneos de la ultraizquierda de Unidas Podemos, Más País-Compromís, y los nacionalismos etnicistas y reaccionarios, vascos y catalanes. Sánchez, no puede, aunque lo quisiera, representar a la mayoría de los españoles; no es el presidente de los ciudadanos españoles libres e iguales, inherente al cargo de presidente constitucional. Por el contrario, entrega a los separatistas, que forman parte del cuerpo Frankenstein, indultos a los insurrectos, carentes de utilidad pública y con afán de volver a delinquir, y para no obstruir tan noble propósito modifica a su favor el Código Penal (elimina la sedición y se aminora la malversación); y a los comunistas bolivarianos, recursos públicos abundantes para llevar a cabo sus proyectos y ocurrencias sin reparar en los estragos.


La «marca PSOE» que votan muchos españoles ya no es lo que era; ya no es una fuerza moderada de izquierda socialdemócrata que busca aunar con equilibrios igualdad con libertad; progreso social con competencia económica. Hoy es una marca puesta al servicio de un líder autoritario que, pese a su atildada compostura y verbo impostado de marketing, puede comprometer su futuro, y el de España, ya que, en el presente, está en sus manos, al menos hasta finales de 2023 en que los españoles decidirán con sus votos la continuidad o no de Frankenstein. Este «horrible fantasma», en expresión de Shelley, maniobrará con tesón durante el año electoral para convencer y vencer resistencias con prebendas a muchos españoles porque su vida articulada depende del poder. Sin poder se desarticula y descompone. Por ello, avanza en el desarrollo de políticas oportunistas de degradación sociopolítica, de empobrecimiento socioeconómico y de fragmentación sociocultural, cada vez más alejadas de los intereses generales de la Nación.


Todos los que se acercan a este engendro terrible sufren transformación, especialmente algunos: qué fue del valeroso juez Grande Marlaska operando en la ponzoña sanchista; qué fue de Carmen Calvo, profesora de Derecho Constitucional, que subsume la soberanía de los españoles (de 37 millones de ciudadanos), a la voluntad de 176 votos del Congreso, confundiendo soberanía con representación; qué fue de la juez Margarita Robles, que dilapida su prestigio jurídico al justificar, al margen del orden de principios y valores constitucionales, la decisión política de anular la sentencia del TS contra los insurrectos (eso significa eliminar la sedición y modificar a la baja la malversación). Es la vía de la política como voluntad sin el espíritu de la ética ni los límites del Derecho que lleva irremediablemente al totalitarismo.


La experiencia de este gobierno Frankenstein ha generado una crisis institucional al más alto nivel. Habrá que ver su evolución y desenlace. Durante el año electoral 2023, parece que Sánchez será señor absoluto de los tres poderes del Estado, pero también los españoles con su voto decidirán en primavera sobre ayuntamientos y algunas autonomías, y en otoño-invierno sobre el futuro o no de Frankenstein. La elección es sumaria según esta radical disyuntiva: o Frankenstein o España.


El monstruo de Mary Shelley, al final de la obra citada, decide morir para superar su vida de miseria. El abominable pacto Frankenstein de Sánchez vive espléndidamente del erario y se niega a morir; es más, se ha vuelto belicoso contra sus enemigos (la mayoría de los españoles), y ha emprendido una alucinante guerra retrospectiva para lograr la victoria final de la Guerra Civil finalizada en 1939. Por el bien superior de los españoles debería morir en aras de la salud política y de la convivencia civil.


En este momento de nuestra historia, el futuro de España como nación unida, de ciudadanos libres e iguales, está en juego.


¡Hale Feijóo, fuera Sánchez!

CARLOS DÁVILA. okdiario. 5 Enero 2023


Fuera es un adverbio, la utilización de un verbo rotundo en este titular sería o comprometido o, con mucha merced, mal entendido. Pero ustedes ya me entienden. La mayoría del país, silenciosa casi toda porque los españoles estamos de hecho narcotizados, desea febrilmente que el felón más grande de la Historia de España desde aquella calamidad de Fernando VII desaparezca de la escena politica y, a poder ser, que tampoco es mucho, incluso de nuestras vidas. Me contaba en estas fechas navideñas un médico amigo, de la tribu que trabaja afanosamente y no lleva años cobrando de la sopa boba huelguística de los sindicatos paniaguados, que el martes 27 se sorprendió a sí mismo arrojando un zapato contra el televisor que recogía de Sánchez su ufana imagen y su enésima y lerda homilía esta vez a cuenta de un balance anual que parecía representar la foto de una Nación privilegiada (y que debía estar agradecida) por tenerle a él al frente. Pero de verdad se sorprendió y de inmediato reflexionó en voz alta: «Soy estúpido pero, ¿qué haces, Eduardo, a ver si, encima, la pedrada a este tío que está en pantalla me va a costar una pasta teniendo que comprarme otro aparato que seguramente será incluso más caro que el que tengo?» Textual.


La anécdota es significativa. Ningún presidente de nuestra democracia ha sido tan despreciado como este sujeto que nos oprime. Suárez se lamentó siempre con un dolorido «me aplauden, pero no me votan»; Calvo Sotelo salía a la calle en Ribadeo o Madrid y reconocía que «les doy lo mismo», pura indiferencia; González, al principio muy aclamado, se quejaba al final de su trayecto de que «los únicos con los que soy feliz son con mis bonsáis»; Aznar suscitaba la misma simpatía, al cincuenta por ciento, que rechazo y, lo que es peor, a él eso le traía al fresco; A Zapatero se le tomaba justamente por un un auténtico botarate que, tambien en su estación término, causaba más hilaridad que pena; Rajoy era con la gente más hierático que con sus cercanos, con los que se mondaba, y se sigue mondando, de risa; Sánchez está en otra división, por eso en las escasas ocasiones en las que se muestra, meciendo el body, de cuerpo presente y sin ser protegido por la guardia de corps que le pagamos los españoles, recibe más silbidos e imprecaciones (también insultos, pero eso no está bien ni siquiera con él) que el árbitro Mateu en el fanático Nou Camp. Como afirma mi amigo médico: «Ya no le traga nadie, tengo para mí que ni siquiera los suyos». Debe ser verdad este aserto porque ¡hay que ver cómo hablan de él los hombres y mujeres a los que ha ejecutado en la plaza pública, Calvo, Ábalos, Redondo… Para qué seguir!


Sanchez llegó a la poltrona que detenta (escribo propiamente «detenta») estafando a sus electores y al país en general con mil promesas en las que se ha venido sistemáticamente ciscando. Prometió la gran regeneración patriótica ante la corrupción del Partido Popular -denunciaba- que pronto se demostró que estaba basada en una morcilla indecente que le proporcionó en el momento el juez De Prada, su sectario juez de cabecera. Se rodeó Sánchez de la peor escoria política, desde declarados y veteranos etarras, a leninistas y feministas de pitimini, pasando, claro está, por secesionistas sediciosos y malversadores, y ahí sigue, usando el dinero de nuestros confiscatorios impuestos para seguir volando gratis en el Falcon de mitin en mitin, eso sí, cada dia con menos afectos. Su desaparición es ya una cuestión de higiene nacional, algo huele permanentemente a podrido en su Moncloa.


Pero lo curioso es que su muerte politica -tan imprescindible- no depende en gran parte ni de sus fechorías, ni de sus ataques totalitarios, sino de lo estúpida que pueda ser la derecha y el centroderecha. Conozco a muchos electores de esos espectros ideológicos que prefieren desde su apuesta por Vox, atizarle un zurriagazo a la supuesta blandenguería de Feijóo que apartar definitivamente del poder al okupante del Gobierno. Si se pregunta a estos votantes: «Pero, ¿no les parece que lo prioritario, lo fundamental es desalojar de la Presidencia a este individuo?» la respuesta es más o menos ésta: «Sí, pero…». O sea, lo dicho: que abonan la continuidad de Sánchez porque, como el boina verde Ortega Smith en el Ayuntamiento de Madrid, o la señora Monasterio en la Comunidad, exigen, que el primero resucite el Madrid vandálico del tráfico envenenado, o que Ayuso apedree los abortódromos de Irene Montero y demás ralea del feminismo feroz. Grandes argumentos.


Esta derecha -derechorra, digámoslo sin ambages- considera a Sánchez enemigo y a Feijóo rival. Su pretensión más anhelada no consiste en ganar al primero, sino en derrotar al segundo. Uno de estos militantes me suele confesar: «No jugamos ningún derbi contra Sánchez, sino contra el PP». En este menester se hallan los talibanes del furioso Yunque y toda la red que han instalado para hacer de este país un Afganistán de ultraderecha, teocracia incluida. Ya se ve en qué anda cada uno. Debería iniciarse el año con un objetivo nítido: terminar políticamente con Sánchez y esto sólo puede hacerlo Feijóo. Sin embargo no le arriendo las ganancias si, llegado el caso, tiene que gobernar con el lastre de algún enloquecido al lado, como Mañueco en Castilla y León. Si a los electores de nuestra Nación les quedara -lo que está por demostrar- una brizna de inteligencia apoyaría la mejor opción para laminar al felón. Naturalmente que Feijóo acumula defectos y taras y que carece de esa mandanga (toda un arma de destrucción masiva) que los yunqueros y demás hooligans denominan «carisma», pero esta es la cera que arde en el panorama nacional, la gran posibilidad de borrar de nuestras existencias esta pesadilla chula e insoportable que atiende por Pedro Sánchez Castejón. Asi que ¡hale Feijóo, fuera Sánchez!


Hale Feijoó y memoria a la mierda

Nota del Editor. 5 Enero 2023


El pp es el culpable de los destrozos que está causando el dr cum fraude. El pp siempre ha traicionado a los españoles.

El pp en Galicia es el responsable de que los español hablantes seamos ciudadanos sin derechos humanos ni constitucionales.

El pp tiene que desaparecer. Apoyar al pp es de antiespañoles o desmemoriados.


Hay que apoyar a Vox, es nuestra última oportunidad.


Mateu Lahoz y las "progresistas" del TC

PABLO PLANAS. el confidencial. 5 Enero 2023


El momento político es delicado. María Luisa Balaguer, magistrada "progresista" del Tribunal Constitucional y aspirante a presidir la misma institución, se ha mostrado partidaria de un "derecho constructivista" que en ocasiones "puede superar a la ley". A su vez, María Luisa Segoviano, en capilla para tomar posesión como magistrada del mismo tribunal por la cuota "progresista", viene de declarar que en el caso de que se plantee un referéndum de autodeterminación en Cataluña, el Constitucional debería ponderar la cuestión sin apriorismos. A su juicio, la autodeterminación es materia "compleja" que "hay que estudiar".


Blanco y en botella, las Marías Luisas del Tribunal Constitucional están por la labor de someter a examen en el órgano de garantías el pleito independentista. Los separatistas aplauden con las orejas. Por primera vez desde el comienzo del "procés", dos magistradas atienden sus alegaciones. Todo un triunfo de la matraca procesista y de la antidemocracia supremacista catalana. Balaguer y Segoviano, Segoviano y Balaguer no se oponen de entrada a quemar la Carta Magna de la democracia en España en nombre del constructivismo, la complejidad y el estudio de la superación de las leyes.


Mientras Sánchez proclama por las esquinas que tras despenalizar el referéndum golpista no habrá referéndum golpista, dos de las jueces de línea del fuera de juego en el solar peninsular ya han comenzado a revisar en el VAR del TC si dar un golpe es legal o penalti y amnistía. La duda no ofende, más bien indica por donde van los tiros. Cualquier ciudadano mínimamente expuesto al bombardeo informativo sabe tanto del Tribunal Constitucional como del Comité Nacional de Árbitros de fútbol. O más.


Está al alcance de don nadie que un tal Conde-Pumpido es el candidato de Sánchez para presidir el Constitucional; que la sevillana María Luisa Balaguer pugna contra Conde-Pumpido en el campo de "progreso"; que la señora Segoviana es el "progreso" por antonomasia; que el exministro Juan Carlos Campo firmó los indultos o que Laura Díez, "progresista" y catalana, tanto monta, emitió un informe a favor del decreto de la Generalidad y la ley de educación de socialistas y separatistas que trituraban la sentencia del 25% de español en la enseñanza obligatoria en Cataluña. En cuanto a los demás tribunos, suena un tal Trevijano que cesará la semana que viene. Lo mismo pasa con los árbitros. Todo el mundo sabe quién es Mateu Lahoz, pero casi nadie sabe su nombre. Antonio Miguel, según la Wikipedia. Del conservador Undiano Mallenco o del progresista González Fuertes se acuerda uno cuando se les cita.


El referéndum está en el aire. Los árbitros constitucionales del sanchismo están a favor de revisar el expediente. Pero aún cabe una posibilidad. Mateu Lahoz no pudo con el "Espanyol".


Las «creencias lujosas» de la magistrada Segoviano

TERESA GIMÉNEZ BARBAT. okdiario. 5 Enero 2023


El psicólogo Rob Henderson acuñó el término «luxury beliefs» («creencias lujosas») para describir el tipo de ideas y opiniones que confieren estatus a los ricos, a un coste muy bajo para ellos, pero que afectan a los pobres de manera desproporcionada. Pone el siguiente ejemplo. Una ex compañera de clase de Yale le comentó que la monogamia estaba «un poco anticuada» y que no era buena para la sociedad. Sospechando por dónde iban los tiros, se hizo el sorprendido y le preguntó de qué tipo de familia provenía y si planeaba casarse. Tal como pensó, ella le dijo que la suya era una familia acomodada y que trabajaba en una conocida empresa de tecnología. Y que, claro, por supuesto que ella personalmente tenía la intención vivir en un matrimonio monógamo. Pero que el matrimonio no tenía porque ser para todos. Y que la sociedad debería «evolucionar» más allá de tradicionalismos.


Henderson ha dedicado muchos artículos a este inusitado pensamiento, y sus conclusiones se han hecho muy conocidas: en el pasado, los estadounidenses de clase alta solían mostrar su estatus social con artículos de lujo. Hoy lo hacen con creencias de lujo. Hay determinadas élites que se visten con ropajes que les muestran como «progresistas» y muy al día [sic] porque sienten que esa imagen es la que más les conviene. Y las «creencias lujosas» se han convertido en un nuevo ariete para derribar muros socio-políticos y lograr oportunidades sustituyendo unas élites por otras. A costa, desde luego, de los que tienen menos recursos familiares para recuperarse de sus errores.


No hace falta que les cuente cuál es el mundo del sexo y de la pareja del que hace apología y vive una oportunista política como Irene Montero. Ahora, ella confesó en una antológica entrevista en Vanity Fair que se consideraba más bien tradicional y monógama. ¿Y lo del niño con falda? Gajes del oficio. Más adelante, ya saben: donde dije digo ahora digo Diego y tan pancha. Y al cuerno con todos esos niños que serán hormonados innecesariamente y que se arrepentirán amargamente. Es lo que tienen las «creencias lujosas» de los progres: tontos los del pueblo si se lo creen.


En Cataluña la gran «creencia lujosa» ha sido el secesionismo y la farsa del procés. Tantísimos lazistas de mente abierta, tan del derecho de los pueblos a emanciparse, lo primero que hicieron fue abrir cuenta en una sucursal de Fraga. Y llevarse la empresa fuera. Por eso no sorprende que la nueva magistrada (¡progresista!) del Tribunal Constitucional María Luisa Segoviano, en una entrevista en el programa Más de uno en Onda Cero, se haya permitido, a estas alturas, declarar que el derecho a la autodeterminación «es un tema complejo» y que se podría «estudiar» en su momento. Porque, claro, «ese es un tema muy complejo, extremadamente complejo. Es un tema con muchas aristas que hay que estudiar», y ya se sabe que tanta complejidad se nos escapa al pueblo llano. Qué sabremos nosotros de la Constitución y de si permite ejercer el derecho a la autodeterminación a los distintos territorios de nuestro país.


Como típica exhibidora de «creencias lujosas», incluso de las que ya se ha demostrado en vivo y en directo que destrozan y arruinan a las sociedades, Segoviano ha defendido que «no hay que tener miedo a ningún planteamiento, a ninguna posición, a ninguna sugerencia» que se pueda hacer al TC. «No hay que rechazar de entrada nada, pero no quiere decir que se admite, eso hay que tenerlo muy clarito», ha matizado como mujer prudente que sin duda no es.


«Como estamos tan acostumbrados a que los miembros del TC se dediquen a hacer política en lugar de hacer su labor, cuando alguien como esta magistrada dice obviedades como esta, se inflama la derecha», ha añadido la portavoz del Govern de la Generalitat Patricia Plaja.


Y nada más que decir.


El 'bable' se convierte en un mérito más para trabajar en la televisión pública asturiana

MARINA ALÍAS. vozpopuli. 5 Enero 2023

Por primera vez, la lengua asturiana se convierte en un mérito más a valorar en las oposiciones para trabajar en la Radiotelevisión Pública del Principado de Asturias (RTPA). Según el BOPA del pasado 30 de diciembre, la provisión de plazas de personal del citado ente con contratos de carácter indefinido contempla la puntuación del conocimiento del 'bable'. Los aspirantes tendrán que presentar certificados de haber superado alguno de los exámenes oficiales de la Consejería de Educación y puntuarán desde 1 (nivel básico A1) hasta cuatro si pueden acreditar el nivel avanzado (C1).


También se tendrán en cuenta los diplomas y certificados de la Academia de la Llingua, la Consejería de Cultura y la Universidad de Oviedo, que irán de los dos puntos del nivel básico a los cuatro del avanzado. Conocer otra lengua extranjera se valorará también entre 1 (A2) y cuatro (C2) puntos.


La iniciativa ha sido aplaudida por las asociaciones defensoras de la cooficialidad, mientras que las entidades que la rechazan denuncian que, de esta forma, Asturias se convierte "en un coto vedado a los periodistas del resto de España". Es el caso de la Plataforma contra la cooficialidad, que considera que la "RTPA pasará a convertirse en el chiringuito particular de los periodistas militantes de la oficialidad de la llingua".


"Esta discriminación entre asturianos, y con el resto de españoles, se está produciendo sin ni siquiera ser la llingua oficial, en lo que es una cooficialidad de facto, sin reforma estatutaria y sin someterlo a consulta pública entre los

asturianos. Como hemos venido señalando desde la creación de la plataforma, uno de los efectos de la oficialidad del asturiano sería la discriminación en el acceso a los puestos de trabajo, otorgando ventajas y privilegios laborales a quienes sepan desempeñarse en ese dialecto fake", critican desde la organización.


Detractores del 'bable' denuncian "discriminación"

La portavoz de la de la entidad, Beatriz Zapico, cree que, al valorar una lengua que carece de hablantes nativos para el acceso a los puestos de trabajo, no se van a tener los mejores profesionales, sino los que más tiempo y esfuerzo hayan dedicado aprendizaje de "una lengua funcionalmente inútil". "Las personas que han realizado ese aprendizaje, en detrimento de la obtención de otras destrezas que pudieran valorarse en el mercado de trabajo, son los militantes de la oficialidad", opina.


Precisamente, en los presupuestos recientemente aprobados por el presidente del Principado de Asturias, el socialista Adrián Barbón, con el respaldo de IU, Podemos y el Grupo Mixto se contempla una partida destinada a RTPA de 100.000 euros para producir programas en asturiano, que se suman a los 27 millones de euros que la entidad ya recibe de la Consejería de Presidencia.


Según indican las cuentas, uno de los objetivos es "seguir incorporando a la programación, como ya se ha venido haciendo en los últimos años, espacios que contribuyan a la normalización de la lengua asturiana, entendida esa normalización como el uso del asturiano en condiciones de normalidad. En el 2023, ese uso del asturiano alcanzará, además de a los programas no informativos, a los espacios informativos de TPA y RPA".


En total, el presupuesto de Asturias roza los 6.000 millones de euros y más de 2,5 millones irán destinados a la promoción del 'bable', una lengua que, según las últimas estadísticas del INE, solo habla con fluidez el 2,8% de la población que allí reside, tal y como publicó Vozpópuli. Es decir, 28.000 del más de un millón de habitantes de la región.


Al igual que en las cuentas del 2019, 2020 y 2021, la partida supone el 0,04% del total. Esta cifra se queda corta para los defensores de la cooficialidad y no tiene sentido alguno para quienes temen que este tipo de inversiones acabe generando "exiliados lingüísticos" como ocurre en otras comunidades autónomas.


Recortes de Prensa  Página Inicial